Lo que un psicoanálisis hace (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Lo que un psicoanálisis hace (Psicoanálisis)

jueves, 13 de septiembre de 2018 0 comentarios





"Silvia Tomas propone que la experiencia analítica brinda la posibilidad de re-visar las huellas que surgieron como consecuencia del encuentro del sujeto con sus Otros primordiales, aquellos que mantuvieron un deseo particular por él... " 





Comentario del Editor del libro y  

prólogo:

Lo que un psicoanálisis hace


de Silvia Tomas

Publicado por la editorial 








Responsabilidad Subjetiva: un pilar del psicoanálisis 



Silvia Tomas propone que la experiencia analítica brinda la posibilidad de re-visar las huellas que surgieron como consecuencia del encuentro del sujeto con sus Otros primordiales, aquellos que mantuvieron un deseo particular por él. 

Sabemos que son huellas fundamentales -¿cruciales?-, sin embargo, aún en casos de alta gravedad clínica, nos mantiene inquietos el hecho de poder pensar en el margen de responsabilidad del que el sujeto dispone para su decisión en relacion a su goce y su deseo. Como analistas, allí apostamos. 

Es en esa zona y por ella, en ese margen, donde nos disponemos a trabajar, con nuestro cincel que es la palabra y el hueco para el alojamiento que ofrece nuestra escucha que opera como primer resorte de la transferencia. 

La noción de responsabilidad subjetiva se corresponde con el hecho de que Jacques Lacan decidiera llamar “analizante” al paciente, lo cual habla de una actividad y responsabilidad de aquel que consulta a un analista. 

Los capítulos de este libro recorren vastos conceptos de la obra freudiana y lacaniana articulados a la dimensión clínica que aportan las viñetas de análisis que transcurrieron en sujetos que transitaban distintos tiempos lógicos y cronológicos. 

Un hilo recorre el texto que se titula Lo que un análisis hace, cuerda que lo atraviesa desde el principio al fin: es el concepto de responsabilidad subjetiva.





Prólogo:


Este libro versa sobre la constitución del sujeto, por tanto, sobre su nacimiento, que no se homologa al acto del parto en cuanto ser biológico. 

Consideramos que la constitución de un sujeto está enraizada en ciertas operaciones psíquicas que, si bien acontecen primariamente por la acogida en un Otro que oferta su espacio y al que llamamos con Freud “el otro del auxilio ajeno”, tendrán que inscribirse y refrendarse en el acaecer de su tránsito por la vida. 

Así mismo un análisis brinda la posibilidad de revisar esas marcas primeras que surgieron como consecuencia del encuentro con los primeros Otros, aquellos que mantuvieron un deseo particular por el sujeto a advenir. 

Dichos trazos, marcas, citando nuevamente al gran maestro del psicoanálisis, constituyen una especie de grabado reconocible, al modo de un Made in Germany

Pero, aún así, desde el psicoanálisis sostenemos que no está todo dicho; sabemos que esas huellas son fundamentes -¿cruciales?-, sin embargo, aún en casos de alta gravedad clínica, nos mantiene inquietos el hecho de poder pensar en el margen de responsabilidad del que el sujeto dispone para su decisión. 

Como analistas, es en esa zona y por ella, en ese margen, donde nos disponemos a trabajar, con nuestro cincel que es la palabra y con el hueco para el alojamiento que ofrece nuestra escucha. 

Creemos que la posibilidad de pensar las marcas que lo acuñaron permite que el sujeto establezca una toma de posición sobre la responsabilidad de su goce, que se despierte el amor al saber que es, en principio, un saber sobre sí, pero que luego se extiende más allá y que, por tanto, produce que el deseo se active. 

El lector está invitado a acompañarnos en el trayecto de esta obra que contiene capítulos cortos, cuya característica de brevedad fue inspirada por la lectura de un gran autor argentino, Adolfo Bioy Casares, a partir de su novela El diario de la muerte del cerdo y otras tantas que hemos disfrutado. 

En este libro son trabajados, sobre todo, conceptos de Jaques Lacan, porque su lectura nos atrae e interesa. 

La noción de responsabilidad subjetiva ha sido tomada en gran parte de él; el hecho de llamar “analizante” al paciente habla de una actividad y responsabilidad de la persona que consulta a un analista. 

Responsabilidad viene del latín responsum, que significa respuesta, e implica una cura no paternalista sino que, por el contrario, parte de un planteo desde el que se invita al consultante a tomar posición como sujeto en movimiento. 

Creemos que esta posición de sujeto responsable, en actividad, puede pensarse incluso en la infancia, momento donde, desde lo Inconsciente, la toma de decisión sobre la posición se va efectuando, dentro del margen posible, claro está (nadie puede saltar desde un moisés y elegir otra morada a esas alturas del engendramiento subjetivo). 

Por esa razón, en este texto se plantea también la posibilidad de atender niños, con su particularidad en la cura, en la transferencia y en el dispositivo, donde, a través del juego, el dibujo y las conversaciones, la experiencia del tratamiento analítico acontece. 

El niño está para aprender a hacer el nudo, al decir del maestro francés, así podrán entrelazarse las cuerdas de lo real, imaginario y simbólico, preservando el lugar de a como lo más propio del sujeto, aquello en que pueda montarse el sujeto. 

Así mismo, el texto invita a reflexionar sobre el tiempo de la adolescencia, en el punto de la pérdida de virginidad acontecida con anterioridad, por intermediación de la inscripción del significante mayor, el falo, y su revalidación en la pubertad. 

Proponemos entonces adentrarse en los distintos capítulos, con la particularidad de poder ingresar por el costado que se elija, como en el juego infantil de la soga torneada desde dos extremos, donde se decide cuándo y cómo entrar para comenzar a jugar.


Para Diario Literario Digital
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger