Arte y Psicoanálisis: ¿Coordenadas para su tratamiento? (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Arte y Psicoanálisis: ¿Coordenadas para su tratamiento? (Psicoanálisis)

miércoles, 15 de noviembre de 2017 0 comentarios

"La relación entre arte y psicoanálisis es contemporánea del comienzo mismo del psicoanálisis; podríamos decir que la teoría psicoanalítica propiamente dicha comienza cuando, mediante la apelación a la tragedia de Sófocles, Edipo Rey, Freud logra hacer un diseño universal a partir del cual puede transformar en un cuerpo de saber los hallazgos de su experiencia... "                  




Arte y Psicoanálisis: 
¿Coordenadas para su tratamiento?

Escrito por Elsa Elvira del Sanzio

Miembro Grupo de Psicoanálisis de 
Tucumán

Para la Reunión Lacanoamericana de Río 2017
La relación entre arte y psicoanálisis es contemporánea del comienzo mismo del psicoanálisis; podríamos decir que la teoría psicoanalítica propiamente dicha comienza cuando, mediante la apelación a la tragedia de Sófocles, Edipo Rey, Freud logra hacer un diseño universal a partir del cual puede transformar en un cuerpo de saber los hallazgos de su experiencia. Tanto en su Correspondencia con Fliess como en La interpretación de los sueños, la secuencia es la misma: desde la investigación que él ha llevado adelante, salta al Edipo Rey y luego a Hamlet, y de ahí a la teoría. Recordemos que obtuvo el premio Goethe de literatura, distinción que recibieron entre otros Max Planck, Herman Hess, Thomas Mann. Puede aquí percibirse la enorme importancia que la literatura tuvo en su formación.
Para La interpretación de los sueños Freud elige una cita de Goethe, como le escribe a Fliess en julio de 1899 , “desde que mataste mi sentimental epígrafe de Goethe para el libro de los sueños, no encontré ningún otro que me convenciera. Creo que me decidiré por aludir simplemente a la represión”; por entonces optó por una cita de La Eneida de Virgilio. Inicia La técnica del chiste con un fragmento de Los baños de Luca, de Heine, y describe y desarrolla su mecanismo no sin antes recurrir a la lectura de otro poeta, Jean Paul, además de acudir a estudiosos del arte y de la estética. También utiliza obras teatrales como El despertar de la primavera1: una tragedia infantil, de Frank Wedekind, que no es una gran obra de arte, como él mismo señala, pero que le sirve para su teoría; intervención y exposición que no realiza solo, sino también hacen lo propio  los miembros  de la Sociedad Psicoanalítica de Viena.
Con respecto a Lacan, me interrogo cuál fue su posición frente a una obra de arte? estableció coordenadas para abordarla? Se diferenció de Freud al encarar arte y psicoanálisis?  Cuando desmenuza Lacan Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci2, lo hace aclarando que aunque sea una de las obras de Freud más criticadas, con la paradoja que fue una de las que él se sentía más orgulloso, es categórico al reconocer el genio de Freud. Como se recordará, en esa obra el autor analiza el recuerdo de infancia de Leonardo de haber sido visitado en su cuna por un ave que le introdujo la cola en su boca. Lacan sostiene que Freud, nos lleva a donde quiere llevarnos. Nosotros lo seguimos, porque estamos habituados a ese juego de prestidigitador consistente en hacer que se superponga en la dialéctica y en el razonamiento lo que a menudo se confunde en la experiencia y en la clínica, cuando se trata sin embargo de registros del todo diferentes. Continúa No digo que Freud los maneje de forma impropia, creo por el contrario que los maneja de una forma genial.Recurre al momento de la vida de Freud en que lo desarrolló, a la opinión de historiadores y críticos de arte con respecto al texto original y a un referente de la historia de las ciencias como Koyré en los aportes sobre el Leonardo ingeniero; cita la opinión favorable de un antiguo director de la National Gallery en la que reconoce el gran interés del análisis freudiano del cuadro, y explica la  historia del culto a santa Ana, en disenso con la opinión de Kris.Realiza un exhaustivo estudio sobre las fuentes y traducciones a las que debió acudir Freud. Marca su error cometido tras la lectura de una traducción al alemán de la palabra  buitre. Hecho señalado por diversos eruditos y, precisamente en esa época, por Meyer Shapiro en un artículo aparecido en esa época. Sin embargo, Lacan revela la equivocación de Freud pero no retrocede y agrega a menudo ocurre que, aun con toda clase de fallas, la visión del genio se ha guiado con algo muy distinto que esas pequeñas investigaciones, y ha llegado mucho más lejos que esos apoyos puestos a su alcance de forma accidental. La cuestión es saber qué quiere decir esto, qué es lo que nos permite ver. Relaciona la  bisexualidad con Tres ensayos y la introducción por primera vez en ese escrito de la función madre fálica y la mención del término narcisismo, lo que marcaría, el inicio del registro imaginario en la obra freudiana. Sigue a Freud con el concepto de sublimación pero va más allá  al desglosar minuciosamente los personajes Santa Ana, la Virgen y el Niño según la concepción suya de espacio topológico en su esquema L o Lambda.Recordemos el tan conocido Homenaje que le rinde Lacan a Marguerite Duras3  en el que podemos leer: la única ventaja que un psicoanalista tiene derecho a sacar de su posición, incluso si ésta le fuera reconocida como tal, es la de recordar con Freud que en su materia, el artista siempre lo precede, y que, así pues, no tiene por qué hacer de psicólogo allí donde el artista le facilita el camino.
Precisamente es lo que reconozco en el arrebato de Lol V. Stein, en el que Marguerite Duras resulta saber sin mí lo que yo enseño.El 31 de Diciembre de 1966 la radio francesa France Culture, emite el homenaje a Lewis Carroll4 por Lacan. Allí expresa que  el psicoanálisis es el que mejor puede dar cuenta del efecto de esta obra. También porque ése no es el psicoanálisis que se encuentra a la vuelta de la esquina.Destaca que hay un Lewis Carroll soñador, un poeta, un enamorado si se quiere, y que hay un Lewis Carroll lógico, un profesor de matemáticas. Que Lewis Carroll está bien dividido, pero que los dos son necesarios para la realización de la obra. Sin embargo en la inclinación de Lewis Carroll por la niñita impúber no está su genio. Los psicoanalistas no tenemos necesidad de nuestros clientes para saber al final adónde va a parar eso: a un parque público. Pero es del conjuro de las dos posiciones de donde surge ese objeto maravilloso, sin descifrar aún y por siempre deslumbrante: su obra. Alicia en el país de las maravillas5 que años antes lo aconsejara como libro introductorio, más que cualquiera de los libros de Piaget a quien proyectare ser psiquiatra o psicoanalista de niños.Casi cuatro décadas antes, escribía Freud que en la rica personalidad de Dostoyesvski6  se podían distinguir cuatro facetas: el poeta, el neurótico, el moralista y el pecador. Pero que el análisis tiene que rendir las armas  sólo ante el problema del poeta.Y más adelante continúa: Característico de la naturaleza de la creación poética es que el autor, al ser interrogado por mí sobre la cuestión, pudiera asegurar de perfecta buena fe que la interpretación que yo le comunicaba era totalmente ajena a su conocimiento y a su intención.
Lacan, en su artículo sobre el libro de Jean Delay dedicado a la juventud de Gide7, resalta los méritos y honores rendidos por los críticos hacia esta obra. Destaca que el objeto de ésta es la relación del hombre con la letra, donde el sujeto hace con los elementos de su persona los gastos de la operación significante, como resorte del descubrimiento psicoanalítico. Es contundente al explicar que no se  corrió por un instante el riesgo de parecerse a una obra de psicoanálisis aplicado.  Rechaza y trata de absurda a esa calificación que reina y confunde. Es muy claro aquí al afirmar que el psicoanálisis sólo se aplica en sentido propio como tratamiento y, por lo tanto, a un sujeto que habla y oye.
Le dedica Lacan siete clases a Hamlet8 en su seminario sobre el deseo. Considera que Freud sitúa el lugar de Hamlet, con un equilibrio tan preciso que abre la vía regia para seguir desde ahí. Critica como imprudente un artículo de Ella Sharpe en el que mezcla la vida anímica de Shakespeare después de la muerte de su padre con el personaje. No deja de subrayar hasta qué punto Freud dejó atrás estas cosas. Que al revés de lo que se cree, no tenemos que vérnosla con el inconsciente del poeta. Que sin duda este inconsciente testimonia su presencia mediante ciertas huellas en la obra que no son deliberadas, elementos de lapsus, elementos simbólicos inadvertidos por el poeta, pero que nuestro interés principal no se dirige allí.Aclara allí que lo que hace es un ejercicio totalmente contrario a lo que se denomina psicoanálisis aplicado, más bien que se trata de psicoanálisis teórico. Y que frente al planteo de la adecuación del psicoanálisis a una obra de arte, toda clase de interrogación clínica es una cuestión de psicoanálisis aplicado.El drama de Shakespeare lo lleva a Lacan a construir su “aparato” para leer Hamlet. El grafo del deseo que se enmarca en las coordenadas freudianas de Edipo y castración pero con un tipo particular de escritura más allá de Freud.Lacan manifiesta  que  toda producción del arte, especialmente de las bellas artes, debe estar históricamente fechada como que no se pinta en la época de Picasso9 como en la época de Velázquez ya que no se escribe una novela en 1930 como se escribía en la época de Stendhal.Con respecto a las Conferencias y charlas en universidades norteamericanas10, recorto algunas de las respuestas de Lacan con respecto a este tema.  No intento una filosofía del arte. Es solamente en un número limitado de puntos específicos que ella toca el dominio del arte. Freud se compromete en algo distinto en el arte, una suerte de testimonio del inconsciente en ocasiones que no fueron especialmente felices. Con la Gradiva de Jensen, eso no anduvo. Después de todo, nada fuerza al artista a admitir que tiene un inconsciente. Eso es psicoanálisis salvaje. Toda interpretación, incluso la del Moisés, es apenas una conjetura. No podemos estar seguros de ella pues no tenemos medio de analizar a la persona que lo ha esculpido.Declara No tenemos medio de saber si el inconsciente existe fuera del psicoanálisis, de la situación analítica. Y con respecto a interpretaciones analíticas… siempre son excesivas.Ya alejado del mito Edípico freudiano, Lacan se apoya en la obra de Joyce para continuar con su enseñanza, volviéndola el tema de todo un año .Se deja enseñar por Joyce, para demostrar cómo logra el escritor un saber hacer con la escritura, con su arte, el cuarto término.Que es lo que llevó a Lacan fascinarse por Joyce desde joven? Una de las respuestas posibles la encuentro al escuchar a Borges en una conferencia que pronunció sobre el escritor irlandés en La Plata en 196011:
La obra de Joyce es una obra que más allá de nuestras preferencias o aversiones, es muy importante para nuestro tiempo. Yo participé alguna vez en el movimiento que se llamó ultraísta, yo creí en la posible renovación de las letras y si yo tuviera que señalar una obra, una obra que representara de un modo magnífico todo lo que llamamos y lo que aún ahora sigue llamándose moderno, esa obra sería indudablemente la obra de Joyce.Más adelante continúa Si tuviera que perderse todo lo que se llama literatura moderna y hubiera que salvar dos libros, esos dos libros que podríamos elegir en todo el mundo serían en primer lugar El Ulises y luego el Finnegans Wake.


 Diario literario Digital

Bibliografía
1.        Wedekind, Frank. El despertar de la primavera. Letra Viva. Bs As.2013,p 111
2.       Lacan, J. Seminario 4: La relación de objeto. Paidós, Bs As 2012,p 187
3.       Lacan, J.  Intervenciones y textos 2. Homenaje a Marguerite Duras, del rapto de Lol V. Stein, Manantial, Buenos Aires 1988
4.       Lacan, J. Homenaje a Lewis Carroll. Inédito
5.        Lacan, J. Seminario 6: El deseo y su interpretación. Paidós, Bs As 2014,p 187
6.       Freud, S. Obras Completas. Dostoyevski y el parricidio. Amorrortu Editores
7.        Lacan, J. Escritos 2.Juventud de Gide, o la letra y el deseo. Siglo Veintiuno 2008,p 703
8.       Lacan, J. Seminario 6:El deseo y su interpretación. Paidós, Bs As 2014,p 260
9.       Lacan, J. Seminario 7:La Ética del Psicoanálisis. Paidós, Bs As 2013,p 135
10.     Lacan, J. Conferencias y Charlas en universidades norteamericanas. Traducción española de R. Rodríguez Ponte
11.      Borges, J. L. Conferencia sobre James Joyce. Inédito
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.