Apuntes sobre lo Universal y lo particular (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Apuntes sobre lo Universal y lo particular (Psicoanálisis)

viernes, 17 de noviembre de 2017 0 comentarios

"A continuación les comparto el fragmento de una clase preparada para la Maestría en psicoanálisis de la Universidad Kennedy, donde trabajamos este cuatrimestre la posición femenina. En esta entrega se trató de lo particular y lo general. Van unas breves líneas que tenía pensado transmitir, porque la construcción de la clase tomó la deriva de los interrogantes que allí surgieron... " 


Resultado de imagen para psicoanalisis


Apuntes sobre lo Universal y 

lo particular

Escrito por Silvia Tomas, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital

A continuación les comparto el fragmento de una clase preparada para la Maestría en psicoanálisis de la Universidad Kennedy, donde trabajamos este cuatrimestre la posición femenina. En esta entrega se trató de lo particular y lo general. Van unas breves líneas que tenía pensado transmitir, porque la construcción de la clase tomó la deriva de los interrogantes que allí surgieron. 

El psicoanálisis se dedica a lo particular. Se trata de un modo especifico de hacer con el sufrimiento a través de la palabra. En tiempo de globalizaciones, la práctica de lo particular no es lo que predomina.  En el diagnóstico que se realiza en la actualidad a los niños, como el de TGD (trastorno general del desarrollo) o espectro autista por ejemplo y también en lo referente a las adicciones u otros campos como el llamado TOC: trastorno obsesivo compulsivo;  el llamado ataque de pánico y otros… se ve el intento de universalizar  el penar y en consecuencia, el modo de tratarlo.
Una mujer que llegó a consultarme, me decía que está en su séptimo año de casada y por tanto su matrimonio atraviesa “la comezón del séptimo año”. Esos rótulos que ofrece el discurso de la ciencia, entre las cuales puede pensarse obviamente a la psicología con sus recetas, pierden de vista al sujeto. Ocurre que la   oferta de globalización del padecimiento más tarde o mas temprano -en quien pueda y quiera oir, claro está- hará aguas…
Allí, la puerta  del psicoanálisis  se abre, como posibilidad diferencial en cuanto a  que, sin desestimar lo que pueda necesitarse desde el campo de la ciencia en caso de precisarlo, pueda ofrecer una entrada  diferente en busca de lo particular.
En el Seminario XX, al trabajar las fórmulas de la sexuación y presentar las distintas posiciones masculina y femenina en torno  al discurso o al posicionamiento subjetivo mas allá del género, vemos asomar lo universal y lo particular referidos a un modo de operar  con lo que hace obstáculo.




 Si del lado masculino, en el margen izquierdo, ubica Lacan al para todo,  en el costado que llama el de la mujer habrá un veto a esa universalidad.  Partiendo del trabajo hecho por Aristóteles  en su Cuadro de oposición a los juicios (que no desarrollaremos aquí) y habiendo tomado a autores como Pierce quien perfora el  universal aristotélico demostrando que no hay contrariedad entre las universales afirmativa y negativa, es que Jacques Lacan propondrá su cuadro sobre la sexuación para ubicar posiciones diferentes. Encontramos el dicho rotundo que representa al costado masculino y el decir, más aireado y poético que resuena en el costado femenino.
No es que lo “objetivo” tenga que ser descartado. En parte, es necesario que establezcamos algunos acuerdos que corresponden al orden del dicho,  de la universalidad. Por ejemplo, podríamos decir que en el mismo psicoanálisis hay conceptos que necesitamos establecer para trabajar: la noción de la tansferencia, el concepto de pulsión y tantos otros.
Ahora, esta pulsión por ejemplo, será trabajada en cado caso, en cada tratamiento, de una manera particular, diferente. Existe lo que llamamos: la dirección de la cura pero será en el uno a uno que ésta se lleve adelante, en el plano de lo particular.
Por eso ambas posiciones la masculina y la femenina, que encontramos en la formulas de la sexuación que presenta Lacan, implican un recorrido que toca ambos suelos. Si bien por lo general se parte en un análisis desde una posición ubicada más bien del lado del hombre, el acceso al costado femenino, el de lo particular, no implicará un desafuero del costado fálico.
¿Por qué decimos que antes de transitar por los surcos de un análisis, la partida suele darse desde una posición que se asienta en el costado hombre?Retomemos el caso de la mujer que viene con su receta del “séptimo año de matrimonio y su comezón”. Ese sentido, coagulado y establecido como un saber ya cerrado, podríamos denominarlo con un escritura que llamamos S2: significante binario o del saber. Al ser interrogada la frase, al ser puesto en análisis ese saber cerrado, el dicho  podrá ser cuestionado y agujereada su consistencia. El saber “estandarizado” trastabilla, produciéndose una suerte  de rotura de algo que podríamos imaginar como  una cápsula, que al abrirse expande pequeñas partículas. Extraer esa cobertura que daba el saber establecido y acatado sin interrogar, permite comenzar a ver, más allá de lo general, lo particular en cada caso y así dar paso a un saber que se articula a la verdad de cada quien. Una verdad que es de lo particular.  
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.