Fuera de foco (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Fuera de foco (Psicoanálisis)

martes, 18 de julio de 2017 0 comentarios

"En esta ruptura del orden conocido, donde espacio y tiempo se disuelven y la realidad se vuelve borrosa, extraña, es donde podemos situar la sensación de abismo que acontece en ciertos momentos de la vida, donde nuestra realidad ha sido conmocionada... 
En la literatura argentina, el cuento de Silvina Ocampo llamado “La soga” es  un ejemplo de ello... "




Fuera de foco


Escrito por Silvia Tomas, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital

La novela: "Los elixires del diablo” y el cuento: “El hombre de arena" de Ernest Hoffmann  pertenecen a lo que se dio en llamar literatura fantástica, ambos trabajados en el texto de Freud “Lo Ominoso”.

Esta literatura interesa de manera especial al psicoanálisis porque permite acercarnos al terreno de lo real y también adentrarnos en lo ominoso.En dicho género literario, se aborda la irrupción de lo inadmisible en los parámetros de la realidad cotidiana, para conmoverla, cuestionarla, hacerla resquebrajar.El texto de Sigmund Freud llamado: Lo ominoso trabaja la idea de que lo familiar puede devenir siniestro.El mismo termino Heimlich, que significa: casa del hombre, lo familiar, lo íntimo, va transformando su significado hasta convertirse en lo extranjero, lo sorpresivo, es decir  Unheimlich.

Resultado de imagen para Silvina Ocampo llamado “La soga” 
Silvina Ocampo

En la literatura argentina, el cuento de Silvina Ocampo llamado “La soga” es   un ejemplo de ello.
Partiendo de un elemento familiar –Heimlich– como puede ser una soga con la que juega un niño, se llega a lo  Unheimlich, lo siniestro.

El chico llamado Antoñito usa la soga para jugar, hace con ella: de pronto una hamaca que cuelga de un árbol, después un harnes para un caballo, más tarde se tornara   un pasamano. Al fin… una serpiente que el niño hace zigzaguear por el piso con un movimiento ondulante de su mano.

Cuando ese elemento lúdico, inocente objeto común a la vida infantil de otra época, esa inocua soga, comienza a cobrar vida propia, se transforma en una compañía animada para el pequeño de siete años.
Los amigos le piden si puede prestarla, el dice que no.

Sorprende que a la soga comienza a salirle  una lengüita en el lugar de la cabeza, lo inmaterial  va cobrando vida. Lo que resulta raro es que no se trate de la imaginera del chico, la materia inanimada se revela  hasta convertirse en un ser vivo, ahora la soga anda por si misma.

A partir de ahí, la intrusión de la muerte y en la vida de un niño, constituye sin dudas algo del orden de lo siniestro, lo Unheimlich, cuando Toñito es mordido por el juguete que el mismo había creado. 
No se espera que la soga sea un viviente, no se espera que sea asesina, no se espera que un niño muera. Ambos hechos  alteran  tiempo y espacio, rompen las coordenadas de la legalidad pulverizando  la consistencia de lo imaginario simbólico rasgando hasta la rotura  la realidad psíquica.

Algo de lo familiar se ha tornado siniestro: Das Unheimlich, sorpresivo. Lo ominoso es algo equivalente al desasosiego, algo dentro de lo cual uno no se orienta (Freud). 
En esta ruptura del orden conocido, donde espacio y tiempo se disuelven y la realidad se vuelve borrosa, extraña, es donde podemos situar la sensación de abismo que acontece en ciertos momentos de la vida, donde nuestra realidad ha sido conmocionada.

El aprecio de Freud por el juego significante heimlich-unheimlich, hace que nos presente también la vertiente de que en lo familiar puede encontrarse lo ominoso.

En ese sentido, viene también a mi memoria una extraordinaria película franco-helveto-belga del año 2008 llamada Home, donde podrá verse como, por vía de la metáfora, una casa totalmente cerrada al exterior, cubiertas sus ventanas y sus puertas, nos muestra la dimensión de lo unhemlich toda vez que en un fango pestilente se ahogan las subjetividades en un pegoteo que no permite distinciones entre uno y otro miembro de la familia, sin diferenciaciones. 
Será ocasión para un pasaje al acto de uno de sus integrantes de aquella fratria, ya que  lo ominoso no permite que opere la dimensión de la angustia como señal, aquella que prepara, que habilita al sujeto a disponerse para el acto.

Recordemos que si bien lo siniestro esta ligado a lo angustioso, debemos también discernir entre ambos.Dijimos que Unheimlich es opuesto a Heimlich (secreto, hogareño, intimo) de lo cual surge que lo siniestro causa horror por lo desconocido… pero a eso “nuevo” deberemos agregar alguna otra condición para que se torne siniestro, ya que lo nuevo en si no lo agota.

Lo ominoso será algo que, debiendo haber quedado oculto se ha manifestado (Freud ).El prefijo Un es signo de la represión de lo familiar: lo Heimlich.
Se tratara entones de cuando  los deseos reprimidos sean reanimados por una impresión exterior o convicciones primitivas superadas hallen una nueva confirmación (Freud).

Volviendo al film mencionado… home (o a esta altura podríamos decir heim) cuando la joven, que se había ido del hogar retorne, una huida furtiva será su nueva tentativa hacia fuera por encontrarse en  presencia de lo que no debería estar allí pero está: puertas y ventanas tapadas con maderas que cubren todo posible contacto al exterior.
Así es que  la mujercita echará  mano al pasaje al acto como ultimo intento de salir del horror en que se encuentra.
Una actuación desesperada frente a lo siniestro.
 
 Resultado de imagen para HOME película 2008




Bibliografía

Freud, Sigmund, Lo ominoso
Lacan, Jacques. Seminario 10
Ocampo, Silvina, cuento  “La soga”
Film Home 2008. Direccion Úrsula Meier






Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.