Sobre la responsabilidad subjetiva (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Sobre la responsabilidad subjetiva (Psicoanálisis)

miércoles, 14 de junio de 2017 0 comentarios

"Hablar del nacimiento de un sujeto implica para los analistas, referirnos ciertas operaciones psíquicas que acontecen desde el comienzo de la  vida  a partir de la acogida de un  Otro que oferta su espacio y al que llamamos con Freud “el otro del auxilio ajeno”. 
Entonces… no hay sujeto que se autoengendre... "


Resultado de imagen para paciente en el divan psicoanálisis



Sobre la responsabilidad subjetiva

Escrito por Silvia Tomas, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital



Hablar del nacimiento de un sujeto implica para los analistas, referirnos a ciertas operaciones psíquicas que acontecen desde el comienzo de la vida a partir de la acogida de un Otro que oferta su espacio y al que llamamos con Freud “el otro del auxilio ajeno”. 

Entonces… no hay sujeto que se autoengendre.Esas operaciones que constituyen el psiquismo tendrán que inscribirse y refrendarse en el acaecer de tránsito subjetivo en un tiempo que tambien es diacronico.


Pensamos que la experiencia que sucede durante el atravesamiento de un análisis, brinda la posibilidad de un re–nacimiento subjetivo.El termino renacer no implica solo la recuperacion de la fuerza, la energía o ‘animo' de alguien, sino tambien indica la importancia que una cosa habría tenido en otro tiempo. Este re–nacimiento que, mencionamos adviene luego de un análisis, no es, desde luego, sin el primer parto, acuñado, como dijimos, más allá de lo biológico, por las marcas de los Otros que mantuvieron un deseo particular por el sujeto a advenir.


Se trata de ciertas  marcas fiiatorias que constituyen una especie de grabado reconocible, al modo de un "made in Germany" e indican la procedencia, el lugar   de origen. Pero, aún contando con ese primer grabado que moldea la subjetividad, sostenemos que no está todo dicho.

 Resultado de imagen para nudo borromeo


Sabemos que esas huellas primarias son fundamentales ¡cruciales! Sin embargo, aún en casos de alta gravedad clínica, nos mantiene inquietos el hecho de poder pensar en el margen de responsabilidad del que el sujeto dispone para su decisión al respecto de su implicacion en el asunto que le concierne.


Como analistas, es sobre esa zona de libertad y responsabilidad, en ese margen, donde nos disponemos a trabajar, con nuestro cincel que es la palabra, siempre y cuando hayamos podido ofrecer primero el alojamiento que propone nuestra escucha.



A partir de allí, para un sujeto, la posibilidad de pensar las marcas que lo acuñaron, le permite poder establecer una toma de posición sobre la responsabilidad acerca del goce que lo retiene y del deseo que se encuentra obstaculizado.
El análisis hace que se despierte el amor al saber que es, en principio, un saber sobre sí, pero que luego se extiende más allá y que, por tanto, produce que el deseo se active y se oriente. De lo contrario este podria permanecer hirsuto, enmarañado en alguna de las modalidades neuroticas que van desde la insatisfaccion hasta la imposibilidad o la prevencion.

Querer saber implica una toma de posición que se relaciona con la noción de responsabilidad subjetiva. Esto  hizo que Lacan prefiriera decir  analizante y no paciente por pensar en la actividad y responsabilidad que le cabia al consultante durante el transcurso de la cura.



Responsabilidad viene del latín responsum, que significa respuesta, e implica una cura no paternalista sino que, por el contrario, parte de un planteo desde el que se invita al consultante a tomar posición como sujeto en movimiento.


Creo que esta posición de sujeto responsable, en actividad, puede pensarse incluso en la infancia, momento donde, desde lo Inconsciente, la toma de decisión sobre la posición se va efectuando -dentro del margen posible, claro está- (nadie puede saltar desde un moisés y elegir otra morada a esas alturas del engendramiento subjetivo).



Por esa razón, nos planteamos también la posibilidad de atender niños, con su particularidad en la cura, en la transferencia y en el dispositivo, donde, a través del juego, el dibujo y las conversaciones, la experiencia del tratamiento analítico acontece.
El niño está para aprender a hacer el nudo. Al decir del maestro francés, así podrán entrelazarse las cuerdas de lo real, imaginario y simbólico, preservando el lugar de a como lo más propio del sujeto, aquello sobre lo cual pueda montarse.


Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.