Castraciones (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Castraciones (Psicoanálisis)

viernes, 17 de marzo de 2017 0 comentarios

"Lo que determina al sujeto del inconsciente en su propia sexualidad, como goce de la castración, es un encuentro con la estructura y que implica el significante nuevo... "

Diversidad



Castraciones

Escrito por Daniel Paola, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital



Si la representación inconsciente que sustenta la castración del Otro cae en la dirección de la cura, da lugar al encuentro con un goce singular. El goce de la castración evidencia que la estructura se modifica, porque se descubre que nunca es unívoca. Siempre es preciso hacer la diferencia entre forma y estructura.
La forma es la representación y es la castración del Otro. La estructura es la posición inconsciente, que patina entre el Je y el moi y que asombra con el espanto de la estructura que es la castración misma.
En última instancia el llamado deseo del analista, atraviesa el lugar dónde se trata de otra estructura, sin que se pierda su dimensión. Lo que determina al sujeto del inconsciente en su propia sexualidad, como goce de la castración, es un encuentro con la estructura y que implica el significante nuevo.
Siempre la estructura dicta la forma y el sujeto desea escaparle, con lo que manda su cuerpo en el sentido del matema donde el falo supone alumbrar un real.El cuerpo responde a un matema como burbuja que dictamina lo infinitesimal de una “psarticula” inconsciente tal cual Lacan proponía en el Seminario “L´insu…”
El psicoanálisis tiende a desarmar esa burbuja y como producto de su evaporación queda la risa de la comicidad del chiste, que siempre retorna a la demanda, cerrando el círculo que no nos aparta de la repetición significante. Nunca nos despertamos sólo nos desvanecemos en una nueva demanda.
Transitar por la dimensión de la castración implica el campo de lo real como camino correcto: allí el sujeto no entiende nada y se espanta de su suposición inconsciente.
La evacuación completa del sentido es la enunciación que el goce da la castración como un más allá del incesto y el parricidio. La interpretación apunta a desarticular todo sentido como único. No habría la castración sino que se debería enunciar castraciones.
La castración sería una función no auto-morfa sino auto-estructurada. Siempre haría falta enunciar que esta auto-estructura no implica la desaparición de la estructura, gracias a la existencia real del inconsciente sostenido por el axioma que el significante no se significa a sí mismo.
El auto implicaría el sí mismo bajo la teoría de nuestro big-bang: el nudo Borromeo como el real que alcanzó Lacan
El objeto a responde a la estructura en sí misma y por lo tanto tampoco es auto-morfo y de esta forma cada sujeto se deja penetrar por diferentes maneras aunque siempre elija engañarse con el Uno que se puede enunciar.
El sujeto se engaña del objeto a creyéndolo unívoco cuando no es auto-morfo  y hay diversidad implícita en el falo que se extrema en la idea de mundo.

Bibliografía:

 J.Lacan Seminario 24 clase 10 "Palabras sobre la histeria"


Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.