Una anaclisis muy particular (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Una anaclisis muy particular (Psicoanálisis)

jueves, 9 de febrero de 2017 0 comentarios

"Hace ya algunos años llegó a consultarme una mujer que había perdido a su madre a muy temprana edad. Tal fallecimiento prematuro  dejó a esta mujer en manos de una tía un tanto severa a la que no podría recordar luego sino por sus reprimendas. La mujer, ahora una adulta joven, llegaba a la consulta por una excesiva preocupación respecto a la crianza de sus hijos, a quienes sentía que nunca  podía faltarles..." 

Resultado de imagen para Moebius strp color



Una anaclisis muy particular


Escrito por Silvia Tomas, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital



Hace ya algunos años llegó a consultarme una mujer que había perdido a su madre a muy temprana edad. Tal fallecimiento prematuro la dejó  en manos de una tía un tanto severa a la que no podría recordar luego sino por sus reprimendas. La mujer, ahora una adulta joven, llegaba a la consulta por una excesiva preocupación respecto a la crianza de sus hijos, a quienes sentía que nunca  podía faltarles.A la salida del colegio de los chicos le resultaba imprescindible que ellos  la divisaran rápidamente entre los otros padres en el horario estipulado para buscarlos. Luego de un cumpleaños infantil  también se le presentaba la gran preocupación por faltarles a la cita. Sin dudas esto estaba asociado a la ausencia repentina y brusca que había sufrido en su primera infancia,  y sobre este punto se pudieron tejer las versiones que dieron textura a su fantasma. En el momento de la consulta, la relación con la persona que trabajaba en su casa en las tareas del hogar constituía otra de sus preocupaciones y también una vía  desde donde poder arribar a su infancia.  Apoyada como estaba en esta señora que hacía tareas “maternas” en cuanto a la nutrición, cuidado de la ropa, de la familia, organización de la casa, etc., la misma constituía un tema recurrente en sus sesiones. Sabemos que la repetición, la insistencia sobre un tema, es uno de los pilares de un análisis. También sabemos que la repetición tal cual no es posible en tanto cada vuelta de la demanda secreta algo nuevo.  Y si hay escucha analítica, la lectura resitúa al sujeto en el lugar del deseo. En tal sentido, la propuesta de Lacan a cerca de pensar en la banda de Moebius para graficar las vueltas de la demanda en la cura analítica  resulta interesante.Ocurre  que este derrotero por la banda,  en su trayecto, dibuja un ocho interior.
Allí, de encontrarse el analista ubicado en posición de Sujeto supuesto Saber en la transferencia,  ante las vueltas de las demandas del analizante,  podrá  propiciar con su intervención un recorrido tal  que re- ubique al sujeto en el punto inicial, pero de una manera diferente.
De este modo, una vuelta más en el circuito , no será  una vuelta de más, sino que marcara  una diferencia, indicando  el acceso a algo nuevo. Veamos el gráfico propuesto  en el Seminario de los cuatro conceptos fundamentales:


 En el mismo podemos observar:  la línea de la demanda;  el punto de la transferencia que da inicio  al movimiento de un análisis, traducido en el efecto de estructura al que llamamos Sujeto supuesto al Saber .A partir de allí nos encontramos con  la posibilidad de ir en el recorrido hacia  el lado de la identificación con el analista, lugar desde el cual se produciría un detenimiento en la cura o, en cambio, abordar el atravesamiento de la identificación y el pasaje moebiano a la línea del deseo.Este ultimo trayecto  va de la mano del acto analítico, en tanto la presencia del analista y su intervención ubicarían al sujeto en el lugar del movimiento deseante. Asi,los reclamos, los temores y el enojo que le causaba a esta paciente el “abandono” por vacaciones de su empleada en el hogar, llegaban enmadejados y se hacía necesario, cada vez, buscar la punta del ovillo para comenzar a hilar.
Sabemos que interrogar forma parte de la tarea del analista, abrir el juego, a veces de manera incauta; se trata de un saber hacer que hace a nuestra labor.

 Resultado de imagen para cama adentro pelicula poster

Hace algunos años, una gran película argentino-española, que recibió varios premios internacionales, protagonizada por Norma Aleandro, Norma Argentina y Marcos Mundstock, abordó  entre otros, el tema de la apoyatura y el apego que una “dama encumbrada” tenía con quien había trabajado en su casa por espacio de treinta años y a la que  ya no podía pagarle el sueldo.
 El film muestra un alto grado de dependencia afectiva en la relación, que se profundiza cada vez más en la historia.  A tal punto  que, en el momento en que queda claro que ya no podrá  pagarle la deuda que mantiene con su empleada y esta decide irse , la dama del barrio chic  sale desesperadamente de la ciudad , en busca   del calor y alojamiento de Dora. El sostén que esa mujer le daba, había quedado plasmado en una escena central, anterior a la recién nombrada . Allí cuando el director  nos  muestra a la “señora de la casa” tirada, ‘tendida en la cama’, por no contar ya con la  apoyatura  que le daba sostén fálico. Sin dudas se trata en la película de una anaclisis muy particular, tal como en el caso de la paciente que me consultó hace unos años.Ambas, la Sra. Beba (genialmente personificada por Norma Aleandro), y la paciente mencionada, se encuentran, sin saberlo, apoyadas en esa mujer que hace las veces de lo materno en  el cuidado y en la protección de hogar .Están  en situación de anaclisis. Se trata de una fuerte dependencia emocional que es propia de los niños pequeños que necesitan ser protegidos y cuidados y que en la adultez, se espera puedan autovalerse.
Ocurre que, como venimos trabajando, el tiempo del sujeto no es meramente el  cronológico. Si en instancias  de constitución subjetiva no se contó con ciertas operatorias de apoyatura y sostén, el desapego posterior no resultara  posible. Aclaremos que desapego no es asilamiento,  sino que tiene el sentido de no pegarse, de poder estar con los otros, importantísimos para nuestra vida, pero sin adherirse a ellos. En una relación que desde el psicoanálisis llamamos lazo social y que no resulta asfixiante ni dependiente.
 He escuchado más de una vez a alguien decir: ‘no consulto a un analista porque no quiero ser dependiente’. Falso. Estamos allí frente a una idea equivocada de lo que el psicoanálisis ofrece.
Como el autoanálisis no es posible, resulta necesario el partenaire analista para realizar un análisis , porque la “limpieza de la chimenea” no es algo que pueda hacerse solo.
No es fácil advertir dónde están los puntos de goce que nos mantienen fijados al sufrimiento, y menos aún querer dejarlos, por el beneficio secundario que estos implican. El acompañamiento del partenaire analista no apunta entonces a la dependencia. Por el contrario, salir de los puntos de fijación que tienen retenido al sujeto y lo mantienen ubicado como objeto frente a su deseo, es algo hacia lo que un psicoanálisis debería tender en la dirección de la cura. Los puntos de fijación y padecimiento dieron pie a Jacques Lacan para su  teorización respecto a las patologías del acto; inhibición, acting out, pasaje al acto, todas ellas situaciones en las que el sujeto se encuentra colocado del lado del objeto como deseante sin poder pasar al acto decidido, instancia en donde el sujeto podría jugar su mano sin necesidad de contar con la dependencia /sostén  de un Otro. ¿Qué marcas de otro tiempo retienen a esta paciente fijada a puntos de apoyatura donde no puede prescindir de la anaclisis que le otorga la persona que la ayuda en sus quehaceres domésticos,  y provocan su enojo y desazón cuando esta hace Fort Da? Interrogar los enojos, las rabietas, los miedos y broncas que le causa la ausencia de la persona que hace las veces de lo materno, aportará el beneficio de descubrir el lugar donde quedó atrapada como objeto en un goce opaco que la retiene.Su demanda,  tocada por la intervención del analista en este caso por medio de la construcción y la interpretación , podrá operar la caída de ese lugar reiterado, permitiendo ir hacia lo nuevo. Aire fresco, de otra cosa… que no es igual a la anterior sino que promete dar una nueva vuelta a Moebius. 

 Resultado de imagen para cama adentro




Bibliografía

  • Lacan, J., (1962-1963) El Seminario, libro X: la angustia. Paidós. Buenos Aires. 2006.
  • Lacan, J. (1964) El Seminario, libro XI: los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Paidós. Buenos Aires. 2010.
  • Vegh, Isidoro “Las intervenciones del analista” Agalma.segunda edicion, 2004
          Film “Cama adentro”. Director Jorge Gaggero.
          Producción argentino-española.2005


Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.