¿Psicoanálisis finito ó infinito? Segundo extracto (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

¿Psicoanálisis finito ó infinito? Segundo extracto (Psicoanálisis)

lunes, 23 de enero de 2017 0 comentarios


"La función del estallido implica la existencia de un goce irreductible que anida en el cuerpo y que responde a la falla epistemo-somática, es decir, la que se encuentra entre el conocimiento y el soma como idea de cuerpo. El imaginario más acorde es la idea de abismo como un lugar por ahora infranqueable y que nos hace suponer un goce del autista inherente a lo inalcanzable por la castración."

Resultado de imagen para injertos de plantas



Segundo extracto del libro (de próxima aparición):

"¿Psicoanálisis finito ó infinito? Estallido del Universo del Discurso"


Escrito por Daniel Paola (Psicoanalista) 

Para Diario Literario Digital


Prólogo (Continuación)


Siguiendo con la última frase de El porvenir de una ilusión, Freud es terminante: “No, nuestra ciencia no es una ilusión. En cambio, sí lo sería creer que podemos obtener en otra parte cualquiera lo que ella no nos puede dar”. El psicoanálisis no representa el porvenir de un futuro guiado por la ilusión de completud, sino que, por el contrario, nos insta a considerar la ilusión como falla.
Por lo tanto, ilusos serían los que quieran encontrar en la filosofía o en la matemática la ilusión misma estructuralista devenida de una lingüística o de una gramática. Nuestra ciencia del inconsciente avanza en tanto no haya un basamento que no sea la incidencia en el cuerpo y en la mentalidad de todas esas ciencias. No habría matema sino pathema, marcando una significación devenida del falo y su pregnancia, desde la idea que sostiene al cuerpo disarmónico con el inconsciente.
Volviendo al texto L’étourdit, la trama se desarrolla en el mismo sentido: “Puesto que por el contrario, la lingüística al análisis no le facilita nada, y el sostén que he tomado de Jakobson, al encuentro de lo que se produce para borrar la historia de la matemática, no es del orden del après-coup sino del contra-golpe, contre-coup, en beneficio y segundo decir de la lingüística...”. Si Lacan alguna vez se refirió a nosotros los incautos, fue para decir que la trama es del dicho en el decir y que la lingüística es de segundo orden, en la medida en que el falo es una operación correspondiente al más allá del cuerpo teórico donde anida su fuente.

Resultado de imagen para Jakobson, 
El contra-golpe es el defecto por el cual nace nuestra ciencia analítica, distorsionando el campo del conocimiento, porque hacemos valencia del cuerpo y lo pensamos con el “cogito” más allá, en contra del ser inmanente.
Tal quiebre es el pasaje al acto donde surge un sujeto imbricado en la angustia. Voy a intentar probar que es posible la existencia de otra barradura distinta, como es la que signa la castración. De esta forma el estallido es un surco donde tachar de otra forma la existencia del Otro, producida por el atravesamiento del fantasma.
El $ se disocia del objeto a, pero no por ello deja de estar barrado. Y por supuesto voy a animarme a escribir que de ese estallido hay consecuencia en el estructuralismo, siempre considerando esa estructura como el enjambre generado en la lingüística y en la filosofía aún no superada, que hace del lenguaje objeto que se matematiza.
La teoría psicoanalítica que retorna a Freud desde Lacan me hace considerar la inexistencia del lenguaje objeto porque el lapsus se concibe como lalangue, es decir, como la lengua que porta el cuerpo específico de un sujeto.
En cuanto al contra-golpe, diferente del après-coup que es efecto regresivo por la repetición significante, Lacan sigue proponiendo, en el Seminario Encore del 10/4/73, su importancia: “Esta formalización matemática de la significancia se hace al contrario del sentido, iba a decir contra-sentido…”. Bajo esta perspectiva, considerar el contra-golpe como contra-sentido nos devuelve un mundo donde es posible insertar un sentido nuevo que no sea el del síntoma.
Porque el contra-sentido es el efecto del estallido, al que se arriba para derribar la última muralla del goce referido como meta, es decir, yendo en contra de lo que el cuerpo demanda, reducto de un real inconsciente para que no se disuelva.
Así culmina el párrafo de L’étourdit: “El decir del análisis en tanto que es eficaz realiza lo apofántico que con su sola existencia se distingue de la proposición. Es así como él pone en su lugar ‘la función proposicional’ en tanto que en ella resida el único apoyo que puede suplantar el sin-sentido (ab-sens) de la relación sexual…”. Si hay ausencia de sentido, es porque existe el estallido que lo sustenta para volver a la proporción matemática que el cuerpo demanda yendo en contra: he aquí la definición de falo.

La función del estallido implica la existencia de un goce irreductible que anida en el cuerpo y que responde a la falla epistemo-somática, es decir, la que se encuentra entre el conocimiento y el soma como idea de cuerpo. El imaginario más acorde es la idea de abismo como un lugar por ahora infranqueable y que nos hace suponer un goce del autista inherente a lo inalcanzable por la castración.


Resultado de imagen para Lacan Seminario Encore
Puedes leer el primer extracto del 
libro en:

Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.