El “Como si” en el lugar del Inconsciente (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

El “Como si” en el lugar del Inconsciente (Psicoanálisis)

martes, 25 de octubre de 2016 0 comentarios

"La queja de una mujer que ha llegado a consultarme por indicación médica –neuralgia de trigémino– se instala luego del día de su cumpleaños, a partir de que sus hijas pequeñas, junto a su marido, le regalan un par de botas de caña alta..." 


Resultado de imagen para helene deutsch



El “Como si” en el lugar del 

Inconsciente. 



Reflexiones sobre un concepto de 

Helene Deutsch.


Escrito por Silvia Tomas, Psicoanalista


Para Diario Literario Digital


Además de su dedicación a los textos referidos a la psicología de la mujer -la sexualidad femenina y la maternidad- que son bien conocidos por nosotros, y junto al aporte realizado con el tratamiento del caso de la fobia a las gallinas que tanto ha enriquecido a nuestra clínica y formación teórica, Helene Deutsch formalizó un concepto que llamó el “como si”.

Resultado de imagen para helene deutsch 
Adentrarme en él me permitió pensar en la textura de ciertos psiquismos que, si bien no podría nombrar como de trama psicótica por carecer de desencadenamiento, tampoco podía pensarlos como aquellos donde lo inconsciente hace su trabajo mediante su dialéctica de condensación y desplazamiento, operatorias que sólo son posibles a partir de contar con la hiancia central.

La queja de una mujer que ha llegado a consultarme por indicación médica –neuralgia de trigémino– se instala luego del día de su cumpleaños, a partir de que sus hijas pequeñas, junto a su marido, le regalan un par de botas de caña alta. 
Ella lo cuenta del siguiente modo: ese mismo día entraron a su cuarto con la caja para darle la sorpresa. Cuando vio las botas, enseguida se enojó, diciéndoles: “ya saben que tengo piernas gordas y no me quedan bien estas botas”.
Ante la angustia de las niñas, la mujer continuó con su enojo, diciendo: “¡¿a quién se le ocurrió esta idea?!”
La posibilidad de salirse de sí para ponerse en el lugar de sus pequeñas parecía nula. Eso que llamamos “empatía” no parecía estar presente.

La palabra empatía es de origen griego. Empatheia significa emocionado y, como sabemos, refiere a la posibilidad de ponerse en el lugar del otro, de salirse de sí, sentir con el otro, entender. 
Si bien la analista formulaba algunas preguntas como intento de despegar a esta mujer de ese lugar de enojo, todas esas tentativas resultaban vanas. Y cuando aparentemente comenzó a escucharse algo que parecía del orden de un movimiento subjetivo y que daba cuenta de cierta angustia, sus palabras no resonaban como emanadas de un afecto verdadero sino que lo que se observaba era más bien un “como si” que daba la impresión de que no había sido tocada en su falta.

Según Deutsch, lo que llama el fenómeno del “como si” se corresponde más a una falta de catexia “real” de objeto que a un tipo de represión.
La autora observa que hay una suerte de simulación de adaptación a la realidad, que hace que por imitación se copien modos de actuar, de manifestarse en público, de camuflarse, pero que ello ocurre desde un lugar exclusivamente mimético, como si se tratara de una cáscara sin carozo.
La mujer asiste a un taller de decoración en el que pinta cajitas con el motivo preformateado, pero deja la actividad a poco de haberla comenzado, como hace con cualquier otra que emprende si se le plantea una mínima dificultad a enfrentar. 
Respecto de sus hijas, las felicita o no, dependiendo de los dichos de los demás. Si le dijeron que se portaron bien, o si le marcaron algo negativo, ella también lo hace.

Helene Deutsch llama a estas presentaciones como “despersonalizados”, por el hecho de que se trata de una copia y no de una verdadera identificación. Se trata de un corte y pegue que no se ensambla ni se incorpora verdaderamente. Lo dice del siguiente modo: “Sus creaciones son una espasmódica repetición de un prototipo sin el más mínimo rasgo de originalidad.”

Si lo original es lo novedoso y también lo que viene del origen, de la causa misma, se torna dificultoso pensar, en el caso de esta mujer, en la posibilidad de que haga un recorte propio, de un rasgo particular, de un S1, en tanto este implica una lectura realizada con el inconsciente, una extracción originalísima en los dos sentidos recién mencionados.
Tomada del campo del Otro, esa segunda identificación que Freud trabaja en su psicología de las masas y que Lacan llamará lo simbólico del Otro real, permite la separación, la salida de la holofrase.

Deutsch plantea al referirse a este tipo de presentaciones, que pudo concluir en todos los casos que estos pacientes -por lo general mujeres-, durante la primera infancia y en momentos donde la dependencia oral era muy fuerte, tuvieron una figura materna borrosa, y, en combinación con esta privación, generalmente un padre ausente. 
Ambas coordenadas obligaron al sujeto a moldearse a aquellos que pudieran servirle de apoyo momentáneamente, de forma transitoria, renunciando a su propia identidad. Esta sería según la autora la razón por la cual se trata de pacientes que presentan una gran dependencia de la palabra del otro en su vida posterior.

Dicha afirmación de Helen Deutsch me hace pensar en épocas muy tempranas en la constitución subjetiva tales como el estadio del espejo. La palabra que ella utiliza respecto a la figura de la madre es la de borrosa, difusa, la de quien no puede ofrecer su rostro para que el niño se refleje en él, lo cual remite al espejo plano con el asentimiento del Otro, donde se configura el Ideal del yo, el lugar desde el cual el sujeto se vería amable.También me lleva a pensar en los planteos Winnicottianos referidos al rostro materno y a la importancia que este autor le otorga a ese momento de la constitución psíquica. Donald Winnicott dice: “Si el rostro de la madre no ofrece respuesta, entonces un espejo será un objeto para mirar y no para investigar”.

 Resultado de imagen para Donald Winnicott
Donald Winnicott

Coincidimos: la falta de poiesis, el pensar sólo en el plano de lo concreto y la pasividad, son todos ellos rasgos de esta paciente que no se quedará mucho más trabajando en análisis. ¿Para qué? Si ya se siente mejor.
Antes de que se vaya, podremos saber que su madre fue abandonada a los tres años de edad y criada, junto a sus cuatro hermanos, por unas tías del padre. Sabremos también que fue alguien a quien ella tuvo que sostener desde muy pequeña, dándose el caso de una anaclisis invertida en donde la otrora niña preparaba el almuerzo para que no se dilatara demasiado el momento de alimentarse y poder volver a salir hacia las actividades escolares.
La oferta nutriente de su madre cavilaba, su Otro se presentó vacilante, difuso, borroso. No pudo hacer las veces del que brinda el asentimiento que convalida la incorporación de la imagen de sí libidinizada.
En el Seminario 10 de Jacques Lacan leemos que “(…) fenomenológicamente parece obvio que la despersonalización empieza con el no reconocimiento de la imagen especular”.
Según Lacan, todos saben hasta qué punto este hecho es palpable en la clínica y con cuánta frecuencia se da el no reconocerse en el espejo o cualquier situación análoga cuando el sujeto empieza a ser presa de la despersonalización vacilante.
Volviendo a nuestra paciente, sacarse fotos del rostro para ensayar sonrisas que no le salen, con el fin de preparase para las fotografías donde siempre sale mal, es uno de los ejercicios que había comenzado a realizar luego de que una de sus pequeñas -con la sinceridad propia de una niña de cuatro años- le marcara mientras le recorría la cara con su dedo índice, que se estaba arrugando. Cuestión ante la cual ella volvió a enojarse y a retar a la chiquita.
“Las piernas muy gordas para las botas”, “la cara con incipientes arrugas”, son embates que no puede soportar. El Ideal del yo no pudo constituirse con el núcleo de S1 que le otorgara una mínima consistencia para poder resistir el paso del tiempo, la crítica, un cuestionamiento, apoyada en su propio rasgo.
Al no haber operado la segunda identificación desde donde el S1 pudiera señalar al objeto real, lo que Helene Deutsch llama con gran lucidez teórica “sin catexia real de objeto”, quedó en un plano de superficialidad tal que la hizo siempre pendiente del decir ajeno, decir que sanciona lo que está bien o lo que está mal.
Presa de una tensión siempre agresiva, se ofende fácilmente, por contar sólo con lo imaginario especular. Sin poder echar mano a la reserva operatoria que pudiera brindarle un menos fi, el cual no se inscribe debido a su no articulación con el a faltante. En verdad, tal como ella lo siente, su imagen no cobra una presencia agalmática que le dé prestigio.
Así, cada vez que sus hijas intentan la barradura a su Otro, por otro lado necesaria para su constitución, ella destila odio o agresividad por sentirse atacada en su fragilidad subjetiva.
Aquí mi reconocimiento teórico a esta autora, por el placer de leerla debido a la justeza de sus apreciaciones.

Helene Deutsch no será la única en la historia del psicoanálisis en plantearse interrogantes ante presentaciones tan complejas y de difícil discernimiento diagnóstico.


Resultado de imagen para helene deutsch 
Helene Deutsch 


Bibliografía Consultada

  •        Amigo, Silvia. “Paradojas clínicas de la vida y la           muerte. Ensayos sobre el concepto de originario en psicoanálisis”. Homo sapiens.

  •        Deutsch, Helene. Obras Completas.

·         Freud, S. (1921) “Psicología de las masas y análisis del yo” en O.C, Tomo XVIII, Amorrortu ed. Buenos Aires. 1978.
·         Lacan, J. (1953-1954) El Seminario, libro I: los escritos técnicos de Freud. Paidós. Buenos Aires. 2010.
·         Lacan, J. (1961-1962) El Seminario, libro IX: la identificación. Versión crítica, traducción y notas por Ricardo Rodríguez Ponte.
·         Lacan, J., (1962-1963) El Seminario, libro X: la angustia. Paidós. Buenos Aires. 2006.

·         Winnicott, Donald W. “Realidad y juego”. Editorial Gedisa. Barcelona. 1993.
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.