Teorema del Trader: mercados de capitales (Filosofía matemática) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Teorema del Trader: mercados de capitales (Filosofía matemática)

miércoles, 28 de septiembre de 2016 1 comentarios

Los patrones lógicos son la solución y asimismo la enfermedad. Normalmente palabras como corazonada, intuición o premonición, terminan siendo los receptáculos del lenguaje donde depositamos todo aquello que no entra en ningún otro lugar. Pero aquí el fenómeno parece ser otro... 

wolf of wall street




Serie de Ensayos:  Subteoría de la Inflación 

CAPÍTULO ANTERIOR: ¿Qué es el dinero?

Escrito por Ramón Diego Peralta 

Exclusivo para Diario Literario Digital

animation make market stock stock market


INTRODUCCIÓN

Me llamó poderosamente la atención un artículo periodístico que leí en Revista Apertura, allí dice que: "La revista Scientific Reports publicó hoy un informe en el que un grupo de investigadores sugiere que los agentes de bolsa de alta frecuencia más sensibles a las señales de su cuerpo se embarcan generalmente en negocios más rentables y tienen carreras más largas, según informa The New York Times."  
Y continúa diciendo:
"Ni suerte, ni una habilidad innata para leer el mercado, ni conocer a fondo a los protagonistas, la historia y las reglas de determinada industria. Según un estudio, lo que hace la diferencia entre los traders de Wall Street –y los resultados que cada uno de ellos consigue– son sus corazonadas."
"El equipo a cargo de la investigación incluyó a profesores de universidades de Gran Bretaña y Australia, y se encontraba analizando una teoría de John Coates, ex corredor bolsa e investigador en la Universidad de Cambridge. Su objetivo inicial era probar si la importancia de escuchar al propio instinto era sólo un mito o algo real y medible.
En una entrevista al diario The New York Times, Coates confesó que cuando comerciaba derivados de Goldman Sachs y el Deutsche Bank allá por los ’90 en Wall Street, “había momentos en que algo simplemente se sentía como lo correcto”. 

Según la publicación, el hoy investigador ya había logrado comprobar cómo los traders demuestran signos psicológicos de estrés durante períodos de volatilidad en los mercados, incluso cuando no son conscientes de que corren el riesgo de perder dinero.

El medio neoyorquino recuerda en su artículo el libro de 2013 “The Hour Between Dog and Wolf: How Risk Taking Transforms Us, Body and Mind”, escrito por el propio Coates. Allí, el autor revela cómo el multimillonario George Soros, propietario de un fondo de inversión, confiaba en sus “instintos animales” para hacer negocios. Así, Soros atribuía cada dolor corporal a un error oculto –o no– en su portafolio.
A partir de esa historia, Coates y sus colegas observaron a 18 traders empleados en un fondo de inversión londinense y encargados de comerciar bonos, acciones y futuros, entre otros productos, para saber si aquellos más sensibles a su cuerpo tenían una mejor performance en su trabajo. A través de un equipo especial de monitoreo, los investigadores midieron la capacidad de los corredores de bolsa de contar los latidos de su corazón sin tocarse el pecho o sentir su pulso.
Además de ser más conscientes de lo que sucedía dentro de su cuerpo que el público regular con el que fueron comparados, los empleados que integraron la muestra y demostraron mayor capacidad de medir sus pulsaciones también fueron aquellos con menores pérdidas y mayores ganancias. Del mismo modo, aquellos con mayor antigüedad en la empresa tenían una aún mejor habilidad.
Como conclusión, y aunque Coates aseguró a The New York Times que se trata sólo de “un punto de partida para realizar más estudios”, los autores de la investigación escribieron: “Nuestros descubrimientos sugieren que lo que dice el poder de decisión que los instintos tienen en el mundo de las finanzas es más que un mito –son señales psicológicas, y muy valiosas”.
El ex Wall Street destacó que además del pulso, señales como la tensión muscular, la distención del colón y el estómago y otras reacciones inmunes pueden indicar cosas que la mente no puede detectar. “Hay una parte del cerebro que envía señales a nuestro cuerpo, y es realmente inteligente. No sucumbe a los errores del comportamiento financiero”, resumió Coates.

Resultado de imagen para teoria de trader 

DESARROLLO Y ARGUMENTACIÓN

Obviamente se trata de un tema apasionante, y asimismo filosófico, y como tal, matemático. No recuerdo cuando, le dije al Dr Antonio Gimenez "todo puede ser matematizado, incluyendo el psiconálisis". Ciertamente pocas disciplinas empiristas rozan tanto la matemática pura (fuera de la ciencia cuántica) como el Lacanismo...

Tal como vengo sosteniendo en mis ensayos sobre filosofía económica y hermenéutica financiera, la matemática, luego el pensamiento matemático es algo que nace con nosotros. No es algo que podamos evitar, somos seres fundamentalmente matemáticos, es decir, vivimos una dimensión donde priman las ideas por sobre las percepciones y sus formas a pesar de los denodados esfuerzos hechos por el positivismo dogmático y el monismo materialista.  

El debate de ideas es muy bueno, siempre y cuando se de entre quienes las tienen. Cuando hay mucho debate, es probable que nadie tenga la menor idea 

Uno detecta los dotes innatos del pensamiento lateral matemático en el niño, cuando éste llega a la solución sin haber seguido el método enseñado por la maestra. Lo cual suele traerle un problema adicional al niño, ante una maestra que cree que lo importante en la matemática es su lenguaje formal. En matemáticas lo realmente importante, lo único importante, es que la solución sea solución. Luego puede elegirse o (incluso) crearse el lenguaje de los números más conveniente (dependiendo del contexto)  

Lo mismo sucede con la filosofía, que en rigor es lo mismo que la matemática pura, so no es relevante el escrito y el tipo de lenguaje utilizado cuando la idea tiende a lo original, trascendental y universal. La lógica clásica y formal, sus principios, han sido trampas o límites autoimpuestos por una filosofía de la conciencia que nunca fue consciente que el Ser no posee límites legalizables. 

Yendo al grano, explicaré desde lo más básico hasta lo que sigue en la secuencia, que si prestan atención, no deja de ser elemental. Todo lo que sabe a complejo o complicado, es porque no se entendió lo anterior. 

Cuando hoy se habla de la tajante separación de "economía real" versus "mercado de capitales", es porque en rigor son cosas que no funcionan de igual manera. Aunque extrañamente, y aquí lo más sarcástico y desquiciante del asunto, el grueso de los economistas siguen atendiendo y explicando con los mismos argumentos canónicos. Paradoja de la ceguera o gran enajenación.

El caso más emblemático se da con las argumentaciones cotidianas expelidas sobre las neuróticas subas y bajas del precio del commodity petroleo. Enciclopedia de disparates que quedará para los anales de un futuro puesto en el presente. Un día hay exceso de oferta, al otro, todo lo contrario... (?)

La primer hipótesis  a emplear es aquella que nos invita a pensar en las siguientes diferencias: 
1.- La economía real es desde lo matemático un sistema  siempre abierto. 

2.- El mercado de capitales desde lo matemático es un sistema topológico que siempre es cerrado de manera diacrónica (se cierra al iniciar la jornada y se abre después de finalizar), que asimismo se expande desde lo general al mismo tiempo que se ciñe o comprime en lo particular (subsistemas)

3.- Ambos siempre están encadenados pero jamás funcionan de igual manera, so no se rigen por la misma fenomenología

4.- Las esencias de ambos es siempre la misma

5.- Con la evolución, será problemático determinar cuándo comienza uno y dónde termina el otro (en tanto nóumeno), es decir, aunque estén regidos por condicionantes distintos (en tanto sistemas) no podremos afirmar que se trate de una entidad escindida desde lo absoluto  

Dado que el desarrollo completo de su demostración exige más de un capítulo, sólo iré parcialmente en éste texto por el punto 2

Resultado de imagen para teoria de trader 

LA IDEA 

Para que entiendan desde el comienzo, lo mejor que podemos hacer es utilizar el pensamiento. Se dice que el mercado de capitales es un sistema cerrado porque tenemos las siguientes constantes:
 Un número cierto y determinado de participantes (personas) al inicio y al final de cada proceso.

2.- Un número cierto y determinado de capital o dinero al inicio y al final de cada proceso

3.- Un número cierto y determinado de cosas, productos, mercancías, índices (etc), ergo entidades estandarizadas a intercambiar, comercializar al inicio de cada proceso (lo mismo que al final) 

4.- Un resultado que puede traducirse en unidad de cuenta y otra que es fractal en tanto lenguaje matemático

5.- Un proceso que es de secuencia recursiva
Es decir, hay notorias diferencias con la "economía real", allí donde todo nace a partir de un proceso de exploración, descubrimiento, transformación, creación, producción y evolución (valor agregado) para luego expandirse en forma de comercialización, reventa, servicios y servucción, cuyo sistema nunca se cierra en la demanda, pues ambos hemisferios se encuentran en permanente estado de mutación, metamorfosis, simbiosis, movimiento; por ende, en una incesante creación, innovación y evolución. Sistema donde todos pueden ganar y todos pueden perder.  

Por ello es que debemos asumir la economía real como un sistema siempre abierto, por ende, algo que no podemos sujetar ni atar a ningún tipo de "ley, axioma o absoluto" (aunque necesitemos de patrones diacrónicos y momentáneos) . La economía real, es un sistema que por abierto, y en especial por estar conformado por seres humanos (sujetos incognoscibles) no resiste apodícticos, edictos deterministas, clasistas ni mecanicistas (visto desde lo filosófico).  


En cambio, el mercado de capitales posee una topología cerrada, cierta y definida. Cuando uno gana, hay otro que pierde, y cuando uno pierde hay otro que gana. En teoría de juegos no colaborativa, inferimos que se trata de un Juego de Suma Cero (que en realidad nunca da cero en el lato, pues siempre quedan jugadas insatisfechas)   

La fórmula básica del mercado de capitales es: 




(Ns + 1) . Ca    =  R
(Ns - 1) . Ca



o bien...

Cantidad de sobreponderaciones por capital invertido = R
Cantidad de subponderaciones por capital invertido


R = Precio de mercado (al cierre de la jornada bursátil)


Luego decimos que: 

Las sobreponderaciones son todas aquellas apuestas o miradas que se ubican por encima del valor de apertura (y/o del precio de mercado) del producto o activo bursátil

Las subponderaciones por el contrario son aquellas apuestas o miradas que se ubican por debajo del valor de apertura (o de mercado) del producto o activo bursátil. 

También podemos referirnos a esos "precios de mercado", como representativo de lo que dice el Otro

Una de las confusiones más frecuentes en las que recaemos, es creer que el mercado de capitales funciona como una democracia en donde todos los votos valen lo mismo.  En otras palabras, creer que los precios se forman según lo que opinan las mayorías. Nada más alejado de lo (supuestamente) real. 

En la ecuación básica, el término Ns, siendo N = número de personas y  s =  ponderación, que si es + 1 significa al alza y si es - 1 representa a la baja, está supeditado al principal Ca = capital invertido por persona (o apostado). 

Es decir que, incide más en la formación de precios de los activos bursátiles el Ca (capital invertido por persona), que la cantidad de personas que participen en un mismo activo durante la misma jornada bursátil. 

Explicado con un ejemplo sencillo, tomando como referencia las acciones de AGRO...

Dos personas que posean $ 2.000.000,00 cada una e inviertan en la compra de AGRO, pesan más que dos mil personas que vendan acciones de AGRO por $ 1.000 cada una, siempre hablando de una misma jornada bursátil. 


Esto significa que aunque haya una enorme mayoría de personas que vendan sus acciones de AGRO, esta no necesariamente bajará mientras haya alguien (en éste caso dos personas) que equiparen el monto total operado por activo. De hecho, dependiendo de cómo se establezcan los límites de las "puntas ofertadas" hará subir su precio de manera enérgica. Lo que algunos intelectuales denominan "Teoría de la Banca Invisible" (en clara alusión al rol que juegan los dueños de los casinos respecto de sus clientes/apostadores) 

Resultado de imagen para teoria de trader 

¿Qué significa esto?

Pues lo que está ante sus ojos, la formación de precios de los activos bursátiles puede ser "administrado" por los grandes jugadores del sistema: bancos centrales, banca de inversión, banca mayorista, hedge funds, grandes corporaciones u holdings, gestores de activos, grandes inversores como Jim Chanos, George Soros, Warrem Buffet, etc. Todo lo que es matemáticamente posible, es probable, y lo probable es facticidad. 


(Si sienten que la cancha está inclinada, es porque está inclinada)

Una vez que entendieron la fórmula básica, es menester que entiendan qué es existencia y qué es engaño. Me refiero a todos las hojas de cálculos, programas con osciladores e indicadores estocásticos, estadísticos, secuenciales, etc. Datos que son útiles dependiendo de cómo se empleen y qué entidad le asignemos.  

Cuando se habla de Tabla de Fibonacci aplicado a los mercados de capitales, que para algunos se trata de imperativos naturales y categóricos, hay que tener en cuenta aquello que es posible, que es probable y que simplemente no existente, así de simple....

¿Qué es posible y existente? 

Haciendo gala de cierta ironía, para bien entender el sistema, imaginen que están ante comicios presidenciales, en instancia de ballotage. Quedan sólo dos candidatos, en consecuencia se vota por uno u otro (a la suba o a la baja). Hecho el escrutinio final el candidato A sacó el 51 % de los votos efectivos y el B el 49 %. Sacó sólo 1 % de más, pero la diferencia es de 2 puntos sobre 100.

Paradoja interesante por cierto, porque un solo punto porcentual de más, significa dos de distancia o diferencia y es así porque justamente en todo proceso matemático dado dentro de un sistema topológico cerrado donde interviene una ecuación de primer grado, siempre se establece una proporción áurea contingente.  Aquí es donde nace el "credere" depositado en la sucesión de Fibonacci. 

Veámoslo en el siguiente plano euclidiano en tanto Fibonacci....

0...... 23,2 ...... 38,2 ...... 50 ....... 61,8 ...... 76,8 ...... 100

La Tabla de Fibonacci ha sido dividida en seis porciones para establecer nocionalmente la idea de que todo crecimiento o decrecimiento ergo aumento o baja de precios en los activos bursátiles siempre respetará la proporción áurea implícita en dicha sucesión Fibonacci. 

Hilvanado lo dicho anteriormente, comprobamos que tal como un acto electoral donde sólo hay dos candidatos o dos resultados probables dentro de un sistema cerrado (un país con su padrón electoral lo son) comprobamos que:
Para que uno gane, tiene que haber cuanto menos un voto de más, que siempre representa una diferencia de 2 ...

De 100, 51 votan a favor de A en tanto AB, luego A sube....

De 100, 49 votan a favor de A, en tanto AB luego A baja 


                                        Dif. 2     
0                                    49  50 51                            100  =                                                           Dif 1  

= proporción 2/1                                       


Si continuamos la recurrencia, veremos que 52 % juega con 48 % que es = 4 de diferencia, lo que es lo mismo que...

4
2



Visto de otro modo, debemos componer mentalmente la idea de una sucesión progresiva, con avance y reversa y asimismo resursividad. En otras palabras, es como poner esos "objetos faltantes" (en el número) ante un espejo y visualizar que cada vez que agregamos una cosa aparecen reflejadas dos, y que cuando quitamos una cosa, desaparecen dos en la imagen refractada. 


Explicado mediante un ejemplo: cuando en el Mercado de Valores hablamos de porcentajes como idea de suba o baja en una acción, títulos o bono (etc), el espejo está representado por un Yo y un Otro, donde cada número real representa una unidad de cuenta o entidad de intercambio. Es decir que por cada dolar o peso en tanto partida doble reflejado, siempre hay dos personas actuando (apostando), por ende dos expresiones de la unidad de cuenta.  



En lenguaje matemático:


Si 51 personas de entre un total de 100, votan u opinan que la acción de Banca Macro subirá, escribimos:

51 = 1,0408163.... que es igual a logaritmo de 49
49


Es decir que, multiplicando 49 por 1,0408163... obtengo 50,99999.... o aproximación infinitesimal de 51



Si hacemos a la inversa:


49 = 0,9607843... logaritmo de 51
51


Cuando multiplicamos 51 x 0,9607843... obtengo como resultado 48,9999999.... o aproximación infinitesimal de 49 y así sucesivamente. 



Ahora y para bien entender lo que sigue, si a 100 (%) lo divido en seis partes, acorde los binomios de la Tabla  de Retroceso/Avance de Fibonacci: 50 + 50, 23,2 +76.8 y 61,8 + 38,2, comprobaremos que al aplicar la constante "e" ergo constante de Napier (o números neperianos) obtenemos como resultado 21.433.339 logaritmos posibles 


                 n!                                                              6
(1 +   1   )    = lo que es igual a 100 = 16,6666...
          n                                            6

16,666... x 16, 6666... x 16,6666.. x 16,6666.. x 16,6666...1 x 6,6666... = 21.433.339 (log), o bien:




Sólo a modo nocional, cualquier programa de segunda generación (ya obsoleto) funciona con 

               1                                                     
456.573
(1 + 100.000) = 2,8242294079... × 10



Es decir, estos es aproximación de factorial de 100.000 ¿Imaginan tan siquiera el número del que estamos hablamos?.... justamente por éste tipo de eidética fue que inventamos el término "infinito"

El ejemplo del cálculo recursivo del factorial de un número llevado al campo de la programación, en este ejemplo C++:
 int factorial(int x)
 {
    if (x > -1 && x < 2) return 1;  // Cuando -1 < x < 2 devolvemos 1 puesto que 0! = 1 y 1! = 1
    else if (x < 0) return 0;       // Error no existe factorial de números negativos
    return x * factorial(x - 1);    // Si x >= 2 devolvemos el producto de x por el factorial de x - 1 
} 




¿Qué es facticidad desde lo matemático?



La sucesión de Fibonacci y la constante de Napier, están siempre presentes, no por tratarse de un imperativo categórico natural, sino porque se tratan de operaciones covalentes, es decir, para que haya una venta debe existir una compra (si y sólo si). Principio de la partida doble, también función de espejo o más propiamente fractal...   



Cuando se trata de grandes números y obtenemos más precisión en tanto sistema decimal, nos topamos con la tabla homónima empleada por los "fideístas" bursátiles, quienes fueron formados para creer en cierto tipo de "poder superior" atribuible a la Sucesión de Fibonacci. 



Argumento ad populum, que pretende crear apodícticos sobre lo que se denomina "Resistencia" (techo para los procesos alcistas) y "Soporte" (piso para los procesos bajistas)   

Para contribuir a la magnificación mental, todo aumento porcentual es a la diferencia neta, lo que el aumento sucesor es al sucesor de la diferencia neta (proporción áurea). Visto desde la geometría....



Si graficamos, vemos que la proporción áurea surge de la división en dos de un segmento guardando las siguientes proporciones: La longitud total a+b es al segmento más largo "a", lo que "a" es al segmento más corto "b". O bien:



 Diferencia neta 2                        , aumento 1%


... luego si los votos representan el 51 %, decimos que la diferencia neta es 2, porque se dio un aumento de 1 (sobre un 50 % que adquiere visos de cero al protagonizar el rol de espejo)



En otras palabras: 2 es a 1, lo que 3 es a 1,5, lo que 4 es a 2, lo que 5 es a 2,5, lo que 6 es a 3 y así sucesivamente....



visto de manera más gráfica



51 % juega con 49 %, aumento de 1 con diferencia de 2


51,5 % juega con 48,5 %, aumento de 1,5 con diferencia de 3


52 % juega con 48 %, aumento de 2 con diferencia de 4


52,5 % juega con 47,5 %, aumento de 2,5 con diferencia de 5


y así sucesivamente hasta que nos topamos con la Tabla Fibonacci donde aparecen 50 jugando con 50, luego 78,6 jugando con 23,2, a posteriori 61,8 jugando con 38,2. Para verificar, siempre nos tiene que dar 100 cuando los sumamos.


Eso explica por qué siempre los aumentos y las bajas se informan en número racionales como asimismo en forma de porcentuales y números irracionales. 



Cuando esquematizamos las subas y las bajas a lo largo del tiempo, nos encontramos con aquello que se denomina "fractal", donde las proporciones áureas aparecen como las dos imágenes complementarias del "objeto faltante" (en tanto número) para un mismo espejo. 

Resultado de imagen para fractales en las finanzas 



Posteriormente, se obtiene el valor numérico de la diferencia A – B, que representa la magnitud de la variación en precio durante la tendencia. Para calcular los probables niveles de retroceso, se aplican las siguientes fórmulas:


R1 = B + 0,382 x (A-B) denominado primer retroceso (38.2% de retroceso) de A en tanto B



R2 = B + 0,500 x (A–B) denominado segundo retroceso (50% de retroceso) de A en tanto B



R3 = B + 0,618 x (A–B) denominado tercer retroceso (61.8% de retroceso) de A en tanto B


R4 = B + 1,000 x  (A–B) denominado retroceso total (100% de retroceso) de A en tanto B



Cuando los hacemos a la inversa, es para atender los avances o procesos alcistas...


Aunque hay series intercalables como 0,232 y 0.768, y así sucesivamente al infinito... 


Como vimos arriba, dentro de las escalas Fibonacci en 100 por ciento, entran cuanto menos  21.433.339 logaritmos naturales posibles. Entonces nos preguntamos ¿Qué provoca que de entre 21.433.339 posibilidades se manifiesten 6 probables patrones lógicos en cuanto repeticiones?... ¿Es fruto del capricho de Dios, la naturaleza, las matemáticas o es el resultante de decisiones humanas en cuanto sus posibilidades perceptivas, analogizantes y asociativas?.... ¿Quién o qué opera en los mercados de capitales? ¿Qué cree usted?

Resultado de imagen para teoria de trader 



¿QUÉ NO?


Pero los porcentajes de retroceso o avance pueden ser más que calculados, visualizados, siempre a posteriori del aparente proceso de una tendencia, nunca antes. Porque todo proceso-tendencia para ser confirmado como tal, debe mostrarnos sus límites, y eso sólo se detecta cuando ya pasó (pretérito). ¿Puede una tendencia repetirse?, claro que puede, como también puede hacer cualquier otra cosa...

De hecho, hoy los mercados de capitales han evolucionado en tanto neurótica dinámica ergo volatilidad hasta territorios de la funcionalidad absoluta, estadío donde es plenamente temerario establecer forclusión o quiebre alguno, justamente porque es problemático establecerle un "ciclo de vida" al movimiento ininterrumpido y acelerando de los mercados... 

En otras palabras, el movimiento bursátil que obviamente no es otra "cosa" que pensar el pensar de millones de seres humanos dialogando para sí y asimismo entre sí en cuanto lenguaje económico, concibe una dimensión tan maravillosa y misteriosa que, sólo el dogmático puede concebir como sistema mecanicista, determinista, positivista.... (como algo dado por caprichos de la naturaleza, por programación o por una cierta mecánica)

Podemos percibir el fenómeno de la "tendencia" a priori, pero sólo en tanto lo "humano", porque creer que tiene una lógica matemática predeterminada y definitoria o un resultado epifánico, inexorable, obligado, inevitable; fruto de una "programación divina preexistente" (un Dios, un Gran Arquitecto o un Ingeniero Supremo) puede ser rotulado de cualquier forma menos como sensato. 

El dilema respecto a ¿Qué es la tendencia y qué entidad deberíamos darle desde lo filosófico y matemático? es un tópico aparte. 

Eso explica en parte, por qué aquellos que se han convertido en conspicuos "exégetas del metatrader" (adoradores cartesianos de la falsa epifanía ) suelen mostrar una bitácora de resultados que es apenas más (o menos) eficaz que la de aquel supersticioso que elige sus inversiones tirando dardos sobre un blanco (en forma de panel bursátil) o de aquel conservador compulsivo que "duerme" sus colocaciones durante años. Otro de los tantos semblantes que injustamente le dan una caracterización mítica  a la Bolsa. 

Mediante el método de "prueba y error", uno pronto advierte que el error es algo bastante eficiente...   
Aquí el problema no está en detectar la tendencia al alza o a la baja, porque eso es evidencia de perogrullo ante el monitor que nos indica claramente cuando un  precio está subiendo o simplemente baja (y cuando se repite). 

El problema es el fantasma, lo pulsional, lo inconsciente, lo disyuntivo, el plus de goce o como dicen los lacanianos el "parletre" o aquella otra interesante entidad denominada "inmixión", aquello que irrumpe... porque la incógnita no está en el lenguaje matemático, financiero y económico sino en lo nouménico, en lo psíquico, en lo ontológico en lo que no racionalizamos por convención y prohibición. 

Aquello que nos lleva a participar del mercado de capitales como si fuera un Foro Romano, donde no sólo pretendemos "ganar" sino que además deseamos prevalecer sobre la alteridad, el Otro, y el Gran Otro. ¿Qué nos impide vender cuando ya hemos ganado un poco, lo suficiente? ¿Qué nos obliga a mantenernos en las trincheras sino hay premios a la valentía, a la tozudez o al narcisismo?  o bien ¿Por qué nos atemoriza tanto que nuestros activos estén bajando, si sabemos que son parte de las reglas del juego? ¿De dónde me tomo para decidir que la espera no es sinónimo de ganancias mayores (a pesar de esas bajas circunstanciales que siempre ignoro y sin saber bien por qué)?

Resultado de imagen para mercado de capitales
Sube nuestro activo bursátil pero no nos conformamos con esa "magras utilidades", baja y tampoco vendemos, seguimos ante la ausencia de la siguiente ausencia.  Es decir, no aspiramos ganar a secas (de plano y de bulto), queremos ganar todo lo que podamos, ser el mejor, acercarnos a la perfección, estar a la diestra de Dios. Lo cual demuestra que el ponernos melodramáticos, sólo exige de vocación catártica e histrionismo. 

Tampoco nos permitimos una enmienda al sentimiento de pérdida; a la aspiración de ganancia le damos muchas oportunidades, pero al "miedo" no le damos ni una sola (?). Pero no se ilusionen, eso tampoco puede ser considerado una regla performativa, como propusiera Daniel Kahneman en su "Teoría de las Perspectivas". Si así fuere, nos resultaría problemático explicar por qué en Argentina, los Casinos, Bingos, Quiniela, etc; mueven más dinero que la sumatoria de las Bolsas de Comercio de Argentina. O por qué los drogadictos se sumergen en la miseria extrema sin abandonar su rol de comprador compulsivo. Ejemplos abundan.  

Está claro que el miedo a la pérdida, es un tema explicado de manera más sofisticada y coherente por el Psicoanálisis (Freud y Lacan) propedéutica empírica que ha detectado que la "pulsión" (en lo no consciente, que no es lo mismo que inconsciente), produce un exótico tipo de Ser (autedestructivo) en cuanto un alienante goce puesto en el riesgo y el flagelo.

Así como la neurobiología y neurociencia han detectado sus correspondientes reacciones sinápticas, neuronales y más rigurosamente neuroquímicas en aquellos neurotransmisores que estimulan las zonas de placer y recompensa en nuestro cerebro, las TCC o terapias cognitivo conductuales también han hecho su aporte. 

Claro que entre ellas, prefiero al Psicoanálisis (especialmente al lacanismo) porque es la única que ha podido hurgar en territorios de lo inmaterial, de la matemática pura, de lo trascendental, so ha logrado trasvasar los límites de la Pisqué para horadar la misma Zoé.

Resultado de imagen para teoria de trader 

El ícono y signo del objeto faltante que se nos aparece en la topología de las matemáticas puras (caracterizador del sentido que me dirige a lo inconsciente), no es algo que podamos ubicar en el monismo materialista. 

No aparece en ningún mapa genético ni en una tomografía computada. Tampoco es algo fruto de aprendizaje, sesgo cognitivo ni heurística propiamente dicha. Nacemos con un pensamiento matemático que es lateral, esencial e inmanente y como tal trascendental. 


En otras palabras, si nadie nos enseñara el lenguaje matemático, lo inventaríamos (así como lo inventó antes que nosotros ese "Ser social e histórico heideggeriano"). Tema que desarrollaré en el próximo capítulo de éste ensayo.  


Quizás la polémica se de porque la decisión bursátil finalmente no termina siendo mía, un algo autónomo. El operador experimentado, el principiante, cualquiera, siempre decide en función de la otredad (el otro de uno mismo), el Otro (no un alter, sino otra persona) y el Gran Otro (el mercado). El discurso bursátil es racional, pero el verbo, so lo que finalmente hago es algo que no controlo. Nunca la necedad prevaleció sobre el agotamiento. 



Es difícil argumentar sobre una racionalidad que no gobierno o controlo. Reza el aforismo: "Los mercados no son racionales", so terminamos siendo presas de ese supuesto irracionalismo. 



En otros términos, siempre la racionalidad esperada en los mercados, responde al contructo psicológico en tanto voluntad de poder. Una voluntad que es involuntaria desde lo inconsciente. Siendo esa voluntad de poder arquetípico de la voluntad de verdad, de una verdad que sea justa, y más propiamente, que sea justa conmigo, otra "verdad" no quiero aceptar ni me permito ver. La "irracionalidad" de los mercados es también la presencia de una ausencia, un faltante. 



Porque lo que confunde nuestras percepciones, es el ver un resultado que de manera circunstancial y aparente se opone a mi razón, por ende, habrá de saberme "irracional". Lo irracional es siempre el Otro o lo otro, lo que arremete contra mi cogito puesto como "Yo ideal". Se trata de una sobreterminación bestiaria de un omnipotente solipsismo que todo lo interpela en tanto proyecto de fuga. 



Parafraseando a Lacan "Quien decide finalmente mi inversión es el Otro". Es angustiante saber que justamente el irracionalismo es la profanación de lo imaginario puesto en lo simbólico, ya que en rigor, el irracionalismo sólo nace del enfrentamiento o lucha entre dos razones. El irracionalismo aparece cuando se enfrentan dos deseos que convergen en un mismo objeto faltante. 



Tomándome de Talcott Parsons en su enunciado sobre la "doble contingencia", luego explicado de manera más rigurosa por Niclas Luhmann en su "Teoría de Sistemas", podemos concatenar la siguiente noción: No habrá de establecerse significante alguno hasta tanto no se establezca una conducta de notificación entre sujetos, contingencia que siempre es contingente de si mismo     



Nuestros deseos del deseo se posan en esos legados simbólicos sobre una "ganancia anhelada" que también es ganancia anhelada del Otro en tanto imagen invertida del espejo. A eso le llamamos enajenación. Una aporía que ha sido puesta en perpetuo aplazamiento, al comprobar que esos deseos en colisión siempre están en conflicto, al estar ligadas a un Ser que por existencialismo está obligado a luchar por ratificarse sujeto (algo que jamás logra)



Tomando en cuenta lo dicho hasta aquí, volvamos a las matemáticas para ir por algo más sofisticado pero que es medular en todo proceso de discernimiento, porque lo peor que puede pasarles, es creer que entienden algo cuando sólo se limitaron a memorizar el lenguaje. Saber matemática, es conocerse a si mismo ergo poder ver la idea detrás de ese lenguaje de números, matemas o signos. 



Caso contrario, estarán en la misma situación de aquellos jóvenes que saben leer, pero que no comprenden el texto, lo que se conoce como "problema de comprensión". Toda incógnita es irracional hasta que logramos racionalizarla, y toda solución presente será siempre una incógnita a resolver. Es decir que la conciencia del error, es lo que soporta la evolución humana en tanto curiosidad transformada luego en conocimiento. No existe evolución sin error, solución, error. 



Los occidentales creemos que los pitagóricos o más precisamente Pitágoras, fue quien nos dejó como herencia el conocimiento de los números irracionales. Sin embargo, lo antiguos egipcios mucho antes ya los utilizaban y de manera estandarizada para sus ecuaciones y cálculos geométricos. Es más, su sistema numérico era preeminentemente fraccionario. Que no haya sido simple y utilitarista acorde nuestros cánones modernos, es otra cosa. Quizás ese fue el verdadero mérito de Pitágoras, traducirlos a un lenguaje más digerible y práctico.  


Los egipcios hubiesen escrito:

 10  
100

en lugar de 10 % 
Cuando vieron en el monitor, por ejemplo, el resultado: Banco Macro subió un 2,5 % ¿Se preguntaron alguna vez qué representa desde lo matemático? ¿Entienden realmente el proceso?. 



Una pregunta básica que en matemáticas debemos hacernos siempre es ¿Cuántos elementos son convocados para formar la idea? requisito imprescindible en pos de formar la imagen, porque sino logran traducir esos números en una imagen clara y nítida, es porque aún no pueden iluminar la idea. 

Hay matemática cuando aparece la idea, caso contrario sólo hay discurso matemático en tanto fideísmo secular ergo charlatanería o cualquier otra cosa, menos matemática. 


Tres elementos básicos están siempre presentes en los indicadores bursátiles: dos personas y el capital. Para simplificar, reducimos lo humano a fenómeno (cosificamos) y decimos en su lugar que hay una compra y una venta que se complementan. Si una oferta no encuentra su contrapartida, ese fenómeno no se registra al cierre de la jornada. 


Ejemplo (suponiendo que la acción vale $ 1,00) 

Por el lado de la compra, 2 personas: A y B, en tanto...
A decidió comprar por un capital de $ 1.000.000 y...
B decidió comprar por un capital de $     600.000 

Por el lado de la venta, 5 personas: C, D, F, G y E en tanto...
C decidió vender acciones por $ 100.000
D decidió vender acciones por $ 200.000
F decidió vender acciones por $  300.000
G decidió vender acciones por $  350.000
E decidió vender acciones por $  450.000

(Nota: con espíritu netamente pragmático)  

Las ofertas totales para la compra suman $ 1.600.000
y las ofertas totales para la venta suman   $  1.400.000


Si subió un 2,5 % significa que las ofertas por compra fueron superiores a las ofertas de venta, lo cual significa que: 


2,5 % =  2,5 =  52,5 = 1,1052631 o logaritmo de 47,5   
               100     47,5

Cuando multiplicamos 1.400.000 x 1,1052631 = 1.547.368,30

47,5 = 0,9047619... logaritmo de 52,5
52.5

Para verificar multiplico 1.547.368,30 x 0,9047619... = 1.400.000 (aprox)

Acá el 100 está representado por la suma de 1.400.000 y 1.547.368,30 = 2.947.368,30


Cuando calculan el 52,5 % de 2.947.369,20 obtienen como resultado aproximación de 1.547.368 (aprox), si calculan el 47,5 % obtienen 1.400.000 (aprox). 

La diferencia se denomina demanda insatisfecha, que en este caso es igual a 52.631,70. Toda tendencia alcista es demanda insatisfecha, y toda tendencia bajista es oferta insatisfecha. Esto se debe a que los inversores prefieren vender poniendo límites a sus ofertas, ya sea de venta o de compra (lo que no siempre resulta práctico). Lo normal es trabajar con límites cuando la tendencia es firme y alternativamente con precios de mercado cuando las oscilaciones generan dudas.  

Pero aún se haya operado el 100 % con precios de mercado, la proporción áurea seguirá apareciendo.     

Luego decimos que $ 1.400.000 en acciones ofrecidas en venta obtuvieron ofertas por 1,1052631 log. que es = a $ 1.547.368,30 en tanto ofertas efectivas de adquisición, lo que se tradujo en un aumento del 2,5 % de aumento en su cotización. La proporción áurea se mantiene inalterable, ya que: 

2,5 % de aumento es a la diferencia de 5 (en tanto 100), lo que la diferencia de 5 es al desborde de la oferta = 10 (aprox)   

Dado las limitaciones de mi calculadora, y por tratarse de logaritmos de números irracionales     

Para que haya un 2,5 % de aumento para una diferencia de 5 (aprox), debe haber una oferta de aproximación 10

Para comprobar: de la razón entre 1.547.368,8 y 1.400.000 obtenemos 147.368  que es a 73.684,80, lo que éste es su vez a 36.842,10 (siempre aproximación). 



Esto significa que el punto cero del espejo, que es igual al 50 %, se desplazó al cierre de la jornada a 1.473.684,10 del monto operado que es igual a 2.947.368,30

En síntesis: 

Un aumento del 2,5 % sobre base 1.400.000 es = 36.842,13 que es al 5 de diferencia (= 73.684,10) lo que éste es a la sobrepoderación (desborde de oferta) que es = 147.368,80


Esta proporción áurea en forma de recta cuyos límites están dados por los neperianos implícita en toda sucesión  Fibonacci, se aplica inexorablemente.   


Como comprobarán, en los mercados de capitales el "driver" (o conductor) es el Capital siendo lo aleatorio la cantidad de participantes y más propiamente sus decisiones. En síntesis, la variable no controlable es lo humano, siendo lo matemático el sistema.  


Para redondear la idea, dos tipos de entidades de entre los números irracionales confluyen aquí, el número áureo o número Phi y el número "e" o contante de Napier. La proporción áurea que emerge de las bandas Fibonacci, deben aparecer en su mente como lado o linea recta, siendo los logaritmos que nacen de los números neperianos sus límites. 


El resultante para esa composición mental de la idea debe ser un triángulo, donde los lados constituidos por esas sucesiones de Fibonacci, limitados por "e", deben jugar con Ca o monto operado, que reducido fenomenológicamente a porcentual, se traduce en la hipotenusa de ese triángulo imaginario. 




Para verificar decimos que el aumento 2,5 (36.842,13) sumado a la diferencia 5 (73.684,10) debe ser igual al exponente (110526,23 de log de x) al que es elevado el número base  x ergo 1.400.000 donde (log de x es 1). Lo que también se comprueba al multiplicar 1.400.000 x 0,1052631 = 147.368,31 (aprox) 




Recordando que: 



2,5 % =  2,5 =  52,5 = 1,1052631 o logaritmo de 47,5   
               100     47,5







Los números racionales, deben su significado a la noción de ración, o parte de un todo. Por ende, tener la razón, no significa tener la verdad, sino poseer una parte de ella. Cuando juntamos esas "razones", a ese encuentro lo explicamos mediante números irracionales, aquellos que si bien no contempla al todo como absoluto, reúne a todas las razones en una misma solución.


Para finalizar esta parte, debemos entender que una Tendencia puede ser definida matemáticamente como el límite entre dos constantes de Napier, quienes contienen en su interior una sucesión Fibonacci y más propiamente una porción áurea que refleja determinado suceso (demanda insatisfecha u oferta insatisfecha), quienes acorde los teoría de los grandes números quedan en el largo plazo evidenciados en forma de fractales inmerso en un campo funcional de círculos exinscriptos que conforman nuevos fractales (más amplios y recursivos).  
Resultado de imagen para teoria de trader


En otras palabras, la contante de Napier o números neperianos son quienes desintegran el cálculo lineal por tiempo continuo. Vicio o error bastante frecuente entre aquellos profesionales que nunca llegaron a entender cómo funcionan las matemáticas financieras (o cualquier otra). Depositar ciegamente confianza en las estadísticas, los indicadores estocásticos, en los osciladores (...) o simplemente en el lenguaje de los números es imprudente y de una torpeza (inadmisible) cuando no se sabe cuál es la idea detrás de eso, de dónde nace, qué lo integra ni a hacia dónde se mueve.    



ESCAPE




No se trata entonces de si se consideramos que una tendencia débil,  pueda tener un retroceso de 31.8%, mientras que una tendencia muy fuerte puede tener un retroceso de 61.8%, (antes de retomar su dirección original). Se trata de un deseo que jamás encuentra satisfacción, ni aún ante la presencia del objetivo deseado. Ergo, es "cosa faltante del deseo" que jamás encuentra satisfacción óntica ontológica, porque tampoco existe esa "cosa llenadora" en tanto absoluto. O bien se trata de algo completamente distinto, lo cuál insinuaremos sobre el final de éste trabajo. 


Algunos libros "iluministas" mencionan una zona crítica de 33 al 38.2%, y de 61.8 a 67%, en lugar de los niveles posibles. Como también es crítico todo lo incierto, incognoscible o simplemente lo que no se entiende (y que decimos saber). De hecho, la misma crítica hecha sobre los "Retrocesos de Fibonacci" en manos de la Teoría del Paseo Aleatorio de  Burton G. Malkiel en su obra "Un paseo aleatorio por Wall Street", me parece irónica

Malkiel argumenta que: "no hay justificación para suponer que la acción del precio tenga razón alguna para respetar niveles predeterminados de retroceso". Cosa que no se puede probar desde la matemática, pues tal como vengo exponiendo es irrefutable la existencia de una diáfana Topología que se presenta de manera recurrente y equipotente en S. Fibonacci y los fractales. 

Es decir, siempre el juego de oferta-demanda o compra y venta se nos manifestará en forma de "fractal" o bien, aquella complementaria proporción áurea que se produce ante la doble conducta de notificación entre sucesiones Fibonacci. 

Otra cosa es arriesgarse a estereotipar rangos o bandas de esas proporciones fractales, porque sería precisamente incurrir en una renuncia o abandono del conocimiento axiomático que la matemática posee sobre esa topología. 

En síntesis, el patrón lógico de dispersión topológico es formalmente matemático, lo que no reconoce la topología es su caprichosa selectividad (nítidamente humana). 


Y si se verifican bandas fibonacci repetitivas se debe justamente a una suerte de "profesía autosatisfecha", nacida a la palestra del "credere" o creencia acerca de que mis decisiones deben obedecer dicha "norma" como apodíctico. Acá es donde las TCC (cognitivistas) hacen su valioso aporte. 

Funciona como las "Normas de Tránsito", donde todos (casi todos) aprendemos que hay que frenar ante un semáforo en rojo y avanzar cuando se pone en verde sin considerar si del otro lado se cumple con el mismo "imperativo". 

La mayoría de las veces, todo saldrá según lo esperado, pero cada vez que pasemos en amarillo, ya sea por imprudencia, por inercia, por seguir al de adelante (y tener la visión obstaculizada), por falta de reflejos, etc; quedaremos expuestos a la eventualidad (accidentología) del choque, colisión o (en el mejor de los casos) a tener que pagar una irritante "multa o infracción". 

En otras palabras, la existencia de un patrón lógico y su topológico desde las matemáticas no garantiza que, las personas  lo acaten de manera mecánica o computacional. No obstante aún habiendo un importante porcentual de infractores que pasan el semáforo en amarillo o rojo, el patrón topológico del fractal se seguirá verificando. Repito, lo matemático es el sistema, no las decisiones humanas, o bien, las tendencias se escriben con el mismo lenguaje matemático, así como los escritores hacen lo propio con el lenguaje de la palabra, lo cual obviamente no significa que un texto deba ser igual a otro.   

En otras palabras, el fractal siempre está, lo que no siempre está es la banda de resistencia y soporte según nuestro deseo. El semáforo siempre funciona (o no), pero de seguro puede, y suele ser violado. Visto de otro modo, las leyes de la física se cumplen siempre (tanto cuando el auto está en movimiento, cuando frena, choca e incluso cuando está estacionado), pero el semáforo no siempre se respeta (o funciona). 
Siempre que haya un Ser humano detrás del patrón lógico, la punción totalizadora de las matemáticas en cuanto decisiones se presentará como mera probabilidad, no como absoluto.   


Dice Malkiel: "La historia de los movimientos de precios no contiene información útil que permita al inversor tener más rendimiento en la gestión de una cartera de valores que con una estrategia en la que simplemente se compren y mantengan los títulos". Algo que tampoco comparto del todo. 



La historia bursátil es muy útil, lo que no significa que deba ser considerado determinista. Justamente uno de los más celebres "fantasmas" del ámbito bursátil es el "Cisne Negro", que la mayoría de las veces se trata de un "Cisne domesticado", es decir una mascota que criamos desde pequeño. La conocemos, acá el problema es otro, y está en los mecanismos de defensa implícitos en la negación impresa por ese Yo sujeto incorporado como prosopopeya de la Red.  Esa negación involuntaria en cuanto proyecto de fuga. Tema que desarrollaré más en profundidad en capítulos sucesivos de éste ensayo. 



El Cisne Negro, básicamente nos dice que es sumamente arriesgado construir predicciones lógicas, utilizando únicamente las experiencias del pasado. Juvenal,  Macrobio, San Agustín, David Hume, Descartes, Schopenhauer, Brentano,  John Stuart Mill, y varios más antes de Nassim Nicholas Taleb, justamente el autor de la Teoría del Cisne Negro, han sostenido desde distintos ángulos lo que vengo conjeturando en éste ensayo. 

Pero nadie como Thomas kuhn para ilustrar los frecuentes cambios de sentidos y paradigmas, ya no sólo en la economía y finanzas, sino para todo el mundo científico. Parafraseando al mejor estilo kafkiano su  influyente libro "La estructura de las revoluciones científicas": 


Un trader u operador profesional tiene ante sí una serie de soluciones competitivas e inconmensurables a estos problemas, soluciones que en última instancia debe examinar por sí mismo.

En perspectiva no se trata de refutar a Coates, Kahneman, Malkiel o ningún otro, todo lo contrario, sino el de advertir que existen muchas verdades que pueden coexistir armoniosamente en simultáneo, sin perder de vista la vocación sincrética de aproximación a esa realidad (requisito ineludible para toda deontología intelectual). 

A Malkiel le digo que las matemáticas no conforman un lenguaje que podamos aplicar alegremente y de forma indistinta a cualquier situación, porque el camino aleatorio o paseo aleatorio del que se tomó para su teoría, es un corpus propio de ámbitos como el bioquímico, biomédico, mecánica de fluidos (...)  o incluso de la F. cuántica. Y si bien existe aleatoriedad en la actividad bursátil, no obedece a un patrón aleatorio nomotético, sino al hecho de que como humanos nos comportamos como "Ser". 

Porque si esto fuera así, entonces podríamos trazar una teoría o axioma que nos enseñe a actuar según un patrón aleatorio como el que tienen ciertas moléculas cuando circulan por el torrente sanguíneo (etc), como también desterraría la aparición de los fractales (justamente lo único que posee asistencia perfecta en todo esto). 


Cuando intervienen (cuanto menos) dos personas afectando recíprocamente su alter y el sentido del Otro, no estamos ante caminos aleatorios, sino ante relaciones del Ser (lamentablemente), una consagrada excedencia  para la gnoseología, la epistemología y las matemáticas. 

Porque es esa misma radicalidad suprema, lo que reviste de incognoscibilidad al sujeto, aporima que se nos manifiesta en forma de acto repetitivo en simultáneo que nos expone a lo inaudito, inesperado y sorpresivo. 


En consecuencia digo: no sólo puede haber sino  que de hecho hay aleatoriedad, al igual que no solo puede haber, sino que de hecho hay repetición (bandas fibonacci), lo que no puedo afirmar es que uno anule al otro, y mucho menos que debamos revestirlos con el atributo de postulado, ley o apodíctico.  

Tal como venimos viendo en esta serie de ensayos, la eidética ergo movimientos matemáticos descrito por los fractales y las proporciones áureas (y otras sucesiones analíticas) son representadas por "números irracionales". El número Pi, el número Fi número áureo, el número e constante de Napier, etc; son los más importantes componentes de las "luces del tablero". Y no por llamarse "irracionales" se comportan como tales, de hecho son los más coherentes de todos. Ahora bien, que no podamos entender su lenguaje con docilidad, es un asunto aparte. 


Tener un automóvil con un tablero nutrido en indicadores, aún no nos ha inmunizado del choque, otros accidentes o las multas de tránsito. Están ahí y son muy útiles, pero no son categóricas para advertirnos sobre futuras maniobras del Otro, tampoco nos inmunizan de nosotros mismos (siempre esclavos de los estados anímicos, biológicos, neurológicos y psíquicos)


Es "lógico" esperar que; una persona sana, joven, que no fuma, no ingiere alcohol ni drogas, deportista, soltero empedernido y asexuado; viva más de 70 años, sin embargo es ilógico asegurar que no puede morir antes de esa edad... ¿Qué es lo lógico entonces?. 

Resultado de imagen para teoria de trader


El RSI, el MACD, los retrocesos de Fibonacci, el Ninja, Metatrader, las Velas Eiken Ashi, etc;  incluso la Teoría de las Ondas de Elliott, han sido tan eficiente para el inversor como el cubilete (y sus dardos), los naipes o la nigromancia cuando han estado en manos de personas que ignoran supinamente las matemáticas.

Asimismo para las matemáticas, intentar establecer Bandas Fibonacci deterministas sobre un sistema topológico cerrado, es violatorio del axioma implícito en la Sucesión de Cauchy que básicamente dice que: para cualquier distancia dada, por muy pequeña que sea, siempre se puede encontrar un término de la sucesión tal que la distancia entre dos términos cualesquiera posteriores sea menor que la dada.

La primer propiedad de la Sucesión de Cauchy establece que: "Toda sucesión convergente es una sucesión de Cauchy". 

Tal como vengo explicando, en ésta topología dada, el límite lo establecen los logaritmos, quienes contienen las proporciones áureas.  El límite de una sucesión es uno de los nocionales eidéticos más antiguos de la historia del análisis matemático por estar vinculado al de convergencia. 



Por ende, toda sucesión topológica de un sistema cerrado es convergente si y solo si en el mismo conjunto existe un elemento que asuma el rol de límite, ergo al cual la sucesión se aproxima tanto como se desee a partir de un momento dado. Si una sucesión tiene límite es sin lugar a dudas: sucesión convergente. Cuando no lo tiene, la sucesión se denomina divergente (que obviamente no es éste caso) 


Si el comportamiento de los mercados de capitales respondieran con purismo a postulados matemáticos y estadísticas, osciladores, indicadores estocásticos y sistemas mecanicistas; ya habríamos desterrado la pobreza del mundo y reinaría la certeza.    



No es lo mismo entender cómo funcionan los mercados desde su condición de posibilidad y urgencia (de distribución matemática) que, visualizar qué pasará en el futuro en tanto esos "patrones" que son permanentemente violados, sin cuyo requisito haría morir al mercado de capitales en manos de la utópica certidumbre. La existencia de patrones lógicos matemáticos en tanto absoluto, desintegraría el verbo económico y al mismo mercado como entelequia.



Aquellos que piden certidumbre para los mercados, son justamente quienes más reniegan de la esencialidad que nos indetermina y enaltece como humanos. Una sola regla primordial podemos consumir como tal: "Todo es perpetuo movimiento en tanto unidad totalizadora". 



Los invito ahora a que imaginen dos paredes (paneles) paralelas que están ubicadas equidistantes y se desata un importante terremoto. Las paredes comenzarán a oscilar de tal manera que en cada movimiento ondulatorio de la tierra, sus ejes de apoyo se desplazan en forma de avance o retroceso, inclinando dichas paredes ergo violando alternativamente el paralelismo. 


Luego se ubican en el medio y lanzan con fuerza una pequeña pelota de goma contra una de ellas. Despreciando los principios de la física clásica, la pelotita comenzará a rebotar entre una y otra pared, acelerándose cuando ambas paredes tiendan a juntarse, y desacelerando cuando tiendan a alejarse. Porque el movimiento de la pelotita ya no depende exclusivamente de la energía del lanzador, sino que pasa a estar condicionado por el movimiento sísmico.  


Ahora, si precediéramos a convalidar mediante método científico los últimos 100 años de la actividad bursátil mundial, veríamos en dicha simulación (holograma digital) cómo esa pelotita se ha ido acelerando en la medida que se aceleraba el movimiento de las paredes hasta llegar a ver varias pelotitas rebotando entre igual proporción de nuevas paredes. Así ha funcionado la historia de las Bolsas de Comercio a pesar del "fenómeno del observador".  De hecho, eso que llamamos tiempo, es lenguaje posicionador del movimiento por antonomasia. 



Otra manera de bien entender esto, es hacer una inversión en diez ADRs o acciones de la empresas 0,1,2,3,4,5,6,7,8,9 (de alta volatilidad); y dejarla durante 10 años sin moverlas. Pero en vez de estar siguiendo diariamente (o peor aún, minuto a minuto) su cotización,  se dedican a estudiar y escribir un libro (se olvidan de esas inversiones). 



Luego de terminar ese libro que les demandó 10 años de toda su atención, proceden a ver el rendimiento de las 10 acciones y comprobarán que las 10 han aumentado su valor y que quizás resultó mejor negocio que aquellos que las movieron neuróticamente mensualmente, semanalmente o diariamente. Acá se exalta la diferencia entre el mérito atribuible al "lanzador" y el rol que juega el movimiento implícito en el sistema. Un sistema creado ex-profeso para que solo avance en un sentido: crecer (aunque no todos los activos lo logren). Recuerden que una de las acepciones etimológicas de conciencia en tanto razón es: necedad 
Resultado de imagen para teoria de trader




COROLARIO 






Este teorema es plenamente concordante con el primer Teorema de Incompletitud de Kurt Godel en donde  afirma que: "Bajo ciertas condiciones, ninguna teoría matemática formal capaz de describir los números naturales y la aritmética con suficiente expresividad, es a la vez consistente y completa. Es decir, si los axiomas de dicha teoría no se contradicen entre sí, entonces existen enunciados que no pueden probarse ni refutarse a partir de ellos"



Las conclusión de éste teorema, los cuales se incluirán en su totalidad en la Parte II del próximo capítulo, aplica, porque se trata una teoría recursiva, es decir, el proceso de deducción puede llevarse a cabo mediante sistema algoritmico. Muchos de los cuales pueden ser inferidos en "argumentación" ya que en gran medida fueron explicados desde la matemática discursiva (para una mejor comprensión). 

Componentes básicos de un sistema de reconocimiento de patrones



Y afirmo que es de recurrencia, porque estamos ante la presencia de relaciones complejas, al estar integrado por formulas matemáticas explícitas,  y asimismo de patrones lógicos que no son  lineales ni cerrados... 



 






La dinámica atemporal de la filosofía devino en lógica, psicología y matemática (y todas las ciencias), so la evolución de la economía como imperio, no ha sido otra cosa que la existencialista vocación humana por asirse de certezas, concibiendo en cada ocasión el reconocimiento de aquellos patrones lógicos que pudieran explicar esos avances expansivos de la complejidad en los entramados sociales y políticos en tanto relaciones del Ser en sus avatares materialistas puesto en la Red. 


Sin que haya hasta el momento pergeñado para sí guía, método o episteme que le permita acompañar el movimiento en la medida en que se mueve el Ser, la ciencia y la tecnología en tanto evolución. Es decir, aquel necesario salvoconducto que le impediría a la economía siga atrapada en un único punto de vista (sus propios patrones lógicos, caprichosamente seleccionados en tanto discurso doctrinario).


Otro estigma en la economía y sus hombres,  está en el hecho de haber naturalizado la reducción fenoménica de lo humano, olvidando (indiferentes) que detrás de palabras como demanda, oferta, compra, venta, inflación, déficit, superávit (etc) hay seres humanos interactuando con todo su bagaje de excentricidades, complejidades y aporías. 


La misión de la filosofía económica siglo XXI será recuperar a la economía para si, para la matemática, para la metafísica y para lo  universal, pero en especial para lo humano. La economía que no está al servicio del hombre, se convierte en un saber inútil... ¿Qué sentido tiene ser comisario de un paisaje interno y qué credenciales exhibe una economía que se ha puesto por encima de la humanidad?      

Los pensadores más serios del primer mundo, coinciden en sospechar que la economía como ciencia, no sólo esta fundado en una secuencia desprolija de oquedades, sesgos cognitivos y patrones lógicos, sino que en si misma es un sesgo cognitivo (con sus propios patrones), al verse impedida de poder percibir los cambios y actuar en consecuencia. 

De hecho, el mismo lenguaje encíclico que los domina, entorpece la aparición de nuevos pensadores, so ante cada insinuación de herejía, responden con violencia, disquisiciones y furiosos clichés. Una ciencia que le ha cedido más espacios a la ideología que a la eidética, relegando una matemática (hecha a medida) a ser mera herramienta confirmativa de esos fantasmas dominiales.  

Sin embargo, el cambio, las transformaciones y el movimiento siguen ahí..., la economía de occidente es categórica ergo se comporta como un dogma, no como ciencia   





El sistema intenta imitar a los sensores biológicos y procesos cognitivos de los seres humanos

La explotación de la psicología de masas se ha transformado en rara heurística, un boomerang para algunos y un formidable negocio para otros. Esas reglas metodológicas, innecesariamente forzosas, diáfanamente positivista en una negatividad que se encuentra aquejada de soliloquio a la hora de revestir fetichismo donde deben ir hipótesis y soluciones


La base de la heurística bien nacida, está en la capacidad de percibir nuevos problemas justamente allí donde está la experiencia. Esa abdicación ante la seguridad del método (conocido), sólo puede emerger cuando ponemos la razón pura y matemática al servicio de la incógnita (y no de narcisismos o egomanías). Las búsquedas vacías, las pesquisas heurísticas, no deben salir tras mis deseos de correspondencia, sino de lo que hay. Lo que veo está violando esa regla que ya nadie cumple. Los mercados de capitales claramente no cumplen las mismas teorías que la economía real, y eso reclama de tratamiento inmediato.





Existen multitud de procesos para la selección de variables, pero agrupadas en dos filosofías





El mismo George Pólya, conspicuo difusor del término heurística, en su libro: "Cómo resolverlo" (How to solve it) intenta dejarle a sus estudiantes de matemáticas, cuatro conceptos a modo de guía, bastante simples de comprender:
 

1.- Si no consigues entender un problema, dibuja un esquema.
2.- Si no encuentras la solución, haz como si ya la tuvieras y mira qué puedes deducir de ella (razonando a la inversa).
3.- Si el problema es abstracto, prueba a examinar un ejemplo concreto.
4.- Intenta abordar primero un problema más general (atinente a la paradoja del inventor) so el propósito más ambicioso es el que tiene más posibilidades de éxito.
Algo que por sencillo y práctico, nadie aplica ¿Quién quiere realizar análisis matemáticos, cuando discutir es más reconfortante que pensar la idea?
Los patrones lógicos son la solución y asimismo la enfermedad. Normalmente palabras como corazonada, intuición o premonición, terminan siendo en el hoy los receptáculos del lenguaje donde depositamos todo aquello que no entra en ningún otro lugar. Pero aquí el fenómeno parece ser otro. 
 Resultado de imagen para teoria de trader

Los grandes jugadores del mercado de capitales, los realmente "profesionales", aprendieron a ganar con las subas de los activos tanto como sus caídas. Y aquí es donde subrayamos una diferencia inescrutable, en la economía real eso es imposible. Se gana de una sola manera, cuando vendo por encima del costo, así de simple. En los mercados de capitales, los derivados financieros me permiten ganar apostando a la suba, pero también cuando baja. Sólo éste punto podría probar por si mismo que la explotación de las patrones lógicos es en si mismo el punto de inflexión de éste gigantesco negocio. 


Sólo a modo de anticipo, el sesgo cognitivo que más copias posee, es el denominado Efecto Bandwagon, también conocido como el efecto de arrastre o de subirse al carro, exégesis del sentido oportunista que caracteriza al hombre en cuanto reconocimiento del patrón lógico en otros (pero no en si mismo), so es la observación que a menudo los operadores hacen fundándose en el hecho de que si muchas personas creen en las mismas cosas, harán lo mismo provocando que esa tendencia se confirme. 


Este sesgo, es justamente en donde se sustenta la confianza depositada en los Retrocesos de Fibonacci, ya que se trata de un efecto que, peyorativamente es llamado "comportamiento gregario". 

Los operadores y todo aquel que participa en la bolsa, tienden a seguir la multitud sin examinar los méritos de una cosa en particular. El efecto Bandwagon es la razón del éxito del Argumentum ad populum implícito en esos "indicadores y osciladores envasados" (que en si mismo son simples productos de comercialización)



Retomando frases de mis ensayos anterior: el tema de la metáfora con su necesidad de prospectar "ilusión" o "simulación" tiene que ver con la teoría del conocimiento en Nietzsche y con el verdadero contenido de la categoría narración. Nietzsche, provocativamente, como hemos visto más arriba, nos recuerda la gran paradoja: el engaño y la falsificación son necesarias para la vida humana




Algunos métodos de la clasificación supervisada.





La empresa de pensar lo irracional la ha emprendido Deleuze manteniendo así, como se ha llamado, un "pensamiento nómada". Al mismo tiempo, la reflexión de Deleuze ofrece un lenguaje y ocurrencias en este mismo campo de la narración, que habrá de ser recibido con cuidado.



En el prefacio a su libro "Diferencia y repetición" que fue su tesis doctoral, Deleuze esboza su proyecto: "queremos pensar la diferencia misma, y la relación de lo diferente con lo diferente, independientemente de las formas de representación que la conducen a lo mismo y la hacen pasar por lo negativo". El mundo moderno es para Deleuze el mundo de los simulacros y comparto plenamente éste punto.


En el teatro de la representación filosófica, para Platón, el modelo es lo "mismo" y la copia "lo semejante". El mundo de la representación es entonces el mundo de la identidad, de lo mismo. Es un mundo en el que imágenes y semejanzas se someten a la identidad pura del modelo respecto al original.



Los algoritmos de la clasificación no supervisada son computacionalmente más costosos y de una complejidad mayor

El día que podamos conocer de manera irrefutable el 1 % de la constitución integral del Ser Humano, podremos calcular todo el resto. Sin embargo, es más fácil probar la teoría del big bang, formalizar la teoría de superfilamentos y matematizar la energía y materia oscura, que conocer ese uno por ciento humano.



Como vimos, paradigmáticamente lo que sí conocemos es cómo nos condicionan los patrones lógicos, la heurística, los sesgos cognitivos, la cultura, la religión, las ideologías (...) so ese Ser en el aprendizaje que necesita asirse de certezas para poder desenvolverse en su ontopraxeología cotidiana. Con la aparición de los bots o robots (cada vez más inteligentes y sofisticados), éste manejo de los patrones lógicos es ciertamente bastante más sencillo. Hoy el 85 % de los operaciones bursátiles del primer mundo, son ejecutados por esos curiosos "autómatas" quienes son seguidos por el "automatón".     



Para cerrar ésta parte, el teorema intenta probar sin lugar a equívocos, que a partir del uso de esos sofisticados "programas de cálculos" (digitales, computacionales o informáticos) y por tratarse de un Juego de Suma Cero, en tanto Teoría de Juegos No Colaborativo, claramente manifestado al inicio y cierre de cada jornada bursátil, puede establecerse un sistema cuya misión sea crear patrones lógicos en tanto repetición, para luego romperlos o violarlos premeditamente en pos de obtener rentas maximizadas (pérdidas para el retail), confiriéndole así una apariencia de irracionalidad cuando en realidad es todo lo contrario, sórdida y maquiavélicamente racional y por ende, matemática y asimismo psíquica (lo cual, es sinestésicamente paradójico). 





FIN DE LA PARTE I   



Esto es no sólo posible, sino plenamente factible cuando se reúnen los requisitos implícitos en el teorema, en especial: un sistema topológico cerrado, un capital de magnitudes (en una o pocas manos colusionadas o cartelizadas), de tal manera que se permita cubrir con suficiencia todas las posiciones de la contraparte, la inexistencia de leyes antimonopólicas en el mercado de capitales  y un positivismo que nos adoctrinó para confiar ingenuamente en los patrones lógicos
Resultado de imagen para gif stock exchange

PRÓXIMO CAPÍTULO: Economía real versus mercados de capitales 
  



Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL




Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

Anónimo
jueves, 29 de septiembre de 2016, 19:15:00 GMT-3

Encontrar las palabras adecuadas para calificar éste teorema tampoco resulta sencillo. Decir que es los más inteligente y profundo que he leído en mi vida profesional, quizás se vea austero. Me ha dejado pensando, mucho. Me siento conmovido, azorado. Felicitaciones sinceras.

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.