Impotencia y servidumbre sexual (Psicoanálisis) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Impotencia y servidumbre sexual (Psicoanálisis)

lunes, 12 de septiembre de 2016 1 comentarios


"... allí donde el sujeto evita reconocer el encuentro con lo imposible y avanza en una vía renegatoria de la castración, inevitablemente,  la impotencia  le saldrá al encuentro...  el órgano se rehúsa a colaborar por lealtad  a sus legítimos dueños..."


Resultado de imagen para la venus de las pieles


Impotencia y  servidumbre sexual

Escrito por Eduardo Urbaj, Psicoanalista

Para Diario Literario Digital



Me propongo en este trabajo ubicar algunas de las  particularidades y diferencias que en el varón y en la mujer podemos discernir respecto de estos síntomas cuya vigencia se muestra inalterable  por el paso del tiempo y  los cambios culturales. Sus aristas enigmáticas nos convocan a persistir en renovados intentos de formalización que nos permitan orientarnos en  su abordaje clínico.  Si, como decía Lacan en su Seminario “La lógica del fantasma”: “el goce diferencia fundamentalmente a los dos partenaires, pone entre ellos el abismo”, seguramente nos encontraremos en el camino con algunos de sus endemoniados entrecruzamientos fantasmáticos.
Además de este seminario de Lacan, voy a tomar como referencia  dos textos de Freud sobre  la impotencia psíquica. En “Sobre una  degradación general de la vida erótica”  de 1912, va a poner el énfasis en la impotencia  masculina  y en “El tabú de la virginidad”, de 1917, el acento va a estar puesto en la mujer y en la problemática de la frigidez.
Sabemos que la   pulsión   es lábil, volátil, y  que carece de un objeto predeterminado para la satisfacción;  entonces el problema que tenemos que abordar se enlaza a las dificultades  para  acceder al objeto: de qué modo poner en juego el deseo sexual  para que sea posible gozar del objeto. Si el objeto está sobre valorizado, o algún rasgo, algún indicio evoca a los objetos primarios, hay un fracaso en  la disociación  de las corrientes y aparecen síntomas, fundamentalmente la impotencia. Freud plantea que el varón se queda impotente cuando la corriente tierna avasalla la corriente erótica: los objetos incestuosos, madre / hermanas, se superponen al objeto erótico y la clínica nos muestra que  el fracaso aparente de la impotencia revela ser un logro ya que  una satisfacción incestuosa se realiza cada vez que el desempeño genital fracasa: el órgano se rehúsa a colaborar por lealtad  a sus legítimos dueños. Los objetos incestuosos son los amos de su pene, sobre el que ejercen el derecho de impedir que elija otro objeto erótico. Lacan en “La lógica del fantasma” señala que la detumescencia  cumple la función de protección contra un mal temido. Protege al sujeto del acto sexual cuando representa para él una amenaza. Por eso va a nombrar a la eyaculación precoz como detumescencia precoz  ya que lo que está en juego es lograr evadirse  de una escena  en la que la dimensión de la castración es -justamente- vivida como amenaza. En otras palabras, allí donde el sujeto evita reconocer el encuentro con lo imposible y avanza en una vía renegatoria de la castración, inevitablemente,  la impotencia  le saldrá al encuentro.  
El neurótico sostiene en sus síntomas la ilusión de hallar una satisfacción sin los  límites de la medida fálica. Vive en la nostalgia del reencuentro con el objeto perdido, y uno de los modos privilegiados de procurárselo será por la vía de hacerlo encarnar en una mujer que, de este modo, va a alcanzar el estatuto idealizado de una  Diosa.  El neurótico, para no saber de la barradura del Otro y poder así seguir gozando es capaz de hacer cualquier cosa que esté a su alcance. Para ilustrarlo, nada mejor  que el personaje de Severin en el clásico de Leopold Von Sacher Masoch: “La Venus de las pieles”.

Resultado de imagen para la venus de las pieles


La sumisión pasional del personaje lo lleva a entregarse como esclavo a Wanda -que queda dividida entre la fascinación y el horror- y a rogarle que ella  lo humille y lo maltrate.  El libro puede ser tomado como un paradigma del fantasma masoquista   en la neurosis. E ilustra en detalle por qué Lacan dice del masoquista que más allá de las apariencias no es para nada  un esclavo, sino que  es por el contrario, un pequeño malvado, alguien muy fuerte.  Lo interesante es que Severin reconoce que su experiencia  lo  curó  de  su  vocación de sometimiento -aunque sólo conciba al dejar de ser el yunque convertirse en el martillo-  y nos ofrece enseñanzas ejemplares para pensar la dirección de la cura en neuróticos severamente afectados por fantasmas masoquistas.
El protagonista, que  padece de un déficit a nivel del registro del sometimiento a la ley paterna, despliega su masoquismo y se ofrece como objeto “a” logrando de ese modo también llevar a Wanda a estados de angustia y desconcierto en  el proceso en el que la lleva a colocarse  en el lugar de poder  encarnar para él, el lugar de la Diosa que, envuelta en pieles y con el látigo en su mano, dispone de él como un esclavo humillado. El relato permite seguir la evolución en el personaje de Severin  hasta llegar  al  momento en el que puede finalmente  hacer el rebajamiento de la mujer de Ideal a Objeto. Pasarla de Ideal a  tener valor de goce. Para eso habrá de entrar en juego el personaje del Griego de quien Wanda se enamora. El Griego hace de Wanda  objeto “a” causa de su deseo y, de ese modo, la muestra castrada para Severin y así  se encuentra él con la castración y la Diosa cae, al compás de los azotes que despojados de todo romanticismo le son propinados por el Griego en nombre de la ley  que Wanda legisla. El Griego pone en función  al padre muerto, que no goza, sino que ejerce el lugar de la ley. Enseñanza ejemplar para la clínica: la castración sólo puede ser eficaz por la vía de la castración del Otro. Ante la imposibilidad de dejar de someterse al Otro, la dirección de la cura se rige por alcanzar reducir ese sometimiento al mínimo, sometiéndose a la ley del padre.  El fantasma fundamental supone el traslado del poder fálico de la madre al padre. El fantasma entonces es atravesado por la castración, y al realizarse la castración se termina la amenaza.
Al inicio del “Tabú…” Freud comenta que “la expresión servidumbre sexual designa el hecho de que una persona puede llegar a depender en un grado extraordinario de otra con la que mantiene relaciones sexuales. Esta servidumbre puede alcanzar algunas veces caracteres extremos, llegando a la pérdida de toda voluntad propia y al sacrificio de los mayores intereses personales” . Dice a continuación que el factor decisivo para caer en  la dependencia o la servidumbre, es la magnitud de la resistencia sexual superada, y que esto vale para ambos sexos. ¿A qué resistencia se refiere? Entiendo que lo que Freud nombra en este texto como el elemento psíquico que impide el acceso al goce es en términos freudianos una  resistencia que es producida por  la fijación a los objetos incestuosos a los que -y esto es una indicación clínica- hay que conseguir alejar lo más posible de la escena. Y dice que si bien es más común ver casos de servidumbre sexual en las mujeres nota una cada vez mayor incidencia de este síntoma en los varones, tendencia que un siglo después parece no presentar declinación alguna. Va a comentar una modalidad peculiar de la relación entre impotencia y servidumbre al referirse al hombre   que queda  fijado, servil, a la mujer con la que “se  curó” de la impotencia, o sea a aquella que pudo finalmente poseer. Se “curó” entre comillas, porque  ¿acaso dispone él de su potencia fálica cuando el síntoma amenaza reaparecer si se atreve a estar con otra? ¿O en verdad hace uso de un falo que ha recibido a préstamo?  La cesión de   la impotencia deja  como residuo la servidumbre testimonio del enlace conflictivo entre deseo y goce a propósito de lo cual Lacan nos advierte que la erección no es la prueba ni la medida del deseo sino que  es un fenómeno que es preciso situar sobre el camino del goce.

Volviendo a “La Venus…”también podemos ubicar en el texto  el entrecruzamiento fantasmático de los personajes observando que  Wanda  también quedaba sometida, angustiada e impotente más allá de la apariencia de un dominio que sólo alcanza cuando logra romper con el papel de tirana que Severin le adjudica. No es una relación sado-masoquista. Wanda -si bien hay momentos en los que parece gozar sádicamente-  también está tomada por un fantasma masoquista y azotando a Severin está ocupando también -ella misma- una posición servil. La  dupla  sado-masoquista   es   un  imposible  lógico -aunque como nos  advierte Lacan- algunas duplas “padre-hijo varón” se le parezcan bastante y nos ofrezcan otros casos notables de servidumbre sexual  aunque -claro está- el erotismo se mantiene en estos casos reprimido y se expresa por las vías regresivas de la demanda.

 Resultado de imagen para frigidez
Veamos ahora   qué  nos dice Freud  en el  “Tabú de la virginidad” acerca de la frigidez cuando se establece como duradera o perpetua. “Frigidez contra la cual se estrellan todos los esfuerzos amorosos del marido”. Dice que  en estos casos el hombre   no puede superar la magnitud de la resistencia sexual que la mujer presenta y que ésta  proviene de la intensidad de la fijación incestuosa al padre o al hermano. De esto  dependerá que el marido, que es siempre  un sustituto, sea o no rechazado como insatisfactorio. Dice que esto es consecuencia de que la  sexualidad femenina sea  vivida como inacabada en contraste con la presencia real del pene.
Freud  va a plantear que en la desfloración irrumpe esta presencia como testimonio irrefutable de lo que ella ha sido privada  e ilustra este acontecimiento con el sueño de su paciente  desflorada cuyos  sueños delatan el deseo de  castrar a su joven marido y quedarse con su pene.  Finalmente va a situar el valor de la hostilidad en términos del “penisneid” o “protesta masculina” como causa de la frigidez en tanto ésta es síntoma de  un goce vengativo. La clínica nos muestra con cuanta frecuencia la frigidez se enlaza a esta dimensión. Mujeres que  gozan de privar al hombre de hacerlas gozar y de ese modo lo castran, lo impotentizan y realizan así  su deseo de venganza.   
Sobre el final del texto Freud va a  hacer un comentario que me parece permite leer situaciones clínicas difíciles de abordar sin estar advertido. Dice así: “Resulta muy interesante descubrir en la práctica analítica mujeres en las cuales las dos reacciones contrapuestas de servidumbre y hostilidad se manifiestan al mismo tiempo y permanecen íntimamente enlazadas. Entre estas mujeres hay algunas que parecen totalmente disociadas de sus maridos y que, sin embargo, no pueden desligarse de ellos. Cuantas veces intentan orientar su amor hacia otra persona, se lo estorba la imagen del marido, al que, sin embargo, no aman. El análisis demuestra, en estos casos, que tales mujeres permanecen ligadas a sus maridos por servidumbre, pero no ya por cariño. No logran libertarse de ellos porque no han acabado de vengarse de ellos, y en los casos más extremos, porque ni siquiera se ha hecho aún consciente en su ánimo el impulso vengativo.”
            El sometimiento  conduce al odio y la hostilidad. Es tarea del análisis dar a ver al sujeto por qué vías se ocupa personalmente de hacer de su partenaire el tirano al que se entrega gozosamente.  Procuramos cernir  esos goces parasitarios que mantienen  alejados a los objetos parciales  con los que alcanzar un goce posible, una satisfacción limitada, cuyo hallazgo reclama  inevitablemente pasar por caja a pagar cada vez un costo que el neurótico procura sistemáticamente desconocer, sin darse cuenta que  esa pasión por la ignorancia la  terminará pagando a un precio infinitamente más oneroso: impotencia y servidumbre…


Resultado de imagen para belle de jour 
Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

sábado, 18 de febrero de 2017, 15:58:00 GMT-3

Es muy interesante tu artículo, en sí nadamas venia buscando como Combatir la eyaculación precoz, pero ya que le di lectura, creo que es un muy post.

saludos.

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.