Monetarismo macrista: una bomba de tiempo (hermenéutica financiera) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Monetarismo macrista: una bomba de tiempo (hermenéutica financiera)

domingo, 3 de abril de 2016 0 comentarios

Lo cierto es que algo que fue evitable durante 14 años (ajuste tarifario), se ha vuelto inevitable en el presente. Si aceptamos como válida la "Teoría de la Inevitabilidad" ¿Cuáles eran las posibilidades de Argentina  de escaparle a un destino invariante ante el "Universo"? 


Escrito por Lic Ramón D. Peralta

Exclusivo para Diario Literario Digital


INTRODUCCIÓN


Un pensamiento contemporáneo es aquel siempre ávido de revelarse contra las luces del presente, pero también de las sombras que proyecta y se niega (se justifican).  "Todos hubiesen hecho lo mismo" (Macri, Massa o Scioli) suele repetirse, resulta infructuoso intentar probar que el "identikit" es idéntico a muchas personas,  ante un pasado que ya no es y un futuro que aún no es. 


Lo cierto es que algo que fue "evitable" durante 14 años (ajuste tarifario), se ha vuelto "inevitable" en el presente. Si aceptamos como válida la Teoría de la Inevitabilidad ¿Cuáles eran las posibilidades de Argentina  de escaparle a un destino invariante ante el "Universo"? ¿Puede existir la decisión, el dolo o la culpa cuando el absoluto precede la existencia? 



Más allá de lo teorizado por el estructuralismo filosófico y el psicoanálisis existencial, no resulta complicado inferir que la libertad de elección, aunque en forma de copia degradada se patentiza tímidamente en la conciencia. De hecho, si estoy escribiendo esto y usted está leyendo, es porque pude elegir hacerlo y usted leerlo ¿o no pude y no pudo?. Pero ¿cómo verificamos si la libertad es esencia, fenomenología, holograma psíquico o una creación del hombre en cuanto convención?



¿Cómo podemos aceptar las represiones, regresiones, negaciones, proyecciones e introyecciones (etc) sino se verifica una cierta "mónada" en el Sujeto?... supongamos que tampoco aceptamos esto ¿Cómo operaría la filosofía, la ciencia, la religión y la política en el Sujeto si no hay cambio posible? ¿Y cómo habría de existir cambio si se verifica una "no movilidad" nomotética? Y si hay movilidad en la mente humana ¿Cómo negar que esos espacios que nos permiten actuar y cambiar como sujetos no disponen de libertad?



¿Bajo qué consignas existenciales se mueve el "reflexivo" del sujeto y qué méritos tendría la política si el cambio producido es resorte del "Ser en si"?, y si así lo fuere ¿Qué sentido tiene la política si los cambios no dependen de la libertad, es decir que, se darían sí o sí como fruto de una ingeniería pre-establecida por la naturaleza (una cierta programación)?



La evolución nos excede, como también nos excede el dogma y la ideología (?). Bajo esta creencia, resulta inocuo el acto comicial, la democracia y el berrinche. Al parecer hay un punto redentor en la ipseidad que separa y asimismo une a lo posible de lo imposible, so las conclusiones subjetivas son siempre presas del desborde de ansiedad y la premura por certeza. Claro que para el análisis matemático del devenir económico, colocar como culpable a Macri, Cristina, Kirchner o a fuerzas malignas del lado oscuro del corazón, no modifican las ecuaciones ni el resultado final. 



Votamos por un "cambio que iba a darse sí o sí", de manera irrenunciable, quizás esto argumente "razonablemente" que nuestras discusiones políticas giren en torno al mero ejercicio retórico en cuanto verborrea teleológica. Es decir que, todos los políticos serían iguales ante la indiferencia a las diferencias. Nuestra rebeldía está inmunizada ante la conciencia, quizás por ello nunca se enferma. La ironía corre por cuenta de la casa. Se escuchan muchas estupideces, que luego uno las escribe en complicidad.  


agua gas 



Si hiciéramos el enorme esfuerzo mental de quitar a la política y las pasiones del análisis económico, nos encontraríamos ante un campo funcional en permanente mutación dado como proceso ante la percepción y el deseo. Hace mucho tiempo que la filosofía ha desechado el simplificador "causa-efecto"; nada es causalidad de nadie. El Ser en cuanto ser, es unidad totalizadora.    




El punto de ignición bien podría ser un artículo de Ludwig von Mises de 1920, en el que negaba categóricamente la posibilidad de "cálculo económico racional" en un sistema económico dirigista. Específicamente, von Mises sostenía que en una economía socialista, comunista o populista no se puede fijar el precio de los "bienes" de forma eficiente para cumplir con el propósito del cálculo económico. El argumento principal es que el socialismo y el populismo buscan eliminar el mercado, y, sin mercado, no puede haber una base racional para la asignación de recursos, específicamente, para la creación e intercambio de bienes de capital, cambio, uso o de servicios. Pues ni una cosa ni la otra. 



Obviamente Von Mises no pudo visualizar que la contracara del intervencionismo sería la proyeccción de su propia sombra. Actualmente los mercados, es decir nosotros, todos; somos presas de un sistema donde determinados e indeterminados "fantasmas" evidencian dosis de poder lo suficientemente sustantivos como para manipular la formación de precios y direccionar la renta de un lugar a otro. Las burbujas de producción y demanda son fidedigna prueba de ello. La economía de mercado es tan utópica como la mejor faceta del marxismo, de hecho, en el fondo son lo mismo. No había libertad de los mercados antes, tampoco ahora. 

 


ANÁLISIS DE LA POLÍTICA MONETARIA  



Es muy curioso que Sturzenegger haya seleccionado un mecanismo tan heterodoxo para su presunta política contractiva en tanto monetario (del cual se ufanó hace poco en algunos medios de comunicación). La emisión de LEBAC y NOBAC había crecido sin interrupciones entre marzo de 2002 y julio de 2007, y luego decreció de manera oscilante hasta el 7 de julio de 2009. A partir de entonces, las LEBAC y NOBAC, junto a la base monetaria aumentaron de manera sostenida hasta el 03 de diciembre del 2015, pero en el 2016, simplemente se transformó en un meteoro. 


Visto lo que se denomina "ortodoxia", la política monetaria contractiva reduce la oferta de dinero. Bajo éste canon los bancos centrales suelen tomar recaudos para reducir la inflación mediante medidas contractivas que incluyen aumentar los requisitos de reserva para los bancos (coeficiente de caja), lo que reduce la cantidad de dinero disponible para préstamos y aumenta la tasa de descuento, ergo hace más costoso para los bancos estar a la altura de las exigencias de reservas, lo que a su vez los lleva a participar en menos préstamos. Estas acciones elevan las tasas de interés, por lo que los préstamos se vuelven más costosos, desalentando la demanda de dinero.





Dichas decisiones suelen ir acompañadas por las operaciones de mercado abierto, que puede tener efectos expansivos o contractivos. Cuando un banco central compra bonos del gobierno, esto aumenta los precios de los bonos; los inversores pueden entonces vender sus bonos para aprovechar los altos precios, expandiendo la oferta monetaria. Por el contrario, la venta de bonos del gobierno reduce los precios de los bonos y conduce a que más inversores usen sus dólares para comprar bonos del gobierno, lo que reduce la oferta monetaria.





Los economistas, siempre influenciables por "lo religioso" (como dijera Mustafá Safuoan) ofrecen distintas teorías sobre la política monetaria. La teoría clásica, asociada a economistas como Adam Smith y David Ricardo, sostiene que las políticas monetarias expansivas o contractivas resulta en aumentos o disminuciones proporcionales en el nivel general de inflación. La teoría homónima al economista inglés John Maynard Keynes, rechaza parcialmente la teoría clásica y sugiere que la relación entre la política monetaria y el nivel de actividad económica (también conocido como el producto bruto interno) es sólo indirecta. Los keynesianos creen que la política fiscal (impuestos y gastos del gobierno) tiene un efecto mayor sobre la economía que la política monetaria. 



Una tercer teoría, el monetarismo, se asocia con economistas del libre mercado y especialmente con Milton Friedman. El monetarismo sostiene básicamente que la política expansionista estimula la inflación, mientras que la política monetaria contractiva reduce la inflación, aunque también reconoce que desestabiliza la economía. También afirmaron que las políticas contractivas empeoraron la "Gran Depresión". La teoría monetarista aboga de manera consustancial pero confusa por un "ideal" representado por una tasa fija de crecimiento de la oferta monetaria que iguale a la tasa de crecimiento de la economía real (equilibrio). 



De todas maneras, para que nadie se quede con las manos vacías, la administración Macri está demostrando un alto grado de sincretismo y amplitud de criterios, ya que, como verán, se ha hecho de todo un poco: metodologías monetarias contractivas, amplio dominio del mercado de capitales, reducción de impuestos/retenciones, un fuerte ajuste tarifario, una elocuente reducción del gasto público que incluye el despido de empleados públicos y la suspensión de la inversión pública (hasta tanto se logre reemplazarla por financiamiento externo)...  un poco de todo para todos, y "que nadie se queje".   



Es decir que, por un lado hay medidas que bajaron la presión tributaria para determinados segmentos productivos, en simultáneo que adoptaba mecanismos de tipo genéricos en pos de enfriar la economía ergo bajar la inflación. La idea es que nadie se quede sin un buen argumento, ya sea para defender o denostar al gobierno. El surtido es espigado y generoso, lo cual hace mucho más divertida la confrontación dogmática entre los militantes de la nada.   





PERO...



Federico Sturzenegger, el presidente del Banco Central de la República Argentina, no aumentó los encajes, los bajó. Como vimos, los "manuales ortodoxos" enseñan lo contrario, si quieres contraer la oferta monetaria "aumenta los encajes" (sin pagarles nada) luego sube las tasas. En ciertos ámbitos "iluministas" comenzaron a conocerse sugerencias informales sobre la conveniencia de sustituir la "esterilización" vía LEBAC y NOBAC por encajes remunerados. Es lógico que la sensibilidad vernácula se pose en la necesidad de que nuestros "pobres y siempre vulnerables" bancos sean pasibles de la ayuda social del Estado. ¿Es lo mismo una cosa u otra? ¿Qué se persigue con esta heterodoxia monetaria?  






¿ESTERILIZACIÓN MONETARIA?: LEBAC



La semana pasada, el economista Javier Milei, en el programa televisivo "El timón de la economía de Willy Kohan" sostuvo que la tasa de interés que paga el BCRA por las Lebacs a 35 días, se anualizan tras sucesivas renovaciones en una TAN (tasa nominal anual) del 45 %. Si bien mencionó el acrónimo en formato sigla TEM (tasa efectiva mensual), uno entiende que quiso decirnos que el 38 % que paga actualmente el BCRA por sus Letras, se traduce en una TEM del 3,16666 (infinito)...%, lo que arroja si apelamos a la fórmula de "interés compuesto" un 45,25 % de TAN. Parece incontrastable, el BCRA es presa del "anatocismo" de los inversores, especuladores y bancos. 

Según algunos textos de internet, Albert Einstein habría dicho "El interés compuesto es la mayor fuerza en el universo" ¿Suena atemorizador?, pues claro que si, máxime si lo dijo Einstein (¿lo dijo?). Ahora vayamos a la fórmula de interés compuesto más simple y conocida:


FORMULA INTERES COMPUESTO



Si la inversión posee una "tasa de riesgo cero"  tal el caso de las Lebacs, también podemos tomar como referencia el tipo de renta fija, de tal manera que apelando a la fórmula del VAN (valor actual neto) se podrá conocer si la operación de "carry trade" (cambiar dolares por pesos para usufructuar de las altas tasas) es mejor que dolarizarse, o bien qué tan mejor es. De pretender hacer una compulsa más abarcativa debemos utilizar el mecanismo matemático inmanente al corpus conocido como "Costo de oportunidad". La fórmula que nos permite calcular el Valor Actual Neto es:







 representa los flujos de caja en cada periodo t.

 es el valor del desembolso inicial de la inversión.

 es el número de períodos considerado.

 es el tipo de interés.





Lo curioso es que el Lic Milei al igual que muchos otros, manifestaron que el procedimiento de Sturzenegger en tanto política anti-inflacionaria es "impecable". Milei llegó a sentenciar: "Me siento orgulloso de lo que está haciendo el Banco Central". Cabe preguntarse entonces ¿Qué pensará Albert Einstein de un economista que justifica el interés compuesto como mecanismo de lucha contra la inflación?. Matemáticamente hay cosas que no cierran. ¿Quién está equivocado, Einstein o Milei?...

A diferencia de Milei no me siento orgulloso de nadie ni nada, menos de mi mismo, quizás por ello siga empeñado tratando de entender lo "evidente". La paradoja radica en que, si fuera cierto que el BCRA paga un TAN del 45 % (45,25 para ser exactos) por las Lebacs computados por los plazos cortos (mensuales), entonces es poco comprensible el entusiasmo del mencionado economista. 

No hay tal "interés compuesto" en las Lebacs, y triste sería que lo hubiera. La trampa de la matemática aplicada estriba en la ciega confianza que le depositamos, ignorando supinamente que las esencias matemáticas están plagadas de aporías. Para Godfrey H. Hardy, la matemática pura es la verdadera matemática, que ostenta un valor estético permanente, so una belleza intrínseca que la hacen comparable a la pintura o a la poesía.

Por suerte (?), nuestro Banco Central posee Actuarios y Matemáticos que saben hacer su trabajo, cuanto menos en ésta área. Los teoremas de Kurt Gödel deberían ser de estudio obligatorio en las facultades de ciencias económicas. El primer teorema de incompletitud afirma que: bajo ciertas condiciones, ninguna teoría matemática formal capaz de describir los números naturales y la aritmética con suficiente expresividad, es a la vez consistente y completa. Es decir, si los axiomas de dicha teoría no se contradicen entre sí, entonces existen enunciados que no pueden probarse ni refutarse a partir de ellos (lo cual explicaré en sucesivas entregas, no hoy).



Milei se siente "orgulloso del presidente del BCRA" a pesar que entiende que la tasa nominal anual de las Lebacs es del 45,25 % (..) es raro que lo subestime tanto (aunque en el fondo sospecho que no sabe de qué está hablando). Yo respeto mucho a Sturzenegger porque sin duda es uno de los profesionales mejor formados y capacitados de la Argentina, tal como lo es Cavallo, Kicillof, etc. 



Pero Federico Sturzenegger, además del título de economista obtenido en la Universidad de La Plata, tiene un doctorado en economía en el MIT, es decir que, a diferencia de los "eximios" antes mencionados, el tipo sabe de matemáticas como pocos. 



Yendo al grano, la matemática aplicada, especialmente la financiera está colmada de "agujeros negros", ergo de entre ellos se subsumen varias fórmulas neperianas que vulneran y confunden a los menos dotados en cuanto pensamiento lateral matemático.

Lo que hizo Sturzenegger es aplicar los maravillosos números neperianos. La constante matemática "e" es uno de los más importantes números reales, cuya aplicación en matemática aplicada fue durante mucho tiempo desconocida hasta que Jacob Bernoulli descubre una asombrosa utilidad en las finanzas bancarias.

En términos coloquiales, si se altera, es decir acorta, alarga o invierte una unidad monetaria sea temporal o no (UM) cambia la tasa de interés respecto a las fórmulas clásicas.
Explicado con un ejemplo simple: con un interés del 100% anual, si se pagan los intereses una vez al año, se obtendrán 2 UM, es decir, si fuera el caso de $ 100, sería 2 x 100= 200. 
Si se pagan los intereses 2 veces al año, dividiendo el interés entre 2, la cantidad obtenida es 1 UM multiplicado por 1,5 dos veces, es decir 1 UM x 1,502 = 2,25 UM. 
Si dividimos el año en 4 períodos (trimestres), al igual que la tasa de interés, se obtienen 1 UM x 1,254 = 2,4414 


En caso de pagos mensuales el monto asciende a 1 UM x


                    12
(1 + 1/12   )      =  2,61303...UM
 

Por tanto, cada vez que se aumenta la cantidad de períodos de pago en un factor de n (que tiende a crecer sin límite) y se reduce la tasa de interés en el período, en un factor de 1 ....                                                                                                        

...el total de unidades monetarias obtenidas estará dado "n" 


por la siguiente expresión: 



Pero ¿qué pasa cuando alargamos una UM temporal?


Tomemos el caso de la Lebacs, aquí el plazo no es de 30 días (como suelen utilizar los bancos en los plazos fijos) sino de 35. Milei creyó que a interés compuesto nos daba 45,25 % de TAN si en cada vencimiento procedíamos a renovar la colocación.

Pero acorde las ecuaciones neperianas, cuando dividimos 38 (interés anual) por 12 (meses) = 3,16666 (infinito) nos queda (simplificando) que:


100,00 x 1,0316 = 103,16 (primer "mes")
103,16 x 1,0316 = 106,42 (segundo "mes)
106,42 x 1,0316 = 109,78 (tercer "mes")
109,78 x 1,0316 = 113,25 (cuarto "mes")
113,25 x 1,0316 = 116,83 (quinto "mes")
116,13 x 1,0316 = 120,52 (sexto "mes")
120,52 x 1,0316 = 124,33 (séptimo "mes")
124,33 x 1,0316 = 128,26 (octavo "mes")
128,26 x 1,0316 = 132,31 (noveno "mes")
132,31 x 1,0316 = 136,5o (décimo "mes")
136,50 x 1,0316 = 140,80 (décimo primer "mes")
140,80 x 1,0316 = 145, 25 (décimo segundo "mes")


Es decir que, efectivamente nos arroja un TAN de 45,25 % para doce períodos consecutivos y renovables, salvo que los "meses" no son de 30 días sino de 35.
12 (meses) x 35 (días) = 420 (días)

420/30 = 14 (meses)

Entonces 45,25/14  = 32,321414

Dijo El Cronista: "El mercado también empieza a evaluar las tasas de largo plazo para ver si es conveniente garantizarse altos rendimientos a la espera de una inflación en baja. Pero ayer el BCRA recortó las tasas de 119 (25 puntos, a 33%) y 147 días (75 puntos, a 32,25%) y dejó la curva en ese nivel hasta 252 días." Es decir, la creencia del uso del interés compuesto para las Lebacs en tanto capitalización continua se halla extendida y generalizada.  


Pero no se trata de cálculos lineales de capitalización continua, un error bastante frecuente entre los economistas que no han ahondado en el estudio de la matemática financiera. Debemos enfatizar que las fórmulas de capitalización compuesta continua no se utilizan en la práctica del negocio financiero, porque un período de capitalización que tiene una duración tendiendo a cero, lo que es lo mismo a una frecuencia de capitalización que tiende al infinito es una abstracción, no una modalidad financiera práctica o utilizada. 

Sin embargo, las fórmulas de capitalización continua son muy utilizadas en tratamientos teóricos de problemas financieros que por su naturaleza resulta conveniente plantearlos en el contexto de tiempo continuo para una comprensión más simple del ciudadano común.


La "constante de Napier" tiene el don de engañar matemáticamente nuestras "expectativas racionales" (un oxímoron para la filosofía del lenguaje), ya que a la hora de decidir, es menester saber que si opta por subirse a esta enigmática "bicicleta financiera" no habrá diferencias radicales entre el corto y el largo plazo, como tampoco cambia demasiado el "arte de la renovación compuesta".

Moraleja: no confíen en los cálculos nominales ni en lo que se denomina "tasa implícita", porque hablamos de subastas del tipo holandés. La demanda aumenta y bajan los rendimientos para el tramo competitivo. Hay que seguir el "precio de corte" (para el tramo no competitivo) porque allí se indica la tasa de rendimiento promedio para el retail que en las últimas semanas rondaron el 3,51 % a 35 días. 

 

Eso da un proyectado de 37,96 % anual (aprox), curiosamente similar al rendimiento del plazo a 64 días que está dando un proyectado del 38,20 %. Los grandes inversores, osea los bancos, están obteniendo una tasa promedio menor al precio de corte, de alrededor del 3,38 % a 35 días. Repito, cualquier tipo de proyección de largo plazo es solo conjetural, porque es muy poco probable que este mecanismo se prolongue en el tiempo.   

No hay mucho que debatir al respecto, porque la liquidación del rendimiento de las Lebacs es anticipada. Es decir, el mismo día de la subasta saben que si compran Lebacs por $ 100,00 - pagarán $ 96,4841; -  el diferencial obra como "tasa de descuento", y la amortización de capital nominativo es lo que cobran a la fecha de vencimiento. También hay que prestarle debida atención a los gastos y comisiones del sistema. Recuerden que a la hora de contar los billetes del retorno de su inversión, se encontrará con diferencias respecto del cálculo profano (lineal). 

Cuando hablé de "bola de nieve" en mi anterior trabajo, no me refería a esto, sino al "Multiplicador Monetario" implícito en la Reserva Fraccionaria de los bancos ergo el nivel de crecimiento de los agregados monetarios y su potencial peligrosidad para "acelerar la inflación" (de no calcular correctamente el tiempo prudencial de su uso)....

LO QUE NO ESTÁ A LA VISTA: RESERVA FRACCIONARIA





Las sombras son quienes le dan entidad a la luz. Existe lo concreto para que exista lo abstracto, existe el populismo para que reclamemos por el institucionalismo, y existe el conservadurismo para que revalidemos el populismo. El uróboro, la teoría del eterno retorno, es algo inadmisible para el fideísta secular, para el creyente, para el buen "logicista" y también para el "ateísmo político". La fenomenología, el mundo de las apariencias hace posible que encontremos certidumbre en la generalización, nos permite abroquelar lo intempestivo, lo extemporáneo, lo indiviso. Necesitamos reducir el todo a unos pocos axiomas, hacer del pensamiento algo menos tortuoso, hacer la nada respirable.



Así es como dejamos a la evidencia en forma de evidencia, nos vestimos con la ropa del lenguaje. Cada elemento es de una manera, pero que al ser incorporado en un grupo se comporta como otro tipo de ser. Cada conjunto que se agrupa con otros conjuntos, redunda en un ser especial y más complejo. Esa dinámica, se augura in eternum, ergo siempre encontramos algo metido dentro de otro algo, como también siempre hay algo que queda afuera. Veremos qué está más allá de las Lebacs en tanto fenomenología. 


Las letras y notas del Banco Central desde el otro lado del mostrador pueden ser percibidas como muy buenos instrumentos financieros que permiten diversificar las inversiones, altamente convenientes debido a su solidez, bajo riesgo, inaudita rentabilidad y agraciada liquidez.


Para desde dentro del BCRA, suele ser utilizada con cinco objetivos definidos: quitar exceso de emisión monetaria de los mercados, aspirar agregados monetarios, contener los tipos de cambio, frenar la fuga de capitales y encorsetar las metas inflacionarias. Claro que todo uso, siempre es pasible del abuso, tal éste caso. 



La implementación de las Lebacs, de la forma en que lo está haciendo Sturzenegger, está propiciando enormes ganancias para los especuladores, inversores, pequeños ahorristas, pero elocuentemente para los bancos. En contrapartida, la producción y el consumo siguen cayendo, es decir que, para los "psicologistas de la economía" ergo dogmáticos; hay una clara transferencia de renta del sector productivo al sector financiero, especialmente para el bancario.  


Pero en realidad, y hablando con propiedad; se entiende por esterilización al conjunto de operaciones de mercado abierto realizadas por el banco central, cuyo objetivo es neutralizar los impactos asociados a los movimientos internacionales de divisas sobre la oferta monetaria. En otras palabras, éste mecanismo sería ortodoxo si ya estuviéramos recibiendo ingentes cantidades de dolares del exterior.

 


Porque la esterilización lato se utiliza normalmente en el contexto de un banco central que implementa "respuestas" para protegerse de los efectos perjudiciales en la entrada de flujos de divisas en un contexto de libre movimiento de capitales (Inversión extranjera directa, operaciones de carry trade, especulaciones bursátiles, etc) en tanto la sempiterna "apreciación de la moneda" (pesos $), quien suele provocar pérdida de competitividad en las exportaciones y por ende más inflación en moneda dura. De manera más general puede referirse a cualquier forma de política monetaria que procura dejar la oferta de dinero doméstica inalterada ante choques de monedas u otros cambios, incluyendo salidas de capital (fugas).



Pero Sturzenegger va en el sentido contrario (aunque las apariencias nos despisten). Cuando se bajan los encajes bancarios o coeficiente de caja del 50 al 20 % (tal como se hizo), y se procede a emitir Lebacs semanalmente a una tasa del 38 % anual (neperiano), se aspira agregados monetarios de los bancos en simultáneo que se los remunera. Pero estos agregados monetarios "no se esterilizan" sino que se multiplican contablemente en el fuero interior de los bancos. 


CREACIÓN Y EMISIÓN DE DINERO


Para no hacer tan largo éste ensayo, solo diré que no hay que dejarse encandilar por las discusiones tendientes a establecer "cómo y en base a qué se procede a la emisión de dinero", porque en rigor, basta con una decisión política del gobierno de turno. No existe autonomía en nuestro Banco Central, salvo en los papeles. Nunca existió. 


Lo más frecuente, es ver al Tesoro (nacional) financiar sus déficit fiscales mediante emisión monetaria del BCRA. Es como una especie de tradición cultural o familiar. Algunos, generalmente los denominados "monetaristas" sostienen que ésta es la "causalidad" del origen de la inflación: "La inflación es un fenómeno monetario" (sentencian). 


La "creación de dinero" es un eufemismo no tan reciente, que fue introducido por la mal llamada "Escuela Austríaca" (ya que en rigor, fueron los Escolásticos quienes nos dejaron éste saber como legado); tendiente a describir el procedimiento que utilizan los bancos para crear dinero partiendo del cuestionable uso de la "reserva fraccionaria o fraccional". 


La reserva fraccionaria o masa prestable, es lo que queda del total de los depósitos bancarios restado el coeficiente de caja. Hablamos de "multiplicador monetario" cuando calculamos la capacidad que tiene la reserva fraccionaria de aumentar el numeral de los agregados monetarios (masa prestable) y su incidencia en la oferta monetaria total. 



Fórmula del multiplicador:

m=  1 + a/w + a

donde:

a= Dinero legal en poder de los ciudadanos                                            Depósitos bancarios 

w=     Coeficiente de caja            
          Depósitos bancarios total



Explicado con un ejemplo, tomando para ello los numerales del 31 de diciembre del 2015 con un encaje del 20 %:

a=   660.000 millones de pesos = 0,30     
     1.980.000 millones de pesos

w=     396.000 millones de pesos  = 0,20                                  1.980.000 millones de pesos

m=       1 + 0,30/0,20 + 0,30  = 1,30/0,50 = 2,60      

 Luego 2,60 es el "multiplicador monetario pasivo". 

Entendemos que es pasivo, porque nos habla de potencialidad no de factum. Un multiplicador monetario se convierte en "activo" cuando se verifica una demanda monetaria tangible, sostenida y regular. Explicado "estocásticamente", cuando el BCRA coloca Lebacs en sus operaciones de mercado abierto, desde dentro de los bancos se entiende que hay una demanda sostenida y activa de agregados monetarios ergo reserva fraccionaria que ante cada asiento contable en tanto renovación, se contabiliza matemáticamente acorde la siguiente secuencia: 

Partiendo de una masa de 400.000 millones de pesos (cercano al stock de lebacs corrientes informado por el BCRA) en agregados monetarios en cuanto reserva fraccionaria del 20 %, y tomando colocaciones en Lebacs a un plazo de 35 días:

1) 400.000 m - 20% = 80.000 m (CC)
2) 320.000 m - 20 % = 64.000 m (CC)
3) 256.000 m - 20 % = 51.200 m (CC)
4) 204.000 m - 20 % = 40.960 m (CC)
5) 163.840 m - 20 % = 32.768 m (CC)
6) 131.072 m - 20 % =  26.214 m (CC)
7) 104.857 m - 20% =  20.971,52 (CC)
8)  83.886 m - 20% =  16.777,20 (CC)
9)  67.109 m -  20% =  13.422, 00 (CC)  
10) 53.687 m - 20% =  10.797,40 (CC)

CC = coeficiente de caja
Multiplicador monetario activo= 5,1326
Reserva fraccionaria acumulada= 1.785.251 (millones)
Encajes o reservas acumulados= 375.050,20 (millones)
Renta máxima acumulada en 350 días= 678.395 (millones)
Agregados monetarios resultantes del ejercicio= 2.463.646 (millones) 

Esto sucede dentro de los bancos sin que los mercados lo perciban, porque exteriormente se verifica "crowding out" (desplazamiento del crédito del sector privado al sector público). En otras palabras, se quita financiamiento al sector productivo para financiar al estado.

La moraleja de ésta parte es: No es lo mismo esterilización monetaria que "esterilización del crédito" al sector privado. Los agregados monetarios lejos de esterilizarse se están multiplicando a un ritmo asombroso en simultáneo que se contrae la economía real. 

 

COLOFÓN Y ESCAPE: PROVISIÓN

No afirmo que esto es lo que hará Sturzenegger (eso solo él lo sabe), solo digo que éste procedimiento encaja con las misiones que describe este trabajo, o cuanto menos, lo argumenta técnicamente y  de manera racional.   

Para la hermenéutica financiera, la estrategia elegida por Sturzenegger nos compele a pensar en una predicación que tiende a cimentar lo que hoy se conoce como "Cuenta de Provisión". Que es una previsión realizada a priori ante el alto riesgo que determinado evento suceda, por ejemplo que ingresen importantes cantidades de divisas del exterior y que, por ende, requieran de una preanunciada "emisión monetaria" (ante un irreductible libre movimiento de capitales). Guardando las distancias, podemos compararlo con una "cobertura de riesgo" en tanto mercado de capitales. 

Este procedimiento es tan original como reciente (se comenzó a usar después de la Crisis de las Subprime en el primer mundo) , quizás por ello, pocos lo hayan advertido de entre los economistas y financistas vernáculos. Esta ingeniería bancario-financiera, tiene como objetivo primordial aumentar el numeral de los agregados monetarios a los efectos de evitar las emisiones monetarias clásicas de Argentina, aquellas en manos de la autoridad monetaria e instrumentada en la práctica por la Casa de la Moneda. 

Esto nos vaticina de alguna manera que, ante la optimista expectativa de que lleguen grandes sumas de dolares de inversores extranjeros y organismos multilaterales de crédito, en lugar de utilizar al MULC (mercado único de libre cambio) en tanto emisión monetaria del BCRA, dicha "bienvenida" estará en manos de los bancos públicos y privados. 

Para ello necesitan aumentar la capacidad de maniobra de sus reservas fraccionarias acorde las estimaciones proyectadas de ese movimiento de capitales exógenos a nuestro sistema. En otras palabras, o las mismas, no habría emisión monetaria ante el ingreso de divisas sino absorción bancaria vía agregados monetarios. 

Cuando llegan (por ejemplo) dolares de afuera, el BCRA aumenta las posiciones en dolares nuevamente para los bancos, estos los ingresan en sus cuentas, que a su vez se "encajan" en las reservas del BCRA como depósitos en dolares del sector bancario. Los bancos aumentan sus activos en moneda dura, en simultáneo que el BCRA fortalece su balance, en especial su patrimonio neto.  

Cuando el tesoro recibe financiamiento externo, abandona parcialmente el financiamiento del BCRA y descomprime la asfixia al sector productivo eliminando en gran medida el crowding out. Los bancos que se hallan rebosantes en "masa prestable" (agregados en tanto reserva fraccionaria), ya no cuentan con la demanda de tasa de riesgo cero del BCRA (lebacs), por consiguiente proceden a bajar las tasas gradualmente en pos de aumentar la oferta de crédito al sector privado y aprovechar ese excedente de "liquidez nocional". 

 

A estas alturas, el BCRA deja las altas tasas de lado en tanto mecanismo contractivo, y en su lugar comienza a utilizar la mayor cuantía de dolares en sus reservas para controlar su confusa "flotación administrada". 

Las operaciones en el mercado abierto siguen siendo contractivas, ya que, el financiamiento vía colocación de títulos de deuda pública se torna infranqueable, no obstante se compensan paulatinamente en la medida en que los bancos (condicionados por exceso de depósitos) ofertan créditos cada vez más baratos. La competencia entre ellos es crucial, y ojalá se de. 

De manera aleatoria también se nos dice que reducir la actividad informal (o sumergida) ergo la aceleración de la bancarización  de la economía real sería un norte compartido por el BCRA como por los siempre sedientos bancos. Si tuviera dinero, invertiría en acciones o activos bancarios, su rentalibilidad proyectada se augura como sobresaliente. 

PROBLEMAS POTENCIALES

Las cuentas de provisiones más usadas, son aquellas que se instrumentan ante altos riesgos de que determinados activos se transformen en "tóxicos" (altamente morosos o incluso incobrables). Por ejemplo los títulos de deuda de las empresas petroleras, cuyos estructurados financieros realizados en base a Forwards OTC (over the counter), es decir con cobertura de riesgo sobre flujos de caja (tienen un comprador firme de antemano) y de precios (ya que la colocación de deuda es de renta fija). 

Muchos de esos créditos fueron pactados a un precio del barril de crudo cercano a los U$D 100 (aunque ya la mayoría fueron reestructurados), es decir, que el numeral tiende a colapsar cuando los precios bajan más allá de los U$D 50/barril. La demanda global sigue cayendo, y no hay un solo argumento serio y responsable que aliente la inversión en ese tipo de títulos. Es por ello que la SEC ahora exige a los bancos "cuentas de provisión" ante el alto riesgo que dichos títulos entren en default, para evitar las malas experiencias del 2008/9. Claro que estas señales son desoídas por los mercados quienes siguen creyendo en la magia, los milagros y la "alquimia". 

La pregunta que algunos nos hacemos es ¿Y si no viene toda esa cuantiosa cantidad de dolares esperados por el BCRA y el gobierno de Macri?. No digo que no ingresen divisas, solo manifiesto mis dudas sobre la cantidad en tanto abundancia. 

Porque acá se verifica una clara paradoja de "medidas paralelas que atienden un mismo problema (inflación), producen efectos encontrados". Es decir que, cuando se aumentan las tarifas de los servicios públicos que ya eran cobradas vía aumento de la presión tributaria (y no se compensan con bajas  de impositivas proporcionales) y se las combina con medidas monetarias contractivas y heterodoxas que promueven el aumento de los agregados monetarios vía Lebacs con altas tasas de descuento (esterilizando crédito el sector privado); el resultante (de no ingresar la suficiente cantidad de financiamiento externo)  es una aceleración de la inflación con recesión, ergo estanflación. 

La presente estrategia, de salir todo a pedir de boca; se calificará como inteligente en el futuro, pero si por el contrario, los mercados de capitales internacionales nos retacean o escamotean el financiamiento externo, sin duda estaremos en serios problemas. Desde la obturación hermenéutica, ésta ingeniería es de alto riesgo, ya que, su capacidad destructiva potencial es enorme. 

Respecto a las especulaciones realizadas en torno a las IED (inversión extranjera directa), las vedettes en todo este escenario, diré que me resulta muy dificultoso ser optimista (aunque lo intente una y otra vez), pues cuando calculo el costo de oportunidad + la tasa de preferencia temporal, salvo por algunas actividades del agro u otras inherentes a la importación de China, ninguna tasa de retorno (dentro del corpus de tasa de rentabilidad empresarial) supera al rendimiento de la "tasa de riesgo cero" inmanente a las Lebacs. 

 


Esto nos dice que ni los mismos empresarios argentinos decidirán invertir en estos momentos, mientras la renta del mercado financiero (o capitales) sea superior al de la economía real. Nadie puede asegurar que, de salir créditos subsidiados vía Banco Nación o BICE (etc) a tasas de menos del 24 % anual; no vayan a parar a las operaciones del mercado abierto. El Estado se insinúa como el monopsonio del crédito tanto externo como interno. Obviamente eso cambiará pronto... (¿Cambiará?)

Otro riesgo no menor, está en el tipo de cobertura de riesgo implementada de manera masiva sobre estas operaciones de "carry trade" vía Lebacs. Donde se pasa del dolar a tasa de riesgo cero (lebacs) pero comprando en paralelo contratos de dolares futuros. En finanzas se denomina "Inversiones garantizadas" cuando se combina un activo de renta fija de alta calidad con "Calls" (o compra de opciones de compra). 


Aunque por motivos de inmadurez de nuestro mercado de capitales (en éste caso el ROFEX), los agentes prefieren los Futuros a pesar de que el sistema de "cash settlement" del "Margen" suele ser más costoso que la prima del Call. Lo cierto es que no puede afirmarse que nuestros ciudadanos y empresas se decidieron por permanecer en "peso$", cuando sus inversiones y especulaciones en tasas se hallan ancladas a la "unidad de cuenta" por antonomasia (el U$D). 


Esto conlleva permanentes tensiones entre tasas de descuento que no pueden bajar y corridas cambiarias que se tornan difíciles de frenar en la medida que se indexa el proceso. Los argentinos culturalmente saben que no se sabe cuánto se ganó efectivamente hasta que los pesos no se transformaron en dolares. 


Lo que pasó el 31 de Marzo me llamó la atención. A pesar de las altas tasas de interés, el vencimiento de los contratos de Futuros de dolares de dicho mes, por alrededor de U$D  3.400 provocó la venta de casi U$D 450 millones por parte del BCRA y aliados (BNA y BPBA). Esto nos da la pauta de la fragilidad del mecanismo elegido por Sturzenegger, máxime si tomamos en cuenta que el mismo mes cerró con nuevos contratos de Futuros de dolares por más de 11.000 millones (temporalizados en meses sucesivos hasta fin de año). Esto nos da un monto superior a los 30.000 millones de dolares en Futuros del Tío Sam... (creciendo)

Las IED pueden llegar a transformarse en su otra acepción (improvised explosive devices) 
Una mejor calificación de riesgo de Argentina depende de que recupere con celeridad su capacidad de repago, porque obviamente su situación de insolvencia actual no es algo que pase inadvertido por nadie, menos por quienes tienen y "ponen la plata". Tampoco está ausente nuestra inmaculada tradición de defaultear periódicamente nuestros compromisos. Bajar el déficit es imperioso, pero ¿Cuál es el umbral de tolerancia de la sociedad argentina para absorber mayores ajustes a estas alturas?. No creo necesario arriesgar opinión alguna, pronto lo sabremos. 

Otro día quizás le dedique unas lineas al enorme poder destructivo de los derivados financieros en tanto economía real, cuando se los usa inescrupulosamente (osea,  como siempre). 
Moraleja final: Emitir y crear dinero es fácil, lo complejo es destruirlo cuando la burbuja nos empieza a aplastar. ¿Nuestro peor enemigo?... el reloj

¡Ojalá todo salga bien!


FIN  

Próximo capítulo: CRISIS ECONÓMICA 2016 

Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL


Nuestro más siniestro peligro está en quedar atrapado en dimensiones paralelas. Ejecutar un plan incompleto, sacrificar nuestro sistema productivo, ajustarnos hasta la asfixia sin que lleguen las ansiadas inversiones externas. Si los argentinos parecemos cargar voluntariamente la piedra de Sisifo desde siempre, es porque mantenemos una relación de culto con el "optimismo panglossiano"

Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.