Crisis de fundamentos de la economía: Falacia del Mercado (Hermenéutica) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Crisis de fundamentos de la economía: Falacia del Mercado (Hermenéutica)

sábado, 16 de abril de 2016 0 comentarios

La historia de la economía comienza cuando se enfrentan dos deseos. Esta inquisición del Deseo que desea deseos es arquitrabe del "objeto a". Porque solo en la pluralidad de deseos, es donde se patentiza la existencia del sujeto. Solo el deseo del deseo puede hacernos negar la negación, so nos estimula al frenético accionar de asimilar objetos que nunca llenan nada... 




Escrito por Lic Ramón D. Peralta

Exclusivo para Diario Literario Digital

CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL 2016

EPÍGRAFE

Hace algunos días atrás, el Dr Rubén Pasquali (Docente del Instituto Argentino de Mercado de Capitales y de la Fundación Bolsa de Comercio de Bs.As), me preguntó: ¿Qué utilidad tiene en la actualidad la información privilegiada en un contexto bursátil de corto plazo?. Mi respuesta: fue ¡Ninguna!. En éste trabajo intentaré ahondar en un tema que se erige a priori, en el "Lago de Tántalo" para todo operador de bolsa, financista, economista y también para el inversor en general (sin que deba revestirse de abolengo en tanto episteme).  

Ciertamente es una pregunta fecunda, condensada y pesadamente gravitatoria para aquellos estudiosos del comportamiento de los mercados de capitales. Por cierto, a pedido de Rubén, también del filósofo y psicoanalista Héctor Yankelevich (uno de los más sólidos intelectuales argentinos de la actualidad); procuraré articular una narrativa más dócil, grácil y generosa. En otras palabras, hacer una literatura comprensible para todos (predicación de la que me desdigo y contradigo)

 Resultado de imagen para dinero gif




INTRODUCCIÓN

Insistir en que estamos protagonizando una metamorfosis de paradigmas, es recalar en la perogrullada. En mi opinión el cambio ya se dio, solo que, el fenómeno saturado es quien confunde nuestro percepto ante esa dación espontánea ergo disuelve en crisis de fundamentos nuestra orientación psíquica, reflexiva y analítica. Nos ubicamos en medio de una profunda crisis intelectual y gnoseológica con el mismo candor con el que nos caracterizarnos. Siendo la crisis económica y financiera, unívocamente su irreductible consecuencia. 

Para aquellos que peinan canas, el interrogante del Dr Pasquali no es inocuo. Hasta no hace mucho tiempo atrás asirse de un dato sobre el descubrimiento de un nuevo medicamento, la cura de una cuasi-incurable enfermedad, la invención de un artefacto ingenioso y revolucionario, el desarrollo de innovadoras tecnologías o la formalización de un jugoso contrato de concesión de servicios públicos, era más que suficiente como para lograr racionalizar una "Teoría de las decisiones" aplicable al mercado de capitales. En otras palabras, huir de lo meramente emocional y conjetural para adentrase al mundo del pensamiento "utilitarista". 

La televisión, el transistor, la onda de frecuencia modulada (FM), el disco de vinilo, el radio-grabador integrado, el fax, la telefonía celular, la computadora, etc; fueron notorios precursores de fuertes ganancias en el mundo de los negocios. Conocer de antemano dichos hallazgos, nos proveía de una abstracta membresía inmanente al espesor de los "exitosos" o "ganadores". Saber antes que el resto, que una petrolera había descubierto un nuevo y rico yacimiento, podía cambiar en poco tiempo la salud de nuestras cuentas bancarias. Hoy eso es historia, o bien, inferimos que la novedad se halla inmunizada ante el Otro, como también se encuentra entredichos la otrora inefable "Teoría de Juegos". 

En Wall Street, los viejos "lobos" fueron desplazados por "Toros y Osos"; es decir, la experiencia, trayectoria y teorética del añejo profesional en cuanto meritocracia, fueron reemplazados por intrépidos yuppies, ávidos de cortoplacismo y dinero fácil; quienes munidos con sólo ordenadores, arrogancia y programas de cálculos de última generación; se atrevieron a relevar todo lo que la filosofía, la metapsicología y las ciencias económicas habían pergeñado para la ocasión.  


Comprender al todo, en cuanto lo que ha servido para iluminar el presente en tanto cambios, me llevaría todo un libro (valga como coartada). Lo que quiso significar el Dr Pasquali con esta plétora retórica, es que la economía real hoy pervive en una dimensión alejada del mundo de las finanzas corporativas y más lejanas aún, de los mercados de capitales. Martín Jawinsky, contador de Mayoral (Agente de Bolsa) me recordó que el nombre en inglés de la película "La gran Apuesta" es The Big Short en clara alusión a las tristemente célebres "Short Selling" (operaciones en corto o venta corta).

Intuyendo que todos vieron la película, me eximiré de explayarme más acá de lo reiterativo: "Los mercados se hallan alienados y desquiciados ante el argot". Fruto de ese irracionalismo aparente, nacieron las "burbujas new age", so crisis de producción y (en menor medida) de demanda, fundadas en la desmesurada emisión monetaria expansiva en manos de la reserva fraccionaria; potenciada por el cosmos de los ordenadores (auspiciantes del dinero nocional), de los derivados financieros, de la complicidad de los poderes gubernamentales, de las autoridades monetarias y de la codicia inagotable del ser humano. 

Y es tan enigmático el caos imperante, que hoy es normal escuchar a famosos economistas de Argentina, formular sentencias apodícticas justificando esta frenética neurosis de los mercados... apoyados en seniles teorías de la economía doctrinaria. Hubo uno que llegó a afirmar con gran autoridad "(...) los derivados financieros son sólo cobertura de riesgo". Cuando le pregunté ¿Quién tiene primacía en la formación de precios, el spot o los futuros? me respondió muy seguro: ¡El spot, obvio!. 

Para compensar tanta desilusión, también debo admitir que me topé con una nueva generación de economistas, que, por el contrario, se resisten a seguir estereotipando la propedéutica que comercializaron como teoría del conocimiento (que ya no explica más que la ausencia de respuestas). Esta vanguardia prefiere preguntar, anestesiar epidíctica, poner entre signos de interrogación el determinismo, jerarquizar la duda como proyecto emancipador, entender que al movimiento se lo sigue con más movimiento. 


El lic Ovidio Holzer (AGUEERA), el lic Pablo Dragún (UIA), el lic Sebastián Kosacoff (ADIMRA), entre otros; son quienes aún preservan mis esperanzas de adaptación, ilustración y evolución para con las denominadas ciencias económicas. Dogmáticos, heraldos, apologistas y militantes sobran, necesitamos pensadores.

 

LA COSIFICACIÓN DE LOS MODELOS    

Desde la década de los setenta y los ochenta, pero especialmente a partir de los noventa; tecnología y matemáticas, se han mancomunado en pos de pergeñar programas, indicadores, osciladores y rutas de cálculos/estadísticas cada vez más sofisticados, o bien, cada vez más "mercantilistas".

Y lo explicaré con un señero ejemplo (para que no me recriminen mis amigos). Tomemos el caso del petroleo (crudo), ya que es el commodity por excelencia, en razón de insinuarse como nodriza de los commodities de la economía global. Y supongamos que eligen uno de los grandes Agentes de Bolsa de New York (o incluso de Argentina). Como era de esperarse, tienen "suerte"  y los atiende un simpático y afable joven profesional que actúa como operador de bolsa.

Este les dice luego de localizar el archivo y ventana pertinente al análisis estocástico hecho en  su Ordenador que: En virtud de que éste fin de semana se reúnen los países miembros y no miembros de la OPEP en Doha (capital de Catar) para acordar "retrotraer la producción del crudo a los niveles de Enero del corriente año", los valores del WTI y Brent se mantendrán firmes (con tendencia al alza).

NOTA: Cualquier "viejo lobo de mar" se reiría (ante la solitaria impotencia de no poder llorar). También les diría que: Argumentar un aumento futuro de los precios del crudo en virtud de que dichos países congelarán en retrospectiva la producción al mes de enero, es simplemente absurdo. Porque en el mes de enero había tanta sobre-oferta de petroleo como en el 2015 y el ahora. ¿Por qué habrían de subir los precios del crudo si la demanda mundial no sólo que no ha crecido, sino que ha caído? ¿por qué habrían de subir los precios si el exceso de producción en enero nos marca un numeral nítidamente desbordado?. 

De hecho, el mismo FMI el año pasado tuvo que corregir seis veces su pronóstico de crecimiento del PBI mundial a la baja, sin que le acierte una sola vez. Este año ya lo hizo dos veces, y recién estamos en Abril. Lo cierto es que la economía mundial se sigue contrayendo, a pesar de los denodados esfuerzos por engañarnos y manipularnos. Y a esto se refería precisamente Pasquali, al abandono de las viejas artes de la investigación y el exhaustivo estudio y análisis de la realidad, es decir, lo que fundamenta y sostiene la formación de precios de los activos.    


Siguiendo con el ejemplo, en rigor a ningún operador de bolsa le importa en la actualidad el sustrato fáctico ni la consustanciación de lo esencial; so en el aquí y ahora rige la premura por la inmediatez, prescindiendo de cualquier otra noología y teleología. Ningún pequeño ahorrista paga lo suficiente como para ser merecedor de un trabajo más profundo y serio.  

Continuemos recordando que el 20 de enero del 2016, el Brent trepó hasta un mínimo en U$D 27,55 para a posterior iniciar con una senda alcista que arribó  a los actuales U$D 44,02.


En el gráfico consecuente, observaremos que el máximo alcanzado el 6 de mayo de 2015 fue de U$D 67,87, en otras palabras inducimos que se trató de un arbotante que se movió desde fines de noviembre del 2013 hasta las primeras jornadas de diciembre del 2014. Si nos introyectamos en el gráfico, vemos que esta nivelación diacrónica se trató de una elocuente meseta que se mantuvo entre junio del 2009 y mayo del año 2010.




AT Brent histórico



METATRADER



Para no quedar fuera de estos nuevos "vientos cientifistas", aplicamos el denominado "Canal de Fibonacci" del hoy extendido programa conocido como "Metatrader (4, 5... infinito), comprobaremos que a partir del máximo de mayo del año 2015, esos U$S 48,32 correspondientes al Brent, se corresponden con el 50% del flujo Fibonacci.  Se verifica para alegría de todos, la sempiterna "meseta programática" (vaya suertudo).  

Para ratificar éste exótico fideísmo secular, podemos localizar mesetas por doquier, como el que se dio desde Abril hasta Julio del 2015 en valores circundantes a los U$D 61,79 por barril (Brent).  ¿Vieron qué fácil es jugar de operador de bolsa en estos días? sólo hay que hacer un esfuerzo por terminar un breve curso y adquirir algún que otro software, nada del otro mundo. 


Haga clic a continuación y aprenda a usar el Metatrader IV Manual del Metatrader 4






MACD



En Argentina, he notado que nunca falta el indicador MACD (Moving Average Convergence Divergence) en castellano Convergencia/Divergencia del Promedio Móvil, que es como el mate con bizcochitos o la torta frita con café con leche en los días de lluvia. Que es una especie de luz del aceite para un tablero de automóvil. Básicamente se maneja con tres elementos bastante simplones: el MACD propiamente dicho, la Señal y el Histograma.

El primer componente es la diferencia entre dos medias móviles exponenciales de diferente longitud. El primer indicador es un promedio rápido que es más sensible a los movimientos del precio en el corto plazo y el segundo es un promedio de mediano plazo (por ende algo más lento). Lo habitual es usar la diferencia entre el promedio móvil de 12 periodos y el de 26 periodos (UM), aunque se pueden utilizar las UM que se le antoje



Su fórmula básica es:
MACD = PME (12) - PME (26)
PME = Promedio Móvil Exponencial. 


Si miramos el MACD del ejemplo elegido,  comprobaremos que la línea rápida (Azul) cruzó a la roja (lenta) el 8 de abril del 2016. ¡Voilá! seguro nos topamos con un descubrimiento importante... (?)






AT Brent CS



RSI



No obstante, ningún yuppie de prestigio, puede convencer a sus jefes y clientes sino exhibe otro de los folklóricos sistemas, el RSI (relative strenght index), en castellano "Indice de Fuerza Relativa" que es un rudimentario indicador del tipo "Oscilador" frecuentemente usado en análisis bursátil, que muestra la energía que posee la constitución del precio temporal de un activo determinado utilizando como herramental la comparativa o compulsa de los movimientos de suba y baja en tanto procesos estocásticos para los precios de cierre de cada jornada.

El RSI es bastante longevo, ya que su divulgación arranca en 1978, so es muy fácil de implementar y entender, he ahí los motivos de su preferencia y uso extendido. 
Para el mismo ejemplo del crudo, observaremos que durante la meseta "abril hasta julio del año pasado", el RSI había descendido hasta los 45 puntos para luego brincar con cierto ímpetu pero sin llegar a rozar siquiera los 70 puntos. Acá decimos que la "Media Móvil" de 50 se halla por debajo del precio y la de 200 acariciando las "velas" postreras.

 

HEIKEN

Otro sistema que hace lucir a nuestros jóvenes profesionales, es el conocido como "Velas Heiken Ashi". Las velas Heiken Ashi son un formato de representación del precio que está cobrando cada vez más adeptos. Quizás la razón por el cual se ha puesto de moda este sistema japones, obedezca a la necesidad de individualización, reconocimiento y narcisismo, porque en si mismo no aporta nada relevante a los sistemas antes descritos. Si usted también desea estar entre los golden`s boys del mercado de capitales, ingrese a continuación en Velas Heiken Ashi 

Usado éste sistema en el mismo ejemplo que venimos elucubrando, acorde a "Heiken Ashi", podemos actuar con asombro ante la "revelación" de que en los últimos días se nos manifiesta una fuerte tendencia alcista, mostrando cierta confianza en los mercados ante la reunión de éste domingo en Doha.




AT Brent HA





CONCLUSIÓN DEL TÍTULO: mientras que el MACD y las Velas Heiken Ashi exteriorizan un semblante optimista en tanto nuevas alzas de precios; el RSI se empecina en la epifanía de que el commodity está de plano y de bulto en los peligrosos territorios de la "sobre-compra". En otras palabras, nos anoticia que el precio del crudo actual está capsiosamente inflado. Técnicamente hablando, en caso de que en la reunión de marras los países productores se pongan finalmente de acuerdo (aunque lo dudo mucho), el Brent podría colocarse próximo al nivel 50 del canal Fibonacci, lo que sería igual a U$D 48,30 aproximadamente.
De seguir con la tradición de los amagues en falso, lo más probable, la correcta lectura de los análisis sistematizados nos invitan a pensar que la cotización del Brent volvería a perforar la barrera de los U$D 39 por barril.  
Obviamente hay muchos otros sistemas más, pero que realmente son "muy confiables". Tan confiables como el "modelo de Black and Scholes" (o ecuación de Black-Scholes), el mismo que causó la estruendosa caída de Long Term Capital. Resulta melodramático que un año antes Robert C. Merton y Myron Shooles hayan recibido el Premio Nobel en economía (1997) por su "encomiable" trabajo sobre la "Metodología matemática para calcular el precio de las opciones financieras", el "infalible sistema" que en 1998, propiciara la escandalosa pérdida de 4.600 millones de dólares (Long Term Capital fue rescatada por el gobierno para que en el año 2000 desaparezca por completo). Comenzaba así, la Edad de las Burbujas New Age.
 



COMPORTAMIENTO MATEMÁTICO DE LOS MERCADOS


Varios experimentos en Neurociencia realizados en diferentes Universidades (especialmente la de Viena) han concluído en que la prorrata de la ponderación colectiva es capaz de lograr resultados matemáticos muy próximos al real cuando se ilumina determinada cantidad de cosas. 

Por ejemplo, al poner un dispensador colmado de golosinas ante un grupo de 20 personas de diversas edades, sexos y estratos sociales y preguntársele ¿Cuántas golosinas hay en el recipiente? 

Todos responderán con cifras distintas. El primero dirá 1354, el segundo 677, el tercero 2136, el cuarto 998, el quinto 1766 y así sucesivamente hasta llegar al vigésimo participante. Supongamos que la suma total de las opiniones nos arroja 24.280, al dividirlas por 20 (la cantidad de participantes) nos da un promedio de 1.214. 
Los experimentos hechos cientos de veces, han determinado que siempre el numeral resultante se aproxima con un margen de error del +/- 10 % al real.  Es decir que, para éste ejemplo, luego de contar las golosinas del dispensador habrá menos de 1.335 y más de 1.092. Luego del conteo a la vista de todos, se pudo constatar que había efectivamente 1.237 golosinas.

Ahora supongamos que en lugar de indagar por la cantidad, preguntamos por la calidad y para ello le asignamos a cada participante U$S 100,00 sin decirles nada que los influencie. Bajo la promesa que la oferta que más se acerque a la "realidad" será quien se lleve toda la golosina más los 100 dolares. 

El primero oferta 35, el segundo 37, el tercero 53, el cuarto 44, el quinto 28 y así sucesivamente hasta el vigésimo participante.  Sumado el total de las 20 ofertas nos da U$D 680,00 que dividido 20 (participantes) es igual a 34. Cuando verificamos la factura de compra de las mismas golosinas comprobaremos que el precio solo posee un margen de error del +/- 3 %. ¿Por qué sucedió esto?

Pues porque anteriormente los participantes habían logrado determinar la cantidad de golosinas, y como es un producto de venta masiva, los participantes poseían una noción bastante clara respecto del precio de mercado. Así debería funcionar un mercado de oferta y demanda ¿pero funciona así? Absolutamente: No. 
Siguiendo con el mismo experimento. Dividimos al grupo en dos y al primero le decimos que el commodity azúcar está en medio de un fuerte movimiento alcista y al segundo le decimos lo contrario, que el precio del azúcar está cayendo. Esta vez le preguntamos por los precios futuros de la golosina a 90 días. El premio ahora es de U$S 200, pero esta vez les hacemos creer que el primer equipo debe competir con el segundo, a ambos se les dio información previa, pero siempre bajo la consigna que ese dispensador de golosinas vale U$D 34,00 en el presente. 

Los 10 participantes del primer  grupo ofertan 44, 52, 61, 48, 55, etc. Dando un total de 442 que dividido 10 nos da U$D 44,20.     

Los 10 participantes del segundo grupo ofertan 25, 18, 30, 29, 26, etc. La suma total de las ofertas nos da 238, que dividido 10 es igual a U$D 23,80. 

Increíblemente el primer grupo influenciado por la a priori información alcista cotizó colectivamente un 30 % por encima del precio "spot" o presente y el segundo; quien estaba condicionado previamente con información bajista, cotizó un 30% menos del precio Spot (presente). ¿Por qué sucedió eso? ¿Cuáles parámetros eidéticos actuaron para afectar el juicio de los participantes?

Para hacer más interesante el ejercicio, esta vez al grupo de 20 participantes se los puso en una sala con otras 10 personas extrañas a los científicos, quienes tenían por misión ofrecerles el conocimiento de su precedente experiencia, ya que, se anunciaban como conocedores de la próxima prueba. Los diez "influenciadores" (designados) dieron 1o versiones distintas a los 20 participantes por separado. 

Repetida la prueba, el científico a cargo le volvió a repetir la consigna al primer grupo: "el commodity azúcar está a la baja", y el científico a cargo del segundo grupo repitió la consigna con su grupo: "el commodity azúcar está al alza". 

¿Quién cree que influenció más, las 10 personas extrañas que le dieron información dispersa o la del científico a cargo del experimento?. Pues adivinó (o no): los resultados se repitieron, porque paradójicamente siempre nos resulta más confiable la voz de la "autoridad o el poder" que la de las mayorías. 

Pasados los 90 días, citan a los mismos participantes y repiten el mismo primer experimento original. Los resultados son 1.237 golosinas que son cotizadas a U$D 34. Esta vez no hay errores. ¿Qué pasó entonces con los precios futuros? 

Básicamente y de manera reduccionista, componemos mentalmente la formación de precios de los activos en los mercados de capitales, como una ecuación o juego de suma cero. En otras palabras, los compradores y vendedores hacen sus especulaciones de manera gregaria e ideográfica ergo sin ningún grado de cooperativismo grupal. 

En la Teoría de Juegos, el brillante Jonh Nash nos toma de la mano para adentrarnos al maravilloso mundo del "no cooperativismo". Es decir, los mercados de capitales funcionarían por fuera del dilema del prisionero, so  un "juego de suma cero", que es aquella que describe una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes. 
Para que se entienda, tomemos como ejemplo la compra de contratos de futuros de dolares. Una persona física o jurídica del sector privado "A" vende dolares futuros para septiembre a $ 16,60 por dolar. La persona "B" ese mismo día y momento, compra esa oferta de dolares futuros. Llegado el día 30 de Septiembre (fecha de vencimiento de dichos contratos), A le entrega al mercado concentrador (ROFEX) sus dolares futuros y B hace lo propio en su rol de comprador. 

En realidad nunca se movió un dolar, sólo cambiaron AR$ de una mano a la otra. Lo mismo sucede con las Opciones, el que compra paga y el que vende cobra. En síntesis, la ganancia de uno significa la pérdida de otro. Acá decimos que el mercado de capitales es un arbitro abstracto y "razonablemente" imparcial (aunque no lo aceptemos). 

Pero ¿qué pasa si el que vende dolares futuros es el Banco Central, quien a su vez es la autoridad monetaria encargada de establecer el tipo de paridad cambiaria en medio de una política cambiaria rígida?. Para no ideologizar este trabajo, también preguntemos ¿Qué pasa si el Banco Central coloca Letras del banco central a una tasa del 38 % anual, mientras en simultáneo baja la paridad del tipo de cambio, cuando el resto de las actividades de la economía real mantienen tasas de retorno más raquíticas?. 

Como verán aquí el Juego de Suma Cero se distorsiona, por la sencilla razón de que hay un jugador que posee un poder desproporcionado respecto de los demás jugadores. Lo mismo sucede (ver ejemplo anterior) cuando uno de los players privados posee más dinero que la sumatoria de los demás jugadores. 

En la actualidad esos grandes bancos privados o mega-corporaciones poseen un numeral en dinero nocional (agregados monetarios) varias veces superior al total de la oferta monetaria mundial. Con el agravante y alevosía, que a su vez, los bancos centrales son quienes, en caso de pérdidas, salen en su auxilio. A eso le denominamos "riesgo sistémico". Cuando sea grande quiero ser "Banco". 

En síntesis, mientras los "comunes" estamos sometidos al "Juego de Suma Cero", los Estados, Bancos Centrales y Grandes Bancos Privados participan  como jugadores privilegiados inhibidos de la posibilidad de perder, porque de hecho las pérdidas de ellos, terminan siendo también nuestras pérdidas. Así funcionan hoy los mercados de capitales, como una "Gran Estafa" para los ciudadanos.   


El go, el ajedrez, el póker y el "juego del oso" son ejemplos de juegos de suma cero. La suma cero es un caso especial del caso más general de suma constante donde los beneficios y las pérdidas de todos los jugadores suman el mismo valor, porque se gana exactamente la cantidad que pierde el oponente. Los grandes bancos privados, los gobiernos y especialmente los bancos centrales sólo juegan de "Dioses" (o inmortales)


COMPLICACIONES ACTUALES EN LOS MERCADOS

Acá  le damos a cada uno de los 20 participantes dinero, pero de manera desigual. 

Al primero le damos U$S 10 

Al segundo le damos U$S 20

Al tercero le damos U$S 30

Del cuarto al octavo le damos a cada uno U$D 50

Al noveno le damos U$S 100

Pero al décimo le damos U$D 1.000.000

La prueba esta vez consiste en determinar la cotización de las golosinas a futuro según el dinero que posee cada uno, pero estableciendo la consigna de que quién más ofrezca se llevará todas las golosinas y el dinero de los demás. ¿Quién cree que ganará?

Ahora supongamos que el décimo participante, poseedor en cuanto dinero del 2.500 % más que de todo el resto, decide prestarle la mitad de su fortuna a los otros 9 participantes, bajo la premisa de que el commodity azúcar está subiendo enérgicamente ¿Qué creen que sucederá con la cotización del precio futuro?. 


Continuando con el título anterior, decimos que estamos ante una "Falacia de suma cero" o "Falacia de los mercados" cuando es acometida por la suposición de que una variable (como la oferta y demanda) es determinista y mecanicista, cuando en realidad resulta falsa. Es decir, tratar una variable como independiente, cuando en realidad está sujeta a cambios endógenos ergo manipulaciones extemporáneas pero continuas (tal las que hacen los bancos centrales, bancos privados, los gobiernos o inversores con fortunas superiores al PBI de todo un país).

Ya en épocas de los sofistas, se había dado el debate sobre "lo que es" versus el "deber ser" de la economía. Por otro lado, las nociones contables de la partida doble (el ingreso debe jugar con el egreso) eran bien conocidas por los antiguos egipcios, babilónicos, fenicios, hebreos, hindúes, chinos, griegos y a posteriori, los romanos. Pero fueron los árabes quienes le dieron vida al concepto de "juego entre la oferta y la demanda" (en cuanto teoría del valor); saber que fue tomado a principios del siglo XIII por Luca Paccioli, quién finalmente lo hace popular y de uso extendido entre los europeos. 

Los hindúes decían: "quien produce es el mismo que consume, por ende no debería haber diferencia entre el que oferta y el que demanda". El fenómeno de la "inflación" era algo que si bien había nacido en la antigûedad, seguía aún sin un explicativo teórico respecto de sus orígenes. Las formulaciones en boga hasta esos entonces, nunca pudieron explicar fenómenos que se presentaban de manera asintótica violando (en apariencia) las proposiciones más difundidas. En la Edad Media son los escolásticos quienes advierten que la sobre-emisión de dinero era lo que generaba la duplicación artificial de los activos. 

Ya en el año 1.844 con la Peel`s Act (o Ley de Peel) se dispone del coeficiente de caja del 100% (en oro) para la emisión monetaria, a los efectos de evitar las cíclicas crisis económicas y financieras a las que se estaba sometiendo Inglaterra y en general el viejo continente, pero se "olvidaron" de disponer idéntico coeficiente de caja para los depósitos. 

Porque los escolásticos también preanunciaron tempranamente que además del encaje del 100 % de la emisión monetaria, se debía exigir el coeficiente del 100% sobre los préstamos y créditos. Porque no solo el dinero sin respaldo produce duplicación de los activos, sino que, también lo hace el crédito y el préstamo sin encajes. No obstante, es erróneo asumir que la inflación se reduce a ser un mero fenómeno monetario, porque de hecho esa apariencia o fenomenología, se posa sobre la entidad del noúmeno o esencia en tanto el Ser en sus relaciones económicas del ser. Lo cual desarrollaré en una próxima entrega, no hoy.



A principios del siglo XX, mientras estaba reorganizando una fábrica aérea Clifford Hugh Douglas (ingeniero de profesión) notó que el "ingreso" o coste semanal total de los bienes producidos era mayor que los montos pagados como sueldos y salarios, costos de material y dividendos e intereses. Esto parecía contradecir la teoría propuesta por Adam Smith, David Ricardo y el resto de los pensadores de las escuela clásica acerca de que tales ingresos son redistribuidos inmediatamente, constituyendo así la base del poder de compra en sumisión a la teoría del libre juego de oferta y demanda.


Intrigado por esta aparente desconexión entre lo que había aprendido y la realidad, Douglas decidió investigar a través de la aplicación de los métodos propios de la ingeniería al sistema económico.



Coleccionó datos e información sobre cien grandes empresas británicas y descubrió que, a excepción de empresas que más tarde llegaron a la quiebra, todas mostraban ese mismo efecto: las sumas pagadas como gasto total eran siempre menores que las ventas totales por bienes y servicios. Esto era teóricamente imposible: el poder de compra de la población en su conjunto solo puede venir de (igualar) la suma total de lo que se vende.



Dando cuenta de esta curiosa situación en un artículo que escribió en la revista English Review, Douglas dice: "Estamos viviendo bajo un sistema de contabilidad que transforma la entrega de bienes y servicios por la nación a si misma en una imposibilidad técnica". Posteriormente, entre 1916 y 1920, escribe dos libros "Economic Democracy" y "Credit Power and Democracy", ahondando en el tema y sus consecuencias.




¿Qué había descubierto Douglas?, pues las evidencias de lo que los escolásticos habían pronosticado varios siglos atrás. La duplicación de activos viola el Principio de la Partida Doble y la Teoría de juegos, estableciendo una expansión del dinero que inyectado al sector productivo (empresas, propietarios y latifundistas) siempre provoca un numeral mayor en la Oferta que en la demanda. Recordemos que por esos días, el criterio de calificación bancario para el otorgamiento de crédito y préstamos estaba pergeñado para ser direccionado a quienes poseyeran sólidos patrimonios.

Años atrás, estudiábamos las crisis de petroleo como un potencial flagelo dado por la suba de los precios del crudo. Los precios subían y entrabamos en crisis. Hoy rogamos para que suban los precios, porque justamente la caída de precios es auspiciante de crisis recesivas. ¿Qué pasó en el medio que no percibimos semejante cambio?

Hoy es más caro un litro de agua potable que un litro de nafta. También sabemos que la escasez del diamante es artificial ergo manipulada. Preferimos las redes sociales con más usuarios que en donde son "escasos". Los sistemas de formación de precios marginalistas operan de manera inversa cuando hablamos de servicio eléctrico y telecomunicaciones. Compramos más bienes cuando suben que cuando bajan (commodities), por el simple hecho de que "especulamos" (paradoja de Giffen). Los ciclos económicos no existen, pero son quienes se malacostumbraron anoticiarnos las recurrentes crisis económicas ("casualmente" cíclicas). 

Lo mismo sucede con determinados productos digitales, como por ejemplo los sistemas operativos de los PCs. El valor de Windows como fuente de ingresos para Microsoft subyace en su elevadísimo grado de implantación en el mercado, lo que le convierte en un estándar casi común e imprescindible a efectos de compatibilidad. 



Casi todo el mundo que tiene una PC se ve obligado a comprar una licencia de ese producto. En cambio otros sistemas operativos de fabricantes diferentes (por ej. Apple) son menos frecuentes, es decir más escasos, y al mismo tiempo mucho menos rentables económicamente. Es por tanto la abundancia de los bienes digitales, no la escasez, la que en muchas ocasiones (redes, estándares tecnológicos, etc) crea su valor en la nueva economía, subvirtiendo un principio de la ciencia económica tradicional que se tenía por sagrado.


Ya decía el ilustre Adam Smith que: "no es la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero la que nos procura el alimento, sino su consideración de sus propios intereses". La persecución del interés propio y no tanto la satisfacción del ajeno, es otro de los principios fundamentales de la doctrina económica más aceptada.

¿Cómo es entonces posible que en los últimos años se haya podido desarrollar un mercado tan floreciente alrededor de un sistema como Linux que se distribuye gratuitamente, o bien a un precio meramente simbólico, o que la expansión del denominado freeware (software gratis) y de los productos con etiqueta open source sigan una tendencia tan marcadamente al alza? Parecería que efectivamente la Nueva Economía premia la generosidad en ocasiones, más que a la codicia, y ello constituye otra paradoja difícilmente explicable dentro del marco teórico y del esquema de valores que se ha venido aplicando al "manual del buen economista".


Normalmente aceptado sin discusión al menos hasta fechas muy recientes, es el de la relación entre el valor de mercado de la empresa y alguno de (o todos) los parámetros siguientes: su patrimonio, su fondo de comercio, el beneficio que gana o el dividendo que reparte y la evolución esperada de sus flujos de fondos. 


Es decir, el valor actual de una empresa depende, según la opinión generalmente establecida, en parte a su rendimiento pasado (patrimonio) y en parte a su capacidad futura para generar beneficios. Este axioma que denominaré "de la correspondencia", se encuentra formulado explícitamente en los tratados y manuales de finanzas corporativas (desde los más elementales hasta los más abstractos y rebuscados).


Un simple recorrido por los mercados financieros internacionales hace que el planteamiento anterior deba ponerse en duda, o incluso desecharse abiertamente en lo que se refiere a las nuevas empresas de servicios e información, especialmente en las que se empiezan a denominar colectivamente como e-business. Me refiero en particular a compañías como por ejemplo Amazon, Yahoo o e-Bay, etc.


Tomemos como ejemplo el caso de Amazon, la asombrosa compañía de venta de libros, discos, videogames, etc (a través de Internet). El año pasado su capitalización (valor bursátil) llegó a alcanzar un valor superior a los 30 billones de dólares (muy por encima de Texaco, la gigantesca petrolera multinacional), con ventas de tan sólo 600 millones de dolares. Amazon no ha tenido beneficios desde su fundación sino pérdidas crecientes, y en opinión de su presidente y fundador, Jeff Bezos, así seguirá siendo durante los próximos años.


Idéntico "misticismo" se platea en Argentina con las empresas distribuidoras de energía eléctrica, tal el caso de Edenor, Edesur y otras. Empresas con pésimos resultados (pérdidas) en los cuadros de sus balances pero que no dejan de aumentar en cuanto a la cotización de sus acciones. También hay una enorme cantidad de casos condicionados por el capricho de un Estado que obligaba a las empresas a computar como "ganancias" aún aquellas porciones pertinentes a la inflación. 

 


Estas deformaciones programáticas a expensas de un dogma político siempre ávido de mostrar una "realidad inventada con force", auspició exagerados márgenes de rentabilidad en las listas de precios, ya que, al no poder "efectuar asientos de orden y ajustes inflacionarios" debieron ampliar sus margenes teóricos para poder pagarle al fisco sin resignar poder de compra y reposición de sus inventarios. 


Varias preguntas tienen ahora sentido: ¿Dónde radica el valor que el mercado asigna a las empresas de la Nueva Economía? ¿Estamos ante un caso de irracionalidad colectiva similar al que describe Malkiel en la Holanda de finales del siglo XVI? ¿O será simplemente que las reglas tradicionales no sirven para estos tiempos nuevos? Difícil disyuntiva en cualquier caso.


El Dr Pasquali sólo estaba planteando un dilema existencial compartido por los intelectuales más serios del hoy en Europa, aquella que nos da señales sobre las enormes distorsiones en manos del mark to market. 

LA EDAD DEL MERCADO DE SEÑALES

El mark to market (MTM) es una medida del valor que se pretende razonable respecto de las cuentas que pueden cambiar con el tiempo, tales como los activos y pasivos (pero que no lo es). El Mark to market tiene como objetivo proporcionar una evaluación "compensada" de la situación financiera actual de una compañía, estado o institución, cuando el valor neto de los activos (NAV) de un fondo de inversión se establece en base a la valoración más actual del mercado, pero que en rigor, solo refleja las deficiencias del sistema. 

En contraposición las normativas contables dentro de un país, determinan los procedimientos para registrar el precio o el valor de un título, la cartera o cuenta para reflejar su valor contable en lugar del valor que le asigna en la actualidad el mercado.
Es decir que, el valor que nos provee el mark to market jamás se pone de acuerdo con el contable. Lo cual suena preocupante para aquellos viejos "lobos" acostumbrados a poner en tela de juicio los alcances de esos registros contables. Si antes no podíamos confiar en los balances ¿Por qué ahora deberíamos confiar en las caprichosas cotizaciones del mercado?

Hace 20 años atrás, los "lobos" investigaban a los activos de las empresas, de los gobiernos, de los estados, de todos. Las artes de la labor detectivesca del profesional de mercado, marcaban sustanciales diferencias. Indagar entre los proveedores, clientes, empleados de la firma, consultar sobre la veracidad de sus contratos de provisión, ya sean de venta y compra, hasta llegar a revisar sus "tachos de basura", eran costumbre en un buen "analista u operador de bolsa". 

En otras palabras, hoy no sólo no se investigan los balances y contabilidades, sino que tampoco se hacen responsables seguimientos de los avatares de la economía real. Los yuppies no salen de sus ordenadores, y se limitan a exhibir hojas de cálculos y prolijos y vistosos diagramas que no muestran más que las distorsiones que está padeciendo lo que aún denominamos "mercados". 

Un "lobo de ley" no pregunta ¿por qué bajaron los precios de los activos?, sino ¿por qué subieron anteriormente?. Obviamente y como de costumbre el establishment academicista y universitario no le presta mayor atención, porque tampoco le conviene a nadie hurgar en un territorio donde se ganan ingentes cifras sin grandes esfuerzos. Las pérdidas y los peligros que encierra éste sistema, no han sido atendidos porque tampoco al poder le interesa quitar del medio a quienes los sponsorean habitualmente.  

Schumpeter habíale atribuido la responsabilidad de los ciclos económicos a la "creatividad e innovación destructiva" propio de la condición humana y empresarial, claro que él se refería a los avances tecnológicos aplicado a la producción industrial, no a las tecnologías financieras

Hasta ese momento se pensaba al ahorro como sostén del crédito y el préstamo, por ende, los financistas de aquel entonces suponían que la creación de dinero vía reserva fraccionaria debía ser volcado al propietario de bienes inmuebles y a las empresas. Es decir que, se esperaba que la duplicación de activos en manos del crédito fuera compensado con la creación de riqueza por parte del sector productivo (relación deuda-patrimonio). 


Keynes advierte que, justamente esa inclinación de la cancha en beneficio de los factores de producción había dejado en inferioridad de condiciones a los trabajadores ergo demanda. Luego de la crisis del 30 se creía haber hallado finalmente una solución keynesiana en el financiamiento del consumo vía aumento del gasto público. Esa duplicación de activos ahora en manos del crédito artificial vía emisión monetaria (Estado) sería el caldo de cultivo para el resurgimiento de la tan popular inflación. 


Los neoclásicos comenzaron a cuestionar las soluciones de Keynes y postularon que esa emisión expansiva resultante era lo que causaba inflación. Cosa que tampoco cerraba, pues EE.UU. a partir de los años 70 hasta la fecha evidenció altísimos índices de emisión sin que se trasladaran a precios al consumo. Algo no andaba bien. 


Con la Curva de Phillips, la econometría y las teorías monetaristas ya contábamos con tres anuncios de defunción de los ciclos económicos. Sin embargo, los muertos que los genios de la economía habían incluido en sus obituarios, seguían (y siguen) gozando de buena salud. No hace mucho las mejores mentes de Estados Unidos descubren la noción de posición económica y velocidad de circulación del dinero. 

Las primeras conclusiones fueron: para que el crédito no genere inflación ni produzca grandes desfases entre la producción y el consumo, hay que distribuir esa duplicación de activos vía reserva fraccionaria entre las empresas (producción) y los trabajadores (consumo). Porque si se crea dinero y se lo inyecta únicamente vía consumo acorde las políticas keynesianas (como se hizo siempre en Argentina) se genera inflación. Y si se inyecta dinero creado solo vía producción, se producen crisis recesivas (como las del 30`) . 


La gran enseñanza de todo esto fue que, la duplicación de activos ergo creación de dinero sea por vía de emisión monetaria, por vía de crédito sin encajes o con un coeficiente de caja ínfimo; se inyecte vía producción, vía consumo o de ambas, produce tarde o temprano un sensible aceleramiento de la expansión de la economía la que tiende naturalmente a descompensarse. Los ciclos económicos siguen mostrándonos nuevas sintomatologías. 







ANÁLISIS LOGICISTA



Ya durante el período Ontológico-Metodológico de la Antigua Grecia, Aristóteles se topó con un escollo irreductible para su original "Lógica" homónima: el tratamiento de los futuros. ¿Cómo asignarle valores de verdadero o falso a la oración: El próximo viernes viajaré a Mesenia? ¿Puede afirmarse que es falso o verdadero algo que todavía no ocurrió?

Durante siglos, los intentos por alcanzar presunciones de verdad mediante el uso del lenguaje ha fatigado la mente de muchos pensadores y filósofos. La psicótica ansiedad por asirnos del ropaje de certeza han sido prolífico en contradicciones, dialelos y logorrea. Los dogmas religiosos y políticos han sido el resultante de esos desquiciantes esfuerzos. Pero las ananqué, aún siguen aguardando sus respuestas.  



Durante siglos la entidad Dios, nos venía poniendo a reparo de aquellas sórdidas preguntas esenciales, naturales y existenciales. "Dios así lo quiso o lo hizo" solía dirimir cualquier tipo de debate al respecto. A partir de Descartes ergo el modernismo filosófico, la razón empieza a cobrar preeminencia, asignándosele atributos que en muchos casos superó al alicaído poder superior de Dios. La lógica matemática llegó a colonizar los terruños más fértiles de la filosofía hasta llegar a crear para si misma una corriente que aún sigue influyendo en el pensamiento humano (especialmente la economía): el Positivismo Lógico. Nacía la creencia que solo el método científico podría arbitrar entre el ser humano y la realidad.


Con el advenimiento de la Física o Mecánica Cuántica, comienza la debacle del Positivismo. Los argumentos que hasta hace instantes conformaban el canon hegemónico del academicismo científico y filosófico, comenzaron a colapsar sobre si mismo. A partir de aquí nada sería lo mismo. El filósofo español Xavier Zubiri sentenció a principios del siglo XX: "la mecánica cuántica representa un cambio de paradigma en la filosofía y la ciencia, que nos devolverá del empirismo a la teorética, abandonando el emprisimo y el causalismo para adentrarnos en el campo de funciones". 


Para la ciencia económica de mayor raigambre, la Ley de Oferta y Demanda se presenta como la Tabla de Moisés, lugar donde confluyen las máximas a ser seguidas por los mercados y estados, que en rigor es hablar de lo mismo. El modelo se basa en la relación entre el precio de un bien y las ventas del mismo y asume que en un mercado de "competencia perfecta", el precio de mercado se establecerá en un mojón llamado "punto de equilibrio", en el cual se produce un "vaciamiento del mercado", es decir, todo lo producido se vende y no queda "demanda insatisfecha", tampoco sobre-oferta


El postulado de la oferta y la demanda implica tres leyes:

1.- Cuando, al precio corriente, la demanda excede la oferta, aumenta el precio. Inversamente, cuando la oferta excede la demanda, disminuye el precio.


2.- Un aumento en el precio disminuye, más tarde o más temprano, la demanda y aumenta la oferta. Inversamente, una disminución en el precio aumenta, más tarde o más temprano, la demanda y disminuye la oferta.


3.- El precio tiende al nivel en el cual la demanda iguala la oferta.


Pero ésta ley, para los neoclásicos y keynesianos, el modelo generalmente se usa en conjunto con el tanteo walrasiano. Es muy jocoso que se infiera que el "tanteo" se manifestó acabadamente, cuando de buenas a primeras nos enteramos que la Oferta supera holgádamente la demanda de petroleo. Para un plano lineal del tipo euclidiano significa que saltamos de manera escalar del 1 al 8, para luego seguir con 9, 10, 11 ¿Cuál sería el patrón aritmético a analizar?. Por suerte disponemos de la matemática pura y abstracta, como también de la mecánica cuántica. Saber que los economistas ignoran que ya conocen. 

Esto significa que la aplicación de ésta ley que se presume empírica, impide per sé el desfase de Oferta y Demanda. Admite variaciones, pero no fuertes desequilibrios, salvo que estemos ante la presencia de eventos extraordinarios .  Y aún así, el modelo está diseñado para detectar en forma inmediata dichas anomalías. ¿Qué explica entonces una suba del 2.000 % para el petroleo en menos de una década?

No hace mucho, un amigo especializado en Física de Partículas me dijo: "La demanda tanto como la producción no pueden desparecer de un día para el otro, de hecho, no pueden desaparecer". Y agregó que en el Segundo Principio de la Termodinámica, una de las leyes más importantes de la física; "Todo proceso de corporización de la materia llevan implícito el concepto de irreversibilidad y entropía. 


Es decir que si "realmente" existió un proceso de aumento de la producción del petroleo justificado por un aumento de la demanda o consumo, la mecánica estadística y la teoría de la información quedan ligadas al grado de desorden de la actividad y la energía del sistema que los contiene, pero jamás pueden desvanecerse sin dejar rastros.  


La ciencia económica, en ninguna de sus vertientes nos ofrece explicación alguna sobre las huellas de entropía dejada por la producción destruida ni por el consumo aniquilado. No hay un solo economista argentino que se haya tomado el trabajo de investigar ¿Dónde está esa energía que ahora no es utilizada por el sistema? ¿Cómo puede haber desaparecido una demanda de energía ergo petroleo sin dejar una sola huella entrópica?

Hoy ningún científico duda que esta interpretación meramente fenomenológica de la entropía es totalmente consistente con sus interpretaciones estadísticas. Razón por lo cual, hoy no existe ningún intelectual, pensador ni filósofo serio que acepte la infantil explicación economicista de que la Crisis de Petroleo actual obedece a motivos de sobreproducción. Eso es obvio, pero... ¿Por qué se dio semejante fenómeno? ¿Cómo permitió la Ley de Oferta y Demanda que se produzca todo ello? ¿Dónde fue a parar la demanda que en teoría justificaba ese extraordinario aumento de la producción?

Siempre se usó a China, India y en general a las Emergentes para argumentar una suba tan alocada del precio del crudo. En especial China, a quien se le confirió un crecimiento que rompía incluso con la Ley de Gravedad. Hoy es el turno de Irán, quién "desbloqueado" inyecta nuevas portentosas dosis de petroleo, o el caso de Libia, que al parecer nos amenaza con más producción ante el feliz acuerdo de las etnias que venían con fraticidas luchas internas. 


Y pregunto ¿Puede el corporativismo económico creer que somos todos tan estúpidos? ¿Acaso alguien en su sano juicio cree realmente que Irán o Libia no seguían produciendo y vendiendo petroleo durante éste tiempo? ¿Conocerán los economistas y consultoras que sostienen estos absurdos argumentos que Irán a pesar del bloqueo dispuesto por EE.UU, y aliados continuó vendiendo su producción a sus aliados inmersos en el Grupo de Cooperación de Shangai, e incluso de países occidentales?. De hecho, el gobierno kirchnerista se había anotado en esa "lista de espera compradora" ¿Hasta dónde puede llegar la desidia y desaprensión?   

Para la lógica clásica implícita en el ideario economista más recalcitrante, nada cierra pero todo cierra. Eso poco importa, así funcionan los dogmas; prescindiendo de cualquier tipo de aspiración de coherencia y usando como argumento a su favor, aún aquellos errores mas estridentes y epifánicos. 


Pero si echamos mano a la Lógica No Clásica, más precisamente la Lógica Modal, podremos deleitarnos con aquella variante denominada "Lógica Doxástica" (de la creencia). 
 



Para no enojarnos con el gremio de los economistas, es preciso entenderlos y entendernos. Una persona formada para creer en la Ley de Oferta y Demanda más todo su bagaje de ilusiones, funciona como aquel acérrimo postulado que versa sobre la inquebrantable "Imago Dei".  


Entendemos por lógica modal a aquel sistema formal como el economicista que procura normatizar el comportamiento "lógico-racional" de los distintos grupos de productores y consumidores (operadores modales). ¿Sabrán los hombres del mundo que deben obedecer tal ley sagrada?


El razonamiento modal del lelo canon económico (hoy hegemónico), califica subliminalmente los juicios con valores de verdad sostenido en axiomas que jamás han sido probados más allá del pacto corporativista del academicismo dominante. Para ello, basta con consensuar la idea de "Es necesario que la ley de oferta y demanda se cumpla" "Es necesario que se verifique información perfecta en los mercados", "Es necesario que se constate el vaciamiento del mercado", "Es necesario que se cumplan los tres sub-lemas de la Ley de Oferta y demanda". Hoy nos damos cuenta que lo necesario solo se sostiene en el discurso del deseo, la intencionalidad no crea necesidades.


En un sentido más restringido, sin embargo, también podemos concebir una lógica modal que se pregunte "¿Es posible que la Ley de Oferta y Demanda no se cumpla?"... ¿Es posible que sea la Tierra la que gire alrededor del Sol? ¿Es posible que el conocimiento esté en movimiento? ¿Es posible que nos hayamos equivocado?... ¿Es posible que Yo no sea perfecto?

Existe un paralelismo "esclarecedor" entre los razonadores economicistas neoclásicos que creen en proposiciones apodícticas y los sistemas matemáticos que demuestran proposiciones. Empleando lógica doxástica, se puede manifestar el análogo epistémico del Teorema de la Incompletitud de Kurt Gödel, como también el Teorema de Löb (más otros resultados metamatemáticos).
En términos simples, puedo matematizar cualquier cosa, pero eso no significa que el Ser Sujeto se atenga a dichas formulaciones, y mucho menos que se verifiquen con la heráldica de axioma para la sociedad. No hay límites posibles para el accionar económico del Ser que lucha por ratificarse ser, en tanto relaciones biopolíticas de la Red. La economía, ésta economía, se ha consagrado al culto de lo imposible. Una episteme que en si misma se erige en un cúmulo de "Teorías Racionales de la Especulación", no obstante éste caso es distinto, acá hablamos de sistemas de creación de dinero, de lenguaje, de una realidad que amerita un análisis más comprometido y filosófico. 



CRITICA DE LA IRRACIONALIDAD DE LOS MERCADOS


Es curioso que a pesar de todo el empirismo existente, la enorme mayoría de los economistas de cartel de Argentina sigan empeñados en argumentar las subas y bajas de los activos mediante "axiomas" (atados con alambres) propios del manual del "Buen Economista". Quizás nos haga falta tipificar el delito de mala praxis en nuestro código penal. Tal vez hasta logremos que dejen de confundir y engañar a la gente. 

Los derivados financieros, están vendidos como instrumentos financieros que nos ayudan a brindar cobertura de riesgo, especular sobre grandes ganancias con poco apalancamiento y practicar funciones de arbitraje ante desfases técnicos de los mercados. Pero lo que no se enseña es el enorme poder inmanente, capaz de distorsionar la economía real mundial y cambiar las vidas de los pueblos. 




Los derivados financieros, más que por su tipología funcional y formal, conviene clasificarlos por el semblante y grado de distorsión de lo que demostraron son capaces de ejercer en la economía real. 


1.- Derivados que trabajan distorsionando los precios
2.- Derivados que trabajan distorsionando la oferta monetaria
3.- Derivados que trabajan distorsionando el tipo de cambio



Pero lo importante es lo que acaba de descubrir la hermenéutica financiera, lo cual intentaré explicar de la manera más clara posible. Hoy todo se tamiza como derivados. El multifacético pensador árabe Ibn Jaldún, un siglo antes que los escolásticos había descubierto que: "la piedra filosofal no tendría sentido si esa creación de oro o riqueza artificial no se conjuga con una acción económica concreta, es decir, el dinero artificial vale por el tipo de acción que provoca y el objeto resultante que genera." 


Para que se entienda mejor, para crear dinero solo hace falta una buena excusa. Porque sin esa excusa, el dinero en si mismo no tiene sentido. Como ya dijimos, el gran creador del dinero artificial fue y es, más que los Bancos Centrales (emisión), el símbolo que se introduce mediante el crédito inventado por los bancos privados en complicidad con los bancos centrales, quienes crean instrumentos fiduciarios de pagos, giros, cobros, etc (cheques, pagarés, tarjetas de crédito, tarjetas de débito, tarjetas de compra, letras, cartas de créditos, etc). 



Estos agregados monetarios en forma de instrumentos fiduciarios, se apalancan en coeficientes de caja ínfimos (o encajes). En EE.UU. por ejemplo es del 10 %, pero en la Eurozona es de solo el 2%. Entonces si entendieron esto, comprenderán que hoy con una suma fija de ahorro en los bancos estos pueden multiplicar varias veces su numeral en créditos otorgados. 



Como si estos mecanismos de duplicación de activos no fuesen suficiente para el insaciable apetito de la ambición humana, la intelectualidad europea y estadounidense se encargó sobre fines de los ochenta, especialmente durante los noventa y lo que va del siglo XXI; de inventar, pulir y desarrollar la más compleja e intrincada ingeniería financiera del que tenga registro nuestra historia. De un poder tan enorme que ha puesto en alerta máxima a las autoridades y corporaciones de todas las superpotencias mundiales. Especialmente porque las cosas se escaparon de las manos. 

Los futuros, forwards, opciones, swaps, CDS, CDOs etc; no necesitan de ningún activo concreto de la economía real para sostener la creación artificial de dinero. Es decir que, no solo no existe coeficiente de caja alguno, sino que tampoco está la cosa en si detrás de ellos. El dinero nocional fue posible gracias a la evolución de la "piedra filosofal" en manos de la reserva fraccionaria, la evolución de los ordenadores y al nivel de bancarización que hoy manifiesta la economía, especialmente en los países desarrollados. 

Los yuppies hacen gráficos y hojas de cálculos mientras ignoran que: 


-La exportación de artículos chinos consolidó una caída de un 11,2% para los últimos tres años
-Las importaciones de China se desplomaron un 18,8%
 -Las importaciones chinas han estado disminuyendo durante 18 meses consecutivos
-El nivel de exportación de la India cayó un 13,6% en estos últimos 20 meses

-Las exportaciones de Japón bajaron un 8%, mientras que las importaciones se desplomaron un 18% durante el 2015
-La economía de Japón se encuentra en recesión por sexta vez en seis años



-Las exportaciones estadounidenses cayeron un 7% durante los últimos 4 años
-La demanda de producción en EE.UU. ha disminuido durante los últimos 17 meses



-El índice de rentabilidad de los restaurantes estadounidenses descendió hasta el nivel más bajo desde el año 2008
-Baltic Dry Index, que caracteriza el coste del transporte marino, por primera vez en la historia cayó a un nivel inferior a 300, de manera que resulta más barato fletar un barco mercante que alquilar una Ferrari



-El 58% de las compañías petroleras del mundo corren el riesgo de quiebra
-El nivel de despidos en EE.UU. creció un 218% en estos últimos 18 meses
- La producción de petroleo no convencional (shale) en Estados Unidos sigue con los mismos niveles del año 2014

 

- La demanda mundial sigue cayendo debido a la recesión global, mientras las empresas petroleras endeudadas se ven obligadas a entregar mayores cuotas de producción. Agudizando cada vez más el desfase entre oferta y demanda 



- Las importaciones de petroleo de EE.UU. no han aumentado, y eso se ve en los movimientos de barcos y en los despachos del comercio internacional, lo cual ratifica que en realidad "nos mienten" cuando dicen que bajó la producción de shale oil

- Es impropio hablar de sobreproducción de petroleo. Porque siempre se produce sólo lo que se vende. En su lugar debemos hablar de exceso en la capacidad de producción y competencia por la recuperación de los mercados perdidos por los países productores de petroleo convencional



- La capacidad de producción real de crudo es de 123 millones de barriles diarios. La demanda actual no supera los 93 millones de barriles. 

- Ya no existe una OPEP organizada como en antaño. El cartel del petroleo hoy no es más que un conceptual póstumo



Como si eso fuera poco, el Banco Central de China (PBoC) se encuentra con serías dificultades para gestionar el renminbi o yuan por la presión generada por la subida de tipos de interés de la Reserva Federal-Fed (el Banco Central de Estados Unidos) en diciembre 2015, al tener su moneda en paridad con el dólar y haberse revaluado frente a la mayoría de las monedas. Otro aumento de las tasas del FED, al igual que lo sucedido durante la crisis de las subprime (año 2006 con Alan Greenspan), acelerarían un eventual default de China. 


Si bien anunciaron posibles tasas negativas, dudo mucho que eso suceda. Las famosas reservas de divisas chinas, las más grandes del mundo, se han reducido en 4 billones de dólares (4 veces el PIB de España) a 3,3 billones en diciembre 2015, en un intento de apoyar al yuan.



El mercado offshore de renminbi, si bien es todavía acotado con sólo un 3% de cuota de mercado, va ganando espacios muy rápidamente después de la decisión del Fondo Monetario Internacional-FMI (International Monetary Fund) en noviembre 2015 de incluir el yuan en la cesta de Derechos Especiales de Giro-DEG (Special Drawing Rights-SDR) junto al dólar, euro, yen y libra esterlina (a partir del 1 de octubre 2016). Es decir, que el hecho de que ahora el Yuan sea convertible, lejos de ayudar a la economía china, la está complicando y mucho (fuga de capitales). 



Esa devaluación se considera por algunos inversores de Hedge Funds como muy probable y algunos como Mark Hart calculan que el yuan podría devaluarse hasta un 50% durante el 2016. Aunque en lo personal, sostengo que con solo un 10 % de devaluación alcanzaría para terminar de colapsar una economía mundial que se halla en terapia intensiva.  

 



Según BBC mundo: "la ley de la oferta y de la demanda ejerció un reinado absoluto en la formulación de la política económica de las últimas tres décadas". Añade "que la oferta y la demanda constituye un perfecto sistema homeostático que tiende al equilibrio perfecto y cuenta con un regulador infalible: el precio (...) 



También establece que "a su juicio la crisis financiera ha puesto en jaque esta teoría. Las burbujas demuestran que no existe tal autoregulación. Y de ahí extraen la siguiente conclusión: demanda, oferta y precio forman parte de un mecanismo económico-social más complejo que esa crasa simplificación que se ha aplicado durante tanto tiempo."




Si bien no comulgo con la Escuela Austríaca (o española), si tomo su teoría de la creación de dinero vía reserva fraccionaria, como vórtice en donde se apoya mi "Teoría de Burbujas". Me distancio cuando hablamos de los campos funcionales, argumentos y sus hipotéticas soluciones. Tampoco puedo refutar lo escrito por el francés Thomas Piketty, quien en su libro "El capital siglo XXI" manifiesta que: " (...) cuando la tasa de acumulación de capital crece más rápido que la economía, entonces la desigualdad aumenta."  



Eso es obvio, cuando aumenta la acumulación de capital más rápido que la economía real, una de las consecuencias inexorables es una pésima distribución de la riqueza. Nada original cuando recordamos lo teorizado por Karl Marx. Lo que no comparto, siquiera en someras dosis, es su conjetura acerca de que: "(...) para evitar lo que se denomina un capitalismo patrimonial, se debe constituir un sistema de impuestos progresivos y un impuesto mundial sobre la riqueza con el fin de ayudar a resolver el problema actual del aumento de la desigualdad". 



El debate sigue más vigente que nunca, pues, mientras que el economista Jesús Huerta de Soto, el más destacado exponente de los "Austríacos" nos conmina a: resolver el problema mediante una banca completamente libre, un regreso al patrón oro y en especial, la disposición del 100% de reservas o encajes para los depósitos (aunque también hay un grupo menor dentro de la misma escuela que defiende una banca libre, vuelta al patrón oro, pero con reserva fraccionaria); Piketty aún cree que el problema del capital sigue posado en el patrimonio, cuando justamente estamos viviendo la primer gran crisis de patrimonio en el sentido clásico. 



Los inconvenientes que veo en esta postura son similares a los que se evidenciaron en la filosofía marxista: Hasta hoy, podemos inferir que no se puede esperar un reversión de la evolución de la especie humana. No hay un Ser social e histórico que pueda ser protagonista de ningún proyecto emancipatorio, mucho menos una disolución de clases y la eliminación de la entidad Estado cuando el movimiento nos conduce hacia adelante. Porque eso significa una vuelta a los orígenes de la humanidad. Y eso se nos presenta como inviable (hasta ahora), tanto Marx como Huerta de Soto, en el fondo solicitan eso, "resetear la evolución", una regresión en el tiempo. 



Piketty en cambio, parece no haber entendido que el patrimonio como representativo de Capital hoy es un ente que está practicando un pase de lo descriptivo a lo conceptual. El problema actual, es un problema de desfase de capital pero no patrimonial sino financiero. Y eso es justamente lo que intentaré probar con esta teoría. Porque si se puede construir semejante nivel de producción en plazos tan acotados de tiempo, y asimismo destruirlos con la misma velocidad; es porque los explicativos están en el poder de manipulación de la economía que hoy se tiene en el mundo financiero. Paradoja que tiende a agigantarse ante un inminente escenario de dinero plenamente virtual o nocional. 


Es decir, no es factible; ni el regreso al supuesto estado de naturaleza del hombre esgrimido por Marx, como tampoco es posible volver al patrón oro ni una banca libre (sin bancos centrales). Respecto al dilema de la reserva fraccionaria, diré que en vísperas de la absoluta bancarización de la economía ergo la desaparición del papel moneda como dinero, resulta absurdo continuar dándole vueltas al asunto, no hay vuelta atrás. El dinero nocional o el de los ordenadores, amerita un verdadero cambio de paradigma, que debemos aprender a pensar de aquí en más. De hecho, Suecia es el primer país en anunciar a fines del año pasado el abandono del "papel moneda" (bancarización integral). 


Con la desaparición del dinero clásico sumado a la bancarización total de la economía, se extingue absolutamente la relación respaldo-emisión, pero también se desvanece el ortodoxo "encaje bancario o coeficiente de caja". Sino hay dinero que depositar ¿Qué usaremos de referencia monetaria para ponerle límites a los créditos y préstamos?... llegó la hora de pensar, de enfrentar la idea con seriedad y profundidad. 



Por su lado, Suiza se apresta (en caso de que el gobierno se haga eco del más de un millón de firmas presentadas) a convocar un referendum o plebiscito con miras a votar la completa eliminación de la "reserva fraccionaria". Cosa que veo con marcado escepticismo, si tomamos en cuenta que la mayor porción de los ingresos anuales de Suiza provienen justamente de esas reservas fraccionarias. Suiza es el banco del mundo. Sin embargo, nos dirigimos al desvanecimiento de los motivos que llevan a tal pedido ciudadano ¿Para qué pedir la eliminación de la reserva fraccionaria si en no más de 10, 15 o 20 años habrá de existir solo el dinero nocional?



CONOCIENDO LOS LÍMITES DEL LENGUAJE DEL DINERO





En matemáticas, se dice que una magnitud o cantidad es función de otra si el valor de la primera depende del valor de la segunda. Es decir que, un crédito (o dinero) creado vía reserva fraccionaria es función de una acción proporcional de creación de riqueza dentro de la economía real. A la primera magnitud (creación de dinero vía crédito) se la denomina variable dependiente, y la cantidad de la que depende (creación de riqueza dentro de la economía real) es la variable independiente.

Y se entiende que esta última variable es independiente, porque el resultado final de ganancia o pérdida de la inversión, no depende de la primera ni ninguna otro axioma empírico o epistémico. El resultado de esa unidad operativa creada en tanto producción, está expuesta a un número finito pero extensible y no determinista de factores (entre ellos, la  teoría del valor y la demanda). La incertidumbre especular se resuelve ulteriormente con la intuición de que algo puedo dar ganancias o pérdidas, so no se trata de un desconocimiento absoluto.


En cambio la primer variable, siempre depende de que esa creación de dinero sea aplicado a una genuina actividad económica, ergo economía real. Su resultado está directamente relacionado a que el uso del dinero se vuelque efectivamente a un fin o actividad real (verbo económico). Pero los resultados finales estarán sometido a los eventuales del punto anterior (variable independiente). Finalmente decimos que las variables dependientes e independientes son complementarias, biyectivas y de correspondencia. 


Entonces debemos entender que en matemáticas, una magnitud o cantidad es función de otra si el valor de la primera depende del valor de la segunda. Cuando hablamos de análisis matemático de la creación de dinero vía reserva fraccionaria para ser aplicado al crédito, se refiere a una regla que asigna a cada elemento de un primer conjunto un único elemento de un segundo conjunto (biyectabilidad)


El problema más serio se nos presenta en una tecnología contable que aún no está aggiornada para traducir correctamente la creación de dinero vía reserva fraccionaria que es justificada con un estructurado de derivado financiero, ya que, en éste caso la "acción respaldatoria de la economía real aún no existe", es un futuro. En otras palabras, no se verifica correspondencia en tanto conjunto de los números reales. 


Por ejemplo, si hoy concibo un "estructurado" para financiar un proyecto de energía eólica, acorde la modalidad de "project finance", se comienza con un contrato PPA (power purchase agreement) del tipo forward, donde la empresa A, se compromete a comprarle a la empresa B, el total del producido (50 Mw/h) durante el lapso de 15 años a partir de la puesta en funcionamiento efectiva de la granja homónima. 



Para ello, ya habíase pergeñado un SPV (vehículo de propósitos especiales) que está bastante cerca de parecerse al disfemismo "empresa fantasma" (patrimonio nocional), que es introyectado en una tercera figura denominada Fideicomiso, encargada de intermediar entre el Sponsor (o empresa fiduciante) y el grupo de inversores que integran el capital requerido (beneficiarios). El fiduciario es quien centraliza la información de los contratos, los analiza, verifica y administra, para a posteriori realizar la colocación de VDR (valores representativo de deuda) u ON (obligaciones negociables) en el mercado de capitales. 


Normalmente se usa la "Colocación en firme", donde el colocador (es decir, los bancos) adquieren la totalidad de la emisión y luego procede a recolocarlas (venderlas) en el mercado de capitales internacional. En este caso la emisora recibe la integridad del empréstito. 


Aquí es donde los grandes bancos privados realizan el mágico pase del "ser en si" al "ser para si" ergo creación de dinero vía reserva fraccionaria por 100 millones de dolares (menos encaje) para ser aplicado a la futura construccción de la referida granja eólica. En términos fácticos, no existe el activo ni el pasivo real en el hoy, pero eso no obsta que el dinero nocional haga las veces de medio fiduciario "legítimo". Así, con éste reduccionista ejemplo es como se crea dinero de la nada. 

Dado su funcionamiento, el sistema expande la cantidad de dinero en circulación, este fenómeno se denomina "multiplicador bancario". En consecuencia, y dada la prevalencia del sistema, los agregados monetarios de un país son generalmente muy superior a la base monetaria. A modo de anticipo diré que lo que denominamos burbuja es el resultante del fenómeno saturado de esa creación de dinero. 

El efecto del multiplicador depende de la fracción de depósitos que no sean prestados o que sean mantenidos en reserva y de la demanda monetaria sostenida que lo estimule. Esa fracción consiste en el coeficiente de caja o "encajes" determinado por las autoridades monetarias del país, usualmente el Banco Central y/o las llamadas "reservas extra" mantenidas por decisión de la autoridad monetaria. 


Dado que el sistema implica que la banca comercial privada opera siempre en riesgo de insolvencia, cuando se produce un retiro simultáneo de fondos, la baja de los precios de commodities, o un debordamiento de la producción creada injustificadamente ante la falsificación de señales en los mercados;  aparece la crisis (burbuja). 

Luego del 2008 (y antes también) la mayoría de los países implementaron un "sistema de prestamista o aval de última instancia" que es el Estado mismo, quien sale en auxilio de los bancos a través de los bancos centrales. Es este prestamista de última instancia quien entonces asume la responsabilidad ulterior, trasladándose así el riesgo empresarial privado al estado (lo que se conoce como riesgo sistémico).




Entonces afirmamos en economía, que entre el conjunto B (banca) y E (economía real), debe establecerse una función (también aplicación o mapeo) entre ellos, ergo una asociación análoga F que a cada elemento de B le asigne un único elemento de E. Se entiende entonces que B es el dominio (también conjunto de partida o conjunto inicial) de F y que E es su codominio (también conjunto de llegada o conjunto final). 




Un objeto, servicio o valor genérico "a" en el dominio B determina la variable independiente; y un objeto, servicio o genérico "b" del dominio E es la variable dependiente. También se les llama valores de entrada y de salida, respectivamente. Esta correspondencia biyectiva es necesaria, concluyente y precisa, aunque en matemáticas se utiliza una definición formal más rigurosa, que construye las funciones como un objeto eidético (valga el oxímoron). En síntesis, podemos edificar artificialmente cualquier tipo de lenguaje simbólico para representar el dinero, pero no cumplirá su misión si no se verifica una función matemática de correspondencia con el verbo económico (predicado).

Primer Dilema: Si contabilizamos los futuros con números reales, cabe preguntarse (exceptuando al 0) ¿todos los números reales tendrán su único inverso? ¿Existe en este caso la función "inverso "cuyo dominio son los números reales no nulos "R" ({0}), con codominio R?...



Un problema que debemos tener en cuenta es que, la falta de biyectividad en la creación de dinero o la relación del símbolo con el objeto faltante, se manifiesta en el caso de los futuros como aquella paradoja que llevó a Leonahrd Euler a pergeñar los denóminados números imaginarios. Básicamente se trata de un número complejo cuya parte real es igual a cero, por ejemplo: 8i es un número imaginario, así como 100 millones i. En otras palabras, es un número de la forma: z = x + yi: donde x=0


Un número imaginario puede describirse como el producto de un número real por la unidad imaginaria i, en donde la letra i denota la raíz cuadrada de -1. En otras palabras, la creación de dinero apalancado en un futuro solo puede ser magnificable matemáticamente como la expresión de una ecuación imaginaria, donde si se verifican determinados eventos, puede llegar a resolverse con el número real 0. Esto significa que la cosa o el objeto real (antes faltante) solo admite ser contabilizado con número reales cuando se comprueba la corporización o sustanciación del ente.


La creación de dinero exige de correspondencia y biyectividad, es decir que para cada elemento de Y se le corresponde un elemento de X.... 1.D - 2.B - 3.C - 4.A. La creación de dinero jamás puede violentar éste principio. Ver gráfico:





En el sistema de creación de dinero, una función es biyectiva si es al mismo tiempo inyectiva y sobreyectiva; es decir, si todos los elementos del conjunto de salida tienen una imagen distinta en el conjunto de llegada, y a cada elemento del conjunto de llegada le corresponde un elemento del conjunto de salida.


Formalmente, dada una función :
La función es biyectiva si se cumple la siguiente condición:



Es decir, si para todo  de  se cumple que existe un único  de , tal que la función evaluada en  es igual a . Dados dos conjuntos  e  finitos, entonces existirá una biyección entre ambos si y sólo si  e  tienen el mismo número de elementos.


El fenómeno denominado burbuja financiera, presenta varias aporías, una de ellas es la de crear dinero para un objeto faltante (1 i), pero que no inyecta ni sobreyecta en el factum. Es decir que, si bien el dinero es creado X acorde la función indicada anteriormente, ese dinero no es utilizado para aplicar a un elemento de Y: 


Aplicación no inyectiva y no sobreyectiva 



Para esta función matemática los conjuntos X e Y no son comparables ni correspondientes, y no podemos plantear ningún supuesto sobre su cardinalidad, partiendo de su comparación, ni sobre su número de elementos. En el diagrama de Venn corresponden a las aplicaciones que no pertenecen a A y no pertenecen a B, esto es las que no pertenecen a la unión de A y B.

Pero el caso más frecuente en la Teoría de Burbujas, se da con la creación de dinero vía reserva fraccionaria que aplicado mediante crédito es utilizado para crear nuevas entidades de producción, montado en el crecimiento de precios del objeto faltante, y que se acelera hasta llegar a desbordar la demanda. 

En el proceso de creación de dinero, cuando la correspondencia es violada, se suele decir que el dinero fue destinado a actividades especulativas ergo conjunto de la economía no real. Cuando éste tipo de aplicación no inyectiva se verifica, tendrá al menos un elemento imagen que tenga dos o más orígenes y una no sobreyectiva tendrá al menos un elemento del conjunto final que no tenga elemento origen. Paradójicamente esta variante f (función) no tenía hasta ahora un nombre específico y quizá sean las que presenten, desde el punto de vista matemático, el mayor interés para el tratamiento de la Teoría de Burbuja.

En este caso decimos que el dinero creado continuará vigente en la dimensión de i (imaginarios) hasta tanto encuentre su biyectividad y posterior resolución en el 0 (cero real). Para ejemplificar éste caso, el dinero creado vía reserva fraccionada que es aplicado a la especulación en el mercado de capitales, es decir, que no se corresponde con ningún ente de la economía real, se destruye a si mismo cuando la ganancia imaginaria se biyecta con la perdida imaginaria. 



Conjuntos 04.svg

Para esta función, el conjunto A (demanda) queda contenido en el conjunto B (producción), siendo el rango que los separa la imagen de sobre-producción que se creó. Sirva como ejemplo el caso del petroleo, y antes que éste las hipotecas (inmuebles) crisis de las subprime, pero en general aplica a todos las commodities como ya estamos viendo. El gráfico precedente es lo más descriptivo de lo que mentalmente componemos como "burbuja". 



Cambiando B por X y A por Y, inferimos que partiendo de dos conjuntos, uno inicial X, y otro final Y, y todas las posibles correspondencias que se pueden hacer entre estos dos conjuntos, por su interés podemos diferenciar las correspondencias unívocas y biunívocas.



Correspondencia 02.svg




En matemáticas, una correspondencia es unívoca si cada elemento inicial solo tienen una imagen. Informalmente: "si sólo sale una flecha de cada elemento del conjunto inicial que tenga imagen". En cambio, una correspondencia es biunívoca si cada elemento inicial solo tienen una imagen, y cada elemento imagen solo tiene ese origen. Informalmente: "si sólo sale una flecha del elemento del conjunto inicial que tenga imagen y tal elemento del conjunto final tenga solo esa flecha que llegue a un origen". 


Para que se entienda, en el gráfico anterior vemos que el elemento 4 de X, excede los elementos de Y, representando en consecuencia el ente productivo que excede al conjunto de la demanda. Tal como dijimos, se conjetura que éste sería el caso más frecuente y cuantitativo de burbuja, ya que, como hemos comprobado, el exceso de crédito creado merced a los precios manipulados al alza artificialmente producen un aumento desmedido y no correspondiente de la oferta mediante la creación de dinero vía reserva fraccionaria.     


Recordemos que Gottfried Leibniz, en el siglo XVII, sostuvo que: " era una especie de anfibio entre el ser y la nada".  Esto nos invita a pensar que la consubstanciación del dinero creado vía reserva fraccionaria apalancado en los derivados financieros, solo existe en la ipseidad que recorre el camino que une al Ser con la Nada, o bien está en algún lugar entre el -1 y el 0 (cero). 


El futuro es algo que es pero asimismo aún no es, que está pero aún no está, son dimensiones unidas y simultáneamente separadas en el movimiento del "en sí" al "para sí". Al dinero creado en cuanto futuros, se le exige de la praxis, ergo que practique la función de correspondencia biyectiva para con un elemento de la economía real, sin cuyo requisito está condenado a disolverse en su propio estado de singularidad. 






ESCAPE Y COLOFÓN



Estamos siendo engañados y no me gusta, deseo ser protagonista de mi emascaramiento, de mi copia degradada, del simulacro. Juan el Evangelista dijo "En el comienzo era el verbo" y Goethe diría "En el comienzo era la acción (…)". 

Es contradictorio que éste sea justamente el momento donde ratificamos nuestra nada colectiva en el mundo, aquella que trabajamos desde siempre en la cuestión del “comienzo”, y que vuelve a nuestra mente intermitentemente como la noción del "Yo soy". 

El acto de despertar,  es ofrecido como el entendimiento del acto matemático y de la palabra (en el sentido performativo) o sea, el intuir que no hay un cuadro que armar, ni piezas que se ensamblen, ergo el comienzo del final en tanto una nueva serie discursiva. 

Se puede tolerar en esta distorsión global del sujeto puesto en red, un enigma que ya había sido utilizado por la metafísica de la historia, so expulsar al sujeto cartesiano de la cárcel del fantasma, ergo el Ser, el tiempo y la nada siempre quedan fuera del texto. Nadie piensa la economía allí donde soy, no soy allí donde pienso (el sujeto del cogito es, por otra parte, invitado a la trascendencia y asimismo a la contingencia social). Me veo en el dinero, me miro en un espejo opaco, allí y ahora, donde no estoy ni estáis. 

Nuestros deseos no se traslucen en él,  un deseo de refundación, de renacimiento ¿Cómo esta doble ausencia del sujeto en la economía puede no hacernos sentir "cosa" cuando nos tratamos como cosa en reciprocidad? 

El capitalismo hiperfinanciero se ha transformado en el Gran Arquitecto del Universo. Este vuelco sería incomprensible, si no fuera precisamente constitutivo de la lógica misma en tanto la reificación de todo lo humano que posee el materialismo dialéctico.    

Es difícil no pasar por alto que esta inversión del humanismo en manos del humanismo, es como causa sui la ausencia de una ausencia. El "Ser" y el "No Ser" en perpetua indeterminación, nos fatiga y asimismo estimula a continuar en la angustia del inmortal proyecto de fuga. 



La etología, la etnografía, la antropología, la historia, la psicología, el psicoanálisis, las neurociencias, las genetistas y otras tantas disciplinas científicas, han sido y aún son utilizadas para enseñarnos a pensar una economía que se vende como certera y determinista, pero que, hace mucho no explica nada en el factum. Y pregunto ¿Qué nos está pasando, qué nos estimula a empecinarnos en la necedad, el infantilismo y la pereza?


La condición humana es la vocación de negar todo lo que nos rodea en la realidad y de proyectar otra realidad alternativa a partir de nuestros deseos y perversiones libremente asumidos. Podemos fracasar en el intento, de hecho fracasamos inexorablemente, siempre nos estrellamos de alguna manera contra lo real, el hombre puesto en sociedad se transforma en una pasión estéril.


Sin embargo, nadie es perfecto, ni siquiera nuestros errores, entonces no habré de preguntarme sobre el ratio cognoscendi de los sesgos cognitivos, sino ¿por qué el Ser tiene esa extraña habilidad para violarlos?. Ni siquiera nuestros límites son confiables. La economía es el lenguaje del deseo inalcanzable confundido con el goce ergo el tratamiento eidético e imaginario de lo real mediante lo simbólico


Esa sensación adiáfora se pone en duda a si mismo, pasa a mostrarnos el lazo enigmático que tiene el Ser con la evolución. Entonces cabe la necesidad de preguntarnos ¿Qué sería de nosotros sin la existencia de la natural predisposición al error?. No me animo a afirmar que la cosa no se equivoca, pero conjeturo que si se equivoca el hombre, es porque de no equivocarse no habría argumentos para la evolución, el futuro y la vida humana. 


El deseo unívocamente humano es el Deseo que desea deseos. Kojéve se encolumna detrás de Platón y Hegel, para finalmente regalarnos la idea de que, el deseo es la presencia de una ausencia, es lo que le anuncia al sujeto sobre algo que no tiene, que no existe en lo verdadero pero que debe buscar in eternum. Desear deseos nos estimula a imaginar que la ausencia siempre es colmada con otra ausencia, es llenar el faltante con otro faltante.


La historia de la economía comienza cuando se enfrentan dos deseos. Esta inquisición del Deseo que desea deseos es arquitrabe del "objeto a". Porque solo en la pluralidad de deseos, es donde se patentiza la existencia del sujeto. Solo el deseo del deseo puede hacernos negar la negación, so nos estimula al frenético accionar de asimilar objetos que nunca llenan nada. 
¿Hacia dónde nos conduce el despertar de un paisaje interno?, el Pangloss de Voltaire diría acerca de la Ley de Oferta y Demanda que la violación de la ley es el pleonasmo de la ley. Es decir, desde un optimismo plenamente cooptado por la injustificación, la solución a ese apartamiento de la ley está en la misma ley.   


El deseo del deseo es una paradoja que nos consagra como sujetos incapaces de certificar satisfacción alguna en la certidumbre, porque sin incertidumbre dejaríamos de Ser en cuanto Ser. El sujeto es incognoscible porque sus deseos de deseos lo elevan por sobre la cosa en si, el ente, no hay objetivación posible para el ser humano. 




FIN




La riqueza y su generación está justamente en esas entidades abstractas, como la conciencia, la intuición, los sentimientos, el espiritualismo... (el deseo de procurarnos el bien como individuo y especie). Esa búsqueda neurótica y desquiciante de objetos y dinero que nunca llenan nada, ya no redime a nadie. Porque la verdadera riqueza está, se escribe en letras de molde y se inmortaliza en el alma humana.



Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL






Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.