El héroe reticente - Capítulo 30 (Novela Policial Negra) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

El héroe reticente - Capítulo 30 (Novela Policial Negra)

jueves, 10 de diciembre de 2015 0 comentarios

"El matón vio el video adjunto al mensaje y su boca se curvó en algo que, en una especie animal superior a la suya, podría denominarse sonrisa..."


Revista literaria digital letras opacas


Escrita por AQ Gimenez

Para Diario Literario Digital


Resultado de imagen para evil smile gif

“El Zorrino” recibe buenas noticias
(Al menos eso cree)


Cuando sonó el Smartphone que tenían reservado para las comunicaciones con Brasil, el secuaz encargado de recibir los mensajes abrió el mail con miedo. Hasta ahora todas las noticias habían sido malas. Nunca se sabía cuando el jefe podía explotar en un vendaval sangriento de furia. El matón vio el video adjunto al mensaje y su boca se curvó en algo que, en una especie animal superior a la suya, podría denominarse sonrisa.

Salió corriendo hacia la pieza donde Víctor Zorrilla estaba acostado con la viuda del que aparecía en el video.

Al golpear la puerta se oyó una sonora puteada. No le importó, sabía que las noticias que traía le devolverían el buen humor.

El Capo abrió la puerta luciendo una tanga de leopardo que en otro tipo hubiera sido ridícula. Pero nadie se ríe de una persona que puede hacerte matar con un gesto de su mano. La viuda estaba atada desnuda boca abajo en la cama. Las intenciones de “El Zorrino” eran bastante obvias. Su pasajero mal humor era entendible. Sin darle tiempo a su jefe para focalizar su frustración, le dijo:
 —Jefe ¡Buenas noticias de Brasil! Mire el video que mandaron.
—¡A ver! —Exclamó, empezando a interesarse.
El cómplice le entregó el sobredimensionado teléfono. “El Zorrino” miraba las imágenes como si fuera la película ganadora del Oscar. Una mueca desagradable transformó a su cara en una máscara demoníaca de bajo presupuesto.
—¡Esto tengo que mostrárselo a Ágata!

Fue hasta la cama y la desato, pero no permitió que se vistiera. La quería así, vulnerable. Le entregó el celular e inició el video. Ágata empezó a lagrimear y a negar con su cabeza. Cuando la grabación terminó ya lloraba a los gritos. Tiró con fuerza el aparato contra una pared, rompiéndolo en varias piezas.

A “El Zorrino” no le importó. Había cumplido con su maldad del día y estaba casi satisfecho. Solo necesitaba violarla mientras lloraba y podría dormir como un angelito.
El sexo había sido más violento que de costumbre. Saber que su marido había muerto de una forma espantosa parecía haber potenciado la libido del hijo de puta que la esclavizaba.
Pero ella sabía que estaba equivocado.
Con su imaginación habitual, Carlos había logrado mandarle un mensaje. Al principio la sangre y las heridas la habían confundido. Era imposible saber con certeza quién era el hombre atado en ese mugriento sillón. Por eso sus lágrimas al principio fueron sinceras. Pero después la cámara se detuvo mucho más de lo necesario en el hombro izquierdo del hombre torturado.


Ágata no solo conocía a la perfección el cuerpo de su marido. Había oído cien veces la historia de la caída de Carlos desde un trapecio cuando jugaba con sus amigos en la plaza del barrio. La clavícula se había partido y la punta de hueso había desgarrado la piel como la zarpa de un león, haciendo un corte de más de diez centímetros de largo. La herida había sido cosida en la sala de emergencias del hospital más cercano por un interno con pocas probabilidades de llegar a ser un afamado cirujano plástico.

 
La cicatriz resultante era ancha, oscura y desprolija. 
Pero lo más importante era que el hombre asesinado no la tenía.


El acceso de llanto y la destrucción del teléfono habían sido una actuación. Por dentro estaba nerviosa pero feliz.
Carlos estaba en camino.
 


Continúa en


 para DIARIO LITERARIO DIGITAL 
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.