Lugares insólitos para conocer mujeres, hombres o travestis (Humor - Sociología para Dummies) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Lugares insólitos para conocer mujeres, hombres o travestis (Humor - Sociología para Dummies)

miércoles, 4 de noviembre de 2015 0 comentarios

"Pocos lo sospechan. Pero una discoteque o un bar no son los mejores lugares para conocer a tu alma gemela, o por lo menos a una persona que al despertarte y verla al lado tuyo en la cama, no te de ganas de teletransportarla a Alfa.Centauro..."

Revista literaria humor Lugares para conocer mujeres


Escrito por AQ Gimenez 


(Estudioso de las extrañas mecánicas de la relación humana)


Exclusivo para Diario Literario Digital




Todos quieren ser originales, pero la mayoría de las personas hacen siempre las cosas de la misma manera. Van por el mismo camino al trabajo, veranean en la misma playa y hacen el amor en la misma posición poco acrobática.
Eso empeora cuando el objetivo es la conquista del sexo opuesto (o igual sexo, o parecido). Nuestros hermanos de ADN intentan hacer lo mismo una y otra vez, respondiendo a una de las definiciones de la locura.



¿O fue Einstein el que lo dijo?


Miles de personas van entonces a discotecas, recitales, bares y pubs. Visitan lugares de citas en Internet y no paran de chatear desde su celular aunque sean secuestrados por una célula de Al Qaeda.


Y a veces funciona. Sobre todo si buscas a una persona para un rato. No es fácil ubicar a tu alma gemela, que te acompañará muchos años después a llevar a los bisnietos a la escuela,  entre un grupo de desaforados borrachos gesticulantes con los que solo te puedes comunicar, sepultado por el Punchi-Punchi de la música electrónica, con señas y sonidos guturales como los chimpancés.




¿No sería mejor, poner un poco de imaginación y cambiar de cotos de caza?


El buen cazador espera a su presa en el lugar que frecuenta el animal que busca. Nadie iría a cazar leones a la Antártida. Entonces, ¿por qué intentar buscar a tu animal deseado, posiblemente una persona inteligente, cálida y reflexiva, en un servicio digital de citas?



 Os preguntaréis ansiosamente: ¿Dónde mierda están esos lugares?

Ninguna solución es mágica. Siempre tendrás que poner un poco de esfuerzo e imaginación. La idea base es localizar sitios en los que la gente no esté en guardia, ni en exhibición, sino concentrada en una actividad totalmente alejada (así creen, al menos) de la seducción. Por supuesto hay lugares que responden a esta premisa que no te servirán: Retiros espirituales, ceremonias religiosas, colas y trámites en oficinas públicas, etc. Pero aún allí no te sientas vencido... ¡más de un tórrido romance se inició rellenando en conjunto un formulario impositivo!




Un momento clave es cuando viajás solo, por placer o trabajo. Estás más solo que nunca y hay mucho tiempo para perder, o más exactamente para invertir.



En las playas es relativamente fácil entrar en conversación. ¡Y más fácil aún revisar la mercadería antes de comprar!





Pero a veces llueve, hay Tsunami, o estás en un lugar a 2327 kilómetros del mar.



Una buena opción es ir a ver un espectáculo de música típica local. No importa si los ritmos Munghulu o los violinistas bosnios te rompen las pelotas. Si es necesario tendrás que ir todas las noches hasta triunfar.

Es que allí concurren TODOS los turistas que están solos y al pedo. 


Por supuesto es más fácil si sabes catorce idiomas de corrido y sin acento. Pero un poco de buena onda, una cerveza y un comentario onda canción de Arjona:  "el batir del tambor djembé te llega directo al corazón", no suelen fallar.





Si eres hombre, para acceder a la mesa de las suecas, ecuatorianas o camerunesas, sólo debes tomar tu copa, acercarte a la más fea (suele ser la líder del grupo) y decirle: Estoy trabajando con Pelotudos sin Fronteras para mejorar el alcantarillado de los niños pobres. Vine a conocer esta hermosa música y me entristece escucharla solo en mi mesa ¿puedo sentarme un rato con ustedes? Una vez aceptado, debes sentarte, no al lado, que es muy obvio, sino enfrente de tu objetivo. Si puedes bailar más o menos bien, siempre ayuda. 

Si eres mujer es mucho más fácil, siempre serás bien recibida y nadie pensará mal de ti en ese contexto. 


En caso de lesbianas, travestis o gays, tendrán que evaluar el mercado y arriesgarse, salvo que los de la mesa lleven camisetas con la inscripción "Grupo Arcoiris por el matrimonio igualitario".





Otra posibilidad es la práctica de deportes aptos para permitir la comunicación. Por lo tanto, nada de fútbol, rugby o tantas otras actividades atléticas practicadas por equipos de un solo sexo, habitualmente sudorosos y malolientes.




En su lugar se recomienda practicar rafting, buceo, ski, kayak, treking, skate, patinaje y otras actividades por el estilo,  que te permitirán relacionarte con posibles significant others con cierta facilidad.






Ni hablemos si eres razonablemente bueno en alguno de estos deportes. Alcanzarle a una chica la estrella de mar que ve en el fondo, a la que no puede llegar; o para una jóven menudita pero esquiadora experta, mostrarle el mejor camino para volver al resort a un rubio de 1.95, puede iniciar un diálogo que puede terminar en cualquier lado.





En tu propia ciudad, un apostadero casi infalible es una peluquería. Hay que tener paciencia y esperar a que una persona que te gusta salga con un peinado o un corte que no salió muy bien o es algo ridículo. Es imprescindible vislumbrar a través de la vidriera del establecimiento, una discusión con el coiffeur, y una indisimulable cara de culo de nuestro objetivo.


Acercarse a alguien lleno de dudas y decirle, "¡te quedó buenísimo!", tiene que funcionar.






Pero los mejores lugares para conseguir pareja, son increíblemente los menos utilizados. Existen en casi todas las ciudades, en otras regiones de tu país, en el extranjero y a pocas cuadras de tu casa:


Los Museos.




Los museos más conocidos atraen a mucha gente, la mayoría inteligente y muchos atractivos. Allí las mujeres no están en guardia, los hombres no están intentando pasar por supermachos, y los gays salen del closet.


Es un lugar seguro, barato y, si te interesa el tema del museo, entretenido.
Normalmente tienen un restaurante, o por lo menos un café, hacia donde puedes arrear a tu presa con disimulo.


Y lo más interesante es que, si fracasas en tu intento por tener sexo, pasión y romance, al menos serás un poquito más culto.
Sólo debemos rezar porque la aventura en el museo no termine como en la película"Vestida para matar"...




Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL

Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.