Doble muerte (Recordando a Henning Mankell) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Doble muerte (Recordando a Henning Mankell)

domingo, 22 de noviembre de 2015 0 comentarios

    "Esto podría haberse titulado 2 x 1, como en las ofertas de los supermercados... Elegí Doble muerte, que bien podría ser el nombre con que se bautice, precisamente, a una novela policíaca, lo cual viene al pelo para esta ocasión..."                               


Resultado de imagen para henning mankell

Escrito por Santiago Casanova

Para Diario Literario Digital



Esto podría haberse titulado 2 x 1, como en las ofertas de los supermercados, pero preferí usar una cabecera más alfabética que numérica y más a la altura del homenajeado en este obituario. También podía haber intentado buscar una frase que tuviera que ver con el juego de las muñecas rusas y todo lo que vive dentro de un escritor, pero no se me ocurrió nada brillante al respecto.


Elegí Doble muerte, que bien podría ser el nombre con que se bautice, precisamente, a una novela policíaca, lo cual viene al pelo para esta ocasión.

Por ir al grano, al hablar de una muerte doble estoy hablando de lo que se muere cuando se va un escritor como Henning Mankell. El autor sueco nos dejó el pasado 5 de octubre, víctima de un cáncer. Además de perderle a él como persona, perdemos, de manera obvia, la oportunidad de disfrutar de su compañía, y su visión del mundo y, más obvio aún, perdemos la posibilidad de volver a disfrutar de una nueva novela suya. Ahora sólo nos queda el consuelo de releer sus libros ya leídos. Esto no es nada especial que diferencie a Mankell de otro escritor. Lo que le hace diferente es que su muerte es también la muerte del inspector Kurt Wallander. Eso no pueden decirlo muchos escritores. Esto es algo que va ligado a un género literario muy concreto: el policíaco.

Resultado de imagen para Kurt Wallander

La mayoría de los escritores que pueden presumir de haberse llevado a la tumba a un personaje casi tan real como el propio escritor, casi siempre fueron maestros de la serie negra que crearon detectives o policías que sobrevivieron a la primera novela y fueron creciendo hasta dar cuerpo a una saga y convertirse en tipos más importantes que la propia pluma que los creó. 

Resultado de imagen para conan doyle

Todo empezó con el escocés Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes. La muerte de Conan Doyle se llevó a la tumba al mítico Holmes e, incluso, al Doctor Watson, tan mítico como el propio Sherlock. Poco después, Maurice Leblanc se llevó a Arsene Lupin. La lista siguió creciendo con paso de los años. Dashiell Hammet se llevó a Sam Spade, Raymond Chandler se llevó a Philip Marlowe, Georges Simenon se llevó a Maigret, Francisco García Pavón se llevó a Plinio, Mickey Spillane se llevó a Mike Hammer y Manuel Vázquez Montalbán se llevó a Pepe Carvalho. Seguro que me dejo alguno en el olvido, por lo que ya pido perdón por adelantado. 
En todos estos casos, fueron dos muertes en una. Dos huecos vacíos en una sola jugada. Dos pérdidas al precio de una. Dos anhelos en un mismo suspiro. Porque hay veces que uno ya no sabe si llorar por la pérdida del creador de personajes o por el personaje creado. Kurt Wallander es un personaje lacónico, reflexivo y algo desencantado con la vida, que se va haciendo entrañable por su aparente fragilidad y que se hace humano en su alcoholismo nihilista y en su desorientación sentimental, a medida que se le conoce más y más al leer la saga. Kurt Wallander ya forma parte de ese elenco de héroes de la literatura que llegan a serlo viviendo como anti héroes. Le vamos a echar de menos.
Resultado de imagen para Kurt Wallander
Dicho esto, otra pena es que Mankell, eterno rumor en la ante sala de los Premios Nobel, se va sin ganarlo. Ya me dio rabia que esto le pasara a Vázquez Montalbán. La Academia Sueca parece poco dispuesta a valorar la literatura policiaca o la creación de universos alrededor del crimen, cuando, sin embargo, muchos de estos escritores construyeron un mundo literario plagado de crítica social y de filosofía, además de hacerlo con una gran calidad narrativa. En cualquier caso, los Nobel no dejan de ser unos premios que otorga un organismo privado que premia lo que le da la gana. Vamos, que no es una competición deportiva en la que gana el mejor. 


Con o sin premios, la serie policiaca es algo más que literatura de kiosco y aún nos quedan muchos autores que lo siguen demostrando como Leonardo Padura, Lorenzo Silva, Philip Kerr, Camilleri y muchos otros que, una vez, me dejo en el olvido y por lo que vuelvo a pedir perdón.

¡Viva la literatura! 

Resultado de imagen para henning mankell


Exclusivo para Diario Literario Digital

Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.