Simpatía mata galán y amenaza billetera (Humor) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Simpatía mata galán y amenaza billetera (Humor)

jueves, 1 de octubre de 2015 0 comentarios

"Aquí en Argentina siempre se cita a un importante pelotudo, feo y con discapacidad de metraje, inmortalizado por una frase que te deja pensando: Billetera mata galán. Hasta cierto punto es verdad pero..."





Escrito por AQ Gimenez (Sociólogo amateur de las redes sociales).




Aquí en Argentina siempre se cita a un importante pelotudo, enano y feo, inmortalizado por una frase que te deja pensando: "Billetera mata galán."

money cash rich $$$

Hasta cierto punto es verdad, en especial con el tipo de mujeres que el ricachón con discapacidad de metraje solía frecuentar: vedettes, modelos de segunda, actrices de cuarta y celebridades mediáticas de octava.



¿Pero es siempre así?

No hay duda que al elegir entre candidatos similares, hasta la más neo hippie tenderá a seleccionar al que tiene dinero para comprar al menos quinoa y semillas de sésamo.

Tampoco hay dudas de que las trepadoras sociales. (las hay en las zonas más humildes y en los Barrios Cerrados más selectos) SIEMPRE sacudirán las pestañas en dirección del caballero que acarree la chequera más pesada, aunque sea bonito como Danny De Vito y amable como un Guardiacárcel Ucraniano.


Nos queda hablar entonces de las relaciones entre mujeres y hombres, qué, a falta de una mejor definición, llamaremos normales. 

También eliminaremos de nuestro estudio a los que tengan los tres atributos. Los hijos de puta que son lindos, millonarios y agradables, ¡serán fusilados cuando sea gobierno!


Cualquiera diría que si hacemos competir a los buenos mozos frente a los tipos con onda, ganan los primeros. ¡No estén tan seguros!

Por supuesto, en general, los extremos son inusuales. Si hablamos de un amargo casi analfabeto, pero con la pinta de Brad Pitt joven comparado con un Quasimodo rengo y miope,  aunque más gracioso que una pieza llena de monitos bebé. Probablemente, al menos en el primer round, gane el pintón.


Las mujeres, entre las muchas cosas en las que superan a los hombres, está el desprecio de la belleza física como único atributo. Nosotros, los Neanderthal semi-civilizados, podemos impresionarnos con un par de tetas portadas por un cerebro que repitió primer grado. Las damas aprecian un buen culo y una nariz recta tanto como nosotros, pero tiene que haber algo más. 

Ni hablemos si el pibe es un Narciso que para a mirarse en cualquier superficie pulida y pasa más tiempo en el baño, arreglándose a la mañana, que su pareja.


Algo similar pasa con el millonario del barrio. Mientras no sea tan horrible que hay que esconderlo detrás de un biombo cuando llegan visitas, tienes que ponerle capucha para tener sexo, y posee menos onda que Himmler, va a tener más posibilidades que los semipobres. Pero no basta con ser rico para triunfar con las mujeres.

Hay, entonces, esperanzas para el ser humano de estética mediocre, y poco forrados bolsillos, mientras tenga algo de piripipí.

¿Pero cómo probarlo rápidamente?


El lindo sólo necesita pararse debajo de una lámpara y ¡ya está! Pero nosotros... mmmnnn quise decir los feos... necesitan probar nuestra inteligencia, humor y hombría de bien en unos segundos.

El método más eficiente es la música. Si bailás bien, no sólo impresionaras a la fémina sino que tendrás varios minutos para hablarle e impactarle (Nota del experto: ¡PUEDE FALLAR!). También sirve tocar algún instrumento en la reunión de amigos o la banda del bar. Recuerden que la batería permite mostrar los músculos (si los hay) y la guitarra tapa la panza. Una sonrisa ganadora dirigida al objeto de deseo, un mozo enviado con una cerveza de tu parte, y ni hablemos de una canción dedicada, siempre allanan el camino. 



Sin embargo es posible que seas más sordo que un muro de concreto y tengas el ritmo de un prusiano con problemas de meniscos. En ese caso hay que armarse de coraje y encarar al objetivo. 

La frase matadora debe ser personalizada. Nada peor que una genérica y obvia. Dudo que alguien la siga usando, pero una línea como "¿Qué pasó, abrieron las puertas del cielo y se escaparon los ángeles?" generará un papelón irremontable.

Una posibilidad es la frase cinematográfica dicha fuera de contexto. Algo como "¿Qué hace una chica como tú en un lugar como éste?" podría ser vulgar en un prostíbulo de Tijuana, pero en una fiesta privada del Jockey Club es bastante gracioso.



Si estás sentado en una mesa, con amigos y amigas es más fácil. Las chicas suelen sentirse más seguras hablando con hombres que vienen de conversar con amigas mujeres. El problema es que se ha probado estadísticamente que el 82.73 por ciento de las oportunidades en que un hombre visualiza al amor de su vida, está rodeado de boludos.

¡No desesperéis, hay una solución! 

Te acercarás a ella, la diosa, la perfecta (atesora el sentimiento pues años después, cuando la veas con celulitis, ruleros y sobrepeso, me maldecirás en uzbeco) y, mientras masticas un chicle de menta turbo para ocultar el aliento a cerveza rancia, le espetarás, con una sonrisa, ganadora y tímida a la vez:




—Perdoname, pero me mandé una boludez y le aposté a mis amigos cien dólares a que te hablaba y no me mandabas a la mierda enseguida... aguantame un ratito, sonreí un poco, te invito lo que que quieras y en diez minutos por reloj me voy, anoto un número cualquiera en un papelito, digo que me diste tu teléfono y listo...
Pocas mujeres se resisten a la franqueza sobre todo cuando aceptar tiene como bonus la posibilidad de burlarse de un grupo de machos gesticulantes.
Con éste truco conseguiste diez minutos de parla. Si no te la levantás, mejor ingresá a un convento trapense y dejate de joder.



Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.