Oh Señor Shiva (Una historia sobre la espiritualidad en la India) - Versión en español | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Oh Señor Shiva (Una historia sobre la espiritualidad en la India) - Versión en español

jueves, 16 de julio de 2015 0 comentarios

"Una historia sobre una era diferente en la cultura de la 
India"



Diario literario digital. Shiva



Escrito por Suresh Kumar

De Punjab, India

Traducido por AQ Gimenez

Para Diario Literario Digital 

(Digital Literary Journal)







¡Oh Señor Shiva!,



"Por favor encuéntrame exactamente a las 5 pm, tenemos que conversar de algunas cosas, y no llegues tarde porque voy a traer comida caliente y mangos. Te lo repito, no llegues tarde. Con amor, Rani".

Rani escribió la carta al Señor Shiva, el Dios todopoderoso, cuando tenía sólo 9 años de edad. Puso la carta en un sobre dirigida a Dios... de... Rani. Luego la colocó en el buzón. 

Como era un pequeño pueblo, el cartero le devolvió la carta a Dharamchand, el padre de Rani y el mayor terrateniente de Dharamsala. Él le contó a su mujer acerca de la carta y se rieron a carcajadas.








Dharamsala era un lugar rodeado de montañas, cascadas y grandes árboles. La mayoría de los hombres eran granjeros o artesanos. Las mujeres eran amas de casa. Dharamchand tenía muchas tierras. Todas las comunidades vivían en armonía. Las escuelas para niños y niñas estaban separadas. Las niñas sólo podían estudiar hasta la escuela media y se casaban al alcanzar los 16 años de edad. La vida era simple. Hasta los años 60, el principal medio de transporte en las áreas remotas de la India era la carreta de bueyes. Los ricos tenían caballos. La familia de Rani tenía varios. Su mejor amiga era Salma, una pobre niña musulmana huérfana. Rani siempre llevaba a la escuela algo extra para compartir con ella en el almuerzo. Ella tenía un gran corazón. Creía verdaderamente en Dios sin ser religiosa. Les decía a todos que Dios era uno y todos eran iguales. Sus padres estaban muy orgullosos de ella y permitían que Salma visitara a Rani cuando quisiera.







En Agosto de 1970, Rani se casó, a la edad establecida de 16 años, en un pueblo vecino, llevando una gran dote (la costumbre de la dote ha sido prohibida en la India moderna... pero sólo oficialmente). Ella era rica y hermosa. Su marido era un Capitán del Ejército con base en Assam. 






Poco después del casamiento, Mahesh recibió un telegrama de la Jefatura del Ejército ordenándole reportarse a su unidad de inmediato. Hizo su equipaje y volvió a cumplir su deber. La pareja aún no había tenido su Luna de Miel. Rani estaba confundida, sin un beso en sus labios, ni siquiera uno en la frente. No sabía qué hacer. Una adolescente era ahora la dama de una gran casa donde vivía con su suegra, sus dos cuñadas, dos mucamas y Madho, que conducía el carro. Al ser la yerna, era responsable de la cocina, el lavado de la ropa, la limpieza de la casa, y el cuidado de las vacas y la familia. Rani se sentía rara, cansada y agobiada. Después de todo era casi una niña. 

Llevaba seis meses de casada y ya había olvidado la cara de su esposo. Las novias hindúes no podían en esa época  quitarse el velo de la cara por muchos meses, a veces años. Ella extrañaba mucho a sus padres. Se acercaba la boda de su hermano mayor, Durga. La fecha del casamiento se había fijado para el 18 de Febrero. Mahesh fue informado, ya que el yerno es considerado el invitado de honor en la sociedad hindú. Se suponía que Mahesh iba a estar con ella. Ella estaba excitada, su corazón latía con fuerza. Aún no había sido tocada.






Pero Mahesh nunca llegó. Se desencadenó una guerra entre  India y Pakistan. El ejército pakistaní lanzó una acción contra el Este de Pakistán y la India se comprometió al rescate de los civiles. (El este de Pakistan fue declarado Bangladesh el 26 de Marzo de 1971). En esa acción, Mahesh desapareció. Por primera vez en su matrimonio, Rani extrañaba a su marido. En el pueblo, todos hablaban de su triste destino, "qué mala suerte" era lo que se oía por todas partes. Era un tremendo golpe para ella y sus padres. La gente le sugería que volviera a casarse. La situación era terrible y confusa. Rani lloraba sin parar. De repente decidió regresar a la casa de Mahesh. Pero no pudo, ella no tenía suerte y nadie la quería. Su mundo estaba terminado.





Poco a poco la situación comenzó a normalizarse. Rani decidió volver a los estudios para recibirse de maestra. Su padre aceptó pero su madre quería que se volviera a casar y sentara cabeza. Ella insistió. Estaba determinada a continuar su camino. Necesitó cinco años para terminar su carrera, y apenas se recibió, comenzó a trabajar en la Escuela Para Niños Mayores.


Mientras tanto, se arregló el casamiento de su hermana menor. Esta vez Rani no estaba entusiasmada. Los recuerdos la abrumaban. Ella seguía siendo muy joven y le insistían que se casara de nuevo. ¡Pero al fin había un casamiento en la casa de Dharamchand!  Todos estaban contentos. La gente la ignoraba y ella se daba cuenta. La novia partió. Los invitados se fueron. Los trabajadores recibieron su pago.







El reloj de pared sonó cinco veces. Eran las 5 pm y alguien golpeó la puerta. Rani estaba peinando su cabello de casi dos metros de largo. Abrió la puerta y frente a ella encontró a un extraño. Él dijo "Rani, soy Mahesh".

Rani casi perdió el equilibrio. Mahesh extendió sus manos y la sostuvo. Ella permaneció en sus brazos con su pelo tocando el piso. Era nuevamente una novia. Todos querían saber qué le había sucedido. Mahesh contó que había perdido la memoria debido a la explosión de una bomba en la guerra, y como un terrateniente musulmán llamado Rehman lo cuidó todo este tiempo, hasta que se recuperó. Rehman era el propietario de unas fincas de mangos donde Mahesh trabajó en forma voluntaria.






Su padre, Dharamchand, recordó la carta escrita tantos años atrás, y sonrió. La plegaria de Rani había sido respondida. Dios había cumplido a tiempo y Rani había tenido razón: "Dios es uno", porque otro nombre del Señor Shiva es Mahesh y Rehman es un nombre de Allah. Durante toda su niñez Rani había ayudado a su  amiga musulmana Salma sin prejuicios, y en otro lugar, su esposo Mahesh había sido cuidado por un completo extraño.

Sorprendente.


.
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.