El dolor de ser artista (Sátira) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

El dolor de ser artista (Sátira)

domingo, 5 de julio de 2015 0 comentarios

¿Es la pornografía el nuevo horizonte del arte? 

Las antípodas de Posporno

Escrito por Lic Ramón D. Peralta

Exclusivo para Diario Literario Digital



EJERCICIO LITERARIO

POSPORNO: El arte que le rompió el culo al arte 


Escribir todos los días, es la mejor manera de engañar a la muerte. Pero no todos mueren ni nacen en la literatura, porque para eso es necesario sentirla. Quienes se ufanan de escribir en razón del llamado divino de la supuesta "musa inspiradora" son quienes mÁs resienten un sentimiento que no poseen. Porque el que realmente ama la literatura, no puede evitar luchar por conocerla, por seducirla, conquistarla, aparearse con ella. 

El estudio de las letras, es la evidenciación del sacrificio que está dispuesto a realizar el enamorado en pos de mostrarle un interés real a su amada. "Hechos son amores, no bellos primores" (como suele sentenciar mi esposa cada vez que me pide algo concreto). 

Todo amor necesita de un ente inteligible que se erija en mensaje sustantivo de comunicación, algo en donde podamos plasmar acciones detrás de las palabras, un significante y su signo. Al fin y al cabo, somos todo lo romántico que nuestra racionalidad e intuición nos permite. Nunca un sentimiento duró más que el agotamiento. 



La escritura profana es onanismo, incluso cuando la hacemos pública. En ese sentido, nada mejor que internet para que la sociedad festeje tal mancomunado salpicado espérmico. Diariamente nos secamos el cuerpo de esas manchas narcisistas que nos arrojan desde las redes sociales. 

Y lo hacemos de manera contractualista, bajo la tácita aceptación que todo es arte, en la medida que estamos inhibidos de definiciones, demarcaciones o límites. Así es como, los comienzos del siglo XXI, quedarán en la historia por haber desbordado en "arte de atmosférico".   

Ese espectáculo que con tanta hidalguía nos regaló "Posporno" en la galería central de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, es fidedigna prueba que el concepto de arte ha corrido la misma suerte que el Bosón de Higgs. Todos experimentan con ella, sin saber qué es realmente. 



Pero ojo, no quiero hablar de moralidad, algo que tampoco conocemos, hablemos de arte y artistas. Porque si arte es orinar sobre una mesa, o introducir un micrófono en una vagina, pues habré de ser un artista. Tengo dos o tres micrófonos en mi casa, y seguro por ahí hay una vagina. Para orinar, soy un Picasso y para meter cosas en una vagina un Da Vinci ¿No se siente más próximo al arte después de leer esto?

Intentar escribir bajo la idealización que individualmente deconstruimos en torno al arte literario, es estresante, neurótico, agotador, angustiante, tortuoso, y por qué no, deprimente. Nos hace pendular entre ansiedad y paranoia, mientras la psicosis y la neurosis se pelean por sodomizar la razón. ¿Cómo confiar en nuestro GPS interior, si cuando en medio de esa batalla identitaria nos corren los mojones de ese lugar de la U-topía en cuanto arte?

¿Dónde quedó esa noción de estética, de atino, de buen gusto, de belleza, esa idea de que, artista es aquel que hace de lo óptimo lo óptimo, ergo esa manufactura que los demás no pueden imitar? ¿Qué es arte?, por favor, que alguien me muestre nuevamente el camino. ¿Por qué un grupo de mujeres y hombres teniendo sexo de forma pública, sea hetero u homosexual puede ser catalogado como artístico?. 




No debe haber cosa que nos resulte más naturalmente fácil de realizar que coger o follar. Hasta el más inútil sabe ejecutar el coito. Los actores pornos, no cobran por ser eximios artistas del sexo (aunque algunos lo sean), sino porque se animan a mostrarse de manera pública. Pero asimismo, pagan un alto costo social por hacerlo, eso explica por qué se intuye que no hay dinero suficiente que compense debidamente semejante "trabajo". 


Todo lo que gana el actor porno, luego lo pierde dando explicaciones. ¿Qué latino en su sano dogma, se casaría con un actor o actriz porno a sabiendas?. Va, ésta pregunta es para el túnel del tiempo, para antes del auge del libertinaje. ¿Qué significa libertinaje?. También es una pregunta para el túnel del tiempo.  

¿Una expresión de arte en son de protesta, porque es una manera de llamar la atención de las mayorías dominantes quienes no entienden que meter un micrófono en una vagina es un derecho humano inalienable y universal?... 




En lo personal no tengo objeciones que se metan una ferretería o un Garbarino entero dentro de la vagina, la boca, el ano o la oreja. Me inquieta que a eso le llamen arte. Estupideces que tenemos quienes abrazamos el arte como  única forma de encarar y sentir la vida. 


Amo ver películas pornográficas y masturbarme, quizás tanto como literar un ensayo. También me pregunto ¿Por qué el ser humano se asusta tanto ante el sexo en público? ¿La práctica del sexo es inmoral o amoral?. No claro, lo que es inmoral es que esa cópula se haga públicamente ¿Y por qué?. No hay nada que responder. En rigor, yo tampoco tolero eso, aunque nunca entendí sus fundamentos. Ahora tampoco tengo en claro qué es arte. 

La locura del escritor se preserva exultante de misticismo, y la humanidad inmunizada ante ella, en tanto se está escribiendo. La insoportabilidad del escritor solo es perceptible, cuando toma contacto nuevamente con la sociedad. 



Lo que molesta no es el escritor, sino el arte literario, cuanto menos es lo que me molesta a mi, que me jacto de ser lo que no soy. Ese limbo psicológico, es lo que mueve al artista a exponerse ante una sociedad que intentará destruirlo ni bien su obra tome contacto con el aire.

Esa inconsciente relación de amor/odio entre la gente y el artista, es lo que hace humano al ser. Porque cuando escribe (actividad pura y llana) uno no siente, y eso es justamente lo que le confiere la cualidad de terapéutico. Las emociones y sentimientos nos asedian, por ende, en la acción escritural hallamos la fuga, la calma. 

Y hablo de artista, so escritor, porque es lo único que conozco desde el empirismo. Quizás el pintor, el músico, el actor o el escultor, sientan lo mismo, pero también son el Otro. Todos los potenciales lectores son el Otro para mi, Yo, grupo del que también formo parte.  

Tampoco pienso poner sobre el estrado todo lo que el artista gana en flagelamiento el día que decide hacerse conocer como tal. En mi familia pueden tolerar una puta, un promiscuo, un farsante, un mentiroso, una casquivana, un ladrón e incluso un político (lo peor), pero no un escritor. Porque las demás actividades son justificables mediante la consecución del dinero. Adenda que obviamente no me comprende, ya que nací con trece dedos. Conocí la riqueza, cuando tomé contacto con su apodíctica indiferencia. 


banner

Tampoco habré de convertir esto en lamento borincano o tragedia shakespeareana, pero como pretendo que la catarsis no finalice sin una acabada eyaculación (valga la "rebuznancia"), me siento en la obligación de darle un par de vueltas al asunto de la justicia que arrecia al arte, y más propiamente al artista que pugna por asirse de un mísero espacio.   

Tal vez más que justicia, deba hablar de sentido de justicia. Es decir, detectar qué tipo de dirección lleva implícito ese devenir de verdad en torno a una realidad que sea, en tanto ideal, útil y como tal, humana. 

Porque si hoy los protagonistas de Posporno, están en todos los medios masivos de comunicación en forma de debate y discusión, es porque sin duda lograron su cometido de instalarse como tal en la sociedad. Lo cual, admito, me llena de admiración, rabia y asimismo envidia. Porque eso es en síntesis lo que anhela y sueña todo artista, trascender en lo público en cuanto a revelación, rebeldía y sacudón. 

Entonces habré de preguntarme ¿Quiénes son los principales protagonistas de ésta circunstancia, los actores de Posporno o los medios de comunicación? Porque si fuera mera y solipsista responsabilidad de esos actores pornográficos, es porque son auténticos artistas. Under o border, pero arte al fin. 

Si fuera el caso que, todo este aquellarre fue posible por obra y gracia de los medios masivos de comunicación, el asunto se torna enigmático, ya que, solo me resta suponer que existe y no de ahora, un fuerte estímulo para éste tipo de "expresión artística sin límites", en detrimento de aquellos artistas que vienen luchando desde hace años en pos de hacer reconocer un arte de tipo estético, digno, sofisticado, radical, lírico ergo trascendental. 


banner



El tipo de arte que regocija el alma, acaricia el espíritu, nos redime como seres unigénitos ante la reificación, nos rescata de tanta cosificación, nos devuelve en paz a la vida, nos arrulla el alma, nos esperanza. Ese tipo de arte que, nos recuerda el "deber ser" del hombre ante el semejante. Y ciertamente, la difusión con que fue premiada la puesta en escena de Posporno, es algo que lastima, que hiere, que duele, que indigna. 


Y uno se pregunta ¿Son conscientes los medios de comunicación del daño que hacen, cuando en ese sórdido afán de vender información, o hacer campaña proselitista a favor o en contra de (...); establecen nuevas simbologías, signos, índices o códigos culturales que habrán de erigirse en un nuevo norte a seguir? ¿O es acaso la escatología, la ignominia, el oprobio y el mal gusto un destino inexorable para el futuro del arte?. 

Escuché y vi a varios periodistas, políticos, docentes y "honorables"  en la televisión, haciendo de Posporno una especie de causa de estado, sin haber siquiera intuido que el verdadero daño lo hacían ellos al difundir algo pergeñado originalmente para eso.  

Hay mucha estupidez en la moralina colectiva, cuando se enfrenta a un tipo de expresión que es bastante más siniestra que su anoréxico razonamiento, porque la misión de Posporno era esa, y que, ciertamente, no hubiera tenido éxito sin la complicidad de esos "inteligentes sabelotodo" que controlan los medios de comunicación.


  

Lo que más le duele a un artista, son estas cosas. Ver como el reino de la basura nos domina. Comprobar que existe un horizonte plagado de imposibilidades, materialismo e injusticias, donde no triunfa el mejor, sino el hijo de puta mas promocionado; en medio de una sociedad anestesiada por el morbo, la codicia, la violencia y la crueldad. Aquello que consume con tanta angurria, sin que se le caiga un solo remordimiento, para luego, sacarle brillo a una retórica moral que no ejerce, no conoce ni practica.   



¿Qué es arte? ¡Que alguien me lo explique de nuevo!...

Presiona el botón dorado


NOTA: El autor pide disculpas por el lenguaje utilizado, pero al parecer es lo que está de moda.   

Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.