Claves Para Entender La Influencia Lunar - Parte 2 (Astrología) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Claves Para Entender La Influencia Lunar - Parte 2 (Astrología)

viernes, 10 de julio de 2015 0 comentarios

"La influencia lunar  determina de manera crucial cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás"


Diario Literario digital luna astrología

Escrito por John Motor: Astrólogo y Músico 

(exclusivo para Diario Literario Digital)





Habiendo analizado ya lo que considero los dos extremos de la energía lunar (el Aire y el Agua), nos queda en esta parte adentrarnos en áreas más complejas, si se quiere, o por lo menos no tan claras en cuanto a la visibilidad de sus efectos. La Tierra y el Fuego, en sus manifestaciones en nosotros a través de nuestras lunas, se muestran menos evidentes en su accionar, son muchas veces elementos esquivos y nos cuesta más entender sus procesos (y observarlos a través de las miradas).




Si dijimos que el Aire es el elemento más preparado para resistir los embates del infortunio emocional, y el Agua el elemento más eficaz para contener emocionalmente a los que lo necesitan, entonces la Tierra es un elemento que combina (o puede combinar) muy bien esos dos extremos.

Sin embargo aquí es más difícil unificar criterios acerca de los tres signos de Tierra, de la misma manera que lo hicimos con los tres de Agua y los tres de Aire. A medida que vamos avanzando por la rueda zodiacal, la Tierra se vuelve cada vez más "resistente" y menos "sentimental". Tauro sería el signo terrestre más acuoso, en lo que hace a su capacidad de dar sostén, ternura y consuelo, y Capricornio el más aireado, si entendemos por aire a una cierta frialdad, un aparente desapego emocional. Más allá de esto, el componente unificador por excelencia de estas lunas es la estabilidad: se puede confiar en que las lunas de Tierra permanezcan estables y persistentes ante las dificultades, mientras que las lunas de Aire se "volarán" cuando las cosas no salgan de la manera esperada.



La Luna se exalta en Tauro, lo que quiere decir que ahí "hay mucha luna". Es decir, que en Tauro se manifiestan las principales cualidades lunares en cantidad, no necesariamente en calidad, pero sin embargo están ahí, y a mi entender funcionando de manera más armónica incluso que en Cáncer. La luna en Tauro es sentimental y a la vez fuerte, puede contener y resistir, puede mantenerse firme al lado del ser amado, puede ayudar y ayudarse. Su característica más negativa, sin embargo, es muchas veces la de quedarse en una situación mucho más tiempo del necesario, teniendo grandes dificultades para cambiar de rumbo cuando las circunstancias lo precisan. Más allá de esto, es una luna altamente eficaz.





En Virgo, y sobre todo en Capricornio, las lunas terrestres van adquiriendo más frialdad y aparente resistencia, y digo aparente porque hay una convicción (funcionando a nivel inconsciente) en las personas con estas lunas de que lo concreto, lo terrenal, lo que se puede tocar, es lo que nos va a dar seguridad y refugio emocional, y paradójicamente las emociones son tomadas como peligrosas. En Virgo el "orden" y en Capricornio la "dureza" son tomados como virtudes, quedando cada vez más relegadas las cualidades que se asocian naturalmente con la Luna, como la emotividad, el instinto, la protección, el bienestar, etc.

No obstante, y esto es algo que quiero dejar bien en claro, yo no puedo dejar de pensar que los planetas que tradicionalmente se considera que están en "mal estado celeste", en realidad simplemente están en un signo que tiene sus cualidades particulares, y que esas mismas cualidades son las que hacen única a cada persona. Si todos tuviéramos soles, lunas, mercurios, venus, martes "perfectos", el mundo sería un demencial aburrimiento. En el caso de estas lunas no funcionando como supuestamente deberían (en Capricornio la luna está en exilio, o sea en oposición a su regencia en Cáncer), lo que en realidad sucede es que están imprimiendo, en las personas que las tienen, el paradigma del "duro", la persona implacable pero que puede ser muy eficiente e impecable en su accionar. O no. Ejemplos de famosos con luna en Capricornio incluyen a Brad Pitt, Johnny Depp, George Clooney, Adolph Hitler, Napoleón, Arnold Schwarzenegger, David Beckham, Matt Damon, Michael Douglas, Liv Tyler, Cher, Kim Basinger, Christina Ricci, Tim Burton, Ozzy Osbourne, Joseph Goebbels, George Patton y Federico Chopin. En algunos está la dureza sin control y en otros la dureza bien direccionada y funcionando de manera impecable, ayudando al resto de la Carta a manifestarse armoniosamente. Saquen sus propias conclusiones.



En lo que hace a las Lunas de Fuego, en mi experiencia es dónde se produce el mayor equívoco por parte de la gente. Los soles en fuego tienen la capacidad de exteriorizar, de expresarse completamente; van para afuera, hacen, quieren, se hacen notar, no pasan desapercibidos, y no hay conflicto, en este aspecto, en las personas de Aries, Leo y Sagitario. La mayoría de la gente piensa que con lunas de este elemento pasaría lo mismo: Dicen “Luna en Leo, gran seguridad, confianza en sí mismos”, y en verdad muchas veces pasa exactamente lo contrario. El accionar de la Luna se manifiesta en nosotros de manera inconsciente, no es nuestra voluntad lo que trabaja aquí, sino una necesidad íntima de refugio emocional. Esa imposibilidad de exteriorizar voluntariamente todo ese “ardor” interno generado por el fuego, genera una suerte de frustración en los poseedores de estas lunas, que sólo podrá ser superada mediante la concientización y utilización productiva de los talentos lunares.





Lo que no puede negarse es que las lunas de fuego tienen un muy cercano conocimiento de las cualidades del elemento: saben de qué se trata, aunque ese conocimiento no esté concientizado. Por eso, de encontrar la manera de exteriorizar dichas cualidades, serían excelentes exponentes de la fogosidad (empuje, luminosidad, conciencia del yo, dinamismo, optimismo, vitalidad, carisma, etc). 

La clave es que esa exteriorización no puede darse de forma voluntaria. El primer paso es conocer exactamente las características y dificultades que se presentan al enfrentarnos con el mecanismo lunar ya establecido en nosotros, para lo cual recomiendo indagar en el excelente libro de Carutti al respecto. El segundo paso es no hacer absolutamente nada más. En este punto, y en todos los puntos referidos a la astrología, la magia del Zodíaco consiste en saber todo lo que sea posible saber, y luego relajarse y dejarse vivir. La fantasía de control que nos provoca esta disciplina muchas veces nos hace alejarnos del objetivo, nos hace perder un millón de dólares por detenernos a recoger un billete de cinco pesos. En el caso de las lunas de fuego, el conocimiento mismo se irá incorporando cada vez más dentro de nuestra estructura integral de ser, hasta llegar a revertir el mecanismo en talento consciente.

En definitiva, la influencia lunar nos imprime cualidades únicas que determinan de manera crucial cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. Y en tanto entendamos que se trata no sólo de una fatalidad sino de una herramienta muy poderosa, capaz de ayudarnos a superar las más duras pruebas que nos presente el destino, se nos abrirán posibilidades inimaginables de expresión para nuestros espíritus, para encontrar nuestra individualidad inimitable dentro del Todo.





Lee mas sobre estas energías:
blog.yogashopargentina

Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.