El error de Hegel y la dialéctica de Mário Ferreira dos Santos | DIARIO LITERARIO DIGITAL

El error de Hegel y la dialéctica de Mário Ferreira dos Santos

miércoles, 17 de junio de 2015 0 comentarios


"La filosofía concreta de Mario Ferreira Dos Santos refutando a Hegel" 




Escrito por Evandro Maria Santos de Albuquerque (Brasil)



ENSAYO ABREVIADO


Quiero hacer un comentario sobre el ensayo "El ser entre el todo y la nada" de nuestro amigo Diego Ramón Peralta, amante de la filosofía de Mário Ferreira dos Santos. Peralta dice: “será Hegel quien afirmará que el ser y la nada son igualmente indeterminados porque la nada tiene la misma falta de determinación que el ser (...) La absoluta inmediatez del ser lo coloca en el mismo plano que su negación y solo en devenir podrá surgir un movimiento capaz de trascender la identificación de la tesis y la antítesis”

I.- El error de Hegel 


El problema del ser y la nada en Hegel es una concepción negativa; la nada se identifica con el ser y viceversa. Este es uno de los grandes errores en la filosofía de todos los tiempos. La filosofía positiva – aquella que afirma algo y no me refiero al positivismo – se basa en la realidad de ser. La filosofía negativa se sustenta en la nada como real en sí misma. La nada es un simple ente de la razón y no una realidad externa al filósofo. La tesis 33 de la Filosofía Concreta dice: “La afirmación precede ontológicamente a la negación”, implica como punto de partida del punto arquimédico; aquella certeza que va más allá de nuestro pensamiento, ergo es independiente de nosotros. Esta afirmación del ser es apodíctica y evidente, no necesita demostración. 
Mário Ferreira dos Santos, en su Ontología explica que el Ser es: a) suficiente en sí mismo; b) eterno, sin principio ni fin, es el comienzo y el final de sí mismo; c) El ser es sin devenir – sin cambio y sucesión de tiempo, que no cambia en sí mismo, como absoluto; d) No se rompe y es eterno; e) Es en sí subsistente y el fundamento de todas las cosas; f) Acto puro – es la totalidad de todo lo que es posible, es privado de materialidad y potencia, inmaterial porque afirma una creatividad sin límites. 

Nos dirigimos al Ser por una participación en la vida del espíritu que nos trasciende en la dignidad y primordialidad – es el valor supremo. Cuando digo "la vida del espíritu", me refiero a la capacidad humana de comprender las posibilidades de las posibilidades a través de la comparación intelectual de las formas, actualizadas en nuestra vida con las formas perfectas del ser, lo que el filósofo llama Tímese Parabólica. Esta situación de la imperfección, la privación y la incompletitud humana ante la perfección del ser y la realidad de la muerte, es el misterio de la vida temporal y limitada en la Tierra. 
Sin embargo, en la Ciencia de la Lógica, Hegel dice: “El Ser, tomado por sí mismo, es indeterminado. Pero la nada es indeterminado; Por lo tanto, el ser es la nada (no-ser)”. Así, el ser pertenece a la orden de los indeterminados y la nada también pertenece al mismo orden: son idénticos. Aquí hay una lógica defectuosa. Es imposible afirmar y negar el mismo punto al mismo tiempo. 

Hegel dice que el ser es la nada, pero no muestra sus razones. La afirmación de la presencia del ser no es la negación del devenir, pero su fundamento metafísico. Cuando afirmamos la presencia del ser, es contradictorio predicar la ausencia bajo el mismo aspecto y al mismo tiempo – como lo hace Hegel que reduce el ser para uno concepto negativo. Concluye Mário Ferreira dos Santos, desde el principio de la identidad y de la no contradicción: “lo que es no puede, al mismo tiempo y en el mismo sentido, ser lo que no es, porque es lo que es”. Solamente la verdad puede liberarnos de los errores, de las mentiras y sus negaciones. La verdad es el Ser en su aspecto inmutable. 

II. La dialéctica de Mário Ferreira dos Santos 


Mário Ferreira dos Santos tenía tres métodos de estudio para las diferentes áreas de conocimiento que se basan en la polarización de diversos planes, como el sol y la luna con respecto a la Tierra. Así, gracias a la dualidad fundamental de toda existencia finita, que nunca es acto puro, ni la potencia pura. Esta es una posición positiva, afirmativa, que surge por encima de los extremos abstractos de los diversos planes y campos del conocimiento en un proceso dialéctico hasta la busca de una conclusión apodíctica. 


Aquí, en primer lugar, lo que llamó dialéctica concreta y ontológica, que trabaja en el área de la Filosofía Teórica. El argumento es la simultaneidad de los principios inteligibles (logoi), que, a partir de una sentencia puede capturar todos los demás principios hacen analogía con aquél a través del método dialéctico de análisis simbólico.

Así el mayor filósofo brasileño pone, en face de las demás sentencias, los juicios apodíticos establecidos por entonces. Después, como un tablero de ajedrez en el que hay varias piedras para con ellos, comenzar una partida hasta llegar a los conocimientos, Don Mário coloca las piedras: los juicios apodícticos, firmes y inquebrantables que, conforme el juego continúa, hace que las verdades constantemente se revelen a nuestros ojos como una epifanía porque concreciona lo ontológico con lo empírico. 

El segundo método es la Decadialéctica, estructurado en lo que es más firme en la lógica clásica, sin renunciar a las innovaciones modernas. Es el razonamiento dialéctico de los diez campos, concepto usado en la acepción de la física como la sustancia de lo universal. Estos campos se combinan y hacen del razonamiento dialéctico complejo como la existencia misma. Por lo tanto, es adecuado para el análisis de las cuestiones de la filosofía práctica, así como la lógica formal es a los temas de Filosofía Teórica. 
Por lo tanto, se basa en la ley de alternancia que siempre incide en una polarización, simbolizado por el número 2 en la perspectiva de Pitágoras. Dice Mário Ferreira dos Santos: “Todo lo que está en acto, es indeterminado como la potencia, y esto, actualizada, revela nuevas posibilidades. Todo lo que es finito, para ser, requiere lo que se opone para que se llegue en el ser etc”. La decadialetica comienza en la polarización entre el sujeto y el objeto, como el dualismo entre la subjetividad y objetividad, entre el yo y el no-yo, y viceversa. 

Entonces, el campo de la actualidad y potencialidad; en tercer lugar, el campo de las posibilidades reales y no reales; por lo que va en siete campos diferentes que necesariamente son relacionados. Él deja las rocas y llega a la síntesis del conjunto del Universo. Esta es la gran polaridad de todo el proceso dialéctico que tiene lugar en diez campos de razonamiento actualizado en una reciprocidad constante em todos los grados del Ser. El filosofo realizó una unión personal entre la doctrina de Pitágoras con la de Santo Tomás de Aquino. 


El plan cósmico también puede encontrar un término medio: el plan de la inmortalidad que, lo hace poder distinguir los 10 planes de la realidad. 

1) el plan fisicoquímico

2) el plan biológico

3) el plan psíquico

4) el plan del alma

5) el plan del espíritu

6) el plan sociológico

7) el plan astral

8) el plan cósmico

9) el plan de la inmortalidad

10) el plan divino – Síntesis y concreción final de la Totalidad. 

Así, la fundación del universo es la pregunta más importante de la filosofía universal y el Filosofo – que murió de pie rezando el Padre Nuestro – respondió el problema con la perspectiva del Cristianismo Católico. 

La decadialéctica nos enseña que necesitamos de todos los esquemas para conocer lo desconocido. Y estos esquemas deben ser formados y estructurados. Después, lo que pareció absurdo es simple y claro. En primer lugar, debemos luchar contra el espíritu de caricaturizar. Con este método dialéctico, Mário Ferreira dos Santos aplastó al marxismo en su primer libro que he leído "Análise Dialética do Marxismo" (Análisis dialéctico del Marxismo). Es evidente la lucha espiritual debajo de aquél texto y de las numerosas referencias internas en su obra. Con esto, Mário analizó y fundamentó cualquier ciencia con profundidad ontológica. 
El tercer método es la Pentadialéctica. Considerado un tema o un evento en su conjunto, el Filósofo se decidió por analizar en cinco niveles: a) Unidad; b) Totalidad; c) Series; d) Sistema; e) Universo. Como ejemplo, podemos decir que en una sociedad, el individuo puede ser visto como una unidad, como una totalidad en la familia, como serie en el grupo social al que pertenece, como un sistema en el ciclo cultural que lo incluye, y como universo en la humanidad. Por tanto, es posible decadialectizar un tema de acuerdo a los diez campos de razonamiento, también como pentadialectizarlo de acuerdo con los planes de la realidad. 

Mário Ferreira hace referencia a tres métodos en sus obras, como el análisis, la síntesis y concreción del tema en estudio. Esta es la forma adoptada en la Teoria Geral das Tensões (Teoría General de las Tensiones), donde el estudio realiza una asunción hasta la unidad de su trabajo como una síntesis de un verdadero Mathesis Magiste (Instrucción Suprema).
Por lo tanto, la sabiduría de los primeros principios han postulado leyes ontológicas, matemáticas y lógicas invariantes, necesariamente anterior de toda sucesión temporal y existencia finita porque no tienen principio ni fin: son leyes eternas que rigen el universo. La sabiduría de las Leyes Eternas es el gran amor de los filósofos clásicos.
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.