Dios protege a los lectores de mi pluma (filología) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Dios protege a los lectores de mi pluma (filología)

sábado, 13 de junio de 2015 0 comentarios

"Feliz día del escritor para el que se cree escritor"




EJERCICIO LITERARIO


Escrito por Lic Ramón D. Peralta


ANTOLOGÍA DE CABOTAJE

 DÍA DEL ESCRITOR 






Yo divido a mis lectores en dos grupos claramente identificados: los que me critican y los que no me leen. En cambio a mis textos los divido entre, los que yo puedo tolerar y los que no me toleran a mi. Escribo bastante bien, aunque nadie lo note. Tengo faltas de ortografía, hasta cuando escribo puntos suspensivos. Con los poemas líricos se mueren de risa; y con mis chistes, se angustian. En realidad soy un gran sujeto, aunque flojo de predicados.

Nunca sé lo que voy a escribir hasta ya es tarde. Me he puesto objetivos tan elevados que, la literatura terminó transformándose en Dios. Algo que de querer creer, jamás podré alcanzar. Soy un extravagante ateo que solo sabe hablar de "Dios". Pero la literatura no ha muerto, nace todos los días y se expresa de extrañas maneras (a pesar de mis ostentaciones prosaicas). 


Me levanté de mala gana y con peor humor. Malditos relámpagos que nunca fueron. Luego de tomar un té que no era caliente ni té, me mentalicé que no debía hacer nada. Y aquí me ven, sin nada que hacer. Hoy no voy a escribir, y no insistan.


Mañana soleada en Buenos Aires. Ni siquiera tengo ganas de hacer nada. Nunca imaginé que la literatura profana pudiera herir mi arrogancia, mi soberbia, agonizante ego, so atormentar magna estupidez, agudizar mi ceguera. Hoy me pregunté ¿Quién soy?


Nadie supo cuándo nació, ni dónde ni por qué vino a este mundo, de hecho solo se lo conocía por su retórica. Algunos suponían se trataba de un hombre necio - otros -, de un hombre loco, pero los más, solo lo ignoraban.






He concebido de mi varias copias, pues temo que el original sea descubierto. Por él percibo el silencio de la quejosa ciudad; por el simulacro, la esquividad y el aislamiento; del solitario rechazo, el desencanto; quizás un par de pañuelos. Todos hemos tenido una Adelfa; mi todo por desterrarte desconcierto. 




Los pobres sabíamos que moriríamos pobres, y los ricos que nunca morirían. ¿Para qué necesita de la gnosis alguien que ya conoce y aceptó su destino?. El conocimiento siendo pobre, es una tremenda contradicción. Porque solo la ignorancia hace tolerable la pobreza.




Al otro, a Peralta, es a quien lo agobian las letras. Yo leo Letras Opacas y miro vídeos porno. Camino por Puerto Madero, y me adelanto al descontento, acaso me flagelo holísticamente ¿Cuántos departamentos que jamás podré tener?. Peralta se preocupa por llegar a fin de mes (y yo también)






¿Por qué me hago las mismas preguntas, si tengo un récord perfecto de nunca responderme?, ¿qué habrá de surgir hoy de nuevo que no haya sido nuevo ayer?, ¿cuánto habré de mitificar esa opaca melodía que susúrrame con apócrifa simpatía, día tras día, serás lo que puedas ser?. 



Sería exagerado afirmar que nuestra relación es amigable; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Peralta pueda tramar su filosofía y esa filosofía no convence a nadie... ni siquiera a mi.




¿Cuánta superstición tuvo que ser idolatrada, cuánta vocación conturbada, cuánto clamor abatido y cuánto santuario derruido en pos de una blasfemia herética que sobre si mismo impúsose el hombre como clausura de su naturaleza? 


Es verdad que las palabras no pueden atrapar el movimiento de la vida; las olas que nunca terminan de llegar, el latido del corazón herido y esperanzado, la nostalgia de quién soy pero ya no soy, de lo que fue pero sigue siendo; el adiós del que has despedido sin despedir ¿Cómo explicar lo que sentí al dejarte sin dejarte? 


Los adultos son quienes asesinan a los niños, les condenan de por vida al infierno de la cotidianidad. Los arrojan al supramundo de las cosas para que pierdan su humanidad. Ese niño muere como niño y se transforma en un hito, un fantasma, un capricho. Deja de ver lo real, para deambular errante, vagabundo y sin sentido, para que las cosas inanes e inertes piensen por él. 



He construido varias historias de mi mismo sobre la pesquisa de la idea, excomulgando el cáliz del misterio, distorsionando los momentos de singularidad, encumbrando lo efímero; expurgando la hazaña de lograr todo en el vacío, duplicando caminos sin sentidos.



Fatídico destino el del niño educado como para amar las cosas en detrimento de lo trascendente, y aunque se intuya como decadente, el adulto no puede parar. Tampoco los adultos son dignos de suicidio, en el culto de esta vida, juntos os habréis de matar, y que ese niño tutelado no nazca jamás.






Anoche soñé toda la somnolienta noche que aún estaba vivo, que era nuevamente un niño, por adelantado. Yo he hecho lo que he podido, y la vida me ha dado lo que ha querido. ¿Por qué siento que mi vida no me ha entendido?. 




¿Quién era esa persona que ocupaba mi lugar? en cada rincón se ocultaba el leitmotiv de un reclamo, y en cada gusano azuzaba la demanda de una tierra que decía aborrecer. Con cada paso, sus pensamientos se detenían, como quien detiene el tiempo, para padecer en el infinito. En ese aura de omnisciencia uncía a su yugo la conciencia, en la apariencia de alguien que domina el inconsciente.


La especialidad de mi madre era lavar ropa ajena y subirse al sulky para repartirla. Olía a guiso con estofado. Después se murió. También Holger murió. Mi hermano no tardaría en morirse, estaba muy enfermo. Todos moriremos tarde o temprano, le solía decir a mi hermano para consolarlo.






El corazón del hombre es un misterio, ama el amor porque lo desea y odia el amor cuando tiene miedo. Escribo mi epitafio diariamente, por lo visto, no nos llevamos bien, yo y mi otra sombra.

Tras mi ignorancia se refugian las palabras, pero tras ellas no están las cosas, sino las ideas que los pobres les incorporamos. Nosotros no disfrutamos de las letras, porque la palabra no es el objeto, ni siquiera lo define.

La búsqueda perenne del limite, exaspera por lo distópico. La muerte de la libertad, hace honor a perpetuidad mayúscula a nuestra natural ansia de certeza. Pues ella es la invención en la que depositamos todo, banalidad insoportable del tiempo. 


Ojalá pudiera añadir a la insidia que embriaga éste reto de conciencia, la ausencia de gravedad ante la alerta, manternerla despierta ante el sufrimiento y el desconsuelo, tembloroso sonido del alma, que solo reclama silencio en la calma.

Sin los pilares de la fe, me temo que algún día; el nebuloso cielo de mis creencias podría derrumbarse. Trato de nunca estar abajo, por si acaso me sienta seguro de ello.



Sin tu ecdótica lector, el autor yace solo, inerte. Filología, amiga mía ¡qué bueno volver a verte! Acércate a mi alma, erradiquemos al deturpado, loas retórica poética que me habéis conturbado. Rezarte Horacio ¡entregadme tu Epístola a los Pisones!, ars poética, clasisismo amigo, en la muerte los mojones Así como los árboles mudan sus hojas al morir el año, así también perecen con el tiempo las letras del rebaño

¿Por qué se puede lograr un exitoso libro con solo banalidades, personajes imposibles, situaciones absurdas, motivaciones inocuas y oraciones vacui? ¿Cómo hace la literatura para transformar un tema vulgar y pedestre en una teofanía luminosa y secular? ¿Por qué idealizamos la verosimilitud textual cuando intuimos que las palabras están por naturaleza inhibidas de atrapar la realidad? ¿Cómo hace la literatura para transformar las peores miserias humanas en una sublime expresión de arte? ¿Cómo explicar que una situación paupérrima, repulsiva, inquina, común y asimismo nítidamente apócrifa; puede consagrarse en lo más rico de una biblioteca?

¡Ay palabra! ¿Cuántos mundos has creado, cuántas verdades inventadas? ¿cuántas veces me has seducido y cuántas compungido?, ¿cuántas veces me has aclarado, cuántas enojado y en cuántas confundido? ¿En cuántas formas te has ocultado, de cuántas evidenciado y por qué ocasionalmente olvido? ¿Cuántas veces falsa y tantas otras epifánica?



Con ciertas ínfulas de exégeta, podríamos acordar que la crisis actual del mundo es la crisis de la palabra. Es la realidad quién nos está acosando. Ciertos saberes no clásicos nos están desafiando. Hay una tenue revolución en proceso, y esa sutileza es muy peligrosa. Aprendimos a enfrentar la violencia con violencia, pero somos vulnerables ante la timidez del cambio imperceptible (por lento y sosegado). 


El matrimonio entre el universo con la palabra, está atravesando un mal momento, se están divorciando. Tal como la nada distingue al ser del todo, es menester que intervenga el silencio para reconciliarlos. La evidencia, la tercera en disputa; ha adquirido formas irreverentes y capsiosas. El miedo nos carcome, porque ya la palabra no nos pertenece, nos domina. Ese alumno que superó al maestro. 


Pero ese miedo es quien motoriza la expansión de la palabra, achica el universo, lo trae de nuevo a nuestro lecho. La vida en la palabra es clausura, y la literatura poética la masturbación. El sexo es sexo porque de carne soy y rumbo a la carne voy, pero solo en la palabra hallarás el amor. Hay vida más allá de la muerte, porque la palabra es inmortal. 



La palabra no puede hacerle justicia a lo que siento, porque no pueden contenerme ni contenerse. Pertenezco a esa dimensión llamada al silencio; condenado a amar eternamente a la misma literatura que nunca me ha aceptado. Hay castigos que Fausto ni el Dante han imaginado, y aún sigo adentro. 

Puesto que, la palabra no es el lenguaje de la realidad, es la forma que construyó el alma humana para decirnos ¡Acá estoy, no me olvides! Si el universo parece sólido, es porque el alma puesta en la palabra lo preserva unido. La palabra de no ser divinidad, sin duda es mujer; porque nunca la termino de entender. Como tampoco entiendo al destino. Hay veces que maldigo mi ateísmo, porque realmente me gustaría poder vociferar tal sentida plegaria ¡Por favor Dios, protege a los lectores de mi pluma! ¡Ojalá fuera un escritor!

FELIZ DÍA DEL ESCRITOR... y


      
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.