Ardaxpó (cuento para niños) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Ardaxpó (cuento para niños)

sábado, 27 de junio de 2015 0 comentarios

"Ardaxpó, el dragón bueno de China"



                   Escrito por Isabel Llor Cerdán (España)

           Exclusivo para  Diario Literario Digital

Diario literario digital


CUENTO PARA NIÑOS: ARDAXPÓ




Hola, me llamo Miao Li. Vivo en una aldea muy alejada de Beijing. Mi padre, el Sr Li es campesino. Planta arroz, maíz y lotos. Mi madre, la Sra. Li, le ayuda, y además, cuida de nosotros y de la casa. 

A mi me gusta cantar cuando sale el sol. A esa hora, todos los vecinos se levantan y se preparan para ir a los campos. 

 Diario literario digital

Nuestro pueblo no tiene nada de particular, sería como tantos otros, si no fuera porque hace mas de cien años un ser muy especial nos acompaña: Ardaxpó es un dragón de tierra y nadie sabe, ni los mas ancianos, cómo llegó hasta aquí. Él cuida nuestros campos y los protege de los animales que arruinarían las cosechas. Apenas le vemos, pero sabemos que está ahí y, de vez en cuando, a la entrada de la cueva donde vive, le dejamos pequeños regalos, como cuencos con arroz cocido o algunas frutas. 


Durante muchos, muchos años, todo fue bien, había respeto mutuo y una excelente convivencia. Pero un día alguien prendió fuego al maizal cuando ya las mazorcas estaban cuajadas. !Fuego, fuego! (gritaban todos), corriendo de un lado a otro. El río estaba cerca, pero cuando consiguieron apagar el incendio toda la cosecha de aquel año se había perdido. 
Diario literario digital

Todos se reunieron y después de hablar durante horas, decidieron que el culpable no podía ser otro que el dragón, y, armados de palos y horcas, se dirigieron hacia la cueva dispuestos a darle un escarmiento. Los ancianos recomendaron prudencia, nunca habían tenido el más mínimo problema con Ardxpó, al contrario. Pero los jóvenes no quisieron escuchar. 


Cuando llegaron a la entrada de la cueva, hicieron mucho ruido, pero nadie se asomó. 


She-Chuan, uno de los hombres mas valientes de la aldea, entró, pero lo que encontró fue a un dragón enfermo y muy viejo, que le pidió ayuda, porque ya no podía salir, ni siquiera a buscar su alimento. El joven lo miró y le dijo: 
Diario literario digital

-No sé si creerte, ¿Juras que no has sido tu el que ha prendido fuego al maíz con tu aliento? 


A Ardaxpó casi le dieron ganas de reírse: 

-Fíjate, ¿ves? No puedo echar fuego, no puedo volar y, lo mas importante, nunca haría nada que os perjudicase 


-Pues alguien lo hizo y tenemos que averiguar quien fue 

Entre todos los campesinos se formaron varios grupos; unos irían a buscar comida para el dragón y se quedarían vigilándolo, otros vigilarían alrededor de los campos, por si alguien intentaba destruir algo mas; y algunos se entrenarían con sables y espadas por si había que luchar. 

 Diario literario digital

Pasaron tres días y tres noches y, de pronto, alguien gritó: ¡Algo se está moviendo entre los arrozales, venid corriendo, puede que sea un animal muy grande o varios! 


De nuevo fue She Chuan el que se metió entre las plantas, los demás lo seguían a una prudente distancia y lo que vió lo dejó asombradísimo: un pequeño dragón se había enganchado y no podía moverse, al ver al hombre se asustó mucho y emitió un largo sonido de auxilio que fue oído por Ardaxpó el cual, haciendo un enorme esfuerzo, consiguió llegar hasta allí. 

-Bueno ¿de dónde has salido tu? 


El pequeño contestó que procedía de las estrellas y había venido a relevarlo, pero que aquel lugar era totalmente desconocido. Al aterrizar se había pinchado con algo y, para defenderse, le había prendido fuego. 
Diario literario digital

Los campesinos estaban muy enfadados y querían matarlo, pero los ancianos dijeron: 


-Todo fue un error, además si ha venido a ocupar el lugar de Ardaxpó, eso quiere decir que será nuestro nuevo protector. 


-Así es. Yo le enseñaré cuál es su trabajo y cuando esté preparado podré descansar y buscar el camino de regreso a las estrellas (dijo el viejo dragón) 

Diario literario digital

Hubo un gran debate y después de horas, se llegó a un acuerdo: el pequeño dragón quedaría bajo la supervisión de Ardaxpó y prometería cuidar del pueblo, los campos y los habitantes, hasta que, a su vez, otro dragón viniera a relevarlo. Por supuesto no usaría su aliento de fuego cerca de los campos, ni de las casas, ni de ningún ser humano para evitar accidentes y se procuraría su propio alimento, aunque los campesinos se comprometían a llevarle cuencos con arroz y frutas, siempre que pudieran. 


Pero los mas jóvenes aún protestaban: ¡Si, todo está muy bien, pero ¿Qué haremos sin maíz? No se salvó ni una sola mazorca!. 


Entonces Ardaxpó, con ínfulas de misterioso, se metió en la cueva y sacó un pequeño cofre, que descubrió estaba lleno de monedas de oro. ¡Es todo lo que tengo! -y agregó- he ido encontrando las monedas y guardándolas para un momento como éste. Podéis comprar maíz o distribuirlas, darle el uso que deseen. 
Diario literario digital

Los ancianos se encargaron de hacer el reparto de la forma mas justa. Y a mi me encomendaron buscar un nombre al pequeño dragón. 


Así, lo que había empezado como una gran pérdida, se había transformado en una ganancia. Todos estaban muy contentos y decidieron hacer una gran fiesta. Durante días todo el pueblo y los dos dragones cantaron, bailaron, comieron y bebieron. 


Hace ya algún tiempo que Ardaxpó emprendió el regreso a las estrellas y Laky ocupa su lugar. Como aún es muy joven a veces lo vemos volar, pero, por lo demás, todo sigue igual en la aldea.

FIN 


NOTA: Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL





Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.