Algo que no puedo imaginar | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Algo que no puedo imaginar

lunes, 1 de junio de 2015 1 comentarios

"Un hombre solo es capaz de prometerse el universo"




Escrito por Lic Ramón D. Peralta




EJERCICIO LITERARIO


Hoy madrugué levantado. Soñé toda la somnolienta noche que aun estaba vivo, que era nuevamente un niño, por adelantado. Yo he hecho lo que he podido, y la vida me ha dado lo que ha querido. ¿Por qué siento que mi vida no me ha entendido?. 

 El corazón del hombre es un misterio, ama el amor porque lo desea y odia el amor cuando tiene miedo. Escribo mi epitafio diariamente, por lo visto, no nos llevamos bien, yo y mi otra sombra.




Sin los pilares de la fe, me temo que algún día; el nebuloso cielo de mis creencias podría derrumbarse. Trato de nunca estar abajo, por si acaso me sienta seguro de ello. 


¡Mentira¡ No tengo dudas, ni celos, ni interrogantes, ni frustraciones, ni pesares, ni anhelos. Me tengo a mi mismo, y con esto tengo suficiente desvelo. ¡Vete Diego! ya no existe consuelo.




He concebido de mi varias copias, pues temo que el original sea descubierto. Por él percibo el silencio de la quejosa ciudad; por el simulacro, la esquividad y el aislamiento; del solitario rechazo, el desencanto; quizás un par de pañuelos. Todos hemos tenido una Adelfa;  mi todo por desterrarte desconcierto. 


 


Resucitar en si, la verde hierba, el tibio viento, el blanco lirio, primavera inmensa. Convocar al calmo leño, vestirme de mansedumbre con franco empeño; hacerme ídolo de mi mismo, exorcizar al tedio.


Voy soñando caminos, de la mañana a la noche, de las doradas colinas a la agreste ladera, del rechazo al olvido, de la metáfora al suicidio. Rompo mil veces el espejo, avanzo lento, no soy lo que soy; no tengo buena visión, me veo viejo. 




No me canso de mi susto. Yo pienso que vos lo sabéis. Constantemente me llamáis, continuamente me alejo; constantemente me ignoran; continuamente me acerco, y constantemente salgo herido; a mi soledad siempre regreso.



Para decir adiós, dije amén; cuando dijiste adiós, me dije amor, ahora sin decirnos nada, estás lejos. Allá, allá, estáis ahora tan distante, que solo repito tu nombre  y el de Dios por delante

¡Dios haz que regrese Marcela!




 
Mi agonía es la absurda agonía; mi desidia es injusta desidia, agonía y desidia del que quiere justificar lo injustificable. Me dicen el solitario, mas no quiero soledad; y eso es lamentable. Ella es sus ojos azules; y mis ojos son lágrimas. 


Por una palabra, un verso; por su saludo, un soneto; por su teléfono, un poema; por una caricia, un mundo; por una mirada, un cielo; porque regrese conmigo de nuevo (...) ¡Y..., no sé que le daría por eso!. Es algo que no puedo imaginar.-



NOTA: Se hace constar que es solo un ejercicio literario para luego buscar las distintos recursos literarios y lingüísticos combinados, como asimismo buscar los textos originales y sus autores. 
Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

martes, 2 de junio de 2015, 9:53:00 GMT-3

Hermano prometo leer todo la próxima vez y no quedarme solo con la introducción. Hay mucha reflexión en esto, pero también mucha poesía. Un abrazo!

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.