¿Tiene porvenir el capitalismo? (ensayo) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

¿Tiene porvenir el capitalismo? (ensayo)

domingo, 3 de mayo de 2015 1 comentarios

FILOSOFÍA SOCIAL y POLÍTICA 

¿EXISTE UN ESTADO DE NATURALEZA QUE JUSTIFIQUE LA IGUALDAD Y LIBERTAD EN EL HOMBRE? (Ensayo)




Escrito por Lic Ramón D. Peralta






Luego de prepararle el desayuno a mi esposa, habré de torturar nuevamente éste pobre teclado, y su fatigado monitor. Aunque le cueste asociarlo de manera "ortodoxa", de este lado hay una persona, quizás hasta tan humana como usted. Realmente inicio éste texto sin rumbo cierto, cosa que no se sale 
de la bitácora integral de mi vida.


Hay un exótico amorío entre certidumbre y naturaleza humana; so dejamos el último halo de vida tras su búsqueda, para no saber qué hacer con ella cuando la encontramos. Los mejores hombres son los que están por morir, aunque ellos íntimamente, en ese instante, solo se apiaden de su escatológica resignación, cosa que impide disfrutar de la certidumbre como tal.




Linda paradoja, la de la vida del hombre ilustrado, quien de antemano sabe que esa pesquisa por las respuestas de la vida, carece de sentido, de substancia, de asidero, de utilidad. No digo que la vida no tenga sentido, sino que ese sentido es paradójico, tanto como sus acciones.


Todo ha girado en torno a un solo punto ¿qué es el hombre?, razón por lo cual, resulta admisible que existan instituciones de la psiquis humana cimentadas en la superstición y creencia superior. Todo debería cerrar con una vida más allá de la materia, donde eso que alguien bautizó espíritu, justifique esta carrera alocada y frenética por la sabiduría.


Tal vez hoy, con tanta física y matemática cuántica, no se sienta tan "conspirativo", el suponer que la muerte solo se trate de una vuelta al estado de naturaleza de éste extravagante espécimen, al cual llamamos Homo Sapiens, ergo hombre o "ser humano". Tan especiales nos sentimos, que la metafísica más excelsa aún hace girar el universo de las especulaciones científicas, filosófica e intuitivas alrededor de nosotros mismos. 


Esa perspectiva centrípeta, es inmanente al sentimiento, alma, pensamiento e intuición del hombre, tanto lo es, que hasta la acción más filantrópica desde lo enunciativo, yace plenamente contaminada de egocentrismo e individualismo. No somos más que autonautas asediadores de paradojas y mitos.





Pero tampoco es dócil de entender ese individualismo, puesto que si bien concebimos lo todo en torno a nosotros mismos, estamos imposibilitados de gozar de ese individualismo como suelen hacerlo otros animales, menos "animales" que el hombre. Por mucho, muchos filósofos se han empeñado en refrendar una prosaica espitemología, que tememerariamente pretendió expurgar la condición humana, de natural. Pero la naturaleza humana es una entidad tan fuerte, que sigue regresando para imponerse luego de los uróboros giros "iluministas" que rezaron por su negación.


Es decir, somos individualistas en un grado extremo, como tan extrema es nuestra necesidad de vivir en manada o masificarnos. Cosa que sirvió para alentar ramas del conocimiento, como la psicología, psiquiatría y psicosociología, entre otras. 


El temor de convalidar una naturaleza en el ser humano, siempre se vio condicionado por el miedo a tener que tolerar a un Dios, por detrás de ella. Nunca entendí bien por qué, porque Dios y naturaleza (esencias) no son una misma "divinidad".


La discusión sobre la existencia o no de Dios, solo es consecuencia de que por encima de lo que creemos y queremos ser, tenemos algo que nos supera, nuestra naturaleza. Otra muestra cabal de su existencia, es nuestra capacidad innata de mentir inconsciente y conscientemente. Somos el único animal conocido, que se maravilla por esa capacidad inmanente de mentirse a sí mismo, capacidad que lo lleva a poner en jaque su propia supuesta racionalidad. 




A estas alturas, y por ser domingo, podemos licenciarnos agregar una acepción mas a las tantas definiciones de filosofía existentes: La filosofía no ha sido otra cosa que la inane e inasible búsqueda de la racionalidad consciente del ser humano, como asimismo la búsqueda de la esencialidad que obra en el inconsciente primitivo del hombre, más los fundamentos posibles que tiene esa ruptura o quiebre entre ambas dimensiones del espíritu y alma, y de la naturaleza que justifique nuestra existencia y experiencia en éste espacio/tiempo y lugar determinado.


Pero hay más, mucho más, sencillamente porque si hay semejante cúmulo de paradojas, es porque nos siguen faltando cosas para corregir los mismos yerros filosóficos de siempre. 


Las respuestas existen, pero en movimiento perpetuo. Cuando aún no terminamos de rozar la primera, ya visualizamos la cola de la segunda incógnita, incluso de la tercera y cuarta. En esa necia olimpíada de la certidumbre, no están contemplado los repechajes. Obviamente, intuimos que lo mejor es ignorar todo cuanto podamos ignorar, mientras otra de las superfuerzas que nos gobiernan nos arrastran hacia adelante, me refiero a la curiosidad. Así es como el hombre, termina siendo presa de superfuerzas naturales que lo condicionan y estigmatizan. 




La curiosidad y el sexo, nos movilizan, el miedo y la intuición nos detienen, para en otras situaciones invertir por completo los roles. Por otro lado, tenemos profundos y racionales análisis desde lo individual, pero puesto en el contexto social, se convierte en un algo completamente distinto e incoherente.


En esos lúgubres territorios, combaten cultura, moralidad, ética e idealismo, contra líbido, inmanencia, esencialidad y originalidad, agentes furiosos y completamente antagónicos. En apariencia, la mentira está también en nuestra naturaleza, como otra de las superfuerzas. Y Tan poderosa es la mentira, que la sociedad ha tardado toda su existencia en pos de desterrarla, negarla o transformarla.



El ser humano vive y se rige por sus propias mentiras, dejando la ironía no asumida, como otra de las fuerzas regentes. Esto explica en alguna medida, por que la sinceridad sea un bien tan preciado desde lo intuitivo para la humanidad, aun a sabiendas que es una conceptualización caprichosa, capciosa y por qué no, antinatural.


El ser humano, dado su condicionamiento al materialismo histórico y cultural, se ha prohibido a si mismo la sinceridad a perpetuidad. Solo los enajenados, los locos y los suicidas pueden acercarse a algo semejante a la sinceridad. Ojo, que nadie se ofenda, no dudo de que "usted sea sincero/a", tome esto como solo un ensayo filosófico mas. Su modo de vida tal como hasta ahora, debe seguir así, so sería muy pérfido de mi parte, intentar influir en otro ser humano con cosas tan tormentosas. 




Pero las paradojas no terminan aquí, empiezan aquí. Las sociedades con sus hombres adentro, aún siguen luchando por una libertad, que desde lo esencial y natural no puede digerir. No podemos vivir completamente solos, rotundamente libres, en silencio, en paz, moriríamos en vida.


Como tampoco podemos dejar de luchar por una igualdad social, que por naturaleza no podemos tolerar. En otras palabras, la libertad como utopía vale solo como tal y como guía, de algo que habremos de destruir ni bien nos acerquemos. Lo mismo pasa con la igualdad en tanto materia. Los pseudo socialistas de ayer, hoy, siempre, lucharán sin cuartel hasta alcanzar algo que se le aproxime, para luego destruir esa distópica realidad arañada. 


Pero como somos los mejores mentirosos del cosmos, esas realidades son decretadas imprescindibles para las filosofías de conjunto que las élites bajan a las masas, quienes necesariamente necesitan de dogmas religiosos/políticos para que no se aburran. Una sociedad atestada de imaginarios librepensadores racionales, es un escándolo para el mismo ser humano y su naturaleza. En ese sentido, el hombre no puede evitar amar la guerra tanto como la paz. La naturaleza es sabia, pues concibió una plaga ignominiosa como el ser humano, con la capacidad de regularse y autodestruirse. 




Es curioso, porque en el capitalismo del primer mundo del hoy, vemos como los "exitosos" se esclavizan detrás y por debajo de sus posesiones, cimentado sentimientos y creencias por sobre la acumulación de mentiras y nuevas invenciones colectivas, sin percibir su grado se sometimiento.


Pero el pobre también está imposibilitado de disfrutar de su libertad, por una sociedad que no admite jugadores por fuera de la dialéctica del materialismo. Si el pobre no tuviera contacto con el dogma de los "exitosos" jamás, sería la expresión mas próxima al paroxismo/libertad. 


No, no me olvido de las clases medias, quizás la expresión más sinuosa de esclavitud voluntaria. En estos segmentos, los mas "exitosos" son los que consiguen "prestigiosos" puestos o cargos en las grandes corporaciones, para entregar lo mejor de sí en esa "digna" carrera hacia el triunfo. Los empleados estatales, por su lado y algo mas abajo, se enorgullecen de su rol deconstructor para con ese patrón disfrazado de fetiche romanticista.


Las corporaciones privadas actuales, tienen para el liberalismo sixlo XXI, la misma punción que los otrora señores feudales. Los empleados estatales, aún ganando menos se consuelan con la protección del absolutismo del líder supremo con sus simbolismos. Y los militantes partidistas, la más camuflada expresión de servidumbre pos neomarxismo, son dignos de lástima. 



Acabo de leer el nuevo libro del filósofo Mario Bunge "¿Tiene porvenir el socialismo?". Y llegué a la conclusión que; futuro tiene, lo que no tiene es pasado y presente.

La lucha de clases nunca existió como tal, tampoco ha existido un no capitalismo, porque mientras el hombre viva y muera por lo material, nunca se tratará de otra cosa que la lucha por el capital, tanto desde lo individual como grupal.

No me refiero al capitalismo como término dogmático, sino a un capitalismo de tipo metafísico y supraestructural. Aquel que se impone sobre un tenue espíritu del hombre, ya hastiado, agotado, sin fuerzas para luchar. Trátese de un socialismo con propiedad privada en forma de distribucionismo, de capitalismo de estado (socialismo clásico) y de una mixturación de ambos, los resultados serán siempre los mismos en el tiempo. 

Bunge, sostiene que el socialismo para tener éxito debe intentar avanzar mas allá de lo económico para socializar cada aspecto de la vida política o pública del hombre, donde el sindicalismo y el cooperativismo sean las estrellas fulgurantes de ese nuevo estado de bienestar y solidaridad, lo cual no significa aportar nada nuevo, tampoco solución alguna. Soy consciente que a estas alturas, pregonar por mas espiritualismo, se vea como muy racional en la superficie, pero no menos ingenuo y pseudo-moralista en el fondo.


Es curioso porque yo me siento muy libre encerrado en un departamento alejado del mundo. Hace días que no salgo a la vereda, y si puedo, seguiré así in eternum. La sociedad no me necesita, ni yo a ellos. Claro que sería lindo si esto fuera real, pero yo decidí que sea verdad porque necesito que sea verdad. La sensación de libertad, aunque efímera e impostora a conciencia, no deja de causarme los mismos efectos emocionales que si fuera real. No me siento ni rico ni pobre, ni alto ni bajo, ni blanco ni negro, ni liberal ni comunitarista (...) solo me siento protegido estando solo.

Cuando estoy así, siento que todos somos iguales, y solo porque en el fondo me permití serle indiferente a la diferencia. 

Los pobres solo magnifican la angustia de la pobreza, cuando alguien que no es pobre le enseña el horror de su condición. Cuando estos detractores y profanadores de mi individualismo se tornan hegemónicos, mi pobreza deja de serme indiferente. Nada más aberrante para un pobre que aquel que es inventado en afasia apologética por un mundo que se vende indignado, pero que se compra como impiadoso.

En ese sentido el populismo es el mejor exégeta de la miseria humana. Un líder, un pueblo, un enemigo, un elegido, un destino, una verdad, un todo... totalitarismo.



Veremos seguir a los inescrupulosos filósofos del neo-iluminismo, siempre amparados por el mecenazgo de los mega-grupos del poder plutócrata; esbozar recetas sociológicas perimidas, obsoletas pero cíclicas. El péndulo entre libertad o igualdad, describe la misma historia de la humanidad.

Podemos afirmar sin pudor que, el capitalismo y el socialismo tienen porvenir, lo que deberíamos preguntarnos: ¿Tiene porvenir el hombre en ellos?.

Para anestesiar tanto escepticismo filosófico, deberemos escarbar en esa misma naturaleza que tenemos y negamos, pues allí y solo allí estarán las respuestas. 

La igualdad y la libertad son utopías que se construyen con imaginación, pero que solo se vuelven perceptibles con indiferencia. Si el rico le fuera indiferente a su riqueza y el pobre a su pobreza, ambos serían iguales en la indiferencia, ¿ser pobre es acaso un pecado?, ¿y entonces por qué me hacen sufrir?. Al fin y al cabo, la vida es solo una invención ergo un acto de fe. Lo cual me lleva a sentenciar, que nadie más ambicioso que un comunitarista socialista y nadie más estúpido que un mediocre capitalista.

Pero si me preguntan, os diré tolero más el hedonismo absurdo y sinsentido del que se cree libre en el liberalismo, que el autoritario que se cree igualitario en el socialismo, pues este último hace daño donde es imperdonable, el espíritu del hombre. Nadie más obsesionado con el culto al materialismo, que aquel que está dispuesto a luchar y matar, por una igualdad utópica que no conoce ni quiere conocer.

Los idealistas son muy peligrosos, como dijera Jesús: "....no saben lo que hacen". Nada redime al hombre que mata a otro hombre, y nada salva al hombre que le impone a otro hombre su verdad. No hay ideal posible que justifique esta enajenación. Y pensar que se dicen humanistas. 

El pensamiento del hombre, se cree que viene por pares, como si el dualismo fuera una regla supracosmogónica. Individualismo versus colectivismo, libertad versus igualdad, amigos versus enemigos, el bien versus el mal, exitoso versus fracasado, etc... como si eso realmente tuviera el mínimo asidero.

La vida y la razón son mucho más que eso, y si bien sabios antes que nosotros nos han dejado un hermoso legado de sabiduría, seguimos empecinados en prevalecer como solo materia según la materia. 

Si insistimos en supervenir la igualdad del hombre según las cosas, les aconsejo que como en los cuentos de ficción, dejen a una computadora al mando de la humanidad y que distribuya con rigor mecánico y objetivo.

Pero antes, pongan un nanochips en el cerebro de cada ser humano, así también logramos que una vez que hayamos distribuido todas las cosas equitativamente, cada uno las pueda preservar e incrementar de manera coordinada y armoniosa, así conseguimos hacer real el fetiche de la igualdad de la materia según la materia: ¿Pero es eso igualdad para el hombre?.

¿Hasta cuándo vamos a seguir analizando cada aspecto de la vida del hombre segmentando en la materia, en negación y censura de nuestro espíritu y alma, como si esa fuera una eficiente manera de reinventar al nuevo hombre?, ¿Por qué debo seguir dejando que me arrastre el péndulo de la lógica binaria o bivalente si la lógica admite muchas dimensiones?, ¿O es que acaso la soberbia y el absurdo un destino inexorable?.

A lo mejor hoy, que es un día de "miércoles" tenga ganas de concatenar la santa trinidad, Hijo -espíritu santo - padre, con la teoría cuántica de la teletransportación, la cual me dice que si dejo morir una subpartícula A, para transportarla mediante mediante un enlace cuántico (fantasmal), la puedo rematerializar en el otro extremo del universo como una subparticula C, que sería una replica de la póstuma A.

La relación tiene lógica, encuéntrela. Si alguno de ustedes quiere creer que la igualdad del hombre se trata de distribuir la materia según la materia, con todo derecho yo puedo postular que la igualdad del hombre solo se logra siéndole indiferente a la materia, en pos de darle plena hegemonía a nuestra alma y espíritu. La tiranía del alma, por sobre toda materia y hedonismo terrenal. Lo más triste, es que vamos camino a la destrucción de la materia del hombre, ergo la extinción de sus "formas".

De esta pésima interpretación de la filosofía de Marx, emergió un positivista materialismo dialéctico, tan apócrifo como cualquier otro dogma social y político. Que llegó al extremo de proponer eugenesia, eutanasia, aborto "inteligente" y programado, antropogenía, supremacía de la raza aria, "purificación étnica", y la mala en coche.

Todas expresiones de imbéciles y diminutos personajes, que apoyados en el mas infame de los sentimientos humanos, el nacionalismo, intentaron marcar la "hacienda" según "virtudes o defectos genéticos. 

Muchos filósofos del siglo XX, algunos de ellos neomarxistas, compartían la tesis de Marx sobre la habilidad del hombre, para recrearse permanentemente en lo cultural, lo que algunos autores posteriores han definido como “antropogénesis”.

Uno de estos, Horkheimer estaba de acuerdo con el planteamiento de que "la sociedad óptima era aquella en la que el hombre estaba libre para actuar como un sujeto antes que para ser actuado como un predicado contingente".

La Dialéctica de la Ilustración y la Teoría Critica le dieron una gran importancia al concepto de práxis: "un tipo de acción que se crea a sí misma, distinta de la conducta motivada externamente, producida por fuerzas que escapan del control del hombre".

El uso que le dio la Escuela de Frankfurt, a este término, se corresponde con la concepción marxista de la relación dialéctica con la teoría. Los investigadores de esta corriente filosófica han planteado que la investigación debe estar estrechamente vinculada a la realidad social de su tiempo, ¿realidad social de su tiempo? (¿qué será esto?).


Si bien, estos "filósofos" no han delineado lozanamente el concepto de práxis, como se ha evidenciado en cada ocasión que se les ha solicitado precisiones, los cabeza de alcornoque terminaron asociándolo a un sentido de estricta práctica política ergo "militancia partidista".

Así es como las insinuaciones sobre antropogenésis sirvieron de disparador para la teorías de "higiene racial" de los nazis, también fue fuente de inspiración para los demás populismos, quienes asociaron estas distorsiones con la épica de la "lucha militante", potenciados con el demencial "nacionalismo".

Lo cual, en definitiva hace que, este tipo de populismo neomarxista, que superviene de una doctrina jacobina termine siendo lo peor de la derecha. Todo socialismo contaminado con nacionalismo y autoritarismo, en el marco de una economía capitalista, termina indefectiblemente en fascismo. 

Es curioso, porque ninguno de los popes del ala izquierda de Franckfurt, militaron ni en el pasado, y al parecer tampoco ahora (en partidos políticos). Recordemos la paradójica experiencia de George Lucka, que luego del conflicto suscitado por su obra "Historia y Conciencia de Clase" en el interior del partido comunista, lo llevó a tener que hacer pública una autocrítica por pensar en "libertad", lo cual resultó bastante alarmante y doloroso para los intelectuales marxistas de su tiempo.

Una ideología cuando se transforma en dogma, deja de tener significancia y validez, para solo consagrarse como una gran cárcel de la mente y la voluntad del hombre (cosa que también corre para las doctrinas liberales extremas). Siempre hubo mucho elitismo y discriminación en estas "adalides de la igualdad".


De ese mismo positivismo, nihilismo y materialismo dialéctico, es que emergen como por obra y gracia de "San materia", las bases filológicas y teleológicas que habrán de despertar las ocurrencias de comunistas y fascistas, cara y seca de la misma moneda. A mediados del siglo XIX, como hijo putativo de las hegelianas, se ponía de moda la eugenesia. Pero vaya contradicción, ahora resulta que casi no hay dudas que todos los seres humanos descendemos de una sola madre. Lo cual daría por tierra con un sinnúmero de estúpidas teorías de supremacía racial y de evolución genética. 

La palabra "corporativa" se ha puesto de moda, a partir de algunas escuelas sociológicas y filosófos sociales, pero muy especialmente a partir de ellos mismos. Dejando en claro que la moda impacta en los comunes solo en lo referente a economía y sociología, pero no en las demás ciencias y áreas del conocimiento.

Los comunes entienden el significado de la "lucha entre clases", pero no saben determinar de dónde parten esos enunciados, ni por qué se las concibieron, como tampoco intuyen qué hay detrás de todo esto. Incluso está instaurado a nivel ontológico y empírico, que las corporaciones son un conjunto de hombres ricos y malos, que se asocian para hacer el mal y exprimir a los buenos pobres, poniendo al dinero como el eje del mal, y a la economía como la madre de todos nuestros actos y pensamientos. Pero es un grave error, quien gobierna el mundo del ser humano y las sociedades, es la filosofía.


En Argentina, se han dado algunos fenómenos sociológicos y políticos, que no deberían ser asumidos con tanto asombro. Cristina ganó con el 54 % de los votos, pero no con el 54 % de las almas, intuiciones, sentimientos y ambiciones.

Y si bien hay un dogma que obra de argamasa conformando un amplio segmento sociopolítico, no cobija a todo ese 54 %, y tampoco ratifica la fortaleza e inmunidad del dogma como un ente dominial. Explicado de otra manera: no todos los que votaron a Cristina son dogmáticos, ni ese dogma es de Cristina.

El dogma pertenece a la cultura, la sociología, la antropología, la psicosociología y la filosofía social. Los dogmas tienen líderes pero no son propiedad del líder, son propiedad del pueblo. Luego de Cristina, vendrán nuevos líderes, sin que el dogma se haya modificado. Cristina es fruto del dogma, no al revés.



Mucho menos lo es la filosofía. Hegel, Marx y Engels eyectaron al mundo el materialismo dialéctico, pero el mundo fue quien lo convirtió en dogma, y a partir que los comunes hicieron propio estos ideales, la filosofía dejó existir como tal. Nadie más materialista que un filósofo materialista, y nadie más hipócrita.

El comunismo fue el despertar de los comunes. Marx presionó la tecla adecuada y generó que los pobres se autosugestionen y conciban la sinergia del orgullo a la pertenencia. Que no es lo mismo que postular la eliminación de la pobreza.

El comunismo como filosofía se detiene en la diferencia de clases, y solo aporta obsoletos postulados sociológicos, donde la utópica "igualdad", deja de lado la condición evolutiva del hombre.

En la lucha extrema contra el capital, se llega a la estatización absoluta, por tanto, el capital deja de estar en manos de los privados (Burguesía) para estar en manos de los políticos (vanguardia). Y acá es donde se detiene el marxismo. Nunca se pudo resolver el problema del invididualismo, tampoco se pudo romper con la distopía para convertirla en acciones terrenales sustentables.

Porque el "estado" podrá tener muchas simbologías y abstracciones subyacentes, pero no dejará de ser jamás un grupo de individuos organizados tras el poder. En definitiva, esa lucha contra el capital y contra las corporaciones, solo logra que el capital cambie de manos, pero sin cambiar la esencia del juego. Razón por lo cual, se han ideado plataformas intermedias, que combinan igualdad con capitalismo, tal el caso del liberalismo social y/o progresismo, que tampoco sirve.


Se ve mucha confusión hoy en día, pues los gobiernos autodenominados Socialismo Latinoamericano Siglo XXI, mezclan el caudillismo conservador, con filosofías socialistas, modelos económicos keynesianos con sesgos de liberalismo social (progresismo), y una dialéctica marxista. El problema radica, que en esa constante persecución por más poder, ya sea en calidad o cantidad; solo puede avanzar a la extrema izquierda, para quedar finalmente en la derecha. ¿Suena extraño esto?... puede que si, pero es lo que está pasando.

Hoy no existe el comunismo en el mundo, ni volverá a existir. Resabios como Corea del Norte, es un caso aislado que perecerá cuando muera su dogma, lo mismo que en Cuba, quien ya está practicando su reconversión. Hay un componente que a este neo-socialismo le falta y uno que le sobra. Le falta la vocación globalizadora o integración solidaria para con el resto, y le sobra nacionalismo.

El socialismo de Marx expulsa el nacionalismo, y ni hablar, si mencionamos a Trostky. El "estado omnipotente y benefactor" es un concepto propio del nacional socialismo, que esta lejos de los axiomas de la alicaída internacional socialista.


Pero aún suponiendo que Chavez o Cristina hayan sido socialistas de raza: ¿qué hacemos con el capitalismo de estado? (...) ¿y qué hacemos con el capitalismo de amigos?. Volvemos a tener serias dificultades con la distribución de la riqueza, que no es lo mismo que la igualdad. Y seguimos sin resolver el tema del individualismo: ¿o alguien en su sano juicio sigue pensando que los pobres aman ser pobres y pretenden morir en esa condición?.

Tampoco me refiero a la "igualdad de oportunidades", porque esta es otra flagrante utopía. Invoco el equilibrio de los factores de poder, poniendo a los pobres como tal, y para eso hay que reformular las filosofías sociales y sus dialécticas.

La democracia quizá no sea el mejor sistema, pero con algunos ajustes, bien puede ser adaptada para un nuevo orden, donde los pobres tengan el poder de elegir en libertad y en igualdad, a alguien o algo, con el cual se identifiquen y les permita superar su condición de pobres, de así desearlo.

La igualdad mundanal de los pobres solo se logrará dándoles un poder que se equipare con los demás, pero sin dejar de lado los demás poderes. Me gusta mucho la posibilidad del equilibrio fundado en la naturaleza política del individuo más que de los postulados dogmáticos. Tampoco tolero demasiado la demagogia y la hipocresía. 




Hegel y Marx se tomaron de la revolución industrial para concebir su materialismo dialéctico, y hoy bien nos podemos tomar de internet y esta revolución tecnológica y comunicacional que estamos protagonizando, para edificar una nueva filosofía social, política, moral y ética o filosofía de vida, para borrar de plano los dogmas hasta ahora conocidos.

Internet es un fenómeno evolutivo y comunicacional que permite igualar subliminal y virtualmente a los ciudadanos sin importar su condición social, credo, raza o religión. En las redes sociales todos pueden ser aceptados, y todos pueden ser quienes quieren ser. Internet es el padre de la virtualidad, y madre primeriza del futuro de la sociología política. Internet esta por si solo construyendo la sinergia de una nueva filosofía, que es más fuerte que los propios filósofos que aún siguen sin entenderla.

Internet edificó lo que ninguna doctrina o dogma pudo lograr, la horizontalidad del poder. En internet todos nos acercamos un poco, y todos nos igualamos bastante más. Los diarios y medios como la televisión ya no son formadores de opinión, porque está internet. En internet podemos leer muchas opiniones y no suscribir a ninguna. En internet podemos sepultar nuestros esquemas cognitivos y racionales, para darle rienda suelta a la imaginación y la creatividad.

En internet podemos estudiar la historia de manera descontracturada, y podemos elegir como piezas de un rompe cabeza qué elementos son mejores para nuestra gnosis. Podemos al igual que un artista pintar con diversos colores nuestra cultura y gnoseología. El niño puede elegir conque jugar y el adulto con que crecer. Ustedes lectores, son iguales entre sí, y son iguales ante y tras de mí. 

En ese sentido, bien puedo afirmar que tras internet deberíamos aggiornar una nueva forma de democracia, donde además de votar podamos elegir. No es lo mismo votar que elegir. Uno vota por los candidatos que nos imponen los partidos, pero elegir es otra cosa. Con internet podríamos elegir por fuera de las corporaciones políticas y económicas. Elegir al que consideramos más capaz, inteligente, culto, honesto, eficiente, trabajador, abnegado, solidario, sincero, creíble, fiel, fidedigno, humanitario etc, etc, etc. Con internet, podemos mejorar la democracia y podemos pulir a la república. Podemos hacer una verdadera revolución, que cambie radicalmente la vida de los pueblos, sin que tengamos que oler a sangre.

Por internet podremos algún día controlar a quienes administran los recursos de nuestro pueblo, y ser los verdaderos lideres de la democracia. Un gobierno del pueblo, para el pueblo y por pueblo..., no de unos mequetrefes con dinero y corporación, que saben jugar de caudillos e hipnotizar a las masas. 

Hay un dilema muy grande en Argentina por estos días, cosa que se replica en muchos otros lares: ¿por quién votar si son todos iguales, corruptos y delincuentes?. Aclaremos algo, en Argentina "SI" hay oposición, lo que no hay, son candidatos o políticos opositores que llenen la más paupérrima expectativa.

No hay lideres a satisfacción en la oposición, tampoco hay propuestas, ideas y nada. Ni siquiera hay críticas constructivas. Muchos siguen preguntando quién ganaría en el hipotético caso de que hoy hubiera elecciones en Argentina, como si hubiera objetos o personas para elegir. Para elegir, se necesita cuanto menos un conjunto que contenga dos elementos claramente diferenciados (como mínimo), cosa que no sucede. Lamentablemente este dogma corporativo, es quien explica por qué todavía está Cristina en el poder y no en la cárcel. 


Para finalizar, pues pocos están dispuestos a leer tanto en internet en un solo acto, quiero contarles que en cierta ocasión, me tocó trabajar en una de las mejores consultoras tecnológicas privadas de Sudamérica, donde se desarrollaron los primeros UAV (aviones no tripulados) de la región. Gracias a esto, tuve la fortuna de trabajar con los mejores ingenieros del país, solo equiparables con los del INVAP.

Allí me puse a hurgar y curiosear con un ingeniero también de apellido Peralta (pura casualidad), un programa de cálculos bastante complejo y novedoso por ese entonces: Programa de Cálculos por Elementos Finitos.

Que explicado de manera simple y comprensible, es una ruta de cálculos matemáticos y físicos, que permite establecer patrones de comportamiento de cada molécula de un material compuesto, en forma aislada para luego cotejarlo con el comportamiento de todo el grupo.

Obviamente me resultó apasionante, tal es así, que hasta el día de hoy no dejo de imaginar como trasladar ese sistema de cálculos, a la antropología, la sociología y la filosofía social y política. Claro está, que el intríngulis social, siempre estuvo en la comunicación entre individuos y segmentos sociales. Para ello entendí que lo primero que debo lograr, es romper con el dogma, para poder aislar al individuo.

También comprendí que tanto socialismo como capitalismo, están unidos por el mismo pensamiento o patrón, el materialismo. Dicen que para detectar una virtud auténtica en alguien, se debe utilizar la observación introspectiva y el silencio, y en el caso que se trate de uno mismo le deberemos agregar la retrospección.

La persona generosa no habla de su generosidad, como tampoco habla de su bondad el bondadoso. Todo a colación, que siempre hay que dudar de los quienes y los dogmas que exaltan algo de manera exagerada. La "igualdad" en el socialismo es tan repetido en las proclamas como ausente en los resultados.

Tampoco me suena coherente creer en el capitalismo, cuando se pone la zanahoria delante de la liebre. Ambos mundos hablan de los pobres como si fueran objetos capitalizables y no personas o individuos igual a mí. Siempre me causó gracia, el episodio en que Evita al no ser aceptada por las aristócratas de la Sociedad de Beneficencia, decide prohibirla, para reemplazarla con la Fundación Evita.

Vale decir que, las limosnas que antes daba el sector privado, pasó a manos del estado, sin dejar nunca de dar limosnas, que era el punto de inflexión del problema. 

Todos los dogmas actuales están fundacionados en el maniqueísmo, el fundamentalismo y la autoadoración. Y si bien soy ateo, también entiendo el por qué de la lucha contra las religiones. Pues tanto el nihilismo capitalista como el existencialismo neomarxista repudian los dogmas religiosos, procurando todo apartamiento de la fe y el espiritualismo.

Lo importante es que todos estemos regidos por el materialismo, por ende, en el fondo la filosofía de vida del comunismo y el capitalismo, si bien poseen formas diferentes, no difieren estructuralmente. La condición evolutiva nos lleva por los caminos de la igualdad, la libertad y aún dudo de la fraternidad masónica, pero sin dudas el nuevo orden, de querer ser útil y prevalecer, deberá contemplar la naturaleza individual de cada uno de los seres humanos, sin dejar por eso los postulados de armonía, equilibrio y orden social.

Para ello, hay que enseñarles a los comunes a pensar libremente y a edificar su cultura también libremente, con la condición de obligarse a someterse voluntariamente al bien común, aportando todo de si para la grandeza de la humanidad. El humanismo materialista, no es tan humano, y quizá un poco de espiritualismo y amor irracional, no nos vendría mal Hay un mundo mejor posible, y está en encontrar una nueva filosofía de vida.

El hombre vino a éste mundo como uno más, para no poseer nada, pero con un camino que irremediablemente lo conducía a desear tener todo cuanto conozca y descubra.

Hoy, mi inteligencia solo me permite suscribir a la idea de que, el hombre según su materia fue concebido solo para estar en movimiento, hasta tanto la evolución lo lleve a descubrir el camino al desprendimiento total, donde el verdadero hombre se vea salvado de su cuerpo/materia.

Todos estos problemas se basan en estar encadenados a un cuerpo material que demanda de más materia para poder subsistir, pero el hombre es mucho más que eso. De hecho, el hombre no es eso.

Tras la Edad Cuántica que ya comenzamos a transitar, aun sin haberse tomado debida conciencia de ello, encontraremos las respuestas que en el mundo material jamás hallaremos. LLegará el día donde el hombre solo sea espíritu y alma, momento del reencuentro con lo real, el origen, la calma y uno mismo. Es un destino inexorable, y el universo así lo demanda. 
Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

lunes, 4 de mayo de 2015, 9:22:00 GMT-3

FORMIDABLE NOTA, DIEGO FELICITACIONES ¡¡¡

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.