Mejor morir como un hombre (Cuento policial con muchos tiros) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Mejor morir como un hombre (Cuento policial con muchos tiros)

lunes, 11 de mayo de 2015 0 comentarios

"No sé si imaginé el silbido, pero el proyectil que impactó la pared como un mazazo, a milímetros de mi cara, era real..." 

CUENTO POLICIAL CON MUCHOS TIROS

Resultado de imagen para gif commando

Escrito por AQ Gimenez



No sé si imaginé el silbido, pero el proyectil que impactó la pared como un mazazo, a milímetros de mi cara, era real. Un trozo de mampostería dio en mi mejilla. Mi cabeza giró, perdí el equilibrio y caí al suelo. Mientras estaba entre las posiciones de parado y desparramado, otro disparo dejó un agujero del tamaño de un CD en el lugar exacto donde un segundo antes estaba mi cabeza.








Es un rifle FAL. Mi arma reglamentaria no es competencia. Como dicen en las películas de cowboys: Solo un boludo lleva un cuchillo a un duelo con pistolas. Mi 9 mm, en esta pelea, no es mejor que un cortaplumas desafilado.
Me dicen Juan “Sin Miedo” Prado, inspector de la Federal, y a pesar de mi apodo estoy cerca de mearme encima.
Como un idiota vine solo a investigar una denuncia anónima. Esto no es una coincidencia, hay varios traficantes que me quieren muerto. El atacante es un hombre pero no puedo ver su cara. Si me quedo quieto no saldré vivo. Tengo que hacer honor a mi sobrenombre, pero desde que descubrí que tengo un hijo, tengo mucho que perder.



Mi enemigo se acerca desde la entrada, corro hacia el lado contrario. No hay puerta pero si una pequeña ventana por la que puedo pasar. Oigo los disparos al mismo tiempo que los impactos dan en mis piernas. No siento nada, ni siquiera dolor. Caigo sin gracia como un guanaco boleado.


Trato de arrastrarme hasta un lugar seguro. No llego. Veo las piernas de mi atacante. Me doy vuelta y lo identifico. Es el Rey del Paco de Mataderos. 




Me la tenía jurada. Levanta el fusil y me apunta al pecho. Comienzo a perder conciencia, mis ojos aun abiertos apenas absorben la luz. Quiere que ruegue por mi vida. No lo haré, mejor morir como un hombre.

Oigo el disparo pero no lo siento.

Unas manos intentan ponerme de pie. Mis piernas rotas no deberían sostenerme, pero de alguna manera soportan el peso.
Empiezo a percibir sombras, cada vez más nítidas. Oigo un sonido atronador… ¿helicópteros?... No, son aplausos. Mucha gente me mira, hay más luces y puedo verlas. Camino con pasos que se vuelven más firmes. Abandono las manos que me sostienen y levanto un brazo, agradeciendo. Los gritos no vivan mi nombre, Juan Prado, sino otro que también reconozco.




Poco a poco avanzo hasta que llego a mi tráiler. El nombre que gritan está escrito en la puerta.
Tengo que descansar, estoy agotado. Este capítulo de “Mejor morir como un hombre” terminó hoy, pero mañana bien temprano comienzo a filmar el próximo.

Si te gustó esta historia, no dejes de leer:



Para ver todos los cuentos, notas y artículos 

escritos en Letras Opacas por AQ Gimenez, debes 

hacer click en:  






Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.