Lo que escribes no existe (Sátira) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Lo que escribes no existe (Sátira)

sábado, 30 de mayo de 2015 0 comentarios

"¿Qué tipo de literatura quedará para la posteridad?"



Escrito por Lic Ramón D. Peralta


AL FIN Y AL CABO, TODO EN LA ESCRITURA ES PRO REBUS

Para escribir con buen ritmo, deberían inventarse palabras que se muevan, que adquieran las distintas formas que el lector desee al momento de poseerlas, de sodomizarlas, de la cópula..., ¿Será acaso mi mala escritura, un problema tecnológico?. 

Para lograr una lectura mas ágil, tenía pensado procurar o descular una especie de palagraf animado, de tal manera que, los tiempos coetáneos no me sean indiferentes ("soy un gordo blando y pisa fuerte" - @Todos los derechos reservados a León Gieco)

 



A mi amigo Tito, le gustó la idea y se puso a trabajar en el asunto. Según su propia logorrea, está intentando pergeñar un programa informático que sirva de editor/corrector, de tal manera que, un poema adquiera belleza y arte automáticamente. Lo denominó "Góngora Sistem" (cuanto menos ya tiene el nombre..., y el apellido). 

Se inspiró en los "Renjifos 2.0", conspicuos genocidas del idioma. Nietzsche, el incomprendido, en realidad dijo: ¡Dios ha muerto, y lo mataron tus escritos!. Pero como el editor también era un Renjifo, expurgó lo evidente. La cofradía de Renjifos es muy poderosa, el Castellano tiene sus días contados. 

 

Pero los Renjifos, son conscientes de que deben perfeccionarse en sus técnicas de holocausto lingûístico. Para ello, han elucubrado ingeniosos talleres literarios impartidos por ellos mismos. La perfección en la destruccción, se asegura así su propia episteme y ontología. 

La historia de la literatura, comienza con una mayúscula y finaliza con un punto y aparte. Sobre éste postulado, lo Renjifos han sabido construir un saber literario que es tan escurridizo como inerte su imaginación. 


Cierta vez, Einstein imaginó un escenario posguerra mundial (tercera edición). En esas visiones nostradamuseanas, las únicas palabras que habrían sobrevivido eran las que se hallaban en las tumbas. 

¿Alguien de ustedes imaginó qué pasaría con nuestros escritos si estallara una tercer guerra mundial?. Todos hemos hecho conjeturas al respecto, pero alguien pensó ¿qué pasaría con internet tras una altamente probable guerra nuclear? 

 

Tito que es ingeniero, por ende praxeológicamente primitivo para razonar, atinó a concluir: "No habríamos de hallar más que cosas rotas, restos arqueológicos y tumbas"  

Lo cual, no se saldría de lo ordinario. Al cabo de los tiempos (como si el tiempo fuera una familia), se han ido repitiendo determinados tipos de eventos, uno de ellos, es aquel que emerge de la vocación humana por dinamitar sus conocimientos, o bien, todo aquello que atente contra la "voluntad y poder" de quienes poseen ambas cosas en el facto. Eso explica por qué han llegado a nuestros días, tan pocos papiros, pergaminos y libros antiguos (sanos). 


Si los poderosos hubiesen sabido que los Renjifos están, por naturaleza, inmunizados contra el aprendizaje, se hubiesen eximido de tomarse el trabajo de quemar y aniquilar tanta sabiduría escrita. 
Hoy con  internet, el conocimiento está al alcance de todos, pero eso parece no haber cambiado nada en el ser en cuanto creer. Los ignorantes siglo XXI, nacemos genéticamente con los anticuerpos necesarios, aquellos que nos protegen contra todo tipo de impertinente agente cultural.  Un día Tito pensó en voz alta: ¡Sin darnos cuenta, hemos iniciado una paradigmática Edad de la Ignorancia Ilustrada!

 

La existencia de una naturaleza que nos supera, se pone de manifiesto con revelaciones que están por fuera de la estupidez humana, irónicamente denominada "inteligencia colectiva"; como ésta...

Tito viajó al futuro y pudo comprobar que, luego de la tercer guerra mundial (primera nuclear), efectivamente había desaparecido internet, y con ella, todos sus ensayos, cuentos y poemas escritos en su muro de Facebook, Twitter y en su website de Google. 

De todo lo escrito por los miles de millones de Renjifos, no quedaba ni el recuerdo. La moraleja que sacó Tito de ese revelador viaje fue: "La naturaleza es sabia". 



En el año 2050, la humanidad aprenderá nuevamente de las pirámides, las tumbas y los petroglifos.  

No obstante, algunos verdaderos escritores, se anticiparon a Tito para dejarle a la posteridad, una inequívoca huella entrópica de su paso por esta vida. 

 

Vicente Huidobro cumplió su deseo de ser enterrado en una colina frente al mar. Sus familiares hicieron grabar en la lápida las palabras “Aquí yace el poeta Vicente Huidobro. Abrid la tumba. Al fondo de esta tumba se ve el mar”.


Jorge Luis Borges, hizo guardar en su tumba, múltiples misterios relacionados con leyendas sajonas y vikingas. En el anverso aparece grabado el nombre del escritor y la frase que, en inglés antiguo reza: "(…) Y no tengan miedo" (que está extraída de un poema sajón que narra la Batalla de Maldon). Jorge Luis Borges solía sorprendernos con cosas como esta: "Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".  Aunque esto no figura en su tumba, por ende, no existe. 

.

En la tumba de Cicerón podemos leer: "los hombres son como los vinos; la edad agria los malos y mejora los buenos"


Por su parte, Shakespeare quiso dejarnos una lección a través de la frase: "Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras" (frase que luego el argot criollo, con leves modificaciones, asignaría al Gral José de San Martín). Pero finalmente, sus familiares pusieron en su tumba la siguiente frase: "Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos" 



Con tono un tanto sarcástico, pero no por ello menos racional, Oscar Wilde escribió: “uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos”.



En la tumba del dramaturgo Molière; que está situada en el Cementerio de Père-Lachaise, junto a la de Jean de la Fontaine, podemos disfrutar del siguiente epitafio: "Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien".




Otra gloria literaria puede ser hallada en la lápida de Miguel de Unamuno: "Méteme, Padre Eterno, en tu pecho. Misterioso hogar; dormiré allí, pues vengo deshecho del duro bregar"



En las afueras de Atenas, yace la tumba del enorme dramaturgo y poeta de la Antigua Grecia, Esquilo. Allí leerán: "Esta tumba esconde el polvo de Esquilo, hijo de Euforio y orgullo de la fértil Gela. De su valor Maratón fue testigo, y los Medos de larga cabellera, que tuvieron demasiado de él." (Anthologiae Graecae Appendix, vol. 3, Epigramma sepulcrale 17)



Scott Fitzgerald y esposa, fueron enterrados juntos en el Cementerio de Rockville, Maryland. Su epitafio es un fragmento de una de sus obras más destacadas, El gran Gatsby, allí se lee: "Y seguimos remando, botes en contra de la corriente, llevados de vuelta incesantemente hacia el pasado”.


Si bien soy dudosamente ateo, deseo finalizar con la siguiente oración: ¡Por favor Dios, impide que los Renjifos aprendan a tallar la piedra!.


¡AMÉN! 



NOTA: "Renjifo, aquellos escritores que no saben escribir, pero escriben" (paráfrasis de Jorge Edwards)

Exclusivo para DIARIO LITERARIO DIGITAL






Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.