Lo inconsciente en el cine | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Lo inconsciente en el cine

jueves, 7 de mayo de 2015 0 comentarios

LA PSICOLOGÍA IMPLÍCITA EN EL MUNDO DEL CINE Y EL ARTE




Escrito por Dr Gustavo Duek

A medida que la necesidad resulta socialmente soñada, el sueño se hace necesario. El espectáculo es la pesadilla de la sociedad moderna encadenada que, en última instancia, no expresa sino su deseo de dormir. El espectáculo es el guardián de este sueño».


Guy Debord (La sociedad del espectáculo, 1967)  
 




Desde sus inicios en colaboración con Dalí (Un perro andaluz, La edad de oro), pasando por un período irregular en México y finalizando su carrera en Francia (que incluye un guión inconcluso titulado “El canto del cisne”), las  películas de Luis Buñuel se han ocupado de  las relaciones sociales auténticas, con el objeto de destruir las ideas convencionales de esas relaciones, poner en crisis el optimismo del mundo burgués y obligar al público a dudar de la perennidad del orden establecido.

El “misterio”se constituye como un ingrediente esencial: privar a sus películas de este ingrediente, solía decir, equivaldría a desactivarlas en aras de una tranquilidad y estabilidad burguesa. Burguesía, para la cual Dios, como un gran relojero y explicación última, constituye una excelente coartada para castrar la “vitalidad de la duda”.





En todos sus trabajos, Buñuel logra plasmar cada una de sus obsesiones: la niñez como refugio, el desencanto de la burguesía arrogante y soberbia, el antidogmatismo, el odio a la información, a la tecnología y a la religión, creando una filmografía que expresa la búsqueda de una verdad (“de la que es preciso huír en cuanto uno cree haberla encontrado”), pero sobre todo, de una moral personal. Por eso no se puede hablar de un universo nihilista cuando detrás de la negación se oculta un ideal lógico y posible. 
Con “Diario de una camarera”(1964) y “Simón del desierto”(1965), Buñuel cierra una dilatada e irregular experiencia en México y comienza la vuelta a Francia de la mano de “Belle de jour”, con su coguionista y biógrafo Jean Claude Carrière, y Serge Silberman como productor.

PARTE 2 




La primera de ellas es protagonizada por Cèlestine, una doncella que, tras servir a una condesa en Paris, se dispone a trabajar con una familia burguesa provinciana. Se recrea en un tono pseudodocumental la mezquindad  y contradicciones de la burguesía rural, siempre encubiertas por una sociedad basada exclusivamente en apariencias. Y con el mismo tono desarrolla en el mediometraje “Simón del desierto”, en donde el protagonista busca la santidad subido a una columna (para alejarse de los hombres y acercarse a Dios) alcanzando el orgullo y la soberbia a pesar de ser un alma bendita. Buñuel demuestra su afición a la te teología, al simbolismo religioso y al fetichismo. 

PARTE 3


Pero es recién durante su tetralogía francesa cuando integra el elemento surrealista (a más de cuarenta años de “La edad de oro”) a su habitual repertorio de extravagancias.  

Sus  últimas obras comparten ambientes oníricos, diálogos y escenas surrealistas, ofensas al clero católico y protagonistas perfectamente intercambiables.

En “El discreto encanto de la burguesía” (1972), conjuga, como nunca antes, el surrealismo con sus obsesiones. En el guión, que entreteje sueños de principio a fin (y sueños dentro de sueños), Buñuel retoma su discurso narrativo sutil e irónico, recorriendo los sueños de tres señores burgueses que encuentran su nexo en la inmediatez de una  muerte que los sobresalta y despierta. 


En “La vía láctea”(1969), Jesús es mostrado en su aspecto tradicional de cabellos largos y túnica, pero riendo, cantando, corriendo; oponiéndose burlonamente a la tradición, para demostrar hasta que punto la imagen habitual lo alejaba de los datos evangélicos tras el desgaste sufrido por el dogma ( de sus convencionalismos.) En el mismo film surge el argumento ontológico de San Anselmo en un diálogo entre dos peregrinos:

“No hay Dios…”, dice uno,  “¿Existe una religión que no lleve el emblema de la impostura y de la estupidez?”

En otra escena uno de los peregrinos escucha unas detonaciones a lo lejos que no son otra cosa que un sueño de su amigo; en el sueño asesinaban al Papa.

En una de las numerosas ramificaciones de “El Fantasma de la libertad” (1974), el protagonista sueña dentro de un universo donde el tiempo transcurre anormalmente rápido, mientras desfilan ante su cama una gallina y un avestruz, mientras un cartero en bicicleta le entrega un sobre. Momentos después en el consultorio, su médico le entrega el resultado de un chequeo, que resulta ser la carta que el había entregado minutos antes el cartero y con el que prueba la veracidad de sus “visiones” a su mujer.

Esta película cierra el tríptico en el que se explora el misterio, el azar y la libertad sobre una estructura narrativa cada vez más libre y laxa.

 

La cámara está al acecho calibrando lo que desfila. Buñuel se divierte cortando la narración y realzando nuestra dependencia respecto del narrador. El relato se quiebra, las digresiones se suceden. Personajes, objetos y situaciones se recomponen sucesivamente, a la manera de un collage, en nuevas formas que no respetan jerarquías. Lo raro es obvio y lo obvio es raro. Buñuel sueña que sueña.El lado oscuro de la mente se hace presente.

En palabras de Octavio Paz, Buñuel nos conduce a experimentar “el desvanecimiento de la ilusión de la divinidad y el descubrimiento de la realidad del hombre.”


PRINCIPIO Y FIN (1929 Y 1979) 

“Dalí, explica Buñuel en sus memorias al referirse a la génesis de su ópera prima, me invitó a pasar unos días en su casa y, al llegar a Figueras, yo le conté un sueño que había tenido poco antes, en el que una nube desflecada cortaba la luna y una navaja de afeitar hendía un ojo. Él, a su vez, me dijo que la noche anterior había visto en sueños una mano llena de hormigas. Y añadió: ¿Y si, partiendo de esto, y si éramos una película?





“UN PERRO ANDALUZ”(1929): La luna es partida en dos por una nube. Al desaparecer, tras la imagen ,un ojo es cortado por una hoja de afeitar. Buñuel explicaba ante el público extrañado y aterrado:”Se trata de un desesperado, un apasionado llamamiento al crimen”.

El psicoanálisis aún se contradice a sí mismo mientras Don Luis ríe desde lo alto.

 



“AGON O EL CANTO DEL CISNE” (1979), guión póstumo e inconcluso publicado fragmentariamente en el libro de Pedro Christian Buñuel.


Ext-cielo-día.

El cielo, sombrío amenazador.

En el cielo se eleva el lúgubre hongo atómico.

Las nubes que coronan el hongo se disipan lentamente.

Una silueta imprecisa aparece sobre las nubes.

Esta silueta, que reposa sobre la cima del hongo se aproxima a nosotros. Podemos reconocer a Cristo, con la mano levantada, inmóvil.

Se aproxima poco a poco, rodeado de nubes cada vez más sombrías.

Sus ojos no son más que órbitas vacías. 


BUÑUEL ENTRE LA POESÍA Y EL APOCALIPSIS



"...Según las últimas noticias poseemos en la actualidad bombas atómicas suficientes no sólo para destruir toda vida sobre la tierra, sino para hacerla salirse de su órbita y perderse desierta y fría en las inmensidades. Me parece espléndido. Una cosa es ya cierta: la ciencia es la enemiga del hombre, halaga en nosotros el instinto de omnipotencia que conduce a nuestra destrucción.

Las trompetas del apocalipsis suenan en nuestras puertas desde algunos años, y nosotros nos tapamos los oídos..."

"...Una cosa lamento: No saber lo que va a pasar. Abandonar el mundo en pleno movimiento, como en medio de un folletín. Yo creo que esta curiosidad por lo que suceda después de la muerte no existía antaño, o existía menos, en un mundo que apenas cambiaba.

Una confesión: pese a mi odio a la información, me gustaría levantarme de entre los muertos cada diez años, llegarme hasta los quioscos y comprar varios periódicos. No pediría más. Con mis periódicos bajo el brazo, pálido y rozando las paredes regresaría al cementerio y leería los desastres del mundo antes de volverme a dormir, satisfecho, en el refugio tranquilizador de la tumba..."




"...Si me dijeran: te quedan veinte años de vida, ¿qué te gustaría hacer durante las veinticuatro horas de cada uno de los días? Yo respondería: dadme dos horas de vida activa y veinte horas de sueños, con la condición de que pueda luego recordarlos, porque el sueño sólo existe por el recuerdo que lo acaricia..."

"...Usted es agnóstico, me dijo un dominico después de leer el guión de La vía láctea. No, le respondí, no puedo ser agnóstico porque agnóstico es alguien cuya experiencia no le ha demostrado la existencia de Dios. Ser agnóstico requiere de un razonamiento totalmente intelectual, y ese no es mi caso. Yo soy intuitivo por naturaleza, prefiero creer en lo increíble antes que en lo que me muestra la ciencia. Mi odio por la ciencia y la tecnología me hará volver tarde o temprano a esa absurda creencia en Dios. No me interesa Dios. Me interesa el misterio de Dios porque el misterio es propio del cine. Y si aceptamos la existencia de Dios todos nuestros misterios están resueltos..."

"...Hay gente muy inteligente que cree en Dios ¿Por qué no después de todo?, está en la naturaleza humana el buscar una esperanza. En cuanto a mí, no puedo dejar de ser como soy. No he recibido la gracia que da la fe. Me interesa una vida con ambigüedades y contradicciones. El misterio es bello. Morir y desaparecer para siempre no me parece horrible sino perfecto. La posibilidad de ser eterno, en cambio, me horroriza.

Si mi mejor amigo, muerto hace mucho, se me apareciese, tocase mi oreja con sus dedos, y la inflamase instantáneamente, yo no creería por eso en Dios, ni en la inmaculada concepción. Pensaría: “Luis, aquí tienes otro misterio que tampoco comprendes...”

"...La muerte forma parte de mi vida, nunca he querido negarla, ignorarla. Pero no hay gran cosa que decir de la muerte cuando se es ateo. A veces me digo que me gustaría saber…, ¿pero saber qué?..." 
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.