Historias escondidas The Kinks | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Historias escondidas The Kinks

viernes, 29 de mayo de 2015 0 comentarios

"Extraña historia sobre Lola de The Kinks"


De la serie “Pequeñas historias escondidas detrás de grandes canciones” escrito por Diego Maañon
Poca gente sabe que el gran Ray Davies visitó Argentina. Sí, así como lo escuchan (o leen).


Fue a principios del año 1970 cuando, luego de hacer un par de fechas en Temuco con los Kinks y antes de cerrar su tour latinoamericano en Río de Janeiro, decidió pasar una semanita de relax en la Reina del Plata. La respuesta es no; los Kinks no tocaron en Buenos Aires.
Voces cercanas a la banda cuentan que durante su estadía, Ray despuntó 2 vicios. Al mediodía, la fuga-faina de Imperio (el de la antigua Canning y Corrientes) acompañado por un vasito de vino Crotta. A la medianoche, una copita de champagne Monitor en un bar cercano a Plaza Serrano llamado “Trabucodonosor”.

Resultado de imagen para plaza serrano palermo de noche 1970

Allí, una cálida noche de enero, Ray conoció a Amadeo Silvestre Carnevalle (alias Lola) afamado travesti que paraba en ese tugurio. Claro que Ray no supo el secreto de Amadeo hasta bien entrada…la noche.
Su experiencia con maese Carnevale queda perfectamente resumida en el tema “Lola”, que los Kinks lanzaron allá por junio de 1970. El tema narra el desconcierto que le provocó a Ray descubrir que la bella Lola, de quien rápidamente había quedado prendado, era un gaucho de las pampas.

Así, Ray nos cuenta que la conoció en un club del viejo Soho (está hablando de Palermo viejo, no de Londres) donde el champagne que bebes sabe a Coca Cola (tomaba Monitor pero sabía diferenciarlo de un Don Perignon, evidentemente). See oh, he makes me my cola (el inglés demostraba conocer los rudimentos del lunfardo).

Y también nos dice que Amadeo se acercó a él y le preguntó si quería bailar. Entonces Ray le preguntó su nombre y aquél le dijo “Lola”, con una voz mezcla de Barry White y el Coco Basile.

Oh my ass lo-lo-lo-la-lo-la!

Y confiesa también que él (Ray) no es el tipo más fuerte del mundo, pero cuando Lola lo abrazó casi que le rompe la espalda. Oh, my Lola! (no rompas las bolas!)

Ray estaba evidentemente copeteado, porque no podía entender cómo era que hablaba como un hombre y caminaba como una mujer. O mi Lola! Lo-lo-lo-lo-la (ya cansa….)

Bien; Ray bebió champagne (bah, Monitor) con Lola y bailaron toda la noche bajo los tubos fluorescentes del Trabucodonosor. Fue así que Lola le preguntó a Ray, tomándolo y sentándolo en sus rodillas, si quería ir a su casa (a la de Amadeo).
Ray no era el tipo más apasionado del mundo, pero miró a los ojos a Lola y casi cae por ella (La Lola, lo-lo-lo-lo-lo-la….uff!!!).




La empujó, se dirigió hacia la puerta, cayó al suelo y se puso de rodillas (un espectáculo lamentable, sinceramente).

Luego la miró y ella lo miró a él: esa era la forma en que él (Ray) quería estar y siempre quiso estar con su Lola (si…ahí viene de nuevo….lo-lo-lo-lo-lo-la!)




Las chicas serán chicos y viceversa; es un mundo mezclado, confuso y sacudido menos para Lola ( ya saben..).

Se cumplió una semana desde que Ray dejó su casa (el hotel) y pese a que nunca antes había besado a una mujer como Lola, ésta le sonrió y lo tomó de la mano, diciéndole: querido, te voy a hacer hombre!!

Y finaliza Ray con una confesión íntima: no soy el hombre más masculino del mundo, pero sé lo que soy y estoy contento de ser hombre. Y también lo está Lola (a la postre, se terminó dando cuenta que Lola y Amadeo eran la santísima dualidad, como no podía ser de otra manera).

El tiempo pasó y si no fuera porque el mánager del grupo lo fue a buscar, Ray se habría radicado en Buenos Aires, definitivamente amancebado con su Lola.




Pero cuando el mánager le comenzó a recordar los compromisos artísticos que debía cumplir durante los siguientes dos meses y las nefastas consecuencias económicas para la banda si no los cumplían, Ray no quiso Lola. Y la abandonó.

Sabemos que el tiempo todo lo cura. En la actualidad, Ray y Lola son buenos amigos (en Facebook).

Resultado de imagen para lola kinks record



Lola - Lyrics


I met her in a club down in old Soho
Where you drink champagne and it tastes just like Cola cola
C-O-L-A cola.

She walked up to me and she asked me to dance.
I asked her name and in a dark brown voice she said, "Lola"
L-O-L-A Lola, lo lo lo lo Lola

Well, I'm not the world's most physical guy,
But when she squeezed me tight she nearly broke my spine
Oh my Lola, lo lo lo lo Lola

Well, I'm not dumb but I can't understand
Why she walk like a woman and talk like a man
Oh my Lola, lo lo lo lo Lola, lo lo lo lo Lola

Well, we drank champagne and danced all night,
Under electric candlelight,
She picked me up and sat me on her knee,
And said, "Little boy won't you come home with me?"

Well, I'm not the world's most passionate guy,
But when I looked in her eyes, 
Well I almost fell for my Lola,
Lo lo lo lo Lola, lo lo lo lo Lola

Lola lo lo lo lo Lola lo lo lo lo Lola

I pushed her away. I walked to the door.
I fell to the floor. I got down on my knees.
I looked at her, and she at me.

Well that's the way that I want it to stay.
And I always want it to be that way for my Lola.
Lo lo lo lo Lola.

Girls will be boys, and boys will be girls.
It's a mixed up, muddled up, shook up world,
Except for Lola. Lo lo lo lo Lola. 

Well I left home just a week before,
And I've never ever kissed a woman before,
But Lola smiled and took me by the hand,
And said, "Little boy, gonna make you a man."

Well I'm not the world's most masculine man,
But I know what I am and I'm glad I'm a man,
And so is Lola.
Lo lo lo lo Lola. Lo lo lo lo Lola.

Lola lo lo lo lo Lola. Lola lo lo lo lo Lola



Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.