En caso de Apocalipsis Zombi... ¡Dispare a la cabeza! | DIARIO LITERARIO DIGITAL

En caso de Apocalipsis Zombi... ¡Dispare a la cabeza!

viernes, 8 de mayo de 2015 0 comentarios



MANUAL DE AUTOAYUDA ANTIZOMBI 
para el sobreviviente argento







Escrito por AQ Gimenez



A esta altura, hasta las monjas de clausura de 97 años saben que, para aniquilar a un muerto viviente la única solución práctica es destrozarle el cerebro.

Sin embargo, todas las enseñanzas de las películas y series están basadas en la realidad norteamericana.
De acuerdo con los films de Hollywood, pareciera que, cada casa, hasta la más modesta tiene al menos un par de armas automáticas, cuatro o cinco pistolas, una sierra mecánica y un arsenal de hachas, machetes y bates de beisbol.
No niego que es lógico encontrar alguna de esas cosas... ¿pero TODAS?







En Aryentain, la realidad es otra. Armas hay, y muchas. Pero son pistolas y revólveres que no sirven para protegerse de una Horda Zombi Barrabrava.
La solución para el sobreviviente argento, menos agresivo pero más ingenioso es la siguiente:
No preocuparse tanto por el ataque y orientarse en la defensa.




En cuánto verificamos que nuestros vecinos del 1417 están comiéndose el cerebro de los del 1421, debemos armarnos con lo que sea (cuchillos tramontina, palos de amasar, la barra del medio de esas pesas que nunca usamos) y dirigirnos al centro.

 
Lo bueno es que, casi todos estarán huyendo hacia los suburbios perseguidos por los caminantes - como si fueran hinchas a los que -, les afanaron la bandera.
Al llegar a la zona de Retiro, hay que dirigirse al Museo de Armas de la Nación. 
Es un lugar interesante para visitar, pero quizás en el medio de la hecatombe no convenga demorarse. Normalmente hay pocos guardias y ese día probablemente todos habrán huido.





Allí encontraremos todo tipo de armas de fuego, pero desactivadas. No importa, igual no es eso lo que hemos venido a buscar.
Debemos dirigirnos al sector de las armas más antiguas. Allí podemos hacernos de sables, espadas y picas que son muy efectivas para la destrucción de cráneos hostiles.





Pero lo realmente imprescindible,  es lo que buscaremos a continuación.
Un elemento bélico que no ha sido usado en combate por más de 500 años:

¡Una cota de mallas!






Esta especie de tejido, hecho de anillos de acero entrelazados, asegurará que los podridos dientes de los zombies se quiebren antes de poder degustar tu sonrosada piel. 





Para completar el atuendo, pasarás por una tienda de motos, dónde además de conseguir un poderoso caballo metálico, hallarás un traje de cuero para cubrir la armadura, mejorar la protección y evitar cagarte de frío.

Lo único que falta para completar el atuendo es: ¡un casco!

Así, estarás protegido de cualquier agresión de los muertos vivos que pululan por nuestra patria.

Lamentablemente, estoy hablando solamente de los zombies, con los "otros"... ¡estás jodido!



Para ver todos los cuentos, notas y artículos 
escritos en Letras Opacas por AQ Gimenez, debes 
hacer click en:

     
                               Página de AQ Gimenez
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.