El ser entre el todo y la nada (filosofía) | DIARIO LITERARIO DIGITAL

El ser entre el todo y la nada (filosofía)

sábado, 23 de mayo de 2015 1 comentarios

¿Se puede filosofar al ritmo de la batucada? Probemos 




FILOSOFÍA OFF SHORE

Escrito por Lic Ramón D. Peralta





INTRODUCCIÓN


El miércoles pasado nos reunimos. El coloquio estuvo integrado, acorde lo anticipado, por el Dr Ezequiel Achilli (dueño de casa y anfitrión), el Dr Gustavo Duek, el Lic Marcelo Ferrari y quién escribe. La idea era filosofar, y tal como estaba previsto, "fue". Todos teníamos muchas ganas de hablar, exponer la buena memoria que tenemos, hacernos íconos de nosotros mismos, perpetuar nuestro "yo soy". Así fue como, en tan amena velada, el tiempo "se pasó volando". Pero aprendí mucho, sobre todo de cuestiones acerca del "ser", y esa era la misión.




No debería resultarnos extraño, que, el ser en cuanto ser político y social, dogmatice sus saberes en torno a un conjunto de guías y métodos -sospechosamente necesarios -, los cuales salen expelidos en formato de "propia opinión y creencia", cada vez que se nos interroga sobre algo.

 
Las ideas en cambio, reclaman autenticidad, originalidad, libertad, un independiente vagabundeo que las aleje del corpus urbanizado por la cultura. Naturalmente los hombres, todos, suelen pergeñar al cabo de sus vidas, ideas propias y novedosas, que son rápidamente ajusticiadas por la sociedad. Las nuevas ideas, es decir las ideas de plano y de bulto, tienen una exigua expectativa de vida, so exigen de un enorme sacrificio y férrea voluntad para que se perpetúen públicamente. 


En síntesis, nuestro problema no es el poder concebir ideas, ya que, eso representa nuestra naturaleza, sino el de que, podamos hacerlas sobrevivir cuando se las intenta dar a conocer.

 


Filosofar nos exige de correspondencia, reciprocidad para con lo que no sabemos. Filosofar es entrar en los territorios de la "nada", trasvasar los límites del mero empirismo y dogmacentrismo. Matar al hombre, y darle espacio al ser, profanar la muerte. La curiosidad es una enfermedad que, solo se cura con la eternidad y trascendencia en el aplazamiento

 
¿Por qué la música tiene ese divino don de transportarme a las afueras de mi yo, elevándome por las alturas, perdiendo todo contacto con la entidad de mi materia, mis miserias, siendo en ese instante, parte de la inmensidad, del reino de los misterios, de la mitológica esencia?. 


Ese alejamiento, baja mis defensas, me expone, me convierte en sórdido Tamerlán de la vulnerabilidad cognitiva. Es el momento de mayor fertilidad para las ideas. Pero esa distancia, aunque ínfima, nos atemoriza, nos devuelve inmediatamente a la dimensión que conozco, ese líquido donde puedo volver a respirar la vitalista superstición que emergió de mi propia creación. 


Nuestro verdadero "existencialismo" se torna así, en un callejón sin salida aparente. 




LA NADA, EL TODO Y EL SER, COMO PRODUCTO ENVASADO 


La enorme mayoría de nosotros, ante la encerrona, echamos mano a los grandes filósofos del pasado. Todo lo pasado es "mejor". No hay pases libres a nuestra gnosis; nuestra cultura no es algo gratuito donde cualquiera pueda  ingresar.

 
Nuestro compendio enciclopédico es nítidamente aristocrático, el abolengo y los títulos nobiliarios son la única credencial permitida. La casa se reserva el derecho de admisión. Los iracundos mortales pedestres, estamos inhibidos de participar. Somos demasiados próximos como para ser escuchados, tomados en serio. Necesito terapia, urgente. Mi yo no convence a mi otredad, no resulta confiable. Y esa disputa inmanente e interior, requiere de un lazarillo por fuera de mi.


Entonces, si lo que buscan es el conocimiento "envasado", en internet pueden deleitarse con las segundas marcas y blísteres genéricos. El dogmatismo tiene buenas murallas. De hecho, nunca más a salvo los intelectuales de wikipedia, para ellos su merced.

 
Según el vetusto, simplón y agonizante diccionario filosófico de Ferrater Mora: "La idea de la nada fue el desvelo de muchos pensadores, quizá desde el principio mismo de la filosofía. Y tal vez sea además, la pregunta por la cual muchos nos hemos interesado por vez primera en asuntos de índole filosófica. Varias ideas rondan el concepto de la nada."




"Entre los griegos -como común denominador -, puede observarse que, parecen haberse centrado en el problema del ser. En algunos casos, tomaron la nada como la negación del ser: lo que hay es el ser y solo cuando se lo niega, aparece la nada." 


"Pensadores como Parménides, sostuvieron que sólo el ser es, y el no ser, no es. En diferente línea, se ha sostenido que de la nada no deviene nada, de manera tal que, afirmar tal cosa sería destruir la noción de causalidad y las cosas surgir por azar." 


"Platón procuró comprender cuál podría ser la función de una participación de la nada en la concepción de los entes que son." 


Artistóteles, sostuvo que "tanto la negación como la privación se dan dentro de afirmaciones, porque incluso del ‘no ser’ puede afirmarse que no es. Pero luego, la concepción cristiana instaló la idea de Dios creando el mundo a partir de la nada, lo cual transformó significativamente las bases de la especulación filosófica ejerciendo posterior influencia en la filosofía moderna."


Mientras que Kant, establecerá diferentes categorías de ‘nada’, será Hegel quien afirmará que "el ser y la nada son igualmente indeterminados porque la nada tiene la misma falta de determinación que el ser." 


"Esta idea, parte de vaciar al ser de toda referencia tras el objetivo de alcanzar la pureza absoluta, así pues, purificado, el ser y la nada son lo mismo. La absoluta inmediatez del ser lo coloca en el mismo plano que su negación y solo en devenir podrá surgir un movimiento capaz de trascender la identificación de la tesis y la antítesis."




"Bergson señala que la metafísica siempre ha rechazado la duración y la existencia como fundamento del ser por considerarlos contingentes. Bergson, para resolver esta cuestión, argumenta que la idea de la nada es una pseudo-idea, porque en realidad no se la puede ni imaginar ni pensar."


"Ya que, el pensar únicamente suprime una parte del todo y no el todo mismo, es decir, suplanta un ser por otro ser. La representación de un objeto como inexistente incorpora la idea de exclusión. De ahí que, haya más o no menos la misma substancia en al idea de un objeto concebido como inexistente que, en la del objeto concebido como existente."


"Heidegger sugiere pensar el problema de ‘la nada’ desde un paradigma diferente: él no se pregunta por qué se afirma que hay una nada sino por qué no la hay."

 
"En realidad, lo que pretende observar Heidegger es que, la negación de un ente no es sino aquello mismo que hace posible la negación. Entonces, la nada es el ‘elemento’ sobre el cual se sostiene la existencia, y lo que lleva a descubrir el temple existencial de la angustia. Para los filósofos de la escuela analítica, esta concepción equivale a sostener una cierta redundancia, algo así como ‘la nada anonada’, lo cual podría interpretarse como la "lluvia llueve", y por lo tanto, la rechazan por considerarlas rebeldías inaceptables a las reglas sintácticas del lenguaje."




Para redondear este resumen de "enlatados", Sartre, por su parte, "acepta y corrige a Heidegger, sosteniendo que, el ser por el cual viene la nada al mundo debe ser su propia nada, porque solo la libertad radical del hombre, permite enunciar significativamente tales afirmaciones."


En síntesis, "para los existencialistas sartreanos, la consigna está en la impotencia lógica para resolver el problema de ‘la nada’, porque ésta solo aparece cuando alguien la enuncia, lo cual, es solo posible tras haber trascendido la nada."


Esta acá, el imprescindible y siempre pertinente resumen de la filosofía occidental estandarizada. No hace falta que lea mas. Con esto, ya puede lucirse ante sus amigos e interlocutores, cuanto menos salir airoso y con la ropa seca. Los que estudiaron filosofía, no son demasiado permeables a lo subyacente, a lo periférico, al marginalismo académico de moda.

 
Porque de acá en más, solo leerá mis pensamientos, quienes carecen de todo mecenazgo, excelsitud y cartel. Dese por advertido.

 


LA NADA EN EL ARGOT

Supongamos que en estos momentos les preguntara ¿Qué les quedó de lo leído hasta ahora?, y alguno quizás me respondería -- "No me quedó nada". Frecuente era en los tiempos de estudiante escuchar ésta oración: "Estudié todo, pero no me quedó nada". ¿Qué es lo que decimos acá?, ¿Es esa nada literalmente nada, o posee otros significados?...

A su mejor amigo le interrogan ¿En qué quedó ese proyecto de poner tu propio restaurante?. Su amigo responde: -- No quedó en nada. Al concurrir a retirar los exámenes médicos de su madre, el galeno concluye: -- "Al final, no era nada". 

Un día su novia los encara con gesto adusto y sentencia: -- "No siento nada por vos". O la otra espantosa oración de vuestra madre: -- "Ya no espero nada de ti". El elitista que suele refugiarse en la célebre "No tengo nada que ver con esa gente". Aquella famosa canción "Nada hará cambiar mi amor por ti". 

¿Acaso alguien ha tenido problemas filosóficos para comprender cabalmente esas palabras, la noción semántica inequívoca de esa "nada"?. 

¿Ahora entienden por qué la filosofía también se define como "un saber inútil"?  

En matemáticas, la posición notarial del número cero no ofrece mayores desafíos, cero, significa "nada". Si afirmo, "tengo cero monedas", nadie se verá en la necesidad de hacer profundos análisis filosóficos. Es bastante claro el concepto. 

Si digo "No sé nada de filosofía". Significa que, aún sin saber que per sé esa pregunta (originado en el tácito), es del tipo filosófica o no, la nada representa la ausencia de conocimiento. Pero esa nada no es una nada filosófica, ya que el conocimiento humano, la episteme, la ontología,  la teleología, las ciencias en general, tienen una consensuada solución para proveernos. 

Basta que alguien o ustedes mismos lo decidan, esa nada en forma de desconocimiento, se extermina con la enseñanza o aprendizaje, dependiendo del ángulo de observación. A partir del saber, esa nada de extingue, deja de ser lo que era.
  
La curiosidad es el verdugo predilecto de la nada.   


Se me preguntará, pero ¿Y qué del todo, y del ser?. Y les respondo ¿Es que se puede acaso filosofar sobre la nada sin incluir al todo y al ser?, ¿hay manera de burlar un concepto del otro?





EL NUEVO PARADIGMA FILOSÓFICO


Siguiendo con los lineamientos sugeridos por nuestro Jefe de Redacción, procuraré hacer de éste ejercicio literario, algo ameno, comprensible, y simpático para todos y todas. Solo espero poder lograrlo. 

La filosofía y la ciencia, han tenido a lo largo de la historia una misma misión ulterior. Lograr una teoría del conocimiento unificada que, pueda explicar la naturaleza y ser sellada bajo leyes universales irrefutables, axiomáticas y tautológicas, de tal manera que la certidumbre sea declarada como inmortal, ergo no pasible de mutación, cambios ni obsolescencia. Traer  la utopía al terreno de la gnosis, para luego controlarla. Nunca importó encontrar a Dios, el hombre desea ser el mismo Dios, y ojalá haya algo más allá de eso, sino devendría en apocalípsis.

Actualmente, la comunidad científica se halla mancomunada tras un enorme reto, poder encontrar la manera de canonizar las cuatro superfuerzas del cosmos. El electromagnetísmo, la energía nuclear fuerte y la energía nuclear débil, que en conjunto conforman el llamado "Modelo Standard". Para luego procurar unificarla con la díscola "gravedad". Ahondar en esos territorios, es sencillamente extasiante, apasionante, el magno misterio de la existencia en manos de la ciencia. 

 

PARADOJAS DE ENSUEÑO 


La primer paradoja. Porque la ciencia, con sus propios métodos científicos, el mismo que propiciara el Positivismo Lógico, y en general todo el Modernismo Filosófico, ha logrado ponerse por delante de la filosofía. Una filosofía que, presa de sus propias trampas, se condenó a ver éste nuevo escenario desde la platea, un mero y vulgar espectador. 

La segunda paradoja, es ver cómo la filosofía sigue empeñada en basarse en un saber del tipo clásico, cuando esa ciencia y física clásica están agonizando. El "misticismo cuántico" es para los filósofos del hoy, algo similar a lo que fueron los hallazgos de Copérnico y Galileo para los eruditos de la Edad Media. 

La tercer paradoja, se da cuando vemos a su vez que, el "Atomismo" bosquejó los alcances de una filosofía desechada durante decenas de siglos, hasta llegar al siglo XXI, donde la realidad de los nuevos descubrimientos, nos dice que esa filosofía siempre estuvo adelantada a la cultura, la ciencia y la gnosis de todos los tiempos.


La cuarta paradoja, la podemos percibir cuando nos anoticiamos que, el Positivismo y la Fenomenología, en esa actitud reduccionista e irresponsable de la filosofía que, los llevó a expurgar caprichosamente los alcances del ser, la nada y la realidad; le cede a la ciencia un sitial que, hoy parece poco probable pueda recuperar, cuanto menos en lo mediato.


Muchos se preguntan por estas horas: ¿Tiene razón de ser la filosofía, cuando en los científicos es donde tenemos puestas todas nuestras esperanzas evolucionistas?... y es una muy buena pregunta.  La filosofía moderna, ha resultado un gran fiasco, en la medida que, tras 2.500 años de evolución humana se vuelve a ratificar la vigencia de la filosofía de los antiguos griegos. 

El modernismo, comenzó su labor filosófica eliminando las piezas que estorbaban. Si bien soy ateo, no entiendo por qué quitamos a Dios del juego, si es una pieza clave que existe en la mayoría de los seres humanos. Que no exista en mi, o que yo lo niegue, no me autoriza a quitarlo del análisis. Ni siquiera me dejaron probar su inexistencia. 

Algunos quitaron el inconsciente psicológico y pulsional del hombre. Otros quitaron la naturaleza y a la metafísica del medio. Algunos fueron mas lejos, para extirpar todo lo que no encajara con una omnipotente voluntad de la conciencia, poniéndola como epicentro del universo, capaz de inventarlo todo y reinventarse a gusto y piacere. 

Nos convertimos en esclavos de una filosofía de la conciencia, cuyo mayor mérito consistió en poner como hegemónico la reificación ergo una cosificación exagerada de la realidad y el Ser Sujeto, descartando por decreto, todo aquello inmaterial que significara una amenaza para la certidumbre del monismo materialista.


Los fisicalistasemergentistas, epifenoménicos conductistas (etc), nos dijeron: mente y cerebro son una misma cosa, no hay ningún misterio ni cosa abstracta. Todo aquello que no puedan captar nuestras máquinas, no existe, es ilusorio.   

Los aburridos estructuralistas, se contentaron con encapsular a la filosofía en los barrosos límites del lenguaje, como si el ser en cuanto ser, fuera un invento de éste y no al revés. Pensar la nada, es pensar el significado del lenguaje, y asunto solucionado. ¿Querían una filosofía para todos y todas?, pues ya la tienen 

Se quitaron muchas piezas para mi gusto, pero esto ¿Sigue siendo filosofía?.  


La quinta paradoja, se manifiesta cuando comprobamos que, a partir del Renacimiento, comienza la etapa de la historia del saber humano, donde la filosofía tímidamente empieza a compulsar sus ideas con el mundo de la ciencia, hasta llegar a existir una casi completa correspondencia entre filosofía y ciencia. Justamente esta tradición fue lo que degeneró en el positivismo lógico. Con Isaac Newton moría el último prohombre de la dualidad filósofo científico.

  
Otro inquino dilema, se da cuando algunos, con fundamentos no del todo sólidos, afirman que la filosofía también ha sabido rendir pleitesía  al poder político  de turno en los distintos episodios historicistasLo cual no sería nada descabellado, aunque, tampoco es algo que pueda ser probado debidamente... ¿o si?. 

En síntesis, hay que volver a expandir los territorios y alcances de la filosofía. La realidad, aun no resiste límites, reglas ni condicionantes impuestos por el ser, cosa que los científicos ya no ponen en duda. El materialismo dialéctico goza de sus últimos suspiros.  


PROBLEMAS QUE APORTA LA CIENCIA


Dentro de éste nuevo paradigma, uno de los más curiosos problemas que se le ha presentado a la ciencia, y que lleva mas de 30 años sin resolución, es aquel donde las ecuaciones matemáticas, fruto de las teorías de cuerda, la teoría M de Ed Witten, y en especial, las de la Teoría del Big Bang, que augura previo al momento de singularidad, un punto altamente condensado y original ergo la "nada cósmica"; no cierran.

No han podido encontrar un modelo matemático que pueda explicar, aunque sea a nivel teórico, su probabilidad de existencia. Esa nada se sigue resistiendo.  

Otro enigmático problema, se presenta cuando los científicos detectan que si bien hay sospechas sobre que en el espacio sideral,  el vacío no existiría, ya casi no hay dudas a nivel científico, de que si existe un espacio vacío dentro de los átomos.

Explicado de manera rudimentaria, si el átomo fuera del tamaño de la cancha de river, el núcleo sería del tamaño de un grano de arena. Esa órbita que contiene y por donde circunnavegan los electrones está vacío (por ahora). Es decir, la "nada" sería parte constitutiva del universo a nivel de subpartículas. El Ser Humano no se encuentra con su nada o vacío en tanto abstracto, metafísico u psicoanalítico, es literalmente ontológico. El Ser y la Nada conforman al Sujeto.  


Hay varios problemas más, pero a los efectos de éste trabajo, suficiente.


FILOSOFÍA, UN ACTO DE REBELDÍA 


Lo primero que diré es, que cada una de las opiniones de los grandes filósofos mencionados contiene partes de la realidad. Eso ratifica su condición de filosofía. No hay refutación posible en éste trabajo, ni "nada" que le parezca.

Hegel estableció algo muy dinámico, por ende muy interesante:  "el ser y la nada son igualmente indeterminados porque la nada tiene la misma falta de determinación que el ser." 

Cierta vez, tuve la oportunidad de participar de un debate con un par de Físicos de partículas. Cuando les pregunté:

-- ¿Podemos conjeturar que el vacío tiene sus días contados?, me respondieron.
-- "Todo lo contrario, la nada es algo que, al parecer, se expande más rápido de lo que habíamos imaginado."

El ser y la nada, siguen siendo algo indeterminado. Se presenta una cierta tensión en la dimensión del tiempo, entre el ser, el todo y la nada,  ya que los límites de uno marcan la dimensionalidad del otro. Ser, Tiempo y la Nada se comportan como sujetos.  

El principal escollo para la filosofía, ha radicado en el movimiento permanente del universo, del conocimiento y por ende, del Ser. Es decir, aquí también se presenta el Principio de Incertidumbre de Hiesenberg. Ya que el ser, se relaciona con el todo y la nada de manera indivisible. Cada vez que el ser avanza en los territorios de la nada, el todo se mueve desplazando en consecuencia también a la nada.

En la teoría de cuerdas, se estableció de manera teórica pero asimismo matemática, que, las cuerdas representarían el tamaño de una mesa ratona en relación a un átomo del tamaño de todo el sistema solar. Eso les llevó a pensar a los científicos que el ser humano, sería un universo en si mismo. 

Esas enormes distancias que separan a la materia en cuanto tamaño, han propiciado la aparición de modelos matemáticos que, conciben como necesario el establecimiento de varias dimensiones, de tal manera, se puedan formular algunas reglas de tipo unificadoras.

De hecho, conocemos mucho más del espacio, las macrodimensiones y el mundo del cosmos,  que del inframundo constitutivo del ser. No sabemos prácticamente "nada" de nosotros mismos. 

Las preguntas, a partir de la lógica cuántica deben ser otras. Cuando preguntamos por el ser, deberíamos hacer constar la salvedad, que es una pregunta que parte del mismo ser, ser humano. Que no es lo mismo que preguntarse por la realidad desde el todo. La nada para el ser, sigue siendo una fundada intuición metafísica (inmutable).  

Sin duda, al igual que la ciencia, también la filosofía se debe a sí mismo una unificación en pos de cerrar filas tras un ordenamiento cognocitivo mas dócil, generoso y coherente. La filosofía tal como se estudia en la actualidad, se presenta como algo caótico, anárquico, desquiciante e irreverente.  

¿Es inteligente seguir poniendo al ser como epicentro de la filosofía?, ¿Hay maneras de que podamos pensar la realidad por fuera del ser? (dilema del solipsismo)

Parménides, al decir que sólo el ser es, y el no ser, no es. Estaba diciendo algo muy simple de entender, puesto que solo se refería al ser humano. El ser es en cuanto ser, en abstracción de todo lo que no es. Hay una clara demarcación allí. 


Pero cuando decía "que de la nada no deviene nada, de manera tal que, afirmar tal cosa sería destruir la noción de causalidad y las cosas surgir por azar", estaba equivocado. 


Hoy nadie puede asegurar que no existan leyes posibles para explicar el azar o mas propiamente la "probabilidad no estadística". En la mecánica cuántica, el mal llamado "azar" parece tener un rol muy activo. Por otro lado, tampoco hay argumentos para sostener que la nada impida el advenimiento del todo, y el ser a partir del ex-nihilo (la Nada), de hecho, uno sin el otro no podrían existir.

 Platón si pudo entender (quizás fue el que mejor lo hizo), el rol que cumple la nada, en el proceso de determinación tanto del ser como de lo todo, cuando se explayó en el mundo inmaterial de las ideas (lo nouménico). De hecho, fueron justamente las matemáticas, la ciencia formal de las ideas (Eidética), las encargadas de descubrir el imperceptible mundo de la mecánica cuántica. La fenomenología (mundo de las apariencias, aquello perceptible a los sentidos) quedaría relegada al mundo macrodimensional. 

Artistóteles, sostuvo que "tanto la negación como la privación se dan dentro de afirmaciones, porque incluso del ‘no ser’ puede afirmarse que no es. Aristóteles, al igual que lo harían los filósofos de la modernidad, solo se limita a reducir su pensamiento al ámbito del lenguaje, comprimiendo todo el devenir en una aproximación lógica de significados.

Al decir,  el "no ser, no es", estaba cercando los territorios para poder definir de manera determinista los alcances lingüistas para la definición de ser. Para Aristoteles no podían quedar dudas de que el "ser es", esto le permitió potenciar sin prescripciones una lógica clásica que nos obligó a elegir una sola alternativa válida ante la encrucijada (hoy sabemos que las realidades son interpretativas ergo admiten varios valores de verdad en sincronía) 


Kant, estableció diferentes categorías para la"nada", lo cual lo ratifica como uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos, ya que en síntesis, es lo que hoy, la ciencia está probando bajo los mismos términos exigidos por el Positivismo. La filosofía kantiana también seguirá vigente en la Edad Cuántica que, parece ya haber comenzado.

  
Volviendo a Hegel, no podía dejar pasar una de sus mas loables genialidades. Refiriéndose a la nada dijo " (...) Esta idea, parte de vaciar al ser de toda referencia tras el objetivo de alcanzar la pureza absoluta, así pues, purificado, el ser y la nada son lo mismo." Acá, solo quiero hacer un pequeño aporte.


En caso de que algún día podamos purificar el saber acerca del ser, utopía, habríamos de lisar el saber acerca de que, la nada es lo que queda por fuera de los límites del ser. Y el todo se resumiría en una especie de ipseidad, ergo todo aquel movimiento que, lleva y trae información, que une y separa supratemporalmente al ser de la nada. Es decir que el todo, se encarna como una especie de enlazamiento que está mas acá de lo inteligible.

 
Cuando dice: "La absoluta inmediatez del ser lo coloca en el mismo plano que su negación y solo en devenir podrá surgir un movimiento capaz de trascender la identificación de la tesis y la antítesis." Acá nos deja conocer lo más profundo de su pensamiento, ya que, "absoluta inmediatez" está usado como sinónimo de "dos resultados a priori distintos, pero que, se dan en simultáneo"(propio de la hoy conocida como Lógica Cuántica). 


Es decir que, el afirmar "el ser es", para confrontarlo con "el ser no es", pasa como síntesis a un estado de singularidad donde el "ser es y no es" al mismo tiempo


Heidegger se preguntó ¿Por qué algo y no más bien la nada?. Pregunta que toma de Liebnitz. Para entender esto, probemos invertir la pregunta ¿Por qué la nada y no mas bien algo?. Cuando invertimos los interrogantes, se puede visualizar la manifestación que produce en nuestra mente, el contraste que hace la nada respecto del ser, porque de no existir la nada, no podríamos lograr una composición eidética del ser

Probemos para quitarnos toda duda, con la formulación ¿Por qué el ser y no mas bien el todo?. El todo confunde la emancipación del lenguaje, porque el ser jamás podría ser el todo. Sería una insostenible paradoja. El todo no delimita la existencia del ser como lo hace la nada, pero es muy útil en su papel de curador hermenéutico, ya que, si el ser fuera el todo, dejaría de ser ser, sería unívoco e invariante, innatural.  

En otras palabras, mientras que el ser con el todo se funden y disuelven en síntesis, el ser con la nada se distinguen y definen. Tomar esto a modo de ejercicio mental, porque para la filosofía la Nada no define los horizontes del ente ni el Ser, es de hecho Sujeto.  

Para los filósofos de la escuela analítica, que han pecado del más absurdo reduccionismo lingûístico, ésta deconstrucción les sabe a oxímoron, "la nada anodada". Pero ya Kant nos había advertido que, la nada admite varias formas y funciones. Los analíticos mal predispuestos, no aceptaron esa histriónización de una nada del tipo "comodín".

 
Los analíticos, la rechazan por considerarlas "rebeldías inaceptables a las reglas sintácticas del lenguaje". Sin embargo, mal que les pese, los científicos hoy usan la palabra nada, como sinónimo de "fuente de creación fuera de todo límite". De hecho la nada cuántica es rotundamente inestable, en recientes experimentos se probó que del vacío absoluto casi de inmediato se generan partículas y antipartículas subatómicas, generadoras de la existencia luego vida. 
Sartre, continúa la tradición Heideggeriana, sosteniendo que, el ser toma conciencia de su existencia cuando se topa con su propia nada, porque solo la libertad radical del hombre, permite enunciar significativamente tales afirmaciones (...) para los existencialistas sartreanos, la consigna está en la "impotencia lógica" o visto de otro modo, en un Sujeto con conciencia involuntaria (Psicoanálsis Existencial)

Esto que parece complejo es bastante simple de entender. Tampoco es como dice Ferrater Mora, no existe tal corrección. Sartre y Heidegger arriban a la misma conclusión, partiendo de diferentes puertos. 

Para terminar éste trabajo, probemos con ésta pregunta ¿Por qué no quién y no mas bien el todo?


El ser no puede existir sin la nada, y el todo es el puente sensible que los vincula, independiente que el ser sea inmortal o mortal, siempre la nada será su límite y el inicio, porque la no existencia de una nada creadora, confundiría al ser con el todo para transformarlo en un ente antinatural.   

Buenas noches.-

Share this article :

+ comentarios + 1 comentarios

domingo, 24 de mayo de 2015, 0:13:00 GMT-3

Extenso artículo para comentar todo , pero si para reflexionar, que al cabo es el propósito.
Ser y nada, puntos de vista filosóficos. Visto por diferentes estudiosos e incluso de un modo sencillo para gentes amateurs como yo. Me gusto el enfoque. Gracias amigo. Siempre es un placer leerte.

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.