Los hermanos Lacerda y el corrupto Sr. Lobo | DIARIO LITERARIO DIGITAL

Los hermanos Lacerda y el corrupto Sr. Lobo

miércoles, 22 de abril de 2015 0 comentarios




"¿Qué pasaría si un economista liberal contara el cuento infantil de Los Tres Cerditos? Presentado por Piggy, la amante de uno de estos empresarios de la construcción..."



Revista literaria humor cuentos infantiles



CUENTITOS INFANTILES ARRUINADOS POR ADULTOS






Escrito por AQ Gimenez


La variación en alza del precio de los insumos para la construcción así como la del costo promedio del metro cuadrado promedio destinado a viviendas unifamiliares en el área del Gran Buenos Aires motivó la preocupación del sector inmobiliario. 







Esta situación se vio agravada por la intervención de funcionarios corruptos.

A efectos de explicar tanto el pesimismo actual de los inversores como las fuerzas del mercado que podrían revertir esta situación, de una manera que resulte accesible al público en general, utilizaremos un caso real:

El de los tres hermanos Lacerda.

Comenzaremos con el más joven. 








Con muy poco capital y escasa preparación profesional quiso insertarse en el competitivo sector de las viviendas precarias. Utilizando latas aplanadas, chapas de segunda y materiales de descarte construyó unas casillas. A pesar de que la publicidad que realizaban era ciertamente desafortunada… 






...los primeros indicadores permitían avistar un futuro levemente optimista, pero se produjo una desaceleración agravada por la aparición de un funcionario gubernamental.

Aunque nadie se animó a denunciarlo expresamente es sabido que el corrupto inspector, cuyo nombre sería Lic. Lobo, trabajaba para beneficiar a oscuros sectores especulativos.






Apoyado por elementos de la Barrabrava de Laferrere utilizó un gigantesco ventilador (que se cree robado del set de filmación de una película de Hollywood filmada en el país) para derrumbar las precarias construcciones ubicadas en la Villa Gobernador Disney.






El segundo de los Lacerda se especializó en viviendas de madera prefabricadas. Sin acceso al crédito privado construyó viviendas sencillas para los beneficiarios de planes estatales. Con una campaña publicitaria deficiente y su situación financiera debilitada recibió también la indeseada vista del Lic. Lobo.





En esta oportunidad el inmenso ventilador debió esforzarse algo más, pero finalmente las livianas construcciones se derrumbaron haciendo caer las acciones societarias de “Lacerda Prefabricadas” que cotizaban en Bolsa, con bajas similares a las sufridas por los bonos griegos.


Los hermanos, con sus emprendimientos individuales en Concurso de Acreedores, volvieron a trabajar bajo las órdenes de su hermano mayor. El reencuentro fue motivo de una Selfie.





El Ing. Lacerda tenía un amplio ”portfolio” de inversiones y había sorteado con habilidad la crisis de las hipotecas “subprime”. Su habilidad para los negocios era legendaria y sus construcciones eran reconocidas como las mejores del sector.


Algunos comentarios sobre el exitoso empresario de competidores, clientes y de sus propios obreros:

–Un duro competidor pero lo respeto.

–Es el constructor que más unidades vende.

–¡Es un avaro hijo de puta, a ver si empieza a mejorar los sueldos de hambre que cobramos!








Nada de esto amedrentó al corrupto Licenciado Lobo.

Se presentó en la vivienda del Ingeniero Lacerda.

El ventilador sopló en forma continua. Pero no logró derruir la morada construida según los preceptos del más eficiente y puro capitalismo, que habían asegurado su éxito comercial a pesar de que la publicidad que utilizaba era tan discutible como la de sus hermanos.









El Lic. Lobo intentó negociar con el empresario, pero éste grabó la conversación con una camarita comprada en su último viaje a Miami y amenazó con denunciarlo si no abandonaba su intento.


Y así termina esta historia que nos enseña que solamente el que tiene el crédito, el capital y sabe leer el mercado, triunfará en la selva que es hoy el mundo de los negocios.

¡AAAAH! Me olvidaba. ¡Ahora el Lic. Lobo y el Ing. Lacerda son socios, y se quedaron con las empresas de los hermanitos Lacerda!























Si te gustó este cuento infantil arruinado por adultos no te pierdas:

El caso de la Menor de la capa roja

¡ULTIMO MOMENTO! Pandilla de enanos mantiene cautiva a menor de edad. Ampliaremos


Para ver todos los cuentos, notas y artículos escritos en Letras Opacas por AQ Gimenez, debes hacer click en:

Página de AQ Gimenez
Share this article :

Publicar un comentario

 
Letras Opacas.org | |
Copyright © 2011. DIARIO LITERARIO DIGITAL - All Rights Reserved
LETRAS OPACAS (Diario Digital Literario) .Argentina
Proudly powered by Blogger
Conseguir la ú…e Flash Player Blogger {{Usuario escritura-4}}width=device-width, initial-scale=1.